El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

“El mito de los orígenes”. Juan Ramón Vidal se perfila como líder político

El origen del liderazgo de Juan Ramón Vidal está muy vinculado con un episodio particular que ocurrió el 2 de Junio de 1885, en pleno Gobierno de Manuel Derqui, pero que la tradición logró convertir en una especie de “mito de los orígenes”.

Se trata del “asalto a La Batería”, hecho por el cual Vidal se enfrentó al temido coronel José Toledo, conocido comúnmente como “Toledo, ‘el Bravo’”, quien ocupaba el cargo de jefe de las fuerzas provinciales de La Batería y cuya presencia resguardaba a la autoridad del gobernador(1).

(1) Es importante señalar que las fuerzas provinciales habían sido prohibidas en 1880; el hecho de que en Corrientes continuaran existiendo, sin que el Gobierno Nacional actuara, refleja que las mismas era bien vistas por el presidente, ya que eran aliadas del gobernador y servían de apoyo al Gobierno. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Toledo era hijo del coronel de su mismo nombre, que actuó en el Ejército Grande aliado y en la batalla de Caseros; conquistó el respeto de buena parte de la sociedad correntina cuando, después de la insurrección liberal de 1868, que derrocó al gobernador Evaristo López, decidió no emigrar.

Se incorporó al ejército de Santiago Baibiene y luchó en la batalla de Ñaembé; más tarde también participó en la batalla del Tabaco, donde hirió a Juan Lagraña, hecho con el cual logró acrecentar el temor hacia su figura. Posteriormente, colaboró para que Manuel Derqui, a quien lo unía una fuerte amistad, pudiera acceder al Gobierno Provincial y se convirtió en el principal sostén de su Gobierno, llegando a imponerse al mismo gobernador(2).

(2) Véase: Hernán Félix Gómez. “Toledo, ‘el Bravo’ (el Ultimo ‘Caudillo de Guerra’ Autonomista)” (1997), (reimpresión). Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Como el poder de Toledo se acrecentó tanto durante el Gobierno de Manuel Derqui, el enfrentamiento que Vidal tuvo con el coronel cobró mayor importancia, pues le permitió ser reconocido en la política provincial y, como consecuencia de ello, surgió con fuerza su candidatura a la gobernación. Existen varias versiones del suceso, que no coinciden completamente una con la otra, pero que nos permitieron reconstruirlo en sus partes fundamentales.

En los primeros días de Junio, el coronel Toledo y el gobernador Derqui viajaron hacia la Ciudad de Buenos Aires y el batallón quedó en manos de Vicente Toledo, hermano de José. Esta situación fue aprovechada por Vidal, en ese momento ministro de Gobierno, para intentar someter a Toledo pero, como su intento fracasó, debió ausentarse de la ciudad junto al vicegobernador que se encontraba en ejercicio del Poder Ejecutivo Provincial.

Creemos interesante la descripción del episodio que hizo el diario “El Litoral”, en 1887, versión que, con mínimas variantes se repite en la novela “Toledo, ‘el Bravo’”, de Hernán F. Gómez, publicada en 1944:

Vidal y sus compañeros decidieron prender al jefe inmediato del batallón, el feroz Vicente Toledo (...). Tomado en el telégrafo el bandido, Vidal salta sobre su caballo y dirige solo a La Batería, a donde nadie iba sino temblando a adular a los hermanos Toledo.
Llama al segundo jefe y le intima la entrega del batallón a uno de sus compañeros. Por toda respuesta el jefe lo lleva a su lado y mostrándole unos oficiales que allí cerca estaban, le advierten tenían órdenes de matarlo. Vidal le repite la orden en alta voz y sube a su caballo.
Fue en ese momento cuando los oficiales lo atacaron desnudando sus espadas y Vidal -sacando su revólver- hirió a uno de ellos en la cara. Media docena de amigos habían seguido a Vidal a pie y llegaron a La Batería en momentos en que una compañía salía a la plazoleta. Pero la conducta heroica del doctor Vidal se había impuesto y la tropa remolinó a la voz de fuego.
Mediante eso su nombre no pasó a figurar entre los mártires de las libertades de Corrientes(3).

