El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los intentos de Ramón Vidal por reconstruir la política del Acuerdo

Este período se caracterizó por la búsqueda de diferentes tipos de acercamiento entre los distintos sectores políticos, todos ellos más relacionados con los tipos de acuerdos de notables, caracterizados por su rasgo circunstancial.

Buscaban solucionar conflictos inmediatos, por lo que no se plantearon proyectos a futuro; por ese mismo motivo, no lograron sobrevivir más allá de las circunstancias por las cuales surgieron.

Los diferentes sectores políticos protagonistas de esta etapa fueron, en general, tres: liberales, autonomistas y radicales. Aunque de ellos, sólo los autonomistas mantuvieron cierta cohesión pues, tanto los liberales como los radicales, se caracterizaron por sus disidencias internas y fraccionamientos.

Por otra parte, la política provincial estuvo fuertemente vinculada con la política nacional, de ahí que los acuerdos o conflictos que surgían a nivel nacional repercutían en la provincia de Corrientes generando conflictos internos en los partidos políticos que entonces debían redefinir sus alianzas.

Una vez que se rompió el Acuerdo entre Juan Ramón Vidal y Juan Esteban Martínez a fines de 1892, éste último volvió a su seno liberal, que quedó compuesto por tres fracciones: la martinista, recientemente integrada; y las mitrista y mantillista. A su vez, ésta última durante varios años se identificó con el radicalismo, llegando incluso a usar ese nombre, hasta que, finalmente, hacia 1896, el radicalismo logró diferenciarse de ese sector liberal.

En Enero de 1905, una fracción del partido Liberal del Departamento de Concepción, decidió separarse y formar una nueva agrupación denominada Unión Popular. El motivo de la disidencia se basaba en la confección de la lista de candidatos a diputados y senadores provinciales presentada por los liberales, donde figuraban personas que no pertenecían a los Departamentos referidos(1).

(1) Periódico “La Provincia”, (Corrientes), edición del 22 de Enero de 1905, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Finalmente, hacia 1906 una nueva división, esta vez del liberalismo mitrista, organizó el partido Republicano en Corrientes, siguiendo el modelo del que había surgido en Buenos Aires a iniciativa de Emilio Mitre.

El autonomismo, que hasta 1898 se mantuvo alejado de la participación electoral, se reorganizó y preparó para presentarse en las elecciones e intentó, para ello, acercamientos y alianzas con diferentes sectores del liberalismo, algunas de las cuales se concretaron, pero sólo con objetivos circunstanciales y electorales.

Así, se acercó al martinismo en 1901; al mantillismo, en 1902; al partido Republicano y luego al liberalismo disidente en 1906; al martinismo y nuevamente al liberalismo disidente en 1908; y nuevamente al martinismo en 1909. El radicalismo, por su parte, trató de diferenciarse de este tipo de prácticas políticas, declarando la intransigencia y su oposición hacia todo tipo de pactos, incluso a la denominada política “de las paralelas”.

Los autonomistas, relegados de la política provincial en 1893, vivieron un período de desintegración que empezó a romperse en el año 1897 cuando, con motivo de elegir al candidato a presidente de la República para el siguiente período constitucional, se reorganizó en Buenos Aires un Comité provisorio del partido Nacional del cual Juan Ramón Vidal fue vocal(2).

(2) La presidencia de la Comisión recayó en Carlos Pellegrini y las vicepresidencias en Tiburcio Benegas y Lucio V. Mansilla. Diario “El Litoral”, (Corrientes), edición del 22 de Mayo de 1897, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Siguiendo la invitación de este Comité provisorio del partido en la Ciudad de Buenos Aires, se organizó en Corrientes la comisión del P. A. N., ocupando la presidencia honoraria Juan Ramón Vidal y la presidencia efectiva Eugenio Ramírez(3). Al mismo tiempo, se organizó en Buenos Aires el comité correntino del P. A. N., que envió una circular a muchos de sus simpatizantes instándolos a reorganizarse(4).

