El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

LA HEGEMONIA ANTIMITRISTA (1868-1880)

No buscamos justificar las crueldades. Cuando ellas están en los dos campos en lucha no nacen de los instintos deleznables sino de la manera de ser de una época, del apasionamiento y del encono”.

Hernán Félix Gómez
(Conferencia publicada en “La Historia de Corrientes y las Ideas de Argentinidad”, p. 79)

En todos los países hay partidos, pero en ninguna parte hemos visto que miembros de un mismo partido se maten, se asesinen, se degüellen, se castren, se roben, se destierren, se persigan. ¿Solo en Corrientes debía suceder todo esto?”

Periódico “La Verdad”, (Corrientes), edición del 18 de Enero de 1877

El liberalismo correntino en la década de 1860 se manifestó por medio de una conjunción de líderes militares al estilo de pequeñísimos caudillos y las élites formadas intelectualmente que residían en la capital provincial, ambas coadyuvadas y unidas a través de la habilidad estratégica de Bartolomé Mitre y su política de hegemonía porteñista.

Esta coerción de los sectores liberales se presentaba ocasionalmente debido al oportunismo personal de los liderazgos, ya que en tiempos de la hegemonía liberal los diversos círculos del liberalismo local se enfrentaron en aguerridas disputas electorales y en sangrientos combates.

La insurrección liberal de Mayo de 1868 no sólo anula el Gobierno urquicista, sino que disipa a los simpatizantes federales del mismo y la hegemonía del sector liberal se apodera del espacio político correntino.

Pero, a pesar de ello, este grupo, debido a relevancias individualistas y protagonismos personales, se divide en tres fracciones perfectamente diferenciadas y enfrentadas entre sí, dirigidas cada una por Juan Eusebio Torrent, el coronel Celestino Araujo y el comandante Santiago Baibiene.

La confrontación entre ellos llegaba a los extremos; no se deparaban limitaciones en la lucha por la obtención del poder. Hasta se puede afirmar que la zaga de esa lucha se parecía a la de los momentos más extremos e intolerantes de los enfrentamientos vividos en décadas por la provincia.

Refiriéndose a esta situación particular del liberalismo correntino, Hernán Félix Gómez afirma lo siguiente:

... el liberalismo no era una fuerza política de indivisibilidad tradicional. Nacida como opositora en los Gobiernos de Pujol, había debutado en la revolución del doctor Rolón, a raíz del triunfo de Mitre (1861) y, si bien se había encumbrado con el aporte del general Cáceres, no pudo evitar que, terminado el período de Lagraña (25 de Diciembre de 1865) ocupase el P. E. el gobernador López.
Faltaba entonces al liberalismo, que es tendencia y no programa, la unidad política preexistente que autorizaría ese juicio sobre ‘el cáncer de su sentido circulista’; el liberalismo correntino ha sido una federación de partidos antes que un partido indivisible y es esa condición la que le imprime el sello de elasticidad que está en su historia(1).

(1) Hernán Félix Gómez. “La Gobernación de Victorio Torrent”. Copia mecanografiada, en el Archivo General de la Provincia de Corrientes, Fondo Hernán F. Gómez, Sala Manuel Florencio Mantilla, Legajo 4. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Ya derrotado el sector federal, la imposición absoluta del liberalismo dio lugar a ambiciones personales y sectoriales de quienes la componían. A pesar de esta situación, se logró un consenso, del que nadie quedó satisfecho, pero fue la vía de una mediana solución provisoria.

De esta manera asumió la fórmula José Miguel Guastavino como gobernador y Santiago Baibiene como vicegobernador. Guastavino era un hombre ajeno a las disputas mezquinas de los círculos liberales; desempeñándose -hasta ese momento- como Juez Federal.

Lamentablemente, las intrigas y hasta presiones de los diversos sectores no permitieron la libre Administración del gobernador, el que se vio obligado a renunciar, haciéndose cargo de la Gobernación el coronel Baibiene, líder de uno de los grupos liberales, lo que trajo mayor inquietud en las turbulentas posiciones en pugna.

