El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

¿Quién fue Juan Ramón Vidal? Un itinerario biográfico del líder

- Algunas nociones sobre liderazgo político

Tradicionalmente, se concibió al liderazgo íntimamente ligado a la idea de una naturaleza particular del líder, es decir, muy vinculado a la figura del héroe carismático que tenía condiciones innatas. Esta idea entró en crisis en las últimas décadas, tanto desde la práctica política como por el desarrollo de las ciencias sociales.

Actualmente, se considera al liderazgo político como un papel que se desempeña en un contexto específico de interacción y que refleja en sí mismo (y en su cometido) la “situación” de ese contexto. En un liderazgo político se manifiestan ciertas motivaciones del líder y, por ende, éste requiere de ciertos atributos de personalidad y habilidad, además de otros recursos que son variables del papel en función de su contexto. Por otra parte, dicha condición está ligada a las expectativas de los seguidores, con sus recursos, sus demandas y sus actitudes(1).

(1) Orazio M. Petracca. “Liderazgo”, en: Norberto Bobbio, Incola Matteucci y Gianfranco Pasquino. “Diccionario de Política” (2000), pp. 914 - 918, (12da. edición). Ed. Siglo XXI, México. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Es decir, no se puede estudiar un liderazgo político sin tener en cuenta el contexto en el que éste surgió. Por ello, para analizar a Vidal, debimos plantear la situación política de ese momento, tanto nacional como provincial.

Por otra parte, como el liderazgo se va transformando en función de las circunstancias, estudiamos las diferentes formas en que Vidal logró adaptarse para continuar desempeñándose en ese papel de manera exitosa. La concepción de liderazgo ha sido ampliamente debatida desde diferentes ópticas y disciplinas científicas, de ahí que no exista una acepción única que la defina, sino que éste puede ser entendido en relación con distintos referentes, ya sean éstos geográficos, históricos o sociales.

Generalmente, se acepta la idea de que un liderazgo político surge cuando alguien que se convertirá en líder desplaza un sentimiento de malestar generalizado a “cuestiones tangibles” y concretas(2).

(2) M. Zonis. “Self objects, self representation and sense making crises (Political instability in the 1980s.” (1984), en: “Political Psychology”, 5 (4), pp. 553 - 571.(“Autoobjetos, Autorepresentación y Crisis de Sentido (Inestabilidad Política en los Años Ochenta”). Citado por Amparo Martínez y Francisco Morales. “El debate en torno al locus del liderazgo político”, en página electrónica // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Según Zonis, “es líder quien logra traducir los sentimientos inconcretos de malestar en exigencias concretas que se plantean al sistema político”, lo que denomina “proceso de formulación de exigencias”; seguido por la creación de una “ideología” adecuada a esa formulación, es decir, implantar las exigencias en la población y generar una visión en la cual se presenta un futuro más satisfactorio que se contrapone al malestar del presente.

Generalmente, un líder nace en un momento de crisis, de inestabilidad, ya sea éste real o simplemente percibido por las personas. En ese contexto, logra convertirse en un líder político quien consigue dar soluciones convincentes para salir de la crisis. De ahí la importancia del momento fundacional del liderazgo de Vidal, vinculado con la inestabilidad política y la posibilidad de enfrentarse al caudillismo con el objeto de iniciar una etapa de desarrollo político institucionalizado y desprendido de las armas y la revolución.

La aparición de su figura como la única capaz de dar solución a ese conflicto le valió la aceptación tanto de amigos como de algunos enemigos.

- ¿Quién fue Juan Ramón Vidal? Un itinerario biográfico del líder

Juan Ramón Vidal nació en la Ciudad de Corrientes el 13 de Enero de 1860, en el seno de una familia perteneciente a la clase dirigente correntina. Por la rama paterna descendía de catalanes(3); su padre, José Ramón Vidal, médico recibido en 1849 en la Universidad de Buenos Aires, tuvo una destacada actuación profesional y política, pues fue diputado provincial y miembro de la Convención Constituyente de 1864, vicegobernador en el período 1865 - 1868, habiendo delegado el mando en Vidal -repetidas veces- el gobernador titular, Evaristo López.

