El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Tras la batalla del Tabaco, ¿qué fue de Justo, Baibiene y Morel?

Tras la batalla del Tabaco interesa analizar aquí las experiencias de Agustín Pedro Justo, Santiago Baibiene y Miguel Morel. Los tres abandonaron Corrientes en 1872, retornarán en 1878, año enque el nacionalismo desplegará un dominio contundente, aunque resultará efímero a causa de su alianza a la rebelión de Carlos Tejedor de 1880.

La provincia será intervenida en el mes de Julio, y todos los miembros de la Legislatura, los ministros, el gobernador y los senadores y diputados nacionales serán declarados rebeldes y cesanteados en sus cargos (Hernán Félix Gómez, 1929) y, dos años más tarde, nuevamente emprenderán el camino del destierro (Fondo Museo Histórico Nacional - Histórico Nacional. Archivo General de la Nación).

Sabemos que el exilio constituyó uno de los instrumentos más utilizados durante el siglo XIX para limitar la gravitación del adversario político. De ahpi la importancia de abordar tres experiencias en las cuales la desventaja del exilio fue revertida a partir de la inserción de los actores en las empresas periodísticas de otras provincias durante la década de 1870 y principios de la de 1880.

Durante las décadas de 1860 y 1870 fueron frecuentes las rebeliones y los movimientos armados que derivaron en la emigración impuesta o autogestionada de los miembros del bando que había perdido la contienda. Sin embargo, las prácticas implementadas por los actores para mantenerse articulados a la vida política desde sus nuevos destinos, no han concitado la atención que recabaron los mismos procesos para la etapa rosista o de la Confederación urquicista (Myers, 1998; Amante, 2010; Lanteri, 2011).

En este sentido, los tres itinerarios aquí examinados no representan una novedad, sino una continuidad con estrategias empleadas por los actores políticos rioplatenses desde la primera mitad de la centuria. ¿Cuál fue el rol de la prensa dentro de aquellas estrategias? ¿A qué vínculos apelaron estos actores correntinos para insertarse en los ámbitos políticos informales y/o institucionales de otras provincias?

Agustín Pedro Justo abandonó Corrientes en Enero de 1872 y, a diferencia de sus colegas que habían elegido como destino Buenos Aires, dirigió su rumbo hacia la vecina provincia de Entre Ríos. Consideramos que esta elección estuvo impulsada por una confluencia entre la experiencia previa de Justo y la situación política particular que se había desplegado en aquel territorio desde el asesinato de Urquiza y la rebelión de López Jordán.

Luego de la intervención federal de 1870, la nueva dirigencia liberal que buscó asentarse en el poder enfrentó dos problemas: el primero radicaba en que, además del claro fraccionamiento interno, los líderes del liberalismo entrerriano no podían extender a toda la provincia la marcada influencia que poseían en sus respectivos Departamentos; el segundo problema estaba conformado, por un lado, por la competencia electoral que representaba el jordanismo, con un notorio respaldo de la población a sus candidaturas.

Por otro -como señalaba Emilio Duportal- una de las dificultades de organizar la provincia residía en que “hay aquí una falta absoluta de hombres que valgan algo; los pocos de que podría echar mano son empecinados jordanistas” (A. Megías, 1998).

Justo se presentó como una figura idónea que contribuiría a equilibrar la balanza de poder y a extender la influencia del liderazgo del Paraná en los Departamentos de la margen oriental de la provincia. En este sentido, la experiencia que había adquirido en la arena periodística correntina, en su desempeño en el ámbito judicial, junto con su destacada actuación como diputado nacional, constituían un activo valioso para la nueva dirigencia entrerriana.

Precisamente, el traslado de Justo a Entre Ríos fue mediado por el paranaense Teófilo García, con quien había forjado estrechos vínculos en pos de la defensa en el Congreso de una serie de proyectos de infraestructura para la provincia de Corrientes (Bressan, 2016).

Su integración a los ámbitos institucionales fue inmediata: en Marzo de 1872 se lo nombró Juez en primera instancia (Archivo General de la Provincia de Entre Ríos) y en Septiembre se lo designó -junto con Martín Ruiz Moreno, Romualdo Baltoré y Miguel Ruiz-, como integrante de la Comisión Redactora del proyecto de ley general de tierras de la provincia (Archivo General de la Provincia de Entre Ríos).

Pero fue su actividad en la prensa entrerriana -en particular en La Democracia, de Concepción del Uruguay- la que constituyó la principal plataforma para sostener su presencia en la arena política.

Desde las páginas de aquel diario, Justo buscó cumplir con dos objetivos asignados a su estancia en Entre Ríos: en primer lugar, sus artículos fueron una herramienta de propaganda de la figura de Leónidas Echagüe(1) y del programa de reformas que éste buscaba implementar (Archivo General de la Provincia de Entre Ríos - La Democracia).