(3) Diario “El Litoral”, (Corrientes), edición del 24 de Noviembre de 1887, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Más allá de los resultados negativos del intento, este enfrentamiento de Vidal al batallón de Toledo le valió el reconocimiento de gran parte de la élite de la Ciudad de Corrientes, que ya no soportaba la intromisión en el Gobierno de una figura como la de Toledo, “el Bravo”(4).

(4) El periódico “Las Cadenas”, de tendencia liberal, daba una explicación diferente de los sucesos, relacionándolo con la candidatura de Vidal como gobernador. Insinuado este plan a Toledo, éste no lo creyó conveniente y no se mostró dispuesto a secundar esa candidatura; debido a ello, se dio el enfrentamiento de Vidal con Toledo y finalmente su caída. Véase: Periódico “Las Cadenas”, (Corrientes), edición del 25 de Junio de 1885, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El 13 de Junio regresaron de Buenos Aires el gobernador y el coronel y todo volvió a ser como antes. Entonces, importantes personalidades de la política provincial solicitaron al gobernador que sometiera a Toledo lo que, según Derqui, era imposible de hacer sin provocar un conflicto muy importante.

Frente a esta negativa del gobernador, tanto Vidal como otros miembros de su partido cercanos a él, amenazaron con renunciar a sus puestos si no se tomaba alguna determinación para solucionar ese problema. Finalmente, el mismo Vidal propuso una solución, a la que Derqui accedió.

La estrategia consistía en pedir al presidente de la Nación que nacionalizara el batallón, reconociéndole los grados de jefes y oficiales; de ese modo, Toledo perdería el poder que tenía en la provincia, porque pasaría a depender de la Nación(5).

(5) Esto es importante porque, de acuerdo a un decreto de 1880, todas las armas de la República eran patrimonio del Gobierno Nacional y las provincias tenían prohibido tener batallones propios; sin embargo, esto no había sucedido y Toledo seguía teniendo en sus manos las fuerzas militares de Corrientes que ahora se le intentaba quitar. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El encargado de la misiva fue el mismo ministro de Gobierno:

El mismo doctor Vidal llevó la nota del gobernador al general Roca, quien lo recibió con una de aquellas indefinibles sonrisas que le eran peculiares para tratar las cuestiones políticas delicadas. Después de leerla e informarse de todo detenidamente, alcanzó con ironía otro papel al doctor Vidal.
Este leyó con calma y, levantando tranquilamente la mirada, le devolvió el papel al presidente diciéndole: ‘En breve los hechos disiparán toda contradicción’.
El documento que Roca había mostrado a Vidal era una carta en la que el autor de la nota (Derqui) pedía íntimamente que se la dejara sin efecto.
Al otro día, los diarios de Buenos Aires traían bajo gruesos rubros la noticia de una gran escándalo en Corrientes.
En efecto; Toledo había coronado su carrera de tirano y, prendido, en uso del poder cesariano que le había dejado tomar por debilidad o por afección, al gobernador de la provincia.
¡El general Roca creyó entonces lo que le había dicho Vidal!(6)

(6) Periódico “El Litoral”, (Corrientes), edición del 27 de Noviembre de 1887, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Lo que el relato del periódico no incluyó, pero sí lo hizo Hernán F. Gómez en “Toledo, ‘el Bravo’”, es que Vidal, al verse burlado por Derqui, decidió crear su propio plan y telegrafió a Corrientes desde Buenos Aires informando engañosamente del éxito de la misión, usando una clave que era conocida por el coronel Toledo y que, seguramente, los empleados del telégrafo entregarían presurosamente.

Ocurrió lo que Vidal sospechaba; un empleado del telégrafo entregó al coronel una copia del telegrama en clave quien, al leerlo y enterarse de su contenido, entró en cólera. Mandó formar a su tropa y marchó hacia la Casa de Gobierno a enfrenarse con quien creía lo había traicionado, el gobernador Manuel Derqui.

Entró intempestivamente en la Casa de Gobierno y a golpes obligó a salir de su despacho al gobernador; le ordenó que firmara su renuncia y lo mandó hacia Buenos Aires. Inmediatamente después renunció el vicegobernador, asumiendo el Poder Ejecutivo el presidente de la Cámara Legislativa, afecto al coronel.

