El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El nuevo diseño institucional. La cuestión de las Secciones Electorales

En 1898, al cumplirse diez años de la sanción de la Constitución, hubo un intento de reformarla, que fue rechazado por la Legislatura. En 1900, el Poder Ejecutivo, en manos de Juan Esteban Martínez, envió a las Cámaras un proyecto de ley con la idea de reformar la Constitución. Este proyecto recién fue tratado por el Senado Provincial en 1903, cuya Comisión de Asuntos Constitucionales aconsejó la reforma general.

En Octubre se sancionó la ley, que convocó a la Convención para el 1 de Marzo de 1904. Entre los convencionales electos el 4 de Octubre de 1903 se encontraba Juan Ramón Vidal que, junto a los otros representantes electos por el partido Autonomista, se retiraron de la Convención cuando en ella se pretendió reformar el sistema de representación proporcional.

Finalmente, la reforma constitucional no pudo llevarse a cabo por la imposibilidad de contar con el quorum necesario para sesionar, terminando disuelta de hecho, al vencerse los plazos legales para su constitución(1).

(1) Hernán Félix Gómez. “Instituciones de la provincia de Corrientes” (1922), pp. 45 - 48, (413 páginas). Ed. J. Lajouane & Cía, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En esta etapa se sancionaron tres leyes electorales; la primera de ellas, de 1894, se limitó a extender la duración del Padrón Electoral de tres a cinco años. Este hecho fue interpretado por los vidalistas como un atropello a la libertad de participación en las elecciones, pues argumentaban que el Padrón que estaba en vigencia ese año era el que se había formado durante la Intervención y en él no figuraban los simpatizantes autonomistas.

Los liberales, en cambio, se justificaban diciendo que el hecho de extender la vigencia del Padrón a cinco años no impedía que todos los años los que no estaban inscriptos podían hacerlo en el período de reinscripciones y reclamos, tal como lo establecía la ley de 1890(2).

(2) Periódico “La Libertad”, (Corrientes), edición del 1 de Agosto de 1895, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Ramón Vidal se refirió a esta ley en una sesión del Senado Nacional en la que se discutía la aprobación del diploma de senador de Juan Esteban Martínez, a la que Ramón Vidal se opuso:

(...) en el Padrón Electoral no figura ningún miembro de la oposición; en ese padrón no se hallan inscriptos sino los miembros del partido oficial; ese padrón debía ser renovado para la elección del futuro gobernador de la provincia; la Legislatura dictó una ley derogando esa disposición y poniendo ese padrón en vigencia durante cinco años, es decir, resolviendo, en sustancia que por ese padrón debía hacerse la elección del futuro gobernador de la provincia.
“Esa resolución importa, pues, excluir completamente al partido de la oposición, de la elección de futuro gobernador y, en fin, importa la suspensión del voto popular(3).

(3) ARGENTINA. Congreso Nacional. Cámara de Senadores. “Diario de Sesiones”, 6 de Noviembre de 1895, p. 690. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

A fines de Noviembre de 1895 se aprobó la Ley Electoral que reglamentó el sistema de representación proporcional para todas las elecciones de la provincia, tal como lo establecía la Constitución Provincial de 1889. El proyecto de ley había sido presentado por el senador liberal mantillista Pedro Sánchez y fue aprobado con mínimas modificaciones(4).

(4) El texto del proyecto apareció publicado en el periódico “Corrientes”, (Corrientes), edición del 15 de Septiembre de 1894. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Entre las partes fundamentales de esta ley, podemos señalar la división de la provincia en tres Secciones Electorales para la elección de Diputados y Electores de gobernador y en otras tres para la elección de Senadores, donde cada una de ellas elegía un tercio de la representación.

Las Secciones de Diputados se conformaron de la siguiente manera:

1.- Capital, Empedrado, Bella Vista, Esquina, Monte Caseros, San Martín e Ituzaingó;
2.- Lomas, San Antonio de Itatí, Caá Catí, Concepción, San Roque, Goya, Sauce, Curuzú Cuatiá y Santo Tomé;
3.- San Cosme, San Luis, Itatí, San Miguel, Mburucuyá, Saladas, Lavalle, Mercedes y Paso de los Libres y las de Senadores se organizaron del siguiente modo:

1.- Capital, Empedrado, San Luis, Esquina, Sauce y Curuzú Cuatiá;
2.- Bella Vista, Saladas, San Roque, Lavalle, San Miguel, Concepción, Ituzaingó, Paso de los Libres, Monte Caseros y Goya; y
3.- San Cosme, Lomas, Itatí, San Antonio de Itatí, Caá Catí, Mburucuyá, Santo Tomé, San Martín y Mercedes.

Una cuestión interesante a señalar en la discusión legislativa de esta ley, es que en la transcripción del debate el secretario pasó por alto la fundamentación que se hizo sobre la división en secciones electorales, limitándose a señalar que “se discutió” sobre ese tema pero sin exponer el contenido de la misma(5)

(5) CORRIENTES. Cámara de Senadores. “Diario de Sesiones”, 1895. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Por medio de esta ley, los Departamentos perdieron su carácter de Unidades Electorales, sirviendo únicamente de base para la organización de los comicios.

