El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La cuestión de Misiones, último diferendo limítrofe argentino-brasileño

En lo que hace a la región de Misiones, que también fue parte de la controversia argentino-paraguayo-brasileña tras la Guerra del Paraguay, resulta por demás interesante el análisis realizado por Bruno Aranha, atendiendo al hecho de que lo que hoy constituye en su mayor parte la provincia argentina de Misiones, sólo fue integrado definitivamente al territorio argentino un tiempo después de dicho conflicto bélico y de los nuevos acuerdos fronterizos, aunque la parte Este continuó en litigio con Brasil hasta 1895, momento en que el presidente estadounidense Stephen Grover Cleveland, elegido como árbitro de la cuestión entre los dos países, acabaría por favorecer las reivindicaciones brasileñas (Aranha, 2009).

Profundizando el análisis, el autor encuentra que esta área fronteriza, rica en yerbales naturales, despertó la codicia, tanto de los capitalistas como de los Estados nacionales, especialmente la Argentina, puesto que, dado el alto grado de consumo de yerba mate en el país del Plata, resultaba vital para el Estado argentino tener el control de estos territorios.

En este sentido, la cuestión de la dependencia de la yerba brasileña fue profundamente debatida hacia el interior de la élite argentina al adentrar el siglo XX. Dicha afirmación se sustenta en el hecho de que la producción de los yerbales naturales de Misiones, hacia fines del siglo XIX, era muy inferior, comparada con la producción brasileña proveniente del Estado de Paraná, cuyas exportaciones se dirigían principalmente al mercado argentino (Aranha, 2009).

Ahora bien, antes de que Misiones se convirtiera en Territorio Nacional, ocurrió un hecho importante: la venta de más de dos millones de hectáreas de su territorio a 29 compradores. De esta manera, gran parte del territorio misionero pasó a manos privadas, lo que dificultaba el control directo de esta área por parte del Gobierno de Buenos Aires, el cual siempre tuvo una preocupación especial por la región, no solamente por sus yerbales, sino también por la cuestión geopolítica, al tratarse de una región de frontera, ubicada entre dos países: Brasil y Paraguay (Aranha, 2009).

Sin embargo, pese a esta importancia geoestratégica y aun cuando el Gobierno argentino reivindicaba un área para Misiones que iba más allá de las fronteras actuales, en los inicios de la actividad yerbatera hubo una política de no poblar esos vacíos demográficos del territorio, prohibiéndose expresamente la ocupación permanente de las áreas de los yerbales (Aranha, 2009).

El problema radicaba en que,

el territorio reclamado por la Argentina constituía para Brasil un área de seguridad y defensa indispensable para las comunicaciones de Río Grande do Sul con el resto del país.
El Gobierno Imperial -a comienzos de 1882- instaló colonias militares en la zona de litigio (...) Como respuesta, la Argentina creó la Provincia de Misiones, como entidad política y con Administración propia, lo cual provocó la protesta de Brasil” (Moniz Bandeira, 2004:44).

Esta protesta derivó en nuevas negociaciones entre las partes. En 1889, se firma el tratado de arbitraje y, en 1890, a poco de derribado el Imperio y, en momentos de gran confraternidad argentino-brasileña, se firma el tratado Quintino Bocayuva-Estanislao Zeballos, de división del territorio en disputa.

Ratificado por la Argentina, no entró en vigencia por haber sido rechazado por la Cámara de Diputados del Brasil, por 142 votos a 5 (Etchepareborda, 1978:35). Es así como, de acuerdo a lo estipulado por el Acuerdo de 1889, la controversia fue sometida al arbitraje del presidente estadounidense Cleveland, en 1895, el cual falló en favor de las pretensiones brasileñas.

El argumento de Cleveland fue la teoría del uti posidetis, es decir, había más ocupación brasileña que argentina en esta área, lo cual demuestra las negativas consecuencias para la Argentina de haber frenado deliberadamente el poblamiento de la región.

El área en disputa, que finalmente quedó bajo jurisdicción brasileña, era de 30.621 km2 y contaba con unos 5.800 habitantes, casi todos procedentes del Brasil (Aranha, 2009). No obstante esta derrota diplomática, la Argentina seguiría interesada en la región.

Ezequiel Ramos Mexía, ministro de Obras Públicas y Agricultura entre 1898 y 1913, demostró una preocupación especial por Misiones. En consecuencia, incentivó la construcción del ferrocarril desde Buenos Aires hasta Posadas (capital de Misiones), consecuentemente extendiendo la línea hacia Asunción, en Paraguay.