(3) Los otros miembros de la Comisión eran: vicepresidentes: Félix M. Gómez, Luis Peluffo y Benjamín Martínez; tesorero: Antonio Ramayón; protesorero: Publio Escobar; secretarios: Felipe Solari, Fabián Panelo, Juan B. Gómez y Pastor de San Martin. Diario “El Litoral”, (Corrientes), edición del 5 de Junio de 1897. p. l.
(4) Diario “El Litoral”, (Corrientes), edición del 5 de Junio de 1897, p. 1.
// Todo citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Los liberales, en especial la línea mantillista, más cercana al radicalismo, vinculaba el triunfo de la insurrección de 1893 con el triunfo de la política de la intransigencia opuesta a la del pacto. El triunfo sedicioso era interpretado por este sector como el triunfo sobre Juan Ramón Vidal y su política, que era la política del Acuerdo. En un artículo publicado en “La Libertad”, en 1894, bajo el pseudónimo de “Sargento Cabral”, Angel Saturnino Blanco, líder de la línea más radical del liberalismo, hacía referencia a este principio:

(...) ¿Cuáles son los servicios que (Corrientes) debe al partido del Acuerdo?
Acuerdo, en nuestro lenguaje político argentino, quiere decir contubernio, amancebamiento, pacto con los opresores y ladrones públicos de la patria a trueque de poder ejercitar algunos derechos y ocupar algunos puestos públicos.
(...) Nosotros afirmamos con la solemnidad de la verdad histórica, que Corrientes rompió las cadenas que la oprimían y conquistó su libertad por uno de tantos actos de abnegación y heroísmo que registra su historia, sin más auxilio exterior que el que le prestó la política de principios y materialmente el partido Radical(5).

(5) Mario Herrera. “El Coronel Angel Blanco (de la Tradición Radical. 1856-1919” (1930), p.146. Ed. Talleres L. J. Rosso, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Por ello, cuando surgió el tema del fusionismo o la política de las paralelas, por la cual el grupo liderado por Bernardo de Irigoyen decidió acercarse a los Cívicos, Angel S. Blanco -jefe del radicalismo correntino- se manifestó contrario a ellas, planteando la idea de que, si se llevaba a cabo este Acuerdo, el partido se “suicidaría” porque lo que para él hacía grande a un partido no era el número de sus adherentes, sino la rigidez de los principios y la pureza de las banderas.

Por otra parte, calificó de “ridícula” e “inentendible” a la política de las paralelas. En un reportaje que le hizo un periodista de “Tribuna”, respondió a la pregunta acerca de la fusión o la política de las paralelas de la siguiente manera:

El partido Radical no debe transar, ni pactar, ni fusionarse con ningún otro partido (...). ¿Quiere que se aumente el número de sus afiliados? Eso lo conseguirá más fácilmente por la intransigencia y firmeza en sus propósitos que, por transacciones o componendas con partidos que ni siquiera responden a los ideales y programas de él, ¿quiere hacer pedazos su bandera, sacrificándola a la esperanza de un éxito que no obtendrá?
Pues tramemos entonces y con ello no apurará nada que no sea su más rápida desaparición completa; daría margen a que otro partido se formara enseguida y recogiera el abandono pendón(6).

(6) Transcripto en el diario “El Litoral”, (Corrientes), edición del 18 de Septiembre de 1897,p. 2. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Por otro lado, Juan Esteban Martínez, con una posición menos intransigente, se incorporó abiertamente a la Unión Cívica Nacional en 1897 y fue elegido vicepresidente 2do. del Comité del partido en la Ciudad de Buenos Aires, año en que también asumió por primera vez la gobernación de la provincia, así como -en 1906- se acercó a los republicanos para conseguir el apoyo del Gobierno Nacional(7).