El voto del ciudadano se hacía por el número de vacantes a llenar -en lista de candidatos- manteniéndose el mismo sistema de votación propuesto en 1890. Las actas parciales llegaban a las Cámaras de cuya elección se trataba y se procedía a sumar los votos, dividirlos por el número de vacantes y a obtener un cuociente que regulaba la adjudicación de bancas a cada una de las listas.

De acuerdo a la cantidad de veces que el cuociente entraba en el total de votos de una lista, determinaba la cantidad de bancas correspondiente a ese partido y las restantes se entregaban a quienes tenían mayores residuos.

La adjudicación de las bancas dentro de cada lista se hacía por sorteo, si todos sus candidatos habían obtenido el mismo número de votos; en caso de encontrarse diferencias, se adjudicaban las bancas a los que hubieran obtenido mayor número de votos dentro de cada lista, recurriéndose al sorteo en caso de empate(6).

(6) Hernán Félix Gómez. “Instituciones de la provincia de Corrientes” (1922), pp. 172 - 173, (413 páginas). Ed. J. Lajouane & Cía, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El proyecto de reforma a la Ley Electoral ingresó a la Cámara de Senadores a fines de 1894; en ese momento se trató y discutió pero no se llegó a su sanción definitiva. Recién logró aprobarse a fines de 1895, después de un debate intenso, especialmente en la Cámara de Diputados.

Tal como surge de la discusión legislativa, el proyecto fue tomado de una ley similar de la provincia de Buenos Aires (1876) y tenía como principal objetivo brindarles a las minorías los medios para una legítima representación. Los opositores a su sanción cuestionaron su constitucionalidad y argumentaron que la provincia no se hallaba en condiciones de adoptar ese sistema, pues creían que faltaba mayor educación política de los electores.

Por otra parte, cuestionaron la elección por listas de candidatos, mostrándose proclives a mantener la elección de un representante por cada Departamento.

Sus defensores, en cambio, además de considerarlo un avance en la cultura política provincial, estaban convencidos que, de este modo, se podía ampliar la participación electoral, pues se alentaría a las minorías a participar de las contiendas electorales, pues tendrían posibilidad de conseguir representación, a pesar de obtener un número reducido de votos.

Por otra parte, estaban convencidos de que -de este modo- el partido Autonomista iba a levantar su abstención y se podían diluir los riesgos de tener que enfrentarse a una nueva insurrección, aunque pensaban que sólo podrían acceder a la representación de las minorías y que el partido Liberal seguiría ocupando el Gobierno.

Finalmente, estaban convencidos de que esta ley favorecería la unidad del partido Liberal, pues sus distintas facciones ya no tendrían la necesidad de aliarse con el partido contrario para alcanzar la mayoría necesaria para obtener el Gobierno(7).

(7) La ley se discutió en la Cámara de Senadores en las sesiones del 22 y 28 de Octubre y se aprobó en esta misma Cámara con las modificaciones propuestas por los diputados en la sesión del 7 de Diciembre de 1895. La Cámara de Diputados discutió el proyecto en las sesiones del 22, 23, 25, 26, 27, 29 y 30 de Noviembre de 1895. Véase: Corrientes. “Diarios de Sesiones de las Cámaras de Diputados y Senadores de la provincia de Corrientes”, 1895. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

La prensa también se hizo eco de la discusión legislativa; el periódico “El Trabajo”, que representaba a la tendencia mitrista, se ocupó de cuestionar la reforma, mientras que el periódico “Corrientes” -que defendía las ideas del sector martinista- se dedicó a defenderla. Más allá de que utilizaron los mismos argumentos que los legisladores para oponerse o defenderla, en sus editoriales expusieron más causas de tipo político para cuestionarla.

“El Trabajo” consideró que la reforma pretendía hacer desaparecer a una de las tres fracciones liberales -la mitrista- que se oponía a la ley; el periódico “Corrientes” replicó esas consideraciones y tras, una breve polémica, concluyó la discusión señalando los cinco elementos que consideraba más beneficiosos de la ley y que, según su interpretación, no habían podido ser cuestionados por el periódico colega

1 .- Que el sistema proporcional es científico y responde al principio de representación por fracciones del pueblo y no por Departamento.
2.- Que la adopción de este sistema no será nunca causa de alejamientos de las fracciones militantes dentro de un mismo partido.
3.- Que el sistema proporcional alejará paulatinamente el partido revolucionario, pues los partidos que tengan elementos populares podrán ejercitar sus derechos cívicos para ir tomando posiciones en el Gobierno, sin necesidad de recurrir a la violencia.
4.- Que la confianza, la fe y la moderación deben siempre servirnos de guías en las luchas democráticas y en el desempeño de las funciones públicas.
5.- Que las cavilosidades y desconfianzas no son propias de los amigos, que no deben tener otro norte que el bien fundado en el principio eterno de la verdad(8).