(3) Ramón era -en realidad- un apellido; su abuelo paterno “Juan Ramón Vidal” firmaba con sus apellidos paterno y materno separados por la conjunción “y” (Juan Ramón y Vidal). Véase: Ernesto Mangudo Escalante. “Lectores Amigos” (Octubre de 1970), en: “Todo es Historia”, Nro. 42, pp. 95 - 96. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El 18vo. gobernador constitucional propietario de Corrientes, Evaristo López, se ausentará de la capital en sucesivas oportunidades. A tres días de su elevación al cargo -el 10 de Enero de 1866- el gobernador tendrá que ausentarse por motivo del servicio público. En consecuencia, del 13 de Enero de 1866 al 18 de Enero de 1866 ejercerá el Poder Ejecutivo el vicegobernador José Ramón Vidal.

Luego, López delegará el mando desde el 27 de Abril de 1866 hasta el 9 de Mayo de 1866; por tercera vez desde el 2 de Octubre de 1866 hasta el 16 de Octubre de 1866; la cuarta, desde el 23 de Noviembre de 1866 hasta el 31 de Enero de 1867; la quinta, desde el 30 de Marzo de 1867 hasta Junio del mismo año (en estos meses aparecen algunos casos de cólera en la capital); y la sexta y última, desde el 24 de Septiembre de 1867 hasta el 3 de Diciembre de 1867, que pasó a Goya para asistir a la función de la Patrona de aquella ciudad. En todos estos casos, el P. E. fue delegado en el doctor José Ramón Vidal, quien falleció durante la epidemia de fiebre amarilla que azotó a Corrientes en 1871 y, por su actuación en ese episodio, se convirtió en uno de los ‘héroes civiles’ de la jornada(4).

(4) José Ramón Vidal era hijo de Juan Ramón Vidal y de María Sánchez; por su parte, Juan Ramón Vidal era hijo de Pedro Ramón Vidal y María Ramón Vidal, ambos originarios de Cataluña, mientras que María Sánchez era hija de Hilario Sánchez y Ana de la Torre. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Por la rama materna se hallaba vinculado con las familias más tradicionales de Corrientes. Su madre, María del Tránsito Froilana Molina Vedoya, era una distinguida dama de la sociedad correntina, hija del catalán Raimundo Molina de Valaguer y de María Dolores Vedoya y Lagraña. Ferviente católica, se dedicó durante la mayor parte de su vida a las obras de beneficencia(5).

(5) María Dolores Vedoya y Lagraña era hija de Manuel Vedoya - García de Cossio y de Margarita de La Graña Dizido - Zamudio, llegando a remontarse sus orígenes hasta los Cabral de Melo y Alpoin (Manuel Cabral de Alpoin llegó a Corrientes en 1625 y en 1629 fue designado Teniente de Gobernador, Justicia Mayor y Capitán de Guerra de la Ciudad de Vera). // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Una unión muy especial existía entre Juan Ramón y su madre, de quien no se separó hasta el día en que ella falleció. Los padres de Juan Ramón Vidal se casaron el 1 de Abril de 1854 y tuvieron 4 hijos; 3 mujeres: María de las Mercedes, María de los Dolores y Froilana Isabel y, un varón, Juan Ramón, siendo éste último el único que llegó a la adultez(6).

(6) Sobre la genealogía de Vidal véanse: Felipe Avellanal. “Juan Ramón Vidal (el Ultimo Caudillo Federal)”; Federico Rainero. “Dr. Juan Ramón Vidal: el Caudillo (Aspectos de su Vida y su Obra)”, en: Anales de la Junta de Historia de Corrientes: “La Generación del 80 en Corrientes”, pp. 113 - 126; y Juan Cruz Jaime. “Corrientes, Poder y Aristocracia” (2002), pp. 394 - 395. Ed. Letemendia, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Vidal realizó sus estudios primarios en la Ciudad de Corrientes y, los secundarios los completó entre el Colegio Nacional de Buenos Aires y el Colegio Nacional de Corrientes, egresando de éste último con el título de Bachiller en 1878.

Junto a él se recibieron Juan José Lubary, José F. Soler, Pedro Goñalons, Clementino Billordo y José Eudoro Robert, quienes también se destacaron en la política correntina de la época(7).