(7) Diario “El Litoral”, (Corrientes), edición del 12 de Mayo de 1897, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En tanto, Juan Ramón Vidal regresó a Corrientes en Enero de 1898, durante el Gobierno de Martínez; su ausencia de la provincia por varios años generó un sentimiento de orfandad entre sus seguidores, que se habían acostumbrado a su liderazgo paternal; por eso, su llegada se recibió con tanto entusiasmo y permitió la reorganización del partido Autonomista en la provincia y su reinserción en la competencia electoral:

Corrientes, y especialmente, los autonomistas tiene y tenemos, pues motivos de regocijarnos de la venida del doctor Vidal, cuya presencia hará vibrar las cuerdas de los corazones gratos.
A los autonomistas, la presencia del doctor Vidal evidenciará la necesidad vigente de aunar sus fuerzas para contrarrestar las tendencias del odioso exclusivismo de la vida pública o política militante.
Unir los elementos autonomistas y uniformar su acción hacia el ideal del partido es un deber que nadie eludirá, porque así lo imponen las circunstancias actuales(8).

(8) Diario “El Litoral”, (Corrientes), edición del 20 de Enero de 1898, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Estando Ramón Vidal en Corrientes y, más allá de las diferencias manifiestas entre vidalistas y liberales, desde fines de 1901 empezaron a darse acercamientos con algunas personalidades sobresalientes del liberalismo.

En una carta enviada por José Rafael Gómez (liberal martinista) a Ramón Vidal, el 5 de Diciembre de 1901 (un tiempo antes de asumir como gobernador de la provincia), pueden leerse claramente estos propósitos, cuando recuerda los beneficios de la política del Acuerdo y le reconoce a Ramón Vidal haber sido el iniciador de ese camino:

Ud. ha sido el primer hombre público de Corrientes que ha tenido la clara visión de nuestros males, de las causas de nuestras desgracias que, como una maldición, han pasado sobre la provincia, iniciando una política sana de concordia y conciliación, aproximando a los hombres de buenas intenciones, hasta entonces disidentes, para llegar al fin a constituir un partido nuevo de ideales y propósitos levantados, sobre las ruinas de los círculos intransigentes ya aniquilados y desacreditados en una guerra sin tregua y sin cuartel.
Los partidos tradicionales habían terminado su evolución histórica, una vez incorporados a la Constitución y a las leyes; los principios que los mantuvieron, separados en bandos opuestos; perdieron -por lo tanto- su razón de existencia por falta de ideales y principios definidos y de hecho desaparecieron del escenario político con su organización y sus viejos nombres, para formar nuevas agrupaciones(9).

(9) Diario “La Provincia”, (Corrientes), edición del 8 de Octubre de 1906, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

A principios de 1902, el presidente del Comité Directivo del partido Liberal de Corrientes, José M. Guastavino, envió una nota al presidente de la Junta de Gobierno del partido Autonomista, Juan Ramón Vidal, a fin de invitarlo a la realización de un Acuerdo, con el objeto de formar una lista común para candidatos a Diputados Provinciales para que ambos partidos pudieran conservar la representación que tenían en ese momento en la Cámara de Diputados.

Para ello, se celebraron conferencias entre Ramón Vidal y Mantilla en el Club del Progreso, que finalizaron con la firma de un documento que estableció la lista de candidatos, la forma de llenar las posibles vacantes y las actividades de campaña(10).

(10) Diario “La Provincia”, (Corrientes),edición del 19 de Febrero de 1902, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En Abril de 1906, el partido Autonomista -fiel a su política coalicionista- intentó un nuevo Acuerdo, esta vez con el partido Republicano, que recientemente se había organizado en Corrientes con sectores liberales disconformes(11).

