El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los periódicos como formadores de opinión

Se hará aquí referencia a los principales periódicos circulantes en Corrientes que influyeron en la conformación de las primeras asociaciones políticas. Ellos fueron el motor impulsor de estructuras ideológicas, los constructores de Clubes y los cimientos de partidos políticos orgánicos por venir.

Para incursionar en la problemática que involucra a la provincia de Corrientes en el escenario de los nuevos planteos políticos, debemos tener muy en cuenta la opinión de sus periódicos sobre los sucesos políticos y sus lógicas consecuencias locales; por tal motivo se torna imprescindible realizar esta breve referencia sobre las características y cualidades de las publicaciones que circularon durante las décadas que estamos estudiando.

Los datos que se detallan a continuación fueron extraídos de los propios periódicos y de las obras específicas sobre publicaciones periodísticas escritas por Manuel Florencio Mantilla y Emilio Méndez Paz.

El gobernador Juan Gregorio Pujol no pudo mantenerse en la Administración Provincial por tantos años sin un adecuado apoyo mediático que le brindaron los periódicos como “La Libre Navegación de los Ríos” (1853), “El Comercio” (1854), “La Opinión” (1857-1859), y, del mismo modo, necesitó su sucesor, José María Rolón, de la publicación de “La Unión Argentina” (1859-1860) y “Crónica Oficial” (1861).

La insurrección liberal contra Rolón tampoco podría obtener triunfo alguno sin apoyo de “La Libertad” (1860-1862).

El año 1864 fue de intensos planteos políticos, a pesar de los recientes triunfos liberales. El campo político de debate se enriqueció por los acontecimientos a nivel nacional y regional. En toda la Cuenca del Plata surgieron desconfianzas políticas, inestabilidad interna en el Uruguay y enfrentamientos entre Paraguay y Brasil. La prensa correntina se hizo eco de las distintas posturas, bajando a la arena local aquellos debates políticos regionales.

El periódico “El Progreso” se editó por primera vez el 17 de Mayo de 1863 produciendo 202 números hasta su última edición el 13 de Abril de 1865. A lo largo de casi toda su existencia mantuvo la siguiente configuración: en la primera página se publicaban artículos periodísticos nacionales; la sección oficial, donde se reproducían los decretos del Poder Ejecutivo Provincial, las disposiciones del Ministerio de Gobierno y toda otra comunicación y disposición de los órganos oficiales. Dicha sección se prolonga siempre a vuelta de página donde se escribe el editorial.

En la tercera página se dan a conocer las noticias de la ciudad en la sección “Crónica” y la última página es ocupada por los “Avisos”, que tenían distinto carácter: compraventa, servicios ofrecidos, judiciales, etc.

Refiriéndose a este periódico, Manuel Florencio Mantilla afirma:

El Progreso fue -como lo prometió su programa- un cooperador del adelanto y del bienestar social; de escasas luces, pero de plausible empeño, que no se arrastró a las plantas de los Gobiernos ni fue cegado de la pasión.
No definió por declaración expresa su filiación política; más, puede ello establecerse por sus producciones: era liberal(1).

(1) Manuel Florencio Mantilla. “Bibliografía Periodística de la provincia de Corrientes” (1887), p. 55. Imprenta y Librería de Mayo, Buenos Aires. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Sólo quisiéramos agregar que de las lecturas que se han realizado de los distintos ejemplares, surge que “El Progreso” tenía una clara ubicación en el esquema de la opinión política de la provincia y, como bien lo afirma Mantilla “era liberal”. Se caracterizó durante el año 1864 y primeros meses de 1865 por atacar directamente al Gobierno del Paraguay y por sostener la política del Gobierno de Bartolomé Mitre.

El 7 Abril de 1864 comenzó a circular “El Independiente”, de clara orientación federal y urquicista que, desde un principio, fue opositor al Gobierno de Lagraña y tuvo a Federico Z. Boetti como su editor en la primera etapa y después al paraguayo Pedro C. Falcón.

Entre sus redactores se encontraban Víctor Silvero, posteriormente miembro del Triunvirato correntino durante la ocupación paraguaya a Corrientes. Llegó a editar 147 números, siendo la última edición la publicada por la Imprenta del Estado.

