El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

VIDAL EN EL GOBIERNO Y LA CONCENTRACION DEL PODER (1886 - 1889)

El acceder al Gobierno de la provincia le permitió a Juan Ramón Vidal confirmar su liderazgo desde un lugar central de poder. Se convirtió, primero, en el jefe de su partido -el autonomista- y luego en un líder político para toda la provincia.

Esto lo consiguió a través de un paulatino proceso de concentración del poder, en el que les fue quitando influencia a los dirigentes tradicionales del partido, como a su mismo tío, Manuel Derqui -con quien se había iniciado en la política- y, luego, a los caudillos de campaña que tanto poder habían alcanzado en la segunda mitad del siglo XIX(1).

(1) El caso más representativo fue el caudillo de Curuzú Cuatiá, Nicanor Cáceres. Véase: Pablo Buchbinder. “Caudillos de Pluma y Hombres de Acción (Estado y Política en Corrientes en tiempos de la Organización Nacional)” (2004), pp. 61 - 67, Universidad Nacional de General Sarmiento. Ed. Prometeo Libros, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En el mensaje que dio a la Legislatura, en 1887, dejó bien claro este pensamiento:

Creo poder señalar como un rasgo característico, que me he esforzado por imprimir a la Administración la tendencia a corregir los abusos y las faltas de los funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones (...).
Los habitantes de la campaña, aquí como en toda la República, carecen por lo general de aptitudes para mandar, a la vez que los ciudadanos carecen de hábitos de obediencia.
El ciudadano que se halla investido de alguna autoridad, se siente inclinado a considerarla como un poder personal y a usar menos de su autoridad legal que de la fuerza que ella le proporciona, que ejerce el poder por sus calidades individuales que por su representación legal.
Entre los excesos de las autoridades y las desobediencias y desacatos de los ciudadanos, el Gobierno General tiene que proceder con el mayor tino para garantir los derechos individuales, sin alentar la desobediencia a las autoridades.
Siguiendo esta norma he castigado severamente a varias autoridades en casos perfectamente esclarecidos, dando así una saludable lección(2).

(2) Mensaje inaugurando las sesiones de la H. C. Legislativa, el 8 de Julio de 1887, en: “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes” (1887), pp. 180 - 181. Ed. Establecimiento Tipográfico del Estado, Corrientes. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

La cuestión de la campaña y de las autoridades departamentales, entonces, fue una de sus principales preocupaciones; esto lo llevó a atender los conflictos que allí se suscitaban de manera inmediata, llegando incluso a involucrarse personalmente para resolverlos(3).

(3) El grado de involucramiento de Vidal en las cuestiones internas de los Departamentos puede ilustrarse claramente a través de una carta enviada por el dirigente de Empedrado, Pedro Rojas, con motivo de la celebración de las elecciones municipales el 21 de Enero de 1888:

“Mi gobernador y amigo:
“Envío con esta fecha los registros de las elecciones municipales practicadas recientemente.
Mucho tiempo hace que no tenemos sesión, así que necesitamos de la organización de la nueva corporación. En vez de mi cuñado Billordo -quien me ha pedido borrarle de la lista- ha sido elegido don Jorge Dansey; y en vez del suplente, Dn. Joel Flores -que también ha venido en lista- ha sido elegido don Desiderio Acevedo, habiendo ocurrido para la elección de éste lo siguiente: sabedor de que don Jacinto Gómez decía que llegaría ocasión, por las continuas ausencias de Vallebella a Buenos Aires de tener aquel mayoría en la municipalidad, por contar con los titulares y dos suplentes; y que además, siempre en las reuniones municipales me pondría entorpecimiento porque no tendría el número suficiente para formar quorum, todo lo que era una verdad, me decidieron a cambiar el nombre de Flores como suplente con el de Acevedo, pudiendo así, yo contar -en caso de ausencia de Vallebella- con dos titulares y un suplente, quedándole a don Jacinto Gómez, asimismo, dos titulares y un suplente, esperando de todo esto la aprobación de V. E. (...)”.
En: Archivo General de la Provincia de Corrientes, Fondo Mantilla, Legajo 22, Carpeta 1888. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Con respecto al partido autonomista, su liderazgo se confirmó cuando logró separarse definitivamente de la tutela de Manuel Derqui, con quien ya había tenido diferencias en el momento en que surgió su candidatura a gobernador, pero que no se habían manifestado durante el primer año de su gobierno.