(7) Anales del Colegio Nacional “General San Martín (1869 -año del centenario- 1969), Corrientes. Reedición actualizada del Nro. 1, publicado en 1925. Dir: doctor Oscar R. Sacheri, p. 56. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Continuó sus estudios en la Escuela de Derecho de Concepción del Uruguay (Entre Ríos), de donde egresó con el título de Abogado en 1883. Finalizada su formación superior, regresó a Corrientes, publicándose su arribo a la ciudad en un periódico de la capital que dio la bienvenida a la familia Vidal:

Por el mismo vapor ha llegado (...) la distinguida familia del querido doctor Vidal que ha sido sin duda alguna el hombre más querido en Corrientes, como médico humanitario (...). El joven doctor Dn. Ramón Vidal, su hijo, se presentará a la sociedad de su provincia natal, adornado de las más bellas dotes como inteligencia y como ilustración.
Indudablemente se abrirá un brillante paso en la consideración y en el cariño de sus conciudadanos y tal vez llegue a merecer en Corrientes el mismo cariño que supo inspirar su ilustrado padre en un servicio diferente (...).
Nos complacemos en saludar a esta distinguida familia y hacemos los más sinceros votos porque encuentre la felicidad y el bienestar en el seno de los suyos después de algunos años de emigración(8).

(8) Periódico “El Autonomista”, (Corrientes), edición del 27 de Junio de 1883, p. l. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El título obtenido en Concepción del Uruguay provocó cierta polémica después de su arribo a Corrientes pues, a través del periódico liberal “Las Cadenas”, se cuestionó su validez. Una serie de artículos denominados “Los Doctores del Uruguay” se ocuparon del asunto y fueron contestados, a su vez, por “El Autonomista”, órgano periodístico del partido.

Uno de los cuestionamientos que se hacía era que el título no los habilitaba para ejercer como jueces, pues en Concepción del Uruguay existía solo una simple Escuela de Derecho y no una Facultad de Abogacía(9).

(9) Los artículos aparecieron en el periódico “Las Cadenas” de Noviembre y Diciembre de 1883 y fueron contestados por sendos artículos publicados en “El Autonomista”. Entre los argumentos que utilizaron para la defensa de los títulos estuvo la publicación de una larga lista de abogados recibidos en la misma escuela, pertenecientes a los dos partidos políticos (liberales y autonomistas) y que no habían tenido ningún inconveniente para el ejercicio de la profesión así como para desempeñarse en la magistratura. “Las Cadenas”, sin embargo, argumentaba que ese título era sólo válido para la provincia de Entre Ríos y que en 1880 el ministro de Instrucción Pública de la Nación había declarado que los cursos de Derecho provinciales no tenían prerrogativas de ninguna clase y se limitaban a ser Escuelas de Derecho, que no estaban capacitadas para otorgar títulos de abogados. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Juan José Lubary, quien tuvo una actividad política paralela a la de Vidal, egresó junto con él de la misma Escuela de Derecho de Concepción del Uruguay. Posteriormente, ambos regresaron a Corrientes e ingresaron como redactores del periódico partidario “El Autonomista”, ejerciendo luego la tarea de jueces en lo Civil.

En una nota editorial -publicada por ese periódico- describieron a los nuevos abogados, destacando especialmente a Lubary por su carácter jovial y polemista, como el “hombre del porvenir"; a Vidal, en cambio, lo señalaron como un joven serio, analítico y observador(10).

(10) Periódico “El Autonomista”, (Corrientes), edición del 30 de Junio de 1883, p. l. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El mismo Vidal, ya en su madurez, contó una anécdota ocurrida en la Escuela de Derecho donde uno de sus profesores le vaticinó que por ‘sus dotes’ haría una importante carrera en la magistratura pero no en la política(11).

(11) Pedro Alcázar Civit. “Las Grandes Figuras Nacionales”: “Juan Ramón Vidal inició su actuación política con una hazaña guerrera: montó a caballo y sólo con dos amigos se apoderó de un batallón sublevado”, en: revista “El Hogar” (del 19 de Diciembre de 1930), s/n., pp. 12, 19 y 105, Buenos Aires. Citado por Federico Rainero. “Juan Ramón Vidal. Inicio de su Carrera Política (Primera Gobernación. 1886 - 1889)” (2003), p. 59, (248 páginas). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Más allá de esos equivocados pronósticos, la larga actuación pública de Vidal se inició a fines de 1883 cuando, recién llegado de Concepción del Uruguay, fue nombrado juez de primera instancia en lo Civil de la circunscripción judicial de la capital, y finalizó sólo con su muerte, ocurrida en 1940, a los 80 años de edad. Su trayectoria pública marcó profundamente la vida política de Corrientes, convirtiéndose en un líder político indiscutido en el ámbito provincial.

