El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La rebelión de López Jordán. La campaña militar y política

La reacción entrerriana -incubada desde 1861 y alimentada en 1865- estalló en 1870, dirigida por Ricardo López Jordán. Encerrado en un provincialismo estrecho, no comprendió la dimensión del gesto nacional de Justo José de Urquiza, cualesquiera que hayan sido las críticas a su gestión local.

El estilo de la insurrección definía -en verdad- la época en que, mentalmente, se situaba López Jordán. Dos meses después de la visita del presidente Domingo F. Sarmiento, el 11 de Abril de 1870, Justo José de Urquiza, y dos de sus hijos, son asesinados; el primero, en el Palacio San José. Es un crimen político trascendente que registra la historia argentina, aunque no sea el último crimen político.

El jefe sedicioso se hizo nombrar gobernador, pero el presidente Sarmiento intervino la provincia y ordenó la reducción militar de la insurrección, misión encomendada al general Emilio Mitre, a quien dio por segundos a Juan Andrés Gelly y Obes y Emilio Conesa.

- La rebelión jordanista

La rebelión jordanista se desarrolló en la provincia de Entre Ríos y -en menor medida- en la provincia de Corrientes, entre el 11 de Abril de 1870 -fecha del asesinato de Justo José de Urquiza- y el 16 de Diciembre de 1876, fecha de la captura de Ricardo López Jordán, jefe de la sedición. Ricardo López Jordán fue colaborador de Urquiza en el Gobierno de Entre Ríos y durante la Presidencia de éste en Paraná, capital de la Confederación Argentina.

Cuando Urquiza se retiró de la batalla de Pavón, el 17 de Septiembre de 1861, López Jordán no perdonó la acción de su jefe. Entendió que aquél había pactado con el porteño Bartolomé Mitre, posibilitando el triunfo de Buenos Aires y la disolución de la Confederación.

En 1870 finalizó la Guerra del Paraguay, a la que López Jordán se opuso y Urquiza recibió en su Palacio San José al presidente Domingo Faustino Sarmiento, el más encarnizado enemigo de los federales, por lo que López Jordán -ya distanciado de él- se preparó para la insurrección.

El 11 de Abril de 1870 estalló la rebelión; como primer paso, una partida de 50 hombres -al mando de Simón Luengo- penetró en el Palacio San José con el supuesto objeto de apresar a Urquiza, pero éste se defendió a tiros y terminó muerto. Ese mismo día eran asesinados en Concordia también sus hijos Justo Carmelo y Waldino Urquiza, ambos amigos íntimos de López Jordán.

Tres días más tarde, López Jordán fue elegido gobernador por la Legislatura entrerriana por medio de la ley Nro. 29, para completar el período de gobierno de Urquiza. En su discurso de asunción apoyó la rebelión y apenas mencionó, de paso, que “he deplorado que... no hubiesen hallado otro camino que la víctima ilustre que se inmoló”.

- Desafío al presidente Sarmiento

Sarmiento tomó la insurrección y el asesinato como una provocación en su contra y envió a Entre Ríos -en el buque Pavón- un Ejército de Observación, con 400 veteranos de la Guerra del Paraguay al mando de Emilio Mitre, que llegó a Gualeguaychú el 19 de Abril de 1870.

López Jordán consideró la llegada de las tropas nacionales como un acto de agresión y declaró la guerra al Gobierno de Sarmiento con una proclama, el 23 de Abril de 1870:

“(...) ¡Entrerrianos!
“Vuestros Representantes me han elegido para defender la Constitución y esos infames enemigos desconocen y pisotean vuestro Gobierno, vuestros Representantes y la Constitución.
“¡La guerra pues! Esto mandan el honor y la libertad.
“¡Soldados! ¡Pueblo todo de Entre Ríos!
“La guerra, ya que no han querido la paz! ¡La guerra heroica que nos dará en breves días la libertad y el progreso!
“¡El que no defienda a Entre Ríos es un traidor! (...)”.

En tanto, Sarmiento, mientras el Congreso Nacional debatía si debía intervenir o no a la provincia de Entre Ríos, dictó un decreto -el 25 de Abril de 1870- por el que le declaró la guerra como si fuese un país enemigo y denunció a López Jordán y a quienes lo acompañasen, reos de rebelión. En carta a los gobernadores -fechada ese mismo día- Sarmiento expresó:

“Acompaño a V. E. la declaración de guerra que López Jordán, el aleve asesino del gobernador de Entre Ríos, acaba de dar a luz.
“No contento con el crimen con que ha deshonrado a la República proclamándolo por el contrario, como un acto digno de pueblos civilizados, establece por causa de su nuevo atentado el haber penetrado tropas nacionales en Entre Ríos, como en las demás provincias.
“Si tal pretensión hubiera de tolerarse en una de ellas, sería aceptar que (Entre Ríos) es un simple aliado de la Nación y que las leyes de ésta no rigen en aquélla, sin recabar primero el beneplácito de las autoridades locales, aún las nacidas de un acto execrado.
“La declaración de guerra de López Jordán convenció a los legisladores, que el 10 de Agosto autorizaron al Poder Ejecutivo a intervenir la provincia de Entre Ríos por sedición”.

