El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Francisco Bernabé Madero ("el buen sentido")

Presidente: Julio Argentino Roca
Período: Octubre 1880 - Octubre 1886
Partido o Coalición: P. Autonomista Nacional

Nació en Buenos Aires, en 1816. Desde muy joven desarrolló una intensa actividad política. Consecuente con su condición de porteño y estanciero, Madero formó parte del partido unitario.

Se alistó como soldado y combatió con el escuadrón Mayo, bajo las órdenes del general Juan Lavalle. Como otros muchos unitarios, hubo de emigrar a Bolivia primero y, a Montevideo después.

Regresó al país en Agosto de 1852. Vuelto a sus establecimientos de campo, fue designado juez de paz, en el partido en donde se encontraba su estancia “Vecino”, en los años 1857, 1858, 1860 y 1861. En 1862 y 1866 fue electo diputado y, en 1872, senador.

En 1880 fue elegido vicepresidente de la República, y acompañó en la fórmula al presidente, Julio Roca. Durante este período se decidió la construcción del Puerto Nuevo. Esto dio lugar a una dura puja entre el ingeniero Luis Huergo y Eduardo Madero -sobrino del vicepresidente- a quien se le adjudicó la obra a través de la ley 1257, aprobada por el Congreso de la Nación en Octubre de 1882.

Fueron muchos los que consideraron que el proyecto de Huergo era el mejor, y también sugirieron que el favoritismo político y los negocios personales habían pesado excesivamente en la elección del proyecto de Madero.

Las obras, finalmente, fueron iniciadas en 1888, cuando presidía la Nación Juárez Celman, y se realizaron por etapas: el dique Nro. 1, en 1889; el dique Nro. 2, en 1890; el dique Nro. 3, en 1892; y el dique Nro. 4, junto con la Dársena Norte, en 1897.

A su finalización, Eduardo Madero ya había fallecido -murió en 1892- y el presidente de la República era, otra vez, Julio Roca.

A Madero le tocó protagonizar el único antecedente del voto del vicepresidente de la Nación y presidente del Senado para resolver un empate que parecía no tener salida, en 1882.

La materia de discusión era un proyecto de organización de la Justicia Penal, de por sí más técnico que dramático, aunque la situación llegó a la paridad de votos, que debió quebrar, con el suyo, el del vicepresidente.

La situación mereció un artículo de Sarmiento, elogioso para Madero, en el diario “El Nacional”, titulado, “Empate”(1).

(1) El abogado e investigador Néstor Fabián Migueliz rescató el episodio con motivo del Caso Cobos (2008) y facilitó al autor un ensayo completo sobre la doctrina relativa al tema. // Citado por Nelson Castro. “La Sorprendente Historia de los Vicepresidentes Argentinos” (2009), prólogo de Joaquín Morales Solá. Ed. Vergara, Buenos Aires.
La prensa nacional hace el relato de dos antecedentes más en los que el presidente del Senado (no el vicepresidente) debió intervenir con su voto para definir un empate. El primero se registró el 30 de Julio de 2001, cuando el Senado sancionó la Ley de Ajuste Fiscal enviada por el Poder Ejecutivo del presidente Fernando de la Rúa. Mario Losada (UCR-Misiones) -entonces titular provisional del Senado- desempató la votación del artículo 10 de la ley, que estaba 21 a 21, a favor del proyecto oficialista de la Alianza.
El segundo caso se produjo el 30 de Mayo de 2002 cuando el Senado derogó la Ley de Subversión Económica, una de las condiciones económicas exigidas por el FMI para negociar una ayuda económica a la Argentina. El entonces presidente provisional Eduardo Duhalde obtuvo la derogación de la normativa gracias al voto de Juan Carlos Maqueda (PJ-Córdoba), presidente provisional del Senado, quien definió la votación por 35 votos a favor contra 34 votos en contra.

Cuando una cuestión divide de tal manera los ánimos -escribió Sarmiento-, que no hay posibilidad de resolverla en segunda votación, espérase que el presidente votará según el partido a que pertenece, o a sus ideas conocidas...
Está dividido el Senado por partes iguales en una cuestión. Una segunda votación no logra aproximar los ánimos. Hay una moción de aplazamiento...
El presidente Madero, guiado por el buen sentido, ha dado el voto parlamentario, que está reservado al presidente del Senado...”.

A diferencia del de Cobos, el voto de aquel desempate fue a favor del proyecto del Poder Ejecutivo.

Información adicional