(1) Leónidas Echagüe fue una figura política en ascenso a partir de 1870. Se desempeñó como gobernador de Entre Ríos de 1871 a 1875 y de 1899 a 1903. También ocupará una banca como Senador del Congreso Nacional entre 1875 y 1880 (Bressan, 2016).

Pero, esencialmente, La Democracia se convirtió en el adalid de Echagüe en tanto circulaba principalmente en la región donde se encontraba su mayor oposición: los sectores liberales de Gualeguaychú y el jordanismo. Los artículos de Justo buscaron legitimar las medidas tomadas por el gobernador para disminuir la influencia de estos sectores y se convirtieron en el contrapunto de la prensa opositora radicada en los Departamentos de la costa del río Uruguay.

Así, mientras El Guardia Nacional denunciaba “la mano oculta del gobernador” (Hemeroteca del Instituto "Osvaldo Magnasco" - El Guardia Nacional) en la destitución en cadena de varios funcionarios nacionales y El Eco de Entre Ríos realzaba la arbitrariedad y la persecución sistemática de los jordanistas (Archivo General de la Provincia de Entre Ríos - El Eco de Entre Ríos), la formación en jurisprudencia de Justo permeaba sus editoriales para argumentar el carácter constitucional que respaldaba estas medidas (La Democracia).

En paralelo, su pluma enhebraba una imagen en la cual las acciones del Gobierno tendían a armonizar y ordenar la provincia frente a las tendencias anárquicas de la oposición. Por ello:

Despejada la situación y con el Dr. Echagüe al frente del Gobierno, mucho tenemos derecho a esperar y, casi podemos asegurar, que no pasarán muchos días sin que nuestras esperanzas de hoy, de lanzarnos sin tropiezos por las anchas vías del progreso, sean una feliz realidad” (La Democracia).

En segundo lugar, su participación como principal redactor del periódico, se adecuaba a sus propios intereses, centrados en sostener la incipiente gravitación política a nivel nacional que había tenido anteriormente y fue interrumpida con su derrocamiento a principios de 1872.

El panorama entrerriano se presentaba como tierra fértil para extender la adhesión al mitrismo y asegurar la decisión de la provincia para la campaña presidencial. Las páginas de La Democracia cumplieron con el objetivo de presentar a Justo como articulador de este proceso.

La primera página del diario reunía y publicaba información sobre la conformación de los clubes en los distintos Departamentos y, junto con los editoriales -que analizaban las ventajas de una nueva presidencia de Mitre-, se reproducía en los periódicos de los principales distritos como El Orden, de Gualeguaychú; El Pampero, de Victoria; y El Liberal, de Paraná. A su vez, La Nación(2), de Buenos Aires, replicaba aquellos artículos, acompañados con una breve introducción de Justo, quien oficiaba también como corresponsal del diario en Entre Ríos (La Nación).

(2) "La Nación" comenzó a publicarse en 1870 y se convirtió en uno de los periódicos con mayor tirada de la segunda mitad del siglo XIX. Sus páginas funcionaron principalmente como herramienta de propaganda del partido liberal cuyo líder, Bartolomé Mitre, era propietario del diario (Quesada, 1883).

Sin embargo, sus expectativas no se concretaron. Si bien, al principio de la campaña presidencial el favor del oficialismo entrerriano parecía inclinarse a la figura de Mitre, hacia 1874 resultaba evidente el respaldo a la candidatura de Nicolás Avellaneda. Aquel cambio de rumbo generó el distanciamiento entre Justo y Echagüe.

Los vínculos que había forjado con José Lino Churruarín, mediante su participación conjunta como vocales del Club Central de Concepción del Uruguay, posibilitaron su inclusión como colaborador de El Chimborazo, de Gualeguaychú, cuando abandonó la redacción de La Democracia en 1874 (El Chimborazo).

A partir de ese momento comenzó a ocupar espacios cada vez más periféricos en la arena política. En 1876 y 1877 fundó, en Paraná, dos nuevos periódicos que tuvieron corta vida: La Opinión Pública y La Aurora (Vázquez, 1970). De regreso a su provincia, en 1878, se postuló como candidato a diputado nacional, pero obtuvo un fracaso rotundo con escasos votos a su favor (Ramírez Braschi, 2004). Aquél fue su último intento de integrarse de forma activa a la vida política y, en 1879, se trasladó a Buenos Aires, donde comenzó a ejercer su profesión de abogado.

El itinerario recorrido por Miguel Morel y Santiago Baibiene presenta algunos elementos distintivos.