Su ingreso a la política se dio de la mano de Manuel Derqui, con quien lo unían relaciones de parentesco. Formó parte del comité directivo del partido autonomista que se conformó en Julio de 1883, con el objeto de secundar la candidatura de Derqui a la gobernación(12) y, durante su mandato, en el período 1884 - 1886, ocupó el Ministerio de Gobierno(13), cargo desde donde empezó a demostrar su capacidad para la política.

(12) Periódico “El Autonomista”, (Corrientes), edición del 4 de Julio de 1883, p. 1.
(13) El decreto de su nombramiento fue firmado el 30 de Abril de 1884 por Joaquín Vedoya, vicegobernador en ejercicio del Poder Ejecutivo por ausencia del gobernador.
// Todo citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Se destacó por las medidas que adoptó durante su ministerio, tendientes al desarrollo económico de Corrientes, respondiendo a una ideología de tipo liberal. Es interesante la interpretación que hizo el historiador Federico Palma del ingreso de Vidal a la vida política de Corrientes, señalando que entre Antonio Gallino y Manuel Derqui, Vidal optó por este último, porque tenía el apoyo del presidente Roca y, por lo tanto, ofrecía mejores posibilidades para su futura carrera política:

El joven Vidal se arrimó a Derqui porque así lo aconsejaban las circunstancias. Vinculaciones de familia y un mejor conocimiento de los personajes actuantes lo impulsaron a tomar esa determinación.
Gallino (...) nada podía ofrecerle a quien como él volvía a su provincia acuciado por afanes de figuración política. Derqui, en cambio, al que conocía en sus virtudes y flaquezas (...) era el hombre a cuya sombra le convenía buscar cobijo. El surco estaba abierto a sus pies(14).

(14) Federico Palma. “Corrientes (1862 - 1930)” (1967), en: Academia Nacional de la Historia. “Historia Argentina Contemporánea. 1862 - 1930”, volumen 4, primera sección, p. 291, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Vidal gobernó la provincia en dos períodos: 1886 - 1889 y 1909 - 1913; fue candidato a diputado nacional en 1902, aunque finalmente los autonomistas decidieron abstenerse de participar en esas elecciones; electo convencional constituyente en 1903, una vez reunida la convención, se retiró de la misma junto con los demás autonomistas; fue fiscal del juzgado letrado de la Gobernación del Chaco; elector de gobernador y presidente del Colegio Electoral en las elecciones de 1908, diputado nacional en el período 1908 - 1909 y senador nacional de 1890 a 1898 y desde 1914 -casi ininterrumpidamente- hasta el día de su muerte, en 1940 (renunció a la banca en 1930 luego de la sublevación pero, una vez reorganizados los poderes constitucionales, retornó a la misma).

A los pocos años de su acceso a la vida política se convirtió en el dirigente indiscutido del partido autonomista y, mientras vivió, no existió ninguna otra figura -dentro del partido, ni en la política provincial- que pudiera hacerle frente.

Le tocó vivir en un período en que el país sufrió profundas transformaciones políticas, sociales e ideológicas. Inició su actuación en pleno régimen conservador, llegando a convertirse en un representante de la denominada generación del 80. Colaboró con ello la instauración de un régimen político que necesitaba, para poder sostenerse, de una estrecha y recíproca relación entre la nación y las provincias.

Además, como muchos otros hombres de su época, se inició en la masonería en la Logia Obediencia a la Ley Nro. 13 de la Ciudad de Buenos Aires(15).