Frente a esta situación, el presidente de la República se alarmó, Intervino la provincia y mandó reponer al gobernador. Toledo, al enterarse de la noticia, se preparó para presentar resistencia pero, finalmente, decidió obedecer y exiliarse en el Paraguay junto con algunos miembros de su tropa que lo siguieron.

Días después llegó a la ciudad el interventor, general Ayala, a quien acompañaba el ministro Vidal y el mismo Derqui que, al llegar a Corrientes, se hizo cargo nuevamente del Gobierno(7).

(7) Véase: Hernán Félix Gómez. “Toledo, ‘el Bravo’ (el Ultimo ‘Caudillo de Guerra’ Autonomista)” (1997), (reimpresión). Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Apenas unos meses después, el 8 de Febrero de 1886, el gobernador debió presentar su renuncia por encontrarse plenamente debilitado en su poder al faltarle ese apoyo de la fuerza que significaba la presencia de Toledo, “el Bravo”.

Otra versión del hecho, ya quizás desdibujada por el paso de los años y la transmisión a través de la tradición oral, fue la que se publicó en 1930, según la cual el conflicto se inició porque Vidal había firmado un decreto con el que destituía al coronel. Al enterarse de tal decisión, Toledo decidió esperar al ministro en La Batería con todas sus fuerzas.

Vidal, acompañado por dos amigos, se dirigió a La Batería, donde le salieron al paso un teniente con un pelotón de soldados. Según esta versión, el conflicto terminó cuando Vidal hirió al teniente, se apoderó del cuartel y los soldados se entregaron(8).

(8) Véase: Pedro Alcázar Civit. “Las Grandes Figuras Nacionales”. Juan Ramón Vidal inició su actuación política con una hazaña de guerra: montó a caballo y sólo con dos amigos se apoderó de un batallón sublevado”, en: revista “El Hogar”, Buenos Aires, s/n, fechado el 19 de Diciembre de 1930, pp. 12, 19 y 105. Citado por Federico Rainero. “Juan Ramón Vidal: Inicio de su Carrera Política (Primera Gobernación. 1886 - 1889)” (2003), pp. 61 - 63. Ed. Moglia Ediciones, Corrientes. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El periódico opositor “Las Cadenas” también dio una versión de los sucesos, vinculándolos directamente con la futura gobernación provincial. Según esta versión, Derqui ya había elegido a Vidal como su sucesor y, al serle comunicada esta decisión a Toledo, éste no la recibió con agrado, pues él mismo pretendía ocupar ese lugar y fue por ese motivo que decidieron deshacerse de él(9).

(9) Periódico “Las Cadenas”, (Corrientes), ediciones del 25 y 28 de Junio de 1885, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Más allá de las diferentes versiones que existieron del hecho, éste sirvió a Vidal para hacerse conocer en toda la provincia, lo rodeó de una aureola de valentía y le valió la admiración de muchos de sus conciudadanos. Tan es así, que muy pocos días pasaron de estos sucesos, cuando los periódicos empezaron a mencionar su nombre como posible candidato a gobernador, aunque junto a él también aparecían los nombres de Juan Pujol Vedoya (sobrino del vicegobernador), ¿Rudencio Roca? y Justino Solari, éste último como posible candidato propuesto por el presidente Julio A. Roca y también apoyado por Manuel Derqui.

Sin embargo, de todos los nombres que se mencionaban, el que sonaba con mayor fuerza era el de Juan Ramón Vidal. Tal como era costumbre y como parte del proceso de propaganda, en Diciembre de 1885 se arregló la publicación, a partir del 1ro. de Enero de 1886, de un periódico bisemanal, que llevaría al frente el nombre de Vidal como candidato a la futura gobernación(10).

(10) Véase: periódico “Las Cadenas”, (Corrientes), edición del 10 de Diciembre de 1885, p. 1.// Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Los periódicos jugaron un papel central en la vida política de fines del siglo XIX; éstos no sólo recogían información cotidiana, sino que entraban de lleno en el juego político. Cada vez que surgía una candidatura o una nueva facción dentro de un partido, inmediatamente salía a la luz el periódico correspondiente que respondía a esa facción y que, a su vez, servía de lugar de asociación para esos partidos aún en estado embrionario(11).