La energía del presidente, su presión sobre los jefes militares para que actuaran rápidamente, sugiriéndoles planes de acción, así como las cuestiones de prerrogativa, motivaron rápidos reemplazos en el comando nacional: J. A. Gelly y Obes, José Miguel Arredondo, Ignacio Rivas.

Luego de sancionada la intervención, el Congreso dictó las leyes 396 y 397, por las que aprobó los decretos de movilización de las milicias de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes:

Departamento de Guerra y Marina

Buenos Aires, Agosto 16 de 1870

Por cuanto:
El Honorable Congreso de la Nación ha sancionado la siguiente Ley:

El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina, reunidos en Congreso, etcétera, decretan con fuerza de

LEY:

Art. 1.- Apruébase el Decreto del Poder Ejecutivo de Abril próximo pasado, que autorizó la movilización de Milicias de las Provincias de Entre Ríos, Buenos Aires, Corrientes y Santa Fe, al objeto de reprimir la sedición armada de don Ricardo López Jordán.
Art. 2.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Dada en la Sala de Sesiones del Congreso Argentino, en Buenos Aires, a los doce días del mes de Agosto de mil ochocientos setenta.

              ADOLFO ALSINA                              MARIANO ACOSTA
               Carlos M. Saravia                                   Ramón B. Muñiz
          Secretario del Senado            Secretario de la Cámara de Diputados

Por tanto:
Cúmplase, comuníquese, publíquese y dése al Registro Nacional.

SARMIENTO
Martín de Gainza

Y de implantación del estado de sitio en Entre Ríos:

Departamento de Guerra y Marina

Buenos Aires, Agosto 12 de 1870

Por cuanto:
El Congreso Nacional ha sancionado la siguiente Ley:

El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina, reunidos en Congreso, etcétera, sancionan con fuerza de

LEY:

Art. 1.- Apruébase el Decreto fecha 2 de Mayo próximo pasado que declaró en estado de sitio la Provincia de Entre Ríos mientras dure la sedición armada de don Ricardo López Jordán.
Art. 2.- El Poder Ejecutivo dará cuenta al Congreso del uso que hubiese hecho de las facultades que le confiere el estado de sitio autorizado por el artículo anterior, tan luego como haya terminado la sedición que lo motivó y, en todo caso, quince días antes de cerrarse el actual período legislativo.
Art. 3.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Dada en la Sala de Sesiones del Congreso Argentino, en Buenos Aires, a los doce días del mes de Agosto de mil ochocientos setenta.

           ADOLFO ALSINA                                  MARIANO ACOSTA
            Carlos M. Saravia                                        Ramón B. Muñiz
        Secretario del Senado                 Secretario de la Cámara de Diputados

Por tanto:
Cúmplase, comuníquese, publíquese y dése al Registro Nacional.

SARMIENTO
Martín de Gainza

- Operaciones militares

Desde que recibió la orden del presidente, el general Emilio Mitre abrió operaciones sobre Entre Ríos por el lado del río Uruguay. Posteriormente, el presidente designó al general Emilio Conesa para que actuase desde las márgenes del río Paraná; al general Juan Andrés Gelly y Obes para que procediese desde Corrientes; y al general Miguel G. Galarza para que reuniese fuerzas dentro de Entre Ríos mismo, obrando todos bajo el comando superior del general Emilio Mitre.

La rebelión quedó así reducida y confinada a la sola provincia de Entre Ríos, no pudiendo López Jordán realizar el pensamiento de invadir a Santa Fe y Córdoba y sublevar a Corrientes. La lucha fue difícil, porque López Jordán esquivó los encuentros decisivos, entreteniendo hábilmente a las fuerzas nacionales con una campaña de guerrillas. Pero, el Ejército Nacional obtendrá costosas victorias: Los Santos, Santa Rosa y Don Cristóbal.

Tres generales habían penetrado en suelo entreriano al mismo tiempo: Emilio Mitre desembarcó en Gualeguaychú y envió a Ignacio Rivas hacia el norte por la costa del Uruguay; Emilio Conesa entró en Paraná; y Juan Andrés Gelly y Obes entró desde Corrientes.