(15) A su vez, fue nombrado miembro honorario de la Logia Masónica Constante Unión Nro. 23 de Corrientes, en ese momento presidida por Desiderio Dante. Véase: Albicíades Lappas. “La Logia ‘Constante Unión’ de la Ciudad de Corrientes”, en: “Revista de la Junta de Historia de Corrientes” (1971), Nros. 5 - 6, pp. 47- 98. Ed. Imprenta del Estado, Corrientes; y Federico Rainero. “Juan Ramón Vidal. Inicio de su Carrera Política (Primera Gobernación. 1886 - 1889)” (2003), p. 79, (248 páginas). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El liberalismo, como ideología, guió sus primeros años de actuación política; adhirió a ella completamente e intentó llevarla a la práctica a través de su programa de gobierno. Su plan de gobierno coincidía con el que se aplicaba en la nación y, con él, pretendió incorporar a Corrientes al proceso de organización y desarrollo que había iniciado el país.

Era muy joven aún cuando recibió la responsabilidad de gobernar la provincia: tenía tan solo 26 años, aunque la Constitución Provincial establecía expresamente que el gobernador debía ser mayor de 30 años; según afirma el historiador Federico Palma, su partida bautismal fue adulterada para permitir su acceso al Gobierno(16).

(16) Federico Palma. “Corrientes (1862 - 1930)” (1967), en: Academia Nacional de la Historia. “Historia Argentina Contemporánea. 1862 - 1930”, volumen 4, primera sección, p. 291, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El haberse enfrentado al coronel José Toledo, en 1885, hecho que analizaremos más adelante, contribuyó a acrecentar el prestigio que le atribuían los miembros de su partido y provocó la admiración de los correntinos de la época. De esa forma, le resultó más sencillo nuclear las voluntades de sus partidarios y lograr el apoyo que le hacía falta para ser elevado a la gobernación de la provincia(17).

(17) Véase: Hernán Félix Gómez. “Toledo, ‘el Bravo’” (1997), (reimpresión). Ed. Amerindia, Corrientes. Y una serie de artículos publicados en el diario “El Litoral”, (Corrientes), de Noviembre de 1887. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Ya en el Gobierno, pudo desligarse de la tutela que intentó ejercer sobre él, desde Buenos Aires, el ex gobernador Manuel Derqui, perfilándose como un político con ideas propias, que se sintió muy cómodo en el poder y que supo utilizar todos los mecanismos que tuvo a su alcance para mantenerse en él. Una de las prácticas que más hábilmente utilizó fue la política del acuerdo: “Vidal era un transaccionista, un negociador por definición: ‘Ningún problema político podía dejar de arreglarse negociando’(18).

(18) Ernesto Córdova Alsina. “Juan Ramón Vidal (el ‘Ruvicha’ de Corrientes)” (1970), en: Revista “Todo es Historia”, Nro. 40, p. 18. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En su primer mandato logró que una parte importante del partido liberal, con Juan Esteban Martínez a la cabeza, adhiriera a su política. El pacto entre las dos fuerzas tradicionales de la provincia, que durante tantos años se habían enfrentado, vino a inaugurar un nuevo tipo de práctica política en Corrientes.

Vidal supo aprovechar esta estrategia, que fue un medio muy eficaz para que la provincia no cayera en manos del radicalismo después de 1912. Finalizado su primer mandato, y con el apoyo del grupo de liberales disidentes, logró que su primo, Antonio Ignacio Ruiz, fuera electo gobernador de la provincia y que la Legislatura -en forma unánime- lo proclamara senador nacional.

Llegó al Senado también muy joven, destacándose en su labor parlamentaria por su actitud de defensa de la autonomía de Corrientes, especialmente en 1893, después de la sublevación que terminó con el Gobierno de Ruiz y que, tras una Intervención Nacional, permitió el regreso del partido liberal al Gobierno.

Se inició así una nueva etapa liberal que finalizó en 1909. Con la insurrección que estalló en Corrientes en 1893, apareció una nueva faceta de Vidal, perfilada en sus días de ministro, que será la de un rebelde valeroso, al frente de los ejércitos y de las negociaciones. Aunque no participó personalmente, también colaboró con la fracasada insurrección que prepararon los autonomistas contra el oficialismo liberal, en 1895.

En 1898 finalizó su primera etapa de actuación en el Senado Nacional y regresó a Corrientes junto con otros autonomistas que debieron emigrar después de la sublevación de 1893. Durante los años en que el autonomismo estuvo alejado de la política provincial, ejerció su profesión de abogado y se desempeñó como fiscal en la Gobernación del Chaco(19).