(8) Periódico “Corrientes”, (Corrientes), edición del 11 de Diciembre de 1895, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En 1899 y, como consecuencia de las continuas “borratinas” -la práctica según la cual se borraban recíprocamente de las listas para eludir el sorteo- el Poder Ejecutivo decidió enviar a la Legislatura un proyecto de reforma de la Ley Electoral.

Según este proyecto, se decidió modificar la forma de adjudicar las bancas a los electos cuando entre los integrantes de una lista no había el mismo número de votos. Cuando se encontraran diferencias en el número de votos obtenidos por los candidatos de una lista, se debía tomar como una misma lista a la que tuviera mayoría de candidatos iguales, integrándola con los otros que le siguieran en mayoría de sufragios a los efectos del sorteo. Este proyecto se convirtió en ley en 1901(9).

(9) Hernán Félix Gómez. “Instituciones de la provincia de Corrientes” (1922), p. 173, (413 páginas). Ed. J. Lajouane & Cía, Buenos Aires; y Hernán Félix Gómez. “Los Ultimos Sesenta Años de Democracia y Gobierno en la provincia de Corrientes. (1870 - 1930)” (1931), p. 156. Talleres Gráficos Argentinos L. J. Rosso, Ed. Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El 12 de Octubre de 1903 se reformó nuevamente la Ley Electoral, esta vez en la cuestión relativa a las secciones electorales pues, debido a que desapareció el Departamento de Lomas (que se unió a la Capital), hubo que suprimir su nombre en el listado de los Departamentos correspondientes a la segunda sección electoral(10). De ese modo, los electores de Lomas pasaron de la segunda a la Primera Sección de Diputados y de la Tercera a la Primera Sección de Senadores.

(10) En 1902 se resolvió alejar de la Ciudad de Corrientes el Matadero Municipal pero, como la zona elegida integraba el Departamento de Lomas se dispuso anexar Lomas al Departamento capitalino. Véase: Hernán Félix Gómez. “El Régimen Electoral y la Reforma de 1935” (1936). Ed. Imprenta del Estado, Corrientes. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

La división en Secciones o Circunscripciones Electorales está íntimamente relacionada con el sistema de representación proporcional, ya que de esa división depende la proporcionalidad real de los sufragios.

En la división que se realiza de un territorio en Circunscripciones pueden jugar factores históricos, administrativos o geográficos; sin embargo, es muy común encontrarse con casos de división por razones de índole política.

Las diferencias de representación producidas adrede, persiguiendo algún objetivo específico, pueden afectar al principio de igualdad del sufragio a través de los fenómenos de sub o sobre representación(11).

(11) Véase: Carlota Jackisch. “Representación Democrática y Sistemas Electorales” (1997), en: Carlota Jackisch (comp.). “Sistemas Electorales y sus Consecuencias Políticas”, pp. 61-63. Ed. Centro Interdisciplinario de Estudios sobre el Desarrollo Latinoamericano, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Como ya señalamos anteriormente, la primera división en Secciones se había dado en 1895, cuando se encontraban en el Gobierno las tres facciones del partido liberal. Hernán F. Gómez interpretó esta división como fruto de un mero interés partidista:

Si para lograr este resultado diluyó las mayorías parciales o regionales del partido Autonomista en las seis Secciones en forma que el electorado de este partido resultase siempre en minoría, al proceder así partió de la base de que el partido Liberal era uno e indivisible, de que sus tres grupos jamás habrían de separarse.
A este efecto -y dentro del liberalismo- las mayorías relativas en las secciones creadas se atribuyeron (sobre todo en las de Diputados de acuerdo a las cuales se elige el Colegio Electoral de gobernador y vicegobernador de la provincia) sucesivamente a las tres fracciones liberales ya enunciadas(12).

(12) Hernán Félix Gómez. “El Régimen Electoral y la Reforma de 1935” (1936), p. 24. Ed. Imprenta del Estado, Corrientes. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Según Hernán F. Gómez, esta división sólo tendría éxito electoral para el partido Liberal mientras éste se encontrara unido pero, interrumpida esa unidad, bastaba que una o dos facciones coincidieran con el partido Autonomista para que la mayoría recayera en la oposición.

El primer desequilibrio numérico entre las Secciones se dio en 1902, cuando se decidió incorporar a Lomas al Departamento de la Capital y, por ende, se la trasladó de la Segunda Sección de Diputados y Tercera de Senadores a la primera. Esta situación valorizó la situación del electorado liberal de Goya que, al organizar el liberalismo disidente que se unió al partido Autonomista en 1907, logró acceder al Gobierno de la provincia(13).

(13) Hernán Félix Gómez. “El Régimen Electoral y la Reforma de 1935” (1936), pp. 25 - 26. Ed. Imprenta del Estado, Corrientes. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Información adicional