(11) El partido Republicano, de reciente formación en la provincia, tenía como presidente honorario de su Comisión Directiva a Pedro Celestino Gómez y, como presidente, a José Cayetano Maciel. Véase la composición completa de la comisión en: periódico “La Provincia”, (Corrientes), edición del 20 de Abril de 1906, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Este acercamiento le valió el apoyo de importantes personalidades de la política nacional, como Carlos Pellegrini, aunque su duración fue efímera. En Diciembre de ese mismo año el acercamiento fue hacia sectores del liberalismo, que se habían distanciado del Gobierno de Juan Esteban Martínez; en un primer momento con Mantilla y, luego, con el vicegobernador Manuel Bejarano(12).

(12) Véase: periódico “La Provincia”, (Corrientes), edición del 19 de Diciembre de 1906, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Según este Acuerdo se estableció formar

(...) un block parlamentario de disidentes y autonomistas, bajo la base de la elección de Vidal para senador y derrocamiento del gobernador Martínez por cualesquiera medios(13).

(13) Periódico “El Progreso”, (Corrientes), edición del 20 de Marzo de 1907, p. 1. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Por otra parte, los autonomistas se vieron favorecidos con el cambio de la política nacional y con el apoyo del presidente José Figueroa Alcorta; el Acuerdo con los liberales disidentes se hizo efectivo en la lucha.

Tal como se había pactado, Ramón Vidal fue electo Senador Nacional por los Diputados y Senadores opositores a Juan Esteban Martínez (entre los que se encontraban representantes del liberalismo disidente) y, luego de haberse rechazado el diploma de Ramón Vidal en el Congreso, los autonomistas -en coincidencia con los liberales disidentes- llevaron adelante la insurrección de Octubre de 1907, que provocó la Intervención de la provincia.

En Febrero de 1908 se iniciaron nuevas tratativas de Acuerdo pero, esta vez, entre autonomistas y martinistas. La primera de ellas fracasó por la imposición que hizo el grupo martinista de ciertas bases que no fueron aceptadas por los autonomistas: la eliminación del Gobierno de la fracción disidente y la continuación del mandato de Martínez.

Ramón Vidal rechazó estas condiciones por considerar que -como base del Acuerdo- Martínez debía abandonar el Gobierno(14).

(14) Periódico “La Provincia”, (Corrientes), edición del 11 de Febrero de 1908, p. 2. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En Marzo de 1908 se realizaron elecciones a Diputados Nacionales, en las que se presentaron liberales disidentes y autonomistas en una lista común; como resultado de dicha elección Juan Ramón Vidal accedió a una banca en la Cámara de Diputados del Congreso Nacional(15).

(15) Los otros candidatos eran E. Breard, por el partido Autonomista; y Manuel Bejarano, por los liberales disidentes. Diario “La Provincia”, (Corrientes), edición del 21 de Febrero de 1908, p. 2. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Las elecciones a gobernador de la provincia se realizaron en Junio, donde sólo participaron los partidos opositores coaligados y, Ramón Vidal, fue elegido elector por la Primera Sección Electoral.

En esas elecciones resultó electo gobernador el liberal disidente Martín Goitía acompañado por el autonomista Juan Resoagli. Al poco tiempo de asumir el Gobierno, el Acuerdo se rompió por las disidencias que surgieron entre los partidos por cuestiones electorales.

El hecho desencadenante del conflicto fue la decisión tomada por el Gobierno de aprobar las elecciones municipales de Paso de los Libres y Santo Tomé, que los autonomistas consideraron fraudulentas. Esta situación provocó la renuncia del ministro Lubary representante del autonomismo(16).

(16) Periódico “La Provincia”, (Corrientes), edición del 11 de Diciembre de 1908, p. 2. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En el diario “La Provincia” se explicó la situación en la que quedaba la coalición:

Es menester comprender la naturaleza verdadera del conflicto suscitado en el seno de la coalición correntina, para darse cuenta que no se trata de una miserable cuestión de puestos, como calculadamente viene pontificando ‘La Libertad’, sino que, en el fondo de esas serias desinteligencias, transparenta el verdadero móvil de todas las incorrecciones y deslealtades manifestadas desde el principio por nuestros aliados.
La política hostil del gobernador Goitia hacia el partido Autonomista; las persecuciones incalificables de que son nuestros amigos en todos los Departamentos con autoridades policiales disidentes de filiación autonomista con otros de la filiación del Gobierno; los pactos indelicados que en varios Departamentos hicieron los disidentes con la oposición; todo demuestra la falta de sinceridad de los aliados y que obedecen al propósito inconfesable de desalojar al partido Autonomista del poder por medio de una política absorbente, falaz y torpe(17).

