El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

SEGUNDO MANDATO DE JUAN ESTEBAN MARTINEZ

Para suceder al doctor Gómez fue reelecto el doctor Juan Esteban Martínez, a quien acompañó Manuel Bejarano como vicegobernador. Se inició entonces un período durante el cual lo administrativo quedó totalmente subordinado a lo político(1). Martínez es el 35to. gobernador constitucional propietario de la provincia de Corrientes.

(1) Material extraido de Hernán Félix Gómez. “Los Ultimos Sesenta Años de Democracia y Gobierno en la Provincia de Corrientes. 1870-1930” (1995), segunda edición. Ed. Sembrando Producciones, Corrientes.

Trabajado el partido liberal por hondas disidencias, las fracciones en que había llegado a dividirse no depusieron su encono. La vieja denominación de mitristas, martinistas y mantillistas, servía para separar a los hombres en cantones hostiles.

El doctor Martínez había dicho al jurar el cargo: “Desde este momento, el ciudadano partidario y militante queda sustituido por el mandatario contitucional”; más, estuvo lejos de ser fiel a estas palabras, porque su acción fue eminentemente política, con poca labor administrativa.

La reforma al Código de Procedimientos en lo Civil y Comercial y la Ley Orgánica de la Justicia de Paz dieron algún relieve a este período, a lo que ha de agregarse la enajenación del teatro “Juan de Vera” y la construcción de algunos caminos.

Enfrentado con el autonomismo, el liberalismo disidente -rótulo tomado por el mantillismo-, el radicalismo y un grupo del mismo martinismo de Goya, no era difícil predecir el destino de este Gobierno minoritario, pese a las maniobras que había realizado para ganar la adhesión de los republicanos.

Se vio entonces la reunión de dos Legislaturas, la de la oposición convocada y presidida por el vicegobernador Bejarano, que eligió Senador Nacional al doctor Juan Ramón Vidal y, la del oficialismo, que consagró al ingeniero Valentín Virasoro.

El Senado terminó incorporando a este último, actitud que fortaleció, aunque un tanto fugazmente, al Gobierno correntino.

Tan fuerte se sintió, que los legisladores gubernistas se dieron a la tarea de iniciar Juicio Político al vicegobernador Bejarano, quien fue sentenciado el 6 de Septiembre de 1907. Este acontecimiento movió a autonomistas y mantillistas a unirse para una acción insurreccional que se inició, simultáneamente, el 3 de Octubre de 1907 en los pueblos del Paraná y del Uruguay.

Pocos días después, fue decretada la Intervención Nacional y designado el doctor Carlos Dimet para ejercerla. Llegado a Corrientes, se dio el curioso caso de un interventor que no asumía el mando y que, cuando le ordenaron que lo hiciera, presentó su renuncia, no obstante haber tomado disposiciones tendientes a contener la lucha y a reorganizar la Legislatura.

Le sucedió el doctor Eugenio Puccio, entonces Senador Nacional. Realizada la elección para constituir el Poder Legislativo y, una vez organizado, la presidencia del Senado recayó en el ingeniero José María Soto, a quien el interventor entregó el Gobierno el 23 de Abril de 1908.

Este mismo día tuvo entrada un pedido de Juicio Político al doctor Martínez, quien fue destituido el 9 de Junio.

Información adicional