(11) Véase Natalio Botana. “Introducción”, en: “El Orden Conservador (la Política Argentina entre 1880 y 1916)” (1998), pp. XVI - XVII, (quinta edición). Ed. Sudamericana, Buenos Aires; Paula Alonso. “En la Primavera de la Historia (el Discurso Político del Roquismo de los Años Ochenta a través de su Prensa”, pp. 35 - 70, en: “Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana ‘Dr. Emilio Ravignani’” (primer semestre de 1997), tercera serie, Nro. 15, y Tim Duncan. “La Prensa Política (“Sud América”. 1884 - 1892)”, en: Gustavo Ferrari y Ezequiel Gallo (comps.). “La Argentina del Ochenta al Centenario” (1998), pp. 761 - 783. Ed. Sudamericana, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Esta práctica, propia de la política facciosa decimonónica, también se aplicó en Corrientes y fue utilizada por Vidal para imponer su nombre en la opinión pública durante el período anterior a las elecciones(12).

(12) Estos periódicos facciosos eran solventados generalmente por los suscriptores, miembros del sector político al que representaba y, cuando éste formaba parte del Gobierno, generalmente recibía algún subsidio del Estado. Por ejemplo hemos encontrado una resolución de Febrero de 1889 por la que se acordó una subvención mensual de cien pesos moneda nacional al periódico “La Patria”, de Goya, que representaba al sector político liderado por Juan Esteban Martínez (aliado de Juan Ramón Vidal). Resolución del 6 de Febrero de 1889, en: “Registro Oficial” (1917), pp. 117 - 118. Ed. Establecimiento Tipográfico del Estado, Corrientes. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Con ese propósito, se fundó el periódico “La Verdad”, que salió a la luz a partir de Enero de 1886. En uno de los primeros números de este periódico ya se hacía referencia a las cualidades de Juan Ramón Vidal para el manejo de la Administración:

El ministro de Gobierno, joven ilustrado y de aspiraciones nobles, es una de las poderosas palancas del Gobierno del doctor Derqui; y si con fría imparcialidad meditamos sobre sus condiciones morales y estudiamos la preparación que tiene para el Gobierno, no nos sorprenderá que Corrientes se halle al presente agitándose en el progreso y radicando por siempre el imperio querido de la libertad y del orden público(13).

(13) Periódico “La Verdad”, (Corrientes), edición del 21 de Enero de 1886, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En otro de esos artículos propagandísticos se describe al candidato como dotado de cualidades especiales y sublimes que se debían hacer conocer:

Los que han tenido la ocasión de tratar de cerca al doctor Vidal. Los que han podido con ojos escrudiñadores ver lo que se agita en su alma, han dicho muchas veces que ese ciudadano tiene pensamientos de grandeza, que importarían una felicidad si la provincia los viera un día en el terreno de la práctica(14).

(14) Periódico “La Verdad”, (Corrientes), edición 3 de Junio de 1886. p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Siguiendo con el plan estratégico para conseguir apoyo a su candidatura, en Abril de 1886 Vidal viajó a Córdoba para pedirle a Miguel Juárez Celman que lo apoyara, mientras que en los Departamentos de la provincia se trabajaba en el sentido de instalar su nombre como candidato(15).

(15) Véase: periódico “La Verdad”, (Corrientes), ediciones del 3 de Abril de 1886, p. 1 y 19 de Junio de 1886, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En Junio inició una visita por distintos Departamentos del interior, con el objeto de hacerse conocer en la campaña. Esta práctica era completamente novedosa en la provincia, ya que generalmente los candidatos eran elegidos por el colegio de delegados de la capital, sin mayor consulta con los representantes de los Departamentos.

Probablemente su juventud lo hacía aún desconocido para muchos miembros de su partido y necesitaba nuclear voluntades a su favor en el Interior, consiguiéndolo -incluso- entre algunos opositores al Gobierno; paralelamente, esto le generó tener que soportar el rechazo de importantes dirigentes del autonomismo(16).