Como se señaló previamente, los dos se dirigieron a Buenos Aires en 1872. Morel retomó los vínculos que había cultivado mientras cursaba la carrera de Derecho y fue designado secretario del Club de la Juventud, inaugurado en Febrero de 1872, para sostener la candidatura a gobernador de Eduardo Costa (La Nación).

Su estancia en la ciudad porteña fue relativamente breve y, a principios de 1874, retornó a Corrientes, donde nuevamente fue designado secretario del club mitrista General San Martín (La Nación) y se incorporó como redactor principal de La Esperanza.

Cuando este periódico fue clausurado -durante la insurrección mitrista de 1874- Carlos Fava y Tomás Luque -miembros de la comisión directiva del Club San Martín-, lo invitaron a colaborar con artículos para La Campaña (Mantilla, 1887). Por mediación de Baibiene, los escritos de Morel -en ambos periódicos- y, más tarde, sus editoriales del Constitucional -el diario que fundó en 1877-, fueron reproducidos en numerosas ocasiones en La Nación (Archivo General de la Provincia de Corrientes).

Aquella experiencia como corresponsal, a su vez, granjeó su inclusión como redactor del diario porteño cuando, en 1880, fue destituido de su banca en el Congreso y desterrado de Corrientes.

Tras la batalla, Baibiene se refugió -según Sarmiento- en la Isla del Cerrito, ocupada en ese entonces por tropas brasileñas. Se presume que su pasado en los campos del Paraguay habrían forjado relaciones con oficiales del vecino país.

Baibiene permanecerá en Buenos Aires hasta 1878 y retornará pocos meses después para integrarse al Senado Nacional. Durante esos años colaborará asiduamente con el diario de Mitre. Sus escritos ocuparon un lugar destacado en la sección editorial, y permitieron al retirado Coronel manifestar su análisis sobre la articulación de la vida política correntina con el contexto nacional, como las elecciones a gobernador y a presidente, las invasiones de Ricardo López Jordán o la política de conciliación de Nicolás Avellaneda.

En este sentido, tanto sus artículos como los de Morel tenían el objetivo de impulsar una acción directa o fomentar ciertas posturas entre los integrantes del Gobierno Nacional. Por ejemplo, la movilización de tropas en 1879 en Entre Ríos -a causa de levantamientos perpetrados por los autonomistas exiliados en la frontera de Corrientes- era considerada como una amenaza de invasión a la provincia. Por eso se reclamaba que el Ejecutivo Nacional limitara el libre accionar de los exiliados, sin necesidad de movilizar las tropas:

Los que quieren volver a encender la guerra civil en Corrientes, para imponerle un gobernador que se comprometa con la liga... están empeñados que el Gobierno Nacional mande un batallón de línea para situarlo en las fronteras de esa heroica provincia.
El objeto de los amigos y defensores de Febré y de Derqui al pedir un batallón de línea, salta a la vista de todos. Roca mandará el batallón que mejor responda a su política y que mayores simpatías tenga respecto de su candidatura” (La Nación).

La participación de los correntinos en el periodismo de otras provincias, evidencia las prácticas desempeñadas para mantener cierto grado de influencia en la arena política, ya fuera para impulsar candidaturas, respaldar proyectos o fomentar y legitimar la toma de determinadas decisiones por los agentes de Gobierno a nivel local o nacional.

A su vez, su incorporación en estos emprendimientos fue posible por su inserción en complejas tramas políticas que claramente excedían los límites provinciales. No obstante, las características y el grado de alcance de los impresos, distaban de ser homogéneos y, por lo tanto, también era disímil el impacto que estos actores podían alcanzar con sus artículos.

En este sentido, la apuesta de Justo por Entre Ríos restringió el alcance de las temáticas en las cuales podía explayarse, a diferencia de la intervención de sus colegas en La Nación, un diario que buscaba instalarse como representante de la prensa nacional y posibilitaba la inclusión de artículos extensos referidos a los sucesos provinciales.

Así, a pesar de que los tres se encontraban exiliados, la participación de Baibiene y Morel en la prensa se desarrolló en estrecha articulación con los sucesos correntinos, mientras que Justo se mantuvo al margen. Sumado al revés del mitrismo en Entre Ríos, esta marginación probablemente constituyó uno de los factores que explican su fracaso en las elecciones al Congreso en 1878.

Por el contrario, al regreso de su destierro, en 1878 y 1884, respectivamente, Baibiene y Morel ocuparon destacadas funciones, como Senador Nacional uno y como ministro de Hacienda el otro.