(19) Al regresar a Corrientes abrió un estudio de abogados en su domicilio, junto con Gregorio de la Fuente. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En 1907, realizó un nuevo intento por llegar al alto cuerpo legislativo, pero su diploma fue rechazado por la Cámara, aceptándose, en cambio el de Valentín Virasoro. La particular situación de una doble Legislatura había sido la causa de los dos senadores electos. La “cuestión correntina”, como fue conocido el hecho en la prensa nacional, fue seguida con interés por los periódicos de la época que, más allá del rechazo de su diploma, destacaron la participación de Vidal en esos debates defendiendo la validez del mismo.

Después de esa situación vivida en el Congreso Nacional, Vidal -junto con los opositores al Gobierno Provincial- prepararon una nueva insurrección, que se hizo efectiva en Octubre de 1907 y que desembocó en una Intervención Federal a la provincia. A partir de ese momento, inició tratativas de acuerdo con las diferentes facciones del liberalismo, logrado finalmente con los martinistas, situación que le permitió ser ungido diputado nacional en 1908.

Al año siguiente, ese principio de acuerdo entre los dos grupos se confirmó con la firma del primer Pacto escrito sellado entre autonomistas y liberales. Este acuerdo permitió su llegada al Gobierno por segunda vez, en 1909, luego de otra Intervención Federal.

En la política provincial y nacional se vivían circunstancias nuevas, especialmente por la aparición de la Unión Cívica Radical como una fuerza política importante y renovada. Esta situación se acentuó aún más después de la sanción de la Ley Saenz Peña, en 1912, con la cual se aseguraba el voto secreto, universal y obligatorio y que permitió, en 1916, la llegada de Hipólito Yrigoyen a la presidencia de la República.

La hábil y rápida actuación de Vidal impidió que el avance que el radicalismo había logrado a nivel nacional, llegara a Corrientes. Así, en su segundo mandato, se reformó la Constitución de la provincia, por la cual se confirmaba que las elecciones provinciales se realizarían bajo el sistema de representación proporcional. Ese sistema, sumado a la elección indirecta del gobernador, hacía muy difícil que una sola fuerza llegara al poder por sí sola y convertía en indispensable la política del pacto, de la que Vidal era cultor y profundo conocedor.

Terminado su segundo mandato, la Legislatura de la provincia volvió a elegirlo senador nacional. En 1914 inició una larga actuación congresista, interrumpida sólo en 1930 como consecuencia de la insurrección del 6 de Septiembre, pero que reanudó en 1932 y no abandonó hasta su muerte.

Durante la etapa radical se convirtió en uno de los principales defensores del conservadorismo y en uno de los más representativos opositores de Yrigoyen, especialmente a partir del decreto de Intervención Federal a la provincia en 1929, cuando la gobernaba el autonomista Benjamín Solano González, figura muy cercana a Vidal.

Esto lo llevó a participar activamente de la rebelión que provocó la caída del presidente, siendo parte de la colaboración civil y del grupo de legisladores que firmaron el “manifiesto de los 44”, por el cual se declararon abiertamente en oposición al Gobierno radical; más tarde, como muchas otras figuras políticas del momento, ingresó a la Legión Cívica(20).

(20) Más allá de la poca vinculación que tuvo con esa institución, ingresó a ella en Junio de 1931. Periódico “Norte”, (Corrientes), edición del 28 de Junio de 1931, p. 5. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Alcanzó, en esas circunstancias, una significativa preponderancia a nivel nacional. Llegó a ser un posible candidato a presidente o vicepresidente a través de la Concordancia, lo que finalmente no llegó a concretarse, continuando su actividad en el Senado Nacional.

En el plano personal, se casó con Eloísa Torrent y no tuvieron hijos(21).