(16) Según un artículo publicado a fines de 1887, se hizo conocer que Manuel Derqui había intentado que Justino Solarí, diputado nacional, fuera el candidato del partido autonomista, llegándose a insinuarse a Vidal que renunciara a su candidatura a favor de Solari, propuesta que no fue aceptada. Periódico “El Litoral”, (Corrientes), edición del 1 de Diciembre de 1887, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Finalmente, el 20 de Junio de 1886 fue proclamado candidato a gobernador por su partido. El liberalismo rechazó la candidatura de Vidal a través de la prensa y presentó un minucioso análisis de las irregularidades que encontró en su proclamación:

Casi todo lo hecho en ese acto ha estado mal hecho, incluso la presentación del candidato mismo, siendo quizás, por esto, que él fue tan escaso de concurso aún del elemento oficial (...).
Pensamos que el candidato, por un concurso de causas ocasionales o de circunstancias, no tiene lo bastante con el permiso, que se asegura está ya conseguido, del doctor Juárez Ce!man y con el apoyo oficial.
Tenemos que al fin puede resultar cierto rumor que circula de haberle consentido al círculo del doctor Derqui levantar un candidato de veintiseis años, cuando la Constitución prescribe terminantemente que tenga no menos de treinta para desautorizar las objeciones que más tarde quisieran oponerse a otra candidatura inconstitucional, oculta todavía, pero más poderosa que la del joven ministro y en el futuro más popular quizás” (¿Justino Solari?)
El doctor Vidal pudo y debió buscar fuerzas en la opinión, convirtiendo hábilmente en provecho de sus aspiraciones esa misma circunstancia de ser tan recién venido a la vida pública; lo cual se implica falta de antecedentes y servicios relevantes, puede disminuir también las resistencias que suscitan las luchas prolongadas.
En esa opinión, una vez propiciada, no le hubiese sido imposible, por extraño que esto le parezca, hallar los medios de legalizar su candidatura prohibida actualmente por la letra de la Ley Fundamental(17).

(17) Periódico “Las Cadenas”, (Corrientes), edición del 1 de Julio de 1886. p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Frente a los constantes ataques de la prensa opositora, el periódico que auspiciaba la candidatura de Vidal redobló los esfuerzos por mostrarlo como el mejor candidato a la futura gobernación de Corrientes:

Al doctor Vidal adornan calidades envidiables, de las cuales quizá se viera despojado otro cualquier candidato que se levantare. Afable en el trato, simpático en su exterior, seduce irresistiblemente por esa virilidad a toda prueba que le conocemos; cariñoso con todos y para todos, esa es la personalidad del doctor Vidal(18).

(18) Periódico “La Verdad”, (Corrientes), edición del 2 de Septiembre de 1886, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Las elecciones se realizaron -sin participación de la oposición- el 16 de Noviembre y, el 6 de Diciembre, se reunió la Junta Electoral que lo nombró gobernador. El 25 de Diciembre asumió el cargo, convirtiéndose en el 30mo. gobernador constitucional propietario de Corrientes, eligiendo como ministro de Gobierno a José F. Soler y de Hacienda a Ramón Parera, reemplazado en 1888 por Juan B. Aguirre Silva, hasta Julio de 1889, en que renunció.

El acto de asunción del mando tuvo características de celebración popular; un gran número de personas copó la plaza “25 de Mayo” y las galerías del cabildo; la banda de música del cuerpo de gendarmes, apostada en la puerta del cabildo, tocó diana mientras se celebraba el acto y explotaron una cantidad importante de bombas y cohetes. Según las crónicas periodísticas “jamás en Corrientes se había presenciado una reunión más popular y entusiasta que en esos momentos(19).

(19) Periódico “La Verdad”, (Corrientes), edición del 30 de Diciembre de 1886, p. 1. Es preciso aclarar que la versión del diario “La Nación”, de Buenos Aires, que representaba a la oposición, no coincidió con esta imagen local, pues en su crónica del 26 de Diciembre de 1886 expresó que “en la recepción del nuevo gobernador no ha habido mucha concurrencia”. Más allá de la cantidad de gente que haya asistido a la ceremonia, consideramos que, al menos por las descripciones que hizo el periódico oficialista, se estaba intentando dar al acontecimiento características especiales y muy importantes con el objeto de marcar un antes y un después de ese momento. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Es importante mencionar que, más allá de que los opositores no participaron de las elecciones, tuvieron un protagonismo muy especial durante los años de gobierno a través de la prensa. Desde ella, criticaron todas las medidas que encontraron inadecuadas, teniendo la mayor de las libertades para hacerlo.

Información adicional