El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los comisionados López, Zapata y Arredondo

El Ejecutivo designó comisionado en Buenos Aires al ex ministro, doctor Lucio V. López, asistido de tres Secretarios, o sea, tantos como Ministerios existían en la provincia. El decreto de Septiembre 20 de 1893 es el siguiente:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Septiembre 20 de 1893

Hallándose vacantes los cargos de Interventor Nacional y de Secretarios de la Intervención en la provincia de Buenos Aires,

El Presidente de la República

Decreta:

Art. 1.- Nómbrase Interventor Nacional en la provincia de Buenos Aires al doctor Lucio V. López.
Art. 2.- Nómbrase Secretarios de la Intervención a los doctores don Tomás Torres Agüero, don Enrique Navarro Viola y don Ramón Santamarina.
Art. 3.- Comuníquese, publíquese y dése al Registro Nacional.

SAENZ PEÑA
Manuel Quintana

López restableció los puestos que fijaban las leyes locales y repuso a los empleados de buena conducta. En la campaña, donde subsistían las autoridades instituidas por la insurrección, nombró agentes para que en cada partido tomaran a su cargo las Municipalidades.

Al empezar el año 1894, dio a la provincia un Presupuesto distinto de los anteriores. Convencido de que la tarea administrativa no toleraba un colapso de meses, la atendió aunque sin usurpar las amplias atribuciones que corresponden al gobernador y sin producir hechos irrevocables:

Muy fácil es determinar -explicó- el límite que debe separar aquéllo que ha podido y debido hacer la Intervención, de aquéllo que no ha hecho ni podido hacer. No ha de quedar, puedo afirmarlo, ningún acto que comprometa la fortuna pública en forma alguna, directa o indirecta.
No ha de quedar, terminado su mandato, ningún proyecto, ninguna medida trascendental que represente una innovación fundamental o una reforma de administración. Quedará revelado en diversas resoluciones el propósito de amparar y proteger los intereses públicos para que el futuro Gobierno no se encuentre en el duro trance de abrir una casa cerrada durante ocho largos meses, en la que se hubiesen acumulado millares de asuntos sin resolución, que no podían demorarse ni suspenderse sin grave y culpable daño para el patrimonio del Estado y para la sanción de las leyes vigentes, de que el interventor no ha podido prescindir(1).

(1) López. Nota al ministro Quintana (Mayo 1 de 1894), en: “Intervención a la Provincia de Buenos Aires” (1894), p. 26. Ed. Imprenta y Encuadernación Latina, Buenos Aires. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIX: “El Gabinete Quintana”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Inscribiéronse en los Registros cerca de cien mil ciudadanos, que contendieron en tres comicios: los de Diputados al Congreso, el 4 de Febrero de 1894; de Electores de gobernador, el 25 del mismo mes; y de Representantes ante la Legislatura, el 25 de Marzo. En todos triunfó el partido radical.

Los de gobernador arrojaron estas cifras: radicales, 16.479 votos; gubernistas o vacunos - como se llamaban por contar con la mayor parte de los hacendados-, 14.685; cívicos, 13.695.

No teniendo ninguna agrupación la indispensable mayoría absoluta, los vacunos sufragaron en el Colegio por el candidato cívico a vicegobernador, doctor Guillermo Udaondo, quien se recibió del poder el 1 de Mayo de 1894, día en que concluyó la Intervención.

Las lidias fueron correctas y libres, en el grado que lo permitían las costumbres: en La Plata, por ejemplo, ciudad de setenta mil habitantes, funcionaron sólo doce Mesas aglomeradas en el atrio de San Ponciano. Resulta curioso que, para asegurar la imparcialidad oficial, se prescindiese de las fuerzas de línea, empleadas en las otras provincias intervenidas precisamente a objeto de mostrar la rectitud de los comisionados.