(21) No hemos podido determinar con exactitud la fecha del casamiento. Fernando Díaz Ulloque, en su libro “Como yo las conocí”, menciona que una sobrina de Eloísa había encontrado escrito de puño y letra de su tía, en un libro, la fecha 5 de Diciembre de 1900 como la fecha del casamiento con Juan Ramón Vidal, mientras que Juan Cruz Jaime menciona como fecha de la unión matrimonial el 5 de Diciembre de 1890. Más allá de que no pudimos confirmar esta cuestión, hemos encontrado menciones en periódicos de 1892 donde se hablaba de la esposa de Juan Ramón Vidal: Eloisa Torrent. Por su parte, con respecto a los hijos, el mismo Fernando Díaz Ulloque menciona en su libro la posible existencia de un hijo ilegítimo de Vidal en San Luis del Palmar, hecho que nunca fue reconocido por el caudillo y sobre lo que no hemos encontrado ninguna información. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Su esposa también pertenecía a una familia tradicional de Corrientes de origen catalán(22).

(22) Eloísa Torrent pertenecía a una familia importante de la provincia de Corrientes; era hija de Victorio Torrent y Eloísa Queirel y nieta del catalán Juan Torrent y de Dionisia Rubio Caneo -por vía paterna- y de Juan Bautista Queirel Guillant y Victorina Fournier, por vía materna. Nació en Corrientes en 1871 y murió en 1958. Tuvo cinco hermanos: Sara, que murió a los dos años de edad; Victorio, María Silvia Esther, Juan Francisco y Sara. Véase: Juan Cruz Jaime. “Corrientes. Poder y Aristocracia” (2002), pp. 374 - 376. Ed. Letemendia, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Eloísa, ferviente católica, fue una compañera inseparable de Vidal. Era la encargada de las actividades sociales, en especial de los recibos de los martes en su residencia. A pesar de la importante influencia que ejerció Eloísa en algunas decisiones de su esposo, tal como la describen algunas memorias, ella no fue,

una mujer de comité (...). Su acción era de otra naturaleza, en otros medios. Estaba en la captación individual o familiar. Actuó siempre como una señora. Aún cuando acompañó a su marido en giras por toda la provincia, ella recibía en el hotel a las esposas de los correligionarios, visitaba a los enfermos, etc, pero no asistía a los asados ni a otras reuniones similares.
Solamente tomaba contacto con las masas cuando las manifestaciones públicas llegaban a su casa(23).

(23) Fernando Díaz Ulloque. “Como yo las Conocí (Crónica de un Pasado Cercano)” (1980), p. 379, Corrientes. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Junto con su esposa, Vidal fue una persona de una agitada vida social; pertenecía al más selecto grupo social, tanto de Corrientes como de Buenos Aires. Llegó a entablar una muy fuerte amistad con Ramón J. Cárcano y con Julio A. Roca (h)(24).

(24) Los periódicos de la época avalan estas afirmaciones, pues constantemente aparecían mencionados en las secciones sociales. Además véase: Fernando Díaz Ulloque. “Como yo las Conocí (Crónica de un Pasado Cercano)” (1980), Corrientes. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El 31 de Agosto de 1940, al salir de un salón de espectáculos de Buenos Aires, Vidal contrajo un fuerte resfriado que, con sus 80 años, le provocó una importante afección pulmonar. La enfermedad fue agravándose rápidamente, quitándole la vida el 4 de Septiembre, en una habitación del Hotel Continental de Buenos Aires(25).

(25) Rápidamente se difundió la noticia a través de las estaciones radioemisoras y de los periódicos nacionales y provinciales. Se organizaron importantes homenajes en su memoria, el primero de ellos en el Congreso Nacional, y luego trasladados sus restos por ferrocarril a la Ciudad de Corrientes. En todas las estaciones de la provincia, por expresa disposición del Poder Ejecutivo, se le rindieron honores de General de la Nación. Véase: Federico Rainero. “Dr. Juan Ramón Vidal: el Caudillo (Aspectos de su Vida y su Obra)” (1999), en: “Anales de la Junta de Historia de la Provincia de Corrientes”, Nro. l: “La Generación del Ochenta en Corrientes”, pp. 113 - 126. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes; Felipe Avellanal. “Juan Ramón Vidal (el Ultimo Caudillo Federal)” (1978), 147 páginas, Corrientes; Ernesto Hilario González. “El Dr. Juan Ramón Vidal (El Hombre. El Político. El Gobernante. 1860 - 1940”. Ed. Ministerio de Gobierno y Justicia, Corrientes, s/f. // Todo citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Información adicional