El equilibrio que mantuvo Guastavino se sintió sensiblemente modificado con su renuncia, ya que Baibiene definitivamente comenzó a favorecer al sector que lideraba. La frágil unidad liberal lograda anteriormente se fractura en dos grandes partes: oficialismo y oposición. Los enfrentamientos entre liberales recrudecieron, el círculo baibienista se autotituló como “partido liberal puro”, lo que generó un prolongado debate sobre quiénes eran los genuinos “liberales”.

Las elecciones en las que se debía elegir al sustituto de Baibiene iban a deparar un nuevo juego de alianzas y asociaciones. Por un lado, Baibiene propone a Agustín Pedro Justo como candidato; en cambio, otro sector -compuesto también por liberales desplazados y algunas figuras del antiguo sector federal- propusieron el nombre de Desiderio Sosa.

Cuando se realizaron las elecciones, el 16 de Noviembre de 1871, la oposición no se presentó por falta de garantías, según denuncia pública realizada. Antonio Emilio Castello dice al respecto:

... el Gobierno había dado orden a los Departamentos que piquetes bien armados dominaran los atrios de los templos donde debían realizarse las elecciones.
En la Ciudad de Corrientes, como siempre, las urnas se pusieron en el atrio de la Iglesia Matriz porque allí había fresca sombra pero, además, porque quedaba dominado por quienes se situaran armados en las almenas del Cabildo.
Esta situación llevó a que no se votara en la Capital y en los Departamentos la oposición realizara actos de protesta que, en algunos casos, fueron declaraciones abiertas contra las autoridades(2).

(2) Antonio Emilio Castello. “Historia de Corrientes” (1984), p. 439. Ed. Plus Ultra, Buenos Aires. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Como era de prever, el oficialismo resultó ganador, por lo que Justo asume la Gobernación el 25 de Diciembre.

Los Gobiernos referenciados anteriormente estuvieron inmersos en diversos acontecimientos militares y sediciosos que, si bien tienen importancia en la historia política local, como por ejemplo los combates de Ñaembé el 26 de Enero de 1871 y del Tabaco el 4 de Marzo de 1872, no ocupan puntual espacio de análisis por el perfil de este trabajo.

En la batalla del Tabaco se enfrentaron las distintas fracciones del oficialismo a través de la figura militar de Santiago Baibiene -por el sector liberal mitrista- y la oposición que generó la insurgencia, cuyo figura militar relevante fue el coronel Desiderio Sosa, resultando estos últimos los triunfadores.

El movimiento desplazó al grupo baibienista, por lo que el mitrismo perdía posibilidades de obtener electores correntinos para el próximo Colegio Electoral que elegiría presidente y vicepresidente de la República. Con estos acontecimientos, el mitrismo correntino quedó fuertemente debilitado, no pudiendo alcanzar mayor poder en los años siguientes.

En referencia a las constantes y violentas disputas internas entre los diversos grupos liberales locales, el periódico “La Verdad” expresó al respecto:

En todos los países hay partidos, pero en ninguna parte hemos visto que miembros de un mismo partido se maten, se asesinen, se degüellen, se castren, se roben, se destierren, se persigan. ¿Sólo en Corrientes debía suceder todo esto?(3).

(3) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “La Verdad”, (Corrientes), del 18 de Enero de 1877. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Luego de las turbulencias políticas que azotaban el territorio correntino, inmersa en crisis e inseguridades, se busca -en 1872, antes del “Tabaco”- una salida provisoria e inmediata para la emergencia política e institucional, por lo que se acuerda crear un Triunvirato Provisorio para que normalice la situación. Los designados fueron Gregorio Pampín -por el sector liberal-; Tomás Vedoya, por el grupo nacionalista; y Emilio Díaz, por los seguidores de Guastavino(4), los que luego de convocar a elecciones entregaron la autoridad política al electo gobernador Manuel Victorio Gelabert y al vicegobernador Wenceslao F. Cabral.