Cumplida su tarea, López expresó cuán peligroso era instituir cánones de conducta en presencia de cada caso ocurrente, determinando a la vez el principio y el procedimiento sin más norma que lo arbitrario, y declaró que se imponía como “una necesidad suprema” la reglamentación del artículo 6to.(2). El Ejecutivo aprobó sus actos y recompensó sus servicios y los del personal que actuó en la Intervención.

(2) López. Nota al ministro Quintana (Mayo 1 de 1894), en: “Intervención a la Provincia de Buenos Aires” (1894), p. 26. Ed. Imprenta y Encuadernación Latina, Buenos Aires. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo I, capítulo XIX: “El Gabinete Quintana”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Los decretos de Mayo 23 de 1894 son los siguientes:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Mayo 23 de 1894

Habiendo terminado la Intervención Nacional en la provincia de Buenos Aires, ordenada por ley número 2947 del 14 de Agosto del año pasado y de conformidad a las instrucciones que oportunamente le fueron transmitidas por este Ministerio,
El Presidente de la República,
En Acuerdo General de Ministros,

Decreta:

Art. 1.- Apruébase la conducta del Interventor Nacional en la provincia de Buenos Aires, doctor Lucio V. López, y dénsele las gracias por los importantes servicios que ha prestado al país.
Art. 2.- Comuníquese, publíquese con el informe y anexos adjuntos e insértese en el Registro Nacional.

SAENZ PEÑA.
Manuel Quintana, Eduardo Costa,
José A. Terry, José V. Zapata, Luis María Campos

Departamento del Interior

Buenos Aires, Mayo 23 de 1894

Debiendo compensarse los servicios prestados por el señor interventor don Eduardo Olivera y sus Secretarios, los Señores, doctores Isaac P. Areco y Mariano Martínez en la Intervención a la provincia de Buenos Aires, desde el 14 de Agosto hasta el 19 de Septiembre de 1893, y los prestados por el señor interventor, doctor Lucio V. López y sus Secretarios, los señores doctores Ramón Santamarina, Tomás Torres Agüero y Enrique Navarro Viola, desde el 20 de Septiembre del año pasado hasta el 1 del corriente mes,
El Presidente de la República

Decreta:

Art. 1.- Acuérdase al Señor Interventor don Eduardo Olivera la remuneración de cuatro mil pesos moneda nacional; la de dos mil pesos a cada uno de los secretarios, señores Isaac P. Areco y Mariano Martínez; la de veinte mil pesos al señor interventor doctor Lucio V. López; y la de diez mil pesos a cada uno de los señores secretarios, doctores Ramón Santamarina, Tomás Torres Agüero y Enrique Navarro Viola.
Art. 2.- Este gasto se imputará a la ley número 2947, del 14 de Agosto de 1893.
Art. 3.- Comuníquese, publíquese, insértese en el Registro Nacional y pase a la Oficina de Contabilidad del Ministerio.

SAENZ PEÑA
Manuel Quintana, Eduardo Costa,
José A. Terry, José V. Zapata, Luis María Campos

El Comisionado interino en Santa Fe, general Bernal, siguió en ejercicio hasta que se designó con carácter de titular al doctor José V. Zapata. Con Llerena había dimitido uno de los Secretarios.

El texto del decreto de Octubre 19 de 1893 es el siguiente:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Octubre 19 de 1893

Hallándose vacante el puesto de Interventor Nacional en la provincia de Santa Fe,
El Presidente de la República

Decreta:

Art. 1.- Nómbrase Interventor Nacional en la provincia de Santa Fe al doctor don José Vicente Zapata.
Art. 2.- Dénse las gracias al señor general don Liborio Bernal por los importantes servicios prestados durante el tiempo que ha desempeñado interinamente la Intervención.
Art. 3.- Comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional.

SAENZ PEÑA
Manuel Quintana

El texto del decreto de Noviembre 9 de 1893 es el que sigue:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Noviembre 9 de 1893

Estando vacante el cargo de Secretario de la Intervención en la provincia de Santa Fe, por renuncia del doctor Raimundo Wilmart,
El Presidente de la República.