(17) Periódico “La Provincia”, (Corrientes), edición del 15 de Diciembre de 1908, p. 2. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

La ruptura de la coalición se oficializó el 11 de Enero de 1909, cuando el partido Autonomista -reunido en convención- decidió finalizar el Acuerdo(18).

(18) Periódico “La Provincia”, (Corrientes), edición del 12 de Enero de 1909, p. 2. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Terminado el pacto con el liberalismo disidente, las negociaciones para un futuro Acuerdo se reiniciaron en Febrero de 1909 pero, esta vez, con la facción martinista del liberalismo. Juan Esteban Martínez, a su vez, también había iniciado negociaciones con el Gobierno. En una carta enviada por Juan Castillo a Manuel F. Mantilla se hace una interesante descripción de los hechos:

Desde el lunes de esta semana que termina se encuentra en esta el ex gobernador, doctor Martínez, quien vino llamado por sus amigos para tratar de llegar a un acuerdo antes de las elecciones de Marzo.
El mismo día de su llegada lo visitó el ministro de Gobierno, doctor Sánchez. Este le manifestó sin ambages su patriótico propósito de reconstruir el partido Liberal agregándole que, inspirado en eso, había aceptado el Ministerio (...).
En el curso de la conversación, Martínez les refirió que el doctor Vidal lo había invitado para una revolución y que él rechazó de plano; también le refirió que Vidal lo había visto a Contte enjuiciarlo políticamente a Goitía y que también rechazó (...)(19).

(19) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Fondo Mantilla, Legajo 24, Carpeta 1909, Correspondencia Privada. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Los martinistas exigían como base del Acuerdo la gobernación, lo que no fue aceptado por los liberales disidentes; lo mismo ocurrió con los autonomistas, que también exigían como base de todo Acuerdo la futura gobernación de la provincia.

Finalmente, martinistas y autonomistas acordaron presentar candidatos comunes para las elecciones de diputados y senadores provinciales a realizarse en Marzo de 1909. Durante estas elecciones, los autonomistas y martinistas unidos protestaron por la falta de garantías y el atropello al que se vieron sometidos por la policía oficialista y decidieron realizar un comicio paralelo.

El 14 de Abril de 1909, el presidente de la República decretó nuevamente la Intervención Federal a Corrientes, enviando como interventor a Olaechea y Alcorta. Los partidos opositores al Gobierno de Goitía aprovecharon la situación para organizarse, firmando un Acuerdo el 22 de Abril de 1909 e iniciaron, luego, el juicio político al gobernador, siendo éste suspendido en sus funciones el 27 de Abril.

Pero, ya en 1909, el clima político era otro; el partido Radical recrudecía su campaña contra “el régimen” y se preparaba para integrarse a la lucha electoral; a su vez se multiplicaban por todas partes -incluso en el mismo sector gobernante- reclamos de mayor transparencia y garantías en el ejercicio del sufragio.

A esta situación, algunos historiadores llamaron el “espíritu del Centenario’’(20), en el que se exigía la transformación de ciertas prácticas tradicionales, como los típicos acuerdos de notables, propios de la política conservadora. Todo esto derivó en la necesidad de adecuar esta práctica tradicional a los nuevos tiempos que se vivían.

(20) José Luis Romero. “El Desarrollo de las Ideas en la Sociedad Argentina del siglo XX” (1998), p. 59. Ed. A-Z Editora, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Información adicional