(4) Cabe mencionar que es la segunda experiencia en la historia provincial en que la Administración estuvo a cargo de un Triunvirato, ya que la primera fue la protagonizada por la Junta Gubernativa correntina elevada durante la ocupación paraguaya de 1865, conformada por los correntinos Teodoro Gauna, Víctor Silvero y Sinforoso Cáceres. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Pero la principal atención política estaba centrada en las próximas elecciones presidenciales de 1874, en las cuales se visualizaban cinco candidatos: Bartolomé Mitre, Adolfo Alsina, Nicolás Avellaneda, Carlos Tejedor y Manuel Quintana, pero los tres primeros contaban con genuinas posibilidades de triunfo.

El oficialismo correntino simpatizaba con Nicolás Avellaneda y, sectores de la oposición, algunos con Adolfo Alsina y otros con Bartolomé Mitre, haciendo la salvedad de que la mayoría de los alsinistas se inclinaron por el denominado partido nacionalista de Mitre.

Es conveniente considerar también que el Senador Nacional por la provincia de Corrientes, Juan Eusebio Torrent, acompañaba a Bartolomé Mitre como candidato a vicepresidente de la Nación y, a pesar de ello, no logró captar mayor adhesión.

Durante el año 1874 se realizaron dos elecciones decisivas para la política electoral: la primera, el 1 de Febrero, para elegir Diputados Nacionales; y, la segunda, el 12 de Abril para electores que elegirían presidente y vicepresidente de la Nación.

El mapa electoral se conformó de acuerdo a las distintas asociaciones electorales de la siguiente manera: Club “San Martín”, de Capital; Club Libertad, de San Cosme; Club “San Luis”, de San Luis del Palmar; Club “General Alvear”, de Empedrado; Club “General Lavalle”, de Saladas; Club “9 de Julio”, de Concepción; Club “General Paz”, de la Esquina; Club de Sauce; Club “3 de Febrero”, de San Miguel; Comité Constitucional de Lavalle; Club “General Belgrano”, de Curuzú Cuatiá; entre otros, todos de filiación mitrista.

Los avellanedistas conformaron los siguientes Clubes en la provincia: Club “Unión Nacional”, de Capital; Comité Electoral de San Cosme; Comité Electoral “Unión”, de San Luis; Comité “Unión Nacional”, de Itatí; Club “Unión Nacional”, de Caá Catí; Club “Unión Nacional”, de San Miguel; Comité Nacional de Empedrado; Comité “Soberanía del Pueblo”, del Distrito de Maloyas; Club “Unión Nacional”, de Mburucuyá; Comité “Unión Nacional”, de San Roque; Comité “Unión Nacional”, de Trinchera de Loreto; Comité “Autonomía Popular”, de Bella Vista.

Los que proponían la candidatura de Adolfo Alsina conformaron las siguientes asociaciones en la provincia: Comité Central de Corrientes; Comité Electoral de Paso de los Libres; Comité Electoral “Independencia”, de Ituzaingó; Club Nacionalista de Saladas; Comité Electoral de Goya; Comité Curuzú Cuatiá; Comité Electoral de la Esquina.

El 10 de Septiembre de 1873 se terminó de constituir en la capital provincial, la Comisión Directiva del Club “Unión Nacional” que sostuvo la candidatura a presidente de Nicolás Avellaneda. Este Club, entre otros ciudadanos, lo conformaban Juan V. Pampín, Nicanor Pujol, Francisco Araujo, Antonio Cabral, Nicanor García de Cossio, Félix Llano, Sebastián Alegre, Santos Insaurralde, Gervasio Gómez, Gervasio González, Federico Roibón, Gregorio Pampín , Tomás Cavia, Justino Solari, Manuel Derqui, Manuel Pedevilla, Manuel Cabral, José M. González, Federico Gauna, Jorge L. Katzenstein, Manuel Díaz. Algunos de ellos ciudadanos de origen liberal y otros del antiguo tronco urquicista.

El periódico “El Argos”, a partir de Agosto de 1873, propone con énfasis la candidatura de Avellaneda, por lo que el Club “Unión Nacional” lograba el brazo difusor para la contienda electoral que se aproximaba.