Decreta:

Art. 1.- Nómbrase Secretario de la Intervención Nacional en la provincia de Santa Fe al ciudadano doctor Manuel M. Zorrilla.
Art. 2.- Publíquese, insértese en el Registro Nacional y comuníquese.

SAENZ PEÑA
Manuel Quintana

Zapata rectificó los nombramientos efectuados por aquél, reabrió los Padrones y presidió los comicios del 11 de Febrero de 1894, en los que se debía elegir Legislatura y gobernador. En todos los Departamentos, salvo en Las Colonias, triunfarron los antiguos gubernistas.

El comisionado violentó en algunas circunstancias las prescripciones de las leyes locales: así, en lugar de la única mesa fijada para cada una de las ciudades de Rosario y Santa Fe -¡no obstante las noventa mil almas de aquélla y las veinte mil de la capital!-, dispuso que funcionaran seis, con lo cual eludía circunscribir el derecho de sufragio a cien o ciento cincuenta personas en cada punto.

El 18 de Febrero asumió el cargo de gobernador Luciano Leiva, que había sido ministro de Cafferata y, como tal, depuesto por la sedición. Ese día acabó la injerencia, cuyos ejecutores merecieron la aprobación y gratificación pertinentes.

Los decretos de Abril 12 de 1894 son los siguientes:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Abril 12 de 1894

Habiendo terminado la Intervención Nacional en la provincia de Santa Fe, ordenada por la ley número 2950 del 18 de Agosto del año pasado, de conformidad a las instrucciones que oportunamente le fueron transmitidas por este Ministerio,
El Vicepresidente de la República, en ejercicio del Poder Ejecutivo,
Y en Acuerdo General de Ministros,

Decreta:

Art. 1.- Apruébase la conducta del Interventor Nacional en la provincia de Santa Fe, doctor don José V. Zapata, y dénsele las gracias por los importantes servicios que ha prestado al país.
Art. 2.- Comuníquese, publíquese con el informe y anexos adjuntos e insértese en el Registro Nacional.

URIBURU
Manuel Quintana, Eduardo Costa, José A. Terry

Departamento del Interior

Buenos Aires, Abril 12 de 1894

Debiendo compensarse los servicios prestados por los Interventores, doctor Baldomero Llerena, general Liborio Bernal y doctor José V. Zapata en la Intervención a la provincia de Santa Fe, así como la de sus respectivos secretarios,
El Vicepresidente de la República, en ejercicio del Poder Ejecutivo
Y en Acuerdo General de Ministros,

Decreta:

Art. 1.- Acuérdase al doctor Baldomero Llerena la remuneración de tres mil pesos nacionales; al general Liborio Bernal la de tres mil; al doctor José V. Zapata la de quince mil; a los Secretarios, R. Wilmart la de un mil pesos; al doctor Julio Botet la de diez mil; y al doctor Manuel M. Zorrilla la de cinco mil pesos.
Art. 2.- Este gasto se imputará a la ley número 2950, del 18 de Agosto del año pasado.
Art. 3.- Comuníquese, publíquese, insértese en el Registro Nacional y pase a la Oficina de Contabilidad del Ministerio.

URIBURU
Manuel Quintana, Eduardo Costa, José A. Terry

Cuando, a principios de Octubre de 1893, Arredondo se consagró al desempeño de la misión federal en San Luis y se puso en relación con los cívicos y autonomistas nacionales que habían constituido su último Gobierno constitucional, manifestó con franqueza de soldado que el núcleo más capaz era el de los primeros; aconsejó a los otros que se les plegasen; aclaró que así se satisfaría el deseo del ministro del Interior; y dijo que el partido tradicional andaba sin rumbo porque carecía de hombres dirigentes(3)Arredondo actuó con un Secretario, que el Ejecutivo designó el 21 de Septiembre de 1893:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Septiembre 21 de 1893

El Presidente de la República

Decreta:

Art. 1.- Nómbrase Secretario de la Intervención Nacional en San Luis al señor don Carlos Aubone.
Art. 2.- Comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional.