A través de una carta enviada a Vidal por el dirigente autonomista de Paso de los Libres, S. Fontana Vedoya, en Agosto de 1887, se puede conocer esta situación, que está muy vinculada con el conflicto con los jefes departamentales:

Ahora, pasando a darte noticias de ésta, te diré: que es voz general en el pueblo que Derqui pretende sacarte tus ministros para reemplazarlos con otros de su agrado. Esta noticia que corre de carrillo en carrillo y que es el tema de conversación de esta parte, hace suponer a muchos que Derqui saldrá con la suya, porque anda cierto individuo de quien he hablado mucho con vos, quien se ocupa en hacerte una mala, poniéndolo a Derqui sobre vos en la Administración(4).

(4) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Fondo Mantilla, Legajo 22, Carpeta año 1887. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Más allá de que el periódico oficialista tardó en reconocer el rompimiento entre Vidal y Derqui, llegando incluso a negarlo en un primer momento, la oposición lo hizo conocer muy pronto:

Que las relaciones están más que frías, congeladas, entre ambos sujetos parece evidente, pues lo demuestran muchos hechos elocuentes.
(...) Cuestiones de intereses personales, cuestiones de predominio político y cuestiones de decoro también, se han levantado entre los dos personajes, probando que es cierto aquéllo de que no pueden entrar a la vez dos cabezas en un sombrero, y que Derqui se engañó lastimosamente cuando llegó a creer que él seguiría siendo la cabeza gorda del sombrero y Vidal el pescuezo flaco que continuaría sustentándola (...)(5).

(5) Periódico “Las Cadenas”, (Corrientes), edición del 4 de Agosto de 1887, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Como resultado de este enfrentamiento, muchos funcionarios del Gobierno que respondían a Derqui fueron reemplazados por otros, generalmente jóvenes e incondicionales de Vidal. Según la versión del periódico oficialista, las destituciones de estos funcionarios departamentales respondían a problemas propios de las formas de ejercer el poder de éstos, de manera prepotente y con tiranía y muchas veces actuando fuera de la ley.

El hecho de estar vinculados a Derqui lo veían sólo como una simple coincidencia; por ello, en un tono desafiante expresaron:

Los amigos de Derqui, los adversarios, ¿quieren conservar su influencia en Corrientes?
Háganse aliados del doctor Vidal en la noble misión de restaurar el orden, la moralidad y la justicia en la pública Administración.
¿No lo quieren? Sufran entonces las consecuencias de su obra; Vidal ha prometido gobernar con los hombres honrados de todos los partidos en el interés de la entera provincia y mantendrá la palabra(6).

(6) Periódico “El Litoral”, (Corrientes), edición del 11 de Septiembre de 1887, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Así, durante la Administración de Vidal, la mayor parte de las funciones de gobierno fueron ejercidas por jóvenes; éste es un hecho más a tenerse en cuenta si se pretende explicar el conflicto entre Vidal y Derqui:

El pueblo de Corrientes, hoy más que nunca (...), ha tenido el buen tacto de llevar a la juventud a la dirección de los destinos de la provincia; esa juventud ilustrada y preparada para los negocios públicos; esa juventud que se levanta ávida de bien por el suelo que los vio nacer; ávida de trabajo; ávida también de sacrificio por el credo que constituye su religión política(7).

(7) Diario “Sud-América”, (Buenos Aires). Transcripto en el Periódico “El Litoral”, (Corrientes), edición del 15 de Agosto de 1889, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El enfrentamiento entre derquistas y vidalistas se hizo explícito después de la creación del partido Nacional en Corrientes, en la que no participaron los aliados de Derqui, que siguieron en las filas del partido autonomista(8).

(8) Periódico “El Litoral”, (Corrientes), edición del 22 de Enero de 1889, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Sin embargo, la constitución del partido Nacional en Corrientes y la designación de Juan Ramón Vidal como jefe del partido en la provincia, fueron el sello que necesitaba Vidal para consagrarse como líder político provincial. Así lo interpretaron sus seguidores:

La jefatura del partido era algo más que la manifestación del aprecio público hacia el doctor Juan R. Vidal; era la declaración explícita e implícita de la provincia de que no reconocería otro jefe que él como director de la colectividad política que constituía el partido, en cuanto ésto no importara apartarse de los preceptos constitucionales acerca de la independencia de los ciudadanos en aquellos actos que son de injerencia en la vida de la democracia.
Así lo comprendió y lo aceptó el electo (...)(9).