De acuerdo a un análisis editorial de un periódico correntino, en la provincia actuaban tres grandes sectores políticos bien diferenciados:

El partido liberal; el partido o agregación de los dispersos de los demás partidos, que ha levantado la candidatura de Avellaneda; y el antiguo partido federal, aumentado con algunas personas meritorias (...).
Estos tres partidos, actuando en el estrecho recinto de una provincia despoblada, que apenas cuenta con 140 mil almas, no pueden hacer bien.
Ninguno de ellos, ni el liberal, tiene elementos bastantes para hacer un Gobierno regular, bueno y de progreso. El partido de la candidatura de Avellaneda es el que menos tiene, y el que levantó la de Alsina tampoco podría constituir buen Gobierno(5).

(5) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “La Esperanza”, (Corrientes), del 7 de Mayo de 1874. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Los resultados de las elecciones a Diputados Nacionales fue perfilando el mapa político provincial que regirá aquel año. En las elecciones del 1 de Febrero de 1874, los avellanedistas obtuvieron 2.570 votos; los mitristas, 2.265; y los alsinistas, 1.091.

En estas elecciones, puntualmente en la capital provincial, ocurrieron sucesos que tendrían consecuencias políticas y jurídicas relevantes, alcanzando la instancia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

La Mesa Escrutadora de la capital aceptó el voto de algunos ciudadanos que estaban inscriptos en el Registro Cívico pero no poseían la boleta correspondiente que avalaba la inscripción. Por ello, el Club “San Martín” planteó judicialmente su impugnación de las mismas ante el Juzgado de Sección que estaba a cargo del doctor Luna.

El patrocinio del Club “San Martín” estuvo a cargo de Angel J. Montiel y la defensa de los miembros de la Mesa Escrutadora bajo la responsabilidad del doctor Manuel Derqui. Este último fundamentó su defensa en que “la Mesa Escrutadora está facultada para interpretar la ley, no sólo porque la ley de elecciones le confiere expresamente esa atribución, en el inciso 1 del artículo 28, sino también porque la facultad de interpretar es inherente a la misión de aplicar la ley(6).

(6) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “El Argos”, (Corrientes), del 18 de Marzo de 1874. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

La sentencia en primera instancia rechazó la acusación del Club “San Martín”, la que fue apelada ante la Corte Suprema de Justicia y ésta falló confirmando la sentencia de primera instancia en lo principal, sosteniendo que no ha existido malicia en la interpretación de la ley electoral por parte de los acusados.

VerApelación a la Justicia Federal por supuestas irregularidades de la Junta Escrutadora de la Capital

yFallo de la Corte Suprema de la Nación por incidentes electorales

Para las elecciones de Abril, las tres candidaturas perfeccionaron la organización de sus máquinas electorales a través de los siguientes Clubes Políticos de la capital provincial: los mitristas, en el “Club San Martín”; los avellanedistas, en el “Club Nacional”; los alisinistas, en el denominado Comité Central.

Las elecciones nacionales de 1874 favorecieron a Avellaneda, pero no fueron reconocidas por los mitristas que se sublevaron en armas.

Debido a que los alsinistas correntinos no aceptaron el Acuerdo alcanzado entre Alsina-Avellaneda, optaron por una alianza local con el sector mitrista, por lo que conformaron el “Club del Pueblo” y así prepararon sus estructuras para las futuras elecciones a gobernador y vicegobernador de la provincia a realizarse en el mes de Noviembre(7).

(7) Esta es una actitud reiterada en la cual, en diversas oportunidades, los grupos locales tomaban actitudes distintas a la de sus pares -los clubes de Buenos Aires- logrando así autonomía de criterio y opinión. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Como fruto de la reunión alcanzada, quedó conformada la siguiente Comisión Directiva: Presidente, coronel Fermín Alsina; Vicepresidente 1ro., coronel Wenceslao Martínez; Vicepresidente 2do., Tomás J. Luque; Secretarios, Miguel G. Morel y Carlos Fava; Tesorero, F. Genaro Márquez; Vocales, Victorio Torrent, sargento mayor Francisco Garrido, Simeón Martínez, Francisco C. Meabe, Nicolás Ferré, Lisandro Segovia, Eudoro D. de Vivar, entre otros(8).