SAENZ PEÑA
Manuel Quintana

(3) Víctor C. Guiñazú. Discurso, en “Cámara de Diputados”, sesión de Diciembre 6 de 1893. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIX: “El Gabinete Quintana”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Asignaba escaso valor, como se ve, a la reaparición de Roca, su jefe en la campaña de Rosario.

Las Mesas receptoras de votos, establecidas desde el año anterior de acuerdo con la ley provincial, estaban compuestas exclusivamente de autonomistas nacionales:

Me encontraba -explicó Arredondo- enfrente de esta organizaxión subsistente aún, a pesar de haberse declarado caducos todos los poderes públicos de la provincia. El caso para mí, era sencillo: las elecciones para reorganizarlos venían a ser presididas justamente, aunque de un modo indirecto, por los mismos poderes cuya existencia había desaparecido en virtud de los hechos acaecidos y de la ley de Intervención misma, lo que a todas luces era inmoral e ilógico(4).

(4) Arredondo. Nota al ministro Quintana (Enero 31 de 1894), en: “Intervención a la Provincia de San Luis” (1894), p. VIII. Ed. Imprenta y Encuadernación Latina, Buenos Aires. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIX: “El Gabinete Quintana”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

El comisionado prescindió de ellas pues, y el 19 de Diciembre dirigió el acto electoral.

Concluyó su cometido el 6 de Enero de 1894, entregando el Gobierno a Lindor L. Quiroga, es decir, al mandatario que veinte atrás perdió su posición por seguirlo en la lucha que finalizó en los campos de Santa Rosa. La actuación de Arredondo obtuvo la conformidad y recompensa de los superiores. Los decretos de Febrero 23 y 27 de 1894 son los siguientes:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Febrero 23 de 1894

Debiendo compensarse los servicios prestados por los señores, doctor Daniel J. Donovan y general de división, don José M. Arredondo, y sus Secretarios en la Intervención a la provincia de San Luis,
El Presidente de la República,
En Acuerdo General de Ministros,

Decreta:

Art. 1.- Acuérdase al señor, doctor Daniel J. Dónovan la remuneración de tres mil pesos moneda nacional; la de doce mil pesos al señor general de división don José M. Arredondo; y a los secretarios, señores doctor Ramón S. Agüero, mil pesos; Pablo Lascano, cinco mil pesos; y a don Carlos Aubone, cuatro mil pesos moneda nacional.
Art. 2.- Este gasto se imputará a la ley número 2950 del 18 de Agosto próximo pasado.
Art. 3.- Comuníquese, publíquese, insértese en el Registro Nacional, y pase a la Oficina de Contabilidad del Ministerio.

SAENZ PEÑA
Manuel Quintana, Eduardo Costa,
José A. Terry, Luis María Campos

Departamento del Interior

Buenos Aires, Febrero 27 de 1894

Habiendo terminado la Intervención Nacional en la provincia de San Luis, ordenada por ley número 2950 del 18 de Agosto del año pasado y de conformidad a las instrucciones que oportunamente le fueron transmitidas por este Ministerio,
El Presidente de la República,
En Acuerdo de Ministros,

Decreta:

Art. 1.- Apruébase la conducta del Interventor Nacional en la provincia de San Luis, general de división José M. Arredondo, y dénsele las gracias por los importantes servicios que ha prestado al país.
Art. 2.- Comuníquese, publíquese con el informe y anexos adjuntos e insértese en el Registro Nacional.

SAENZ PEÑA
Manuel Quintana, Eduardo Costa,
José A. Terry, Luis María Campos

Para atender gastos urgentes, había contraido aquél con el Ejecutivo -a nombre de la provincia- una deuda de treinta mil pesos.

Información adicional