(9) Periódico “El Litoral”, (Corrientes), edición del 25 de Diciembre de 1889, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El poder del líder se confirmó también a través de las elecciones que se practicaron durante su Gobierno, en las que la oposición se abstuvo de participar. Esta actitud no estuvo vinculada con un sentimiento insurreccional ni deslegitimador sino que, simplemente, los opositores la utilizaron como un recurso de reclamo y el Gobierno la interpretó como la manifestación de la inexistencia de una verdadera oposición o de candidatos alternativos a los propuestos por los oficialistas(10).

(10) Periódico “El Litoral”, (Corrientes), edición del 9 de Febrero de 1888, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Otra cuestión que no debe olvidarse en el proceso de construcción del liderazgo de Vidal fue la estrecha vinculación que logró con Miguel Juárez Celman, presidente de la República en el momento en que aquél ocupaba el cargo de gobernador. Este vínculo, que se inició durante la etapa de la campaña proselitista, se afianzó durante su Gobierno.

En un momento donde las prácticas políticas pasaban más por relaciones personales que por representaciones partidarias, este vínculo fue muy provechoso para Vidal, pues le permitió conseguir apoyo del Gobierno Nacional para la realización de muchos de sus proyectos.

Un artículo del periódico “El Litoral” reflejó esta situación con motivo de la repercusión que había tenido un viaje que realizó Vidal a la Ciudad de Buenos Aires cuando finalizaba su primer año de gobierno; en ese artículo, se reproduce una carta de un “alto funcionario nacional” que había sido enviada a su redacción:

Ningún gobernante ha sido tratado con mayores distinciones, ¿qué más pueden desear los correntinos? No es sólo la prensa que ha hecho ruido en derredor de aquel gobernante, sino lo más distinguido de las esferas sociales.
Llegan a setenta y tantas las personas que lo han visitado. El presidente de la República fue de los primeros en hacerlo y se repiten las lisonjeras apreciaciones que ese alto funcionario ha vertido respecto del gobernador (...).
He sabido esto en las antesalas del Congreso. El doctor Juárez ha prometido toda su cooperación al docor Vidal para el progreso de Corrientes; cuando usted no quiera pedir al presidente diríjase al amigo y será satisfecho, le ha dicho; no puede pedirse una disposición más favorable hacia el gobernador y los gobernados(11).

(11) Periódico “El Litoral”, (Corrientes), edición del 3 de Noviembre de 1887, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Estos vínculos entre Vidal y Juárez Celman se reflejaron en los beneficios que recibió Corrientes para la realización de distintas obras. Entre las obras de su Gobierno se destacan -por su importancia y sus consecuencias- la creación del Banco de la Provincia de Corrientes, el 25 de Enero de 1889, que se acogió al sistema de Bancos garantidos establecido por la nación, para lo que se solicitó -por primera vez en la historia de la provincia- un empréstito extranjero de 5.040.000 $ m/n a la Casa de Mallman y Cía., de París y Londres.

Se crearon centros agrícolas en varios Departamentos provinciales; una colonia agrícola denominada Vidal; y se realizó el primer censo agrícolo-ganadero provincial, todas medidas que, junto a la creación del Registro de la Propiedad, tendían al desarrollo de la economía.

A estas iniciativas acompañó la nación con el trazado de líneas férreas que empezaron a construirse desde Monte Caseros a Mercedes y de Corrientes a Saladas. Todas estas obras respondían al programa de Gobierno que impuso Juan Ramón Vidal desde su candidatura, el de incorporar a Corrientes en el clima de desarrollo y progreso que se estaba viviendo en la nación(12).

(12) Una descripción más detallada de las obras de gobierno puede encontrarse en Hernán Félix Gómez. “Los Ultimos Sesenta Años de Democracia y Gobierno en la provincia de Corrientes. (1870 - 1930)” (1993), (reedición), prólogo Alberto A. Rivera, nota preliminar María Silvia Leoni de Rosciani. Ed. Sembrando Producciones, Corrientes; y en Federico Rainero. “Juan Ramón Vidal. Inicio de su Carrera Política (Primera Gobernación. 1886 - 1889)” (2003). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El poder de Vidal se confirmó cuando, inmediatamente después de finalizado su mandato, el 17 de Enero de 1890, se lo eligió senador nacional, siguiendo una práctica muy tradicional en la política de ese momento, según la cual los gobernadores de provincia seguían manteniendo el poder provincial en el Senado de la Nación(13).