Según Mantilla, el periódico era impopular, pero agregamos nosotros que es conveniente recordar que un sector de la población correntina no veía al Paraguay como enemigo y se identificaba con el perfil editorial de “El Independiente”.

A fines del año 1864 los periódicos “El Independiente” y “El Progreso” ya habían declarado una guerra periodística que antecedería a la registrada en los campos de batalla en la guerra que se aproximaba.

Cada una de las publicaciones, más allá de la difusión y el número de tirada, eran exponentes de los dos pensamientos políticos que se enfrentaban por aquellos días en Corrientes, proyectándose más allá del mero desacuerdo y reflejando el antagonismo de los bloques ideológicos.

La guerra contra el Paraguay iba tomando dimensiones considerables y las opiniones políticas estaban divididas en la provincia Los correntinos -antes y durante la ocupación paraguaya- combatieron ideológicamente entre sí, primero con palabras y más tarde con las armas en una guerra que será, entre otras cuestiones, una prolongación de los problemas políticos del Litoral argentino y la región del Plata.

Es conveniente puntualizar que los propios periódicos, en estos años y los posteriores, como factor de poder, proponían sus propias candidaturas, las que defendían en editoriales, eslogans o carteleras a pie de página. Así, por ejemplo, en los momentos de constituir las candidaturas en el año 1873, un periódico publicaba lo siguiente:

A medida que el tiempo avanza y viene aproximándose el cambio de presidente de la Nación, vemos lentamente definiéndose en los círculos, en la prensa y en los Clubes las personalidades de los que aspiran a ser elegidos para subir al puesto próximo a vacar, la presidencia.
Las facciones, la prensa y los clubes, cada uno por su parte, presentan sus respectivos candidatos...(2).

(2) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “La Fusión”, (Corrientes), del 20 de Abril de 1873. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Las manifestaciones periodísticas marchaban a la par de los enfrentamientos ideológicos y así, el “Eco de Corrientes”, enfrentó los ataques liberales contra el urquicista Evaristo López, originados en los periódicos “El Nacionalista” y “La Esperanza”.

La década de 1870 dio a luz una prolífera producción periodística, donde la política seguía siendo su motor propulsor. “La Fusión” fue el periódico por medio del cual expresaban sus planteos políticos la alianza alcanzada entre liberales disidentes al Gobierno de Baibiene y algunos vestigios del antiguo sector federal correntino, los que defendieron posteriormente la Administración de Miguel Vicente Gelabert. Su existencia se prolongó hasta el 4 de Julio de 1873, día de su última aparición.

En aquel año aparece “El Argos”, de notable repercusión local, que en su primera época apoyó la candidatura de Nicolás Avellaneda a la presidencia de la Nación, oponiéndose tenazmente al círculo mitrista pero, cuando Manuel Florencio Mantilla regresa a Corrientes, adquiere parte de él e inmediatamente se puede apreciar en la lectura de sus páginas un notable giro de sus opiniones.

El mismo Mantilla fue su director en esta nueva etapa y apoyó la candidatura y el Gobierno de Juan V. Pampín (1875-1876) pero, a la muerte de éste y con la toma de mando del vicegobernador José Luis Madariaga, pasa a confrontarlo directamente.

Previo a las elecciones de 1874 se edita el periódico “La Campaña”, voz del sector alsinista local. Esta publicación -en sus comienzos- enfrentó a los otros dos Clubes existentes, pero posteriormente modifica sus criterios cuando se logra el acuerdo político entre avellanedistas y alsinistas.

Tiempo después, en Noviembre de 1875, se editó “La Verdad”, periódico político de prolongada existencia (1875-1889), salvo algunas interrupciones temporarias. Sus primeros directores fueron Mariano Llano, Pedro Vara y Antonio Bértoli.

La presente referencia de los periódicos en estas décadas corresponde al período que llamamos embrionario de las asociaciones político-electorales, las que adquieren mayor trascendencia en la medida del aumento de la militancia electoral. Es indispensable -para la comprensión del surgimiento y evolución de los Clubes Políticos- la función de estos órganos de propaganda.

Información adicional