El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ideas de progreso, leyes para estimularlo, aspiraciones de reacción

Ideas de progreso, leyes para estimularlo, aspiraciones de reacción industrial surgieron y pasaron sin traducirse en hechos. Guardan de ellas memoria los Registros Oficiales. Sobró tal vez pensamiento, pero faltó tino y fue ingrato el tiempo.

Los pequeños pueblos situados sobre la costa del Alto Paraná -distante de los sucesos entorpecedores- acrecentaron sus poblaciones; el beneficio de la yerba mate y la explotación de las maderas de los bosques de Misiones tomaron mayores proporciones.

Eso motivó la creación del Departamente Candelaria (7 de Noviembre de 1870), cuya capital era “Trinchera de San José”, hoy Posadas, que principió como punto de pasaje de haciendas al Paraguay, en 1869.

La navegación a vapor del Alto Paraná, iniciada por el “Misionero”, dio incremento a la nueva circunscripción administrativa. Del trabajo legislativo de entonces quedaron:

* el Código Rural, calcado sobre el deficiente de Buenos Aires;
* la reforma de la Ley de Municipalidades de campaña;
* la separación de las Receptorías de campaña de los Juzgados de Paz;
* la prohibición absoluta de loterías;
* el establecimiento de un Tribunal de primera instancia en lo Civil, Comercial y Criminal con asiento en Paso de los Libres, para Santo Tomé, La Cruz, Libres, Monte Caceros, Curuzú Cuatiá y Mercedes;
* la reforma y refundición -en una sola- de todas las leyes rentísticas, incluso las de carácter municipal.

Según esta última innovación, el Tesoro Provincial se formaba con los impuestos y derechos de:

- Contribución directa (4 por mil),
- patentes (por escala de 8 a 350 pesos fuertes),
- papel sellado (por escala, desde 0,121/2 hasta 12 pesos fuertes),
- Guías de Haciendas (0,121/2 de peso fuerte por animal),
- marca de haciendas (desde 0,25 hasta 15 pesos fuertes),
- elaboración de yerba mate (0,06 fuertes por arroba),
- herencia transversal (3 y 5 por ciento según el grado de parentesco),
- correos (0,03; 0,06; 0,09; 0,25 fuertes),
- examen de mensuras (de 7 a 25 por ciento sobre los honorarios de los agrimensores),
- laudemio (dos por ciento sobre el valor del campo),
- venta y arrendamiento de tierras públicas.

Veinte impuestos locales proveían de recursos a las Municipalidades.

El Poder Ejecutivo fue el iniciador de la mayor parte de las leyes mencionadas, como también de las construcción del actual “Hospital San Juan de Dios” con la base de 3.500 pesos fuertes recibidos de la caridad del pueblo de Montevideo; 2.000, donados por el vicegobernador Baibiene; y 500 procedentes de la venta de bueyes del “Ejército de Corrientes”, vencedor en Ñaembé.

Subvencionó -además- mensajerías y ejecutó obras públicas departamentales.

Información adicional