BIBLIOGRAFIA

* H. F. Gómez (1929). Los últimos sesenta años de democracia y gobierno en la provincia de Corrientes. Imprenta del Estado, Corrientes, Argentina.
* Fondo Museo Histórico Nacional. Archivo General de la Nación, Buenos Aires, Argentina - Carta de Emilio Duportal a Martín de Gainza. 15 de Julio de 1871.
* J. Myers (1998). La revolución en las ideas: la generación romántica de 1837 en la cultura y en la política argentina, en: N. Goldman (Dir.), Revolución, República, Confederación (pp. 381-444). Sudamericana, Buenos Aires, Argentina.
* A. Amante (2010). Poéticas y políticas del destierro. Argentinos en Brasil en la época de Rosas. Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, Argentina.
* A. Lanteri (2011). Unos cuantos aventureros de la política. Notas sobre los alquilones en la Confederación. Polhis, 7, 115-126. Recuperado de http://archivo.polhis.com.ar/datos/polhis7_lanteri.pdf.
* A. Megías (1998). Prensa y formación de la opinión pública. Rosario a mediados del siglo XIX, en: Cuadernos del Ciesal, Nros. 3 (4), pp. 67-87. Recuperado de http://historiapolitica.com/datos/biblioteca/prensaxix_megias.pdf.
* R. Bressan (2016). Dinámicas e interacciones de los elencos políticos del Litoral de los Ríos durante la emergencia del sistema político y del Estado Nacional (Obras de infraestructura y organización territorial. 1862-1883). Tesis de Doctorado inédita. Doctorado en Ciencias Sociales. Universidad Nacional de General Sarmiento/Instituto de Desarrollo Económico y Social, Buenos Aires.
* Archivo General de la Provincia de Entre Ríos (AGPER), Entre Ríos, Argentina,
- Decreto de nombramiento de Agustín P. Justo. 9 de Febrero de 1872. Serie 6, Caja 8, Fondo Gobierno.
- Nombramiento de Comisión para el proyecto de ley de tierras. 5 de Septiembre de 1872. Serie 6, Caja 8, Fondo Gobierno.
* E. Quesada (1883). El periodismo argentino (1877-1883), en: Nueva Revista de Buenos Aires, Nro. 10, pp. 72-101.
* A. Vázquez (1970). Periódicos y periodistas de Entre Ríos, Dirección de Cultura de Entre Ríos, Paraná, Argentina.
* D. Ramírez Braschi (2004). Origen de las agrupaciones electorales en la provincia de Corrientes. Moglia Ediciones, Corrientes, Argentina.
* M. Mantilla (1887). Bibliografía periodística de la provincia de Corrientes. Librería de Mayo, Buenos Aires, Argentina.
* Archivo General de la Provincia de Corrientes (AGPC), Fondo Manuel Mantilla, Corrientes, Argentina - Carta de Manuel Mantilla a Santiago Baibiene. 5 de Noviembre de 1878.

Periódicos:

* La Democracia (Concepción del Uruguay), ediciones,
- del 21 de Febrero de 1872 - “Las Municipalidades”, p. 1;
- del 19 de Marzo de 1872 - “Una lluvia de proyectos”, p. 2.
- del 26 de Marzo de 1872 - “Explicación”, p. 2.
- del 27 de Marzo de 1872 - “Ley de Tierras”, p. 2; y “No hay tal sangre”, p. 1.
- del 14 de Abril de 1872 - “El Gobierno del Dr. Echagüe”, p. 2.
* El Guardia Nacional (Entre Ríos), edición del 27 de Agosto de 1872 - “La mano oculta y la destitución de los empleados nacionales de Gualeguay”, p. 1, en: Hemeroteca del Instituto “Osvaldo Magnasco” (HIOM), Entre Ríos, Argentina.
* El Eco de Entre Ríos (Entre Ríos), edición del 23 de Marzo de 1872 - “La sangre corre”, p. 2, en: Archivo General de la Provincia de Entre Ríos (AGPER), Entre Ríos, Argentina.
* La Nación (Buenos Aires), en: Hemeroteca de la Biblioteca Nacional, Buenos Aires, Argentina, ediciones,
- del 15 de Febrero de 1874 - “Otro pronunciamiento”, p. 3;
- del 7 de Marzo de 1874 - “El pueblo se levanta”, p. 3.
- del 24 de Febrero de 1872 - “Club de la Juventud”, p. 3.
- 27 de Marzo de 1874 - “Corrientes”, p. 3.
- 27 de Marzo de 1879 - “Entre Ríos y Corrientes”, p. 2.
* El Chimborazo (Gualeguaychú), edición del 22 de Agosto de 1874 - “La cuestión gobernador”, p. 1, en: Hemeroteca del Instituto “Osvaldo Magnasco” (HIOM), Entre Ríos, Argentina.

// Todo citado por Raquel Bressan. Libertad de imprenta y exilio. Corrientes (1858-1881) en: https://cerac.unlpam.edu.ar/index.php/quintosol/article/view/2661/3633.-.

Información adicional