(13) Su elección como senador nacional se hizo en una sesión especial de la Asamblea Legislativa en la que Juan Ramón Vidal fue electo por unanimidad por todos los legisladores presentes (19 diputados y 9 senadores). Vidal iría a llenar la vacante dejada por Santiago Baibiene que había terminado su período en Mayo de 1889. Archivo General de la Provincia de Corrientes, Sala 6, Cámara de Senadores, primer período constitucional, 21 de Julio de 1889 - 21 de Enero de 1890, folios 625 a 627, Corrientes. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

De ese modo, la elección de Vidal como senador se inscribe dentro de las prácticas del orden conservador de fines de siglo XIX, donde el Senado -al decir de Natalio Botana(14)- se constituyó en una “institución bisagra’’, por ser el lugar de encuentro del poder nacional con el poder provincial.

(14) Natalio Botana. “El Orden Conservador (la Política Argentina entre 1880 y 1916)” (1998), pp. 103 - 115, (quinta edición). Ed. Sudamericana, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

A través del Senado se lograba “nacionalizar a los gobernantes locales”, pues aquél recibía al gobernador saliente que, desde ese nuevo lugar, seguía velando por los asuntos de su provincia. A su vez, se consideraba que, previo al acceso a una senaduría nacional, era necesario haber ocupado un cargo de responsabilidad en la provincia de origen, pues era ahí donde se aprendía el manejo de la cosa pública que debía extenderse luego al Congreso Nacional(15).

(15) Un artículo publicado por “La Argentina”, de Buenos Aires, es esclarecedor sobre esta concepción: “Vidal es uno de los más jóvenes entre los senadores, pero su carácter y sus antecedentes y aptitudes políticas demostradas en la tarea sin tregua de gobernar una provincia, le señalan un puesto distinguido en ese cuerpo compuesto de los hombres políticos prestigiosos y prácticos en los negocios públicos.
“La vida política de las provincias es sin, discusión posible, la verdadera escuela del manejo de los intereses generales (...)”. Reproducido en el periódico “El Litoral”, (Corrientes), edición del 31 de Mayo de 1890, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Vidal se incorporó al Senado el 20 de Mayo de 1890, convirtiéndose en uno de los senadores más jóvenes que tuvo ese cuerpo(16).

(16) Según Darío Cantón, la edad promedio de los senadores nacionales en 1890 era 44 años, mientras que Vidal tenía en ese momento 30 años. Darío Cantón. “El Parlamento Argentino en Epocas de Cambio: 1890, 1916 y 1946” (1966), p. 47. Editorial del Instituto, Buenos Aires.

La provincia había pasado un año entero sin cubrir la vacante dejada por Santiago Baibiene, de ahí que la oposición se valió de ello para cuestionar su elección, que había sido retrasada hasta el momento de finalización de su mandato como gobernador(17).

(17) Periódico “Las Cadenas”, (Corrientes), edición del 19 de Enero de 1890, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En estas circunstancias, Vidal logró confirmar su poder, y así también debió reconocerlo la oposición que, al finalizar su mandato, evaluó su Gobierno poniendo especial atención en la concentración de poder que había alcanzado el gobernador durante esos años:

(...) esa concentración de poderes en sus manos, mediante el lleno de los departamentos de gobierno con hombres que se movían y pensaban según los impulsos, los gustos y los caprichos del gobernador.
No hemos tenido en Corrientes otro jefe del Poder Ejecutivo más taimado, más absoluto y más sahumado de adulación que Vidal, habiendo sido él, sin embargo, uno de los más inferiores que han profanado el sillón de Ferré y de Berón de Astrada (...)(18).

(18) Periódico “Las Cadenas”, (Corrientes), edición del 26 de Diciembre de 1889, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Como correspondía a las prácticas políticas de la época, Vidal no se fue del gobierno sin señalar a su sucesor; el elegido fue su primo, Antonio Ignacio Ruiz, candidato que fue aceptado por Miguel Juárez Celman y que asumió como gobernador de Corrientes el 25 de Diciembre de 1889(19).

(19) El periódico “Las Cadenas”, en el tono ácido con el que acostumbraba escribir sus críticas, asi recibió al nuevo Gobierno: “Ayer entregó el mando de la provincia el señor Juan Ramón Vidal (titulado doctor por sus aduladores) al señor Antonio I. Ruiz, primo hermano suyo, y heredero suyo también del primer puesto en el Estado por derecho de consanguinidad colateral”. Periódico “Las Cadenas”, (Corrientes), edición del 26 de Diciembre de 1889, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Información adicional