Para algunos teóricos, esto fue un hecho geopolítico importante, ya que implicó consolidar la presencia argentina frente a la brasileña en el Paraguay (Aranha, 2009).

- Conclusiones

La cuestión de Misiones constituyó el último gran diferendo limítrofe entre argentinos y brasileños, en gran medida heredado de la Guerra del Paraguay, y de los límites definidos en tal ocasión. Y si bien el Brasil salió airoso tras el fallo Cleveland, al tiempo que, en un principio, logró -a través de la ocupación militar- imponer sus intereses en el país guaraní, el balance para la Argentina no fue del todo negativo: si bien perdió el fallo Hayes ante el Paraguay y no pudo llegar a controlar todo el territorio estipulado en el Tratado de la Triple Alianza, lo cual satisfacía directamente los intereses brasileños en la región, efectivizó su soberanía sobre regiones que, antes del conflicto armado, se hallaban en disputa con el Paraguay y/o Brasil, tal el caso de Misiones, como el Este de la actual provincia de Formosa.

Asimismo, la estratégica Isla del Cerrito permaneció ocupada por Brasil hasta el 8 de Septiembre de 1876, fecha en que fue entregada a la Argentina. Además, como bien dejan constancia Aranha y Solveira, entre otros, en lo que hace a la vinculación económica con el Paraguay, ya desde fines del siglo XIX la Argentina sería quien impondría su voluntad y sus intereses, en detrimento de los de su eterno rival, por la hegemonía regional, aun cuando autores como Cardoso Jardim sostengan que, para el Brasil, el fin de la Guerra del Paraguay representó su hegemonía en la región platense (Cardoso Jardim, 2011:12).

No obstante, para el Brasil, el saldo también fue positivo: si bien invirtió muchos más recursos (económicos y humanos) que la Argentina en la Guerra del Paraguay, sus aspiraciones se vieron parcialmente satisfechas: ejerció un virtual protectorado sobre el Paraguay entre 1869 y 1876, ocupándolo militarmente e impidiendo, de ese modo, que avanzara la preponderancia argentina sobre la nación guaraní.

Al mismo tiempo, en lo que a cuestiones territoriales se refiere, la diplomacia brasileña logró imponer su voluntad, no sólo ampliando su territorio, sino también frustrando las pretensiones argentinas de hacerse con todo el territorio del Chaco, incluida Villa Occidental.

Por último, mientras en el aspecto político tuvo el control de la situación paraguaya hasta comienzos del siglo XX, para luego ceder ante los intereses argentinos, es cierto que, al igual que en el ámbito económico, en el cual desde un comienzo se halló en desventaja respecto de su rival rioplatense, en ambas esferas, a la larga, el país luso-parlante acabaría por imponer sus intereses en el Paraguay, esta vez tras otro sangriento conflicto que conmovió al continente, ya entrado el siglo XX: la Guerra del Chaco entre paraguayos y bolivianos, en la década de 1930. Pero esa es otra historia...

BIBLIOGRAFIA

* Aranha, Bruno (2009), La explotación yerbatera en la frontera Este de la provincia de Misiones-Argentina (1876-1910), en: Revista digital História e-história, publicado el 2 de Septiembre de 2009, disponible en http://www.historiaehistoria.com.br/materia.cfm?tb=alunos&id=226#_edn1
* Moniz Bandeira, Luiz Alberto (2004), Argentina, Brasil y Estados Unidos. De la Triple Alianza al Mercosur. Conflicto e integración en América del Sur, Buenos Aires, Grupo Editorial Norma.
* Etchepareborda, Roberto (1978), Historia de las relaciones internacionales argentinas, Buenos Aires, Pleamar.
* Cardoso Jardim, Wagner (2011), A geopolítica no tratado da Tríplice Aliança: Brasil/Argentina/Uruguai, en: Anais do XXVI Simpósio Nacional de História - ANPUH, São Paulo-Julho 2011, disponible en: http://www.snh2011.anpuh.org/resources/anais/14/1300848393_ARQUIVO_ARTIGOANPUH.pdf

// Todo citado por Maximiliano Zuccarino en https://www.researchgate.net/publication/318402653_La_Argentina_y_Brasil_entre_la_Guerra_del_Triple_Alianza_y_la_Guerra_del_Chaco_el_Paraguay_como_foco_de_disputas_por_la_supremacia_regional

Información adicional