(8) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “La Campaña”, (Corrientes), del 5 de Agosto de 1874. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Cabe agregar que algunos investigadores consideran a esta Asociación como iniciadora del partido autonomista correntino; por nuestra parte, no arriesgamos tal afirmación al no contar con pruebas contundentes que la sustenten.

Durante las elecciones presidenciales, las expectativas electorales adquirieron mayor dimensión. Los ciudadanos se volcaron a las urnas en mayor porcentaje que las elecciones pasadas inmediatas. El Acta final del escrutinio fue el siguiente:

* 3.774 votos de los señores Dn. Antonio Molina (avellanedista), Dn. Nicanor Pujol (avellanedista), Dn. Santos Insaurralde (avellanedista), Dn. Modesto Méndez (alsinista), Dn. José M. González (avellanedista), Dn. Nicanor García de Cossio (avellanedista);
* 3.773 votos, Dn. Gervasio Gómez (avellanedista);
* 3.764 votos, Dn. Juan V. Pampín (avellanedista);
* 3.746 votos, Dn. Luciano Cáceres (alsinista), Dn. Tomás Apleyard (alsinista), Dn. Raimundo F. Reguera (alsinista) y Dn. José Luis Madariaga (avellanedista);
* 3.745 votos, Dn. Angel Soto (alsinista), Dn. Valerio Insaurralde (alsinista) y Dn. Manuel Reyna (alsinista);
* 3.515 votos, Dn. Mariano E. Loza (alsinista);
* 2.006 votos, los Sres. Celestino Araujo (mitrista), Isidoro J. Reguera (mitrista), Dn. Cecilio Carreras (mitrista), Dn. Celedonio Ojeda (mitrista), Dn. Simeón Martinez (mitrista), Dn. Victorio Torrent (mitrista), Dn. Juan Bejarano (mitrista), Dn. Cirilo Torres (mitrista), Dn. Félix Delfino (mitrista);
* 2.005 votos, los señores Dn. Roberto Billinghurst (mitrista), Dn. Julio Pessini (mitrista), Dn. Genaro Márquez (mitrista), Dn. Domingo Igarzábal (mitrista), Dn. Vicente Ferré (mitrista), Dn. Manuel J. Calvo (mitrista)
* 233 votos, Dn. Onofre Aguirre (avellanedista);
* 29 los Sres. Dn. Francisco Araujo (avellanedista) y Gregorio Pampín (avellanedista);
* 28 votos, Francisco Solari (avellanedista), Benito Villegas (avellanedista), Tomás Coria (alsinista), Basiliano Ramírez (alsinista) y Gervasio González (alsinista);
* 3 votos, Dn. Melitón Quiroz (mitrista);
* 1 voto, Dn. Nicolás Ferré (avellanedista), Dn. Carlos Avalos (alsinista) y Dn. Antonio Cabral (avellanedista)(9).

(9) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “El Argos”, (Corrientes), del 20 de Mayo de 1874. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Los primeros dieciséis nombres conformaron el Colegio Electoral que sumaron sus votos para proclamar a Nicolás Avellaneda como presidente de la Nación. En todo el país, la formula Avellaneda-Acosta obtuvo en total 146 electores y Mitre-Torrent, 79 electores.

Los brotes sediciosos contra el triunfo electoral de Nicolás Avellaneda dilataron la sucesión local de gobernador, obteniendo posteriormente el triunfo de las urnas una fórmula consensuada entre diversos sectores, siendo electo gobernador José Vicente Pampín -del sector liberal- y vicegobernador José Luis Madaraiga, del antiguo tronco federal.

Esta fórmula representante del llamado “fusionismo” duró tan solo un año en el poder ya que Pampín fallece en Marzo de 1876 y asume Madariaga. El croquis político se modifica inesperadamente, ya que mitristas y liberales en general -que conformaban el oficialismo- pasan a la oposición.

Los momentos cumbres de enfrentamiento político se vivían durante los procesos electorales y en la renovación de las autoridades. Peculiar atención merecen las elecciones gubernamentales del año 1877 que, por su violencia y consecuencias, la tornaron únicas en la historia política correntina.

Información adicional