Las fuerzas entrerrianas -estimadas por diversos historiadores con desde 5.000 a 15.000 hombres- eran mucho más móviles, al contar con cabalgaduras, triunfando en pequeños encuentros, pero las nacionales eran superiores en armamento y dirección(1).

(1) Citado por Bernardo Ignacio Salduna. “La Rebelión Jordanista” (2005), p. 280. Editorial Dunken, Buenos Aires. Una estimación moderna, rebaja las fuerzas rebeldes a cinco o seis mil gauchos, a pesar del apoyo de la población entrerriana a López Jordán. A estos hay que incluir al menos mil orientales, ochocientos cordobeses, santiagueños y santafesinos, igual número de correntinos, trescientos brasileños (en su mayoría desertores de la Guerra del Paraguay), quinientos paraguayos (entre refugiados y prisioneros de Yatay y Uruguayana). Esto dejaría sólo unos dos mil combatientes de origen puramente entrerriano. Entre los jordanistas se hallaban unos 500 paraguayos, 800 correntinos, 300 brasileños y 1.800 uruguayos, santiagueños y santafesinos. Muchos de ellos eran desertores de la Guerra del Paraguay y pertenecientes al partido blanco uruguayo.

López Jordán dictó un Bando por el cual imponía “la pena capital a todo argentino -desde los 17 a los 50 años- que no se incorporase a las armas en el término de cuatro días”.

El jordanista Mariano Querencio dominaba Concordia desde el 11 de Abril.

El Ejército Nacional llegó a empeñar hasta 16.000 soldados de línea, además de unidades de la Guardia Nacional de varias provincias.

Las fuerzas rebeldes entrerrianas contaban con 12.000 jinetes deficientemente armados e instruidos.

Los hechos de armas más sobresalientes -en 1870- serán los siguientes:

*.- 20 de Mayo de 1870: combate de Sauce (en el Departamento Nogoyá, cerca del límite con el de Tala). El general Emilio Conesa, con 3.960 hombres (1.200 infantes, 160 artilleros y 2.600 jinetes), derrotó a 9.000 hombres de López Jordán, quien intentaba tomar Paraná.

El general Conesa había sorprendido a López Jordán, y se trabó el combate de Sauce, en el que éste sufrió la pérdida de ciento cincuenta hombres. Es la primera batalla de la historia argentina en que se usaron ametralladoras. Ese mismo día, el coronel Jerónimo Romero ocupaba Paraná.

El 1 de Junio, el coronel Juan Ayala dispersó varias partidas que pretendían sitiar a la ciudad de Paraná.

*.- 20 de Junio: el presidente Sarmiento nombró -por decreto- a Apolinario Benítez como gobernador de Entre Ríos. López Jordán abandona las ciudades y se retira al campo y a los montes.

*.- 27 de Junio: López Jordán toma y saquea Federación. Sarmiento reemplaza a Emilio Mitre por Ignacio Rivas.

A mediados de Julio, la suerte acompañó a los rebeldes: el 12 de ese mes se apoderaron de Concepción del Uruguay y el 13 tomaron Gualeguaychú. Sarmiento se sintió alarmado y, por decreto del 14 de Julio de 1870, relevó a Emilio Mitre del mando superior de las fuerzas y designó en su reemplazo al ministro Martín de Gainza, quien delegó el cargo en Gelly y Obes.

*.- 12 de Julio: López Jordán tomó Concepción del Uruguay, en ese tiempo capital de Entre Ríos. Se retiró inmediatamente.

Siguiéronse varias acciones favorables a las armas nacionales, hasta que el 12 de Octubre el general Ignacio Rivas, al frente de cuatro mil soldados, infligió una seria derrota a López Jordán y a nueve mil de los suyos en el combate de Santa Rosa.

El general vencido tuvo fuerzas, sin embargo, para apoderarse nuevamente de Gualeguaychú, después de una resistencia que duró dieciséis horas. Por este tiempo hubo en el ejército nacional un movimiento de protesta, que el presidente resolvió relevando a Gelly y Obes de la jefatura suprema y poniendo en su lugar a Arredondo.

La cronología es la siguiente:
*.- 19 de Julio: ataque rebelde a Gualeguaychú. Fue rechazado por tropas nacionales.
*.- 23 de Agosto a 17 de Septiembre: los rebeldes son derrotados en los combates de Villa Urquiza (al nordeste de Paraná); Diamante-Palmar (al este de Villaguay); Tala (al oeste de Villaguay); Don Cristóbal (al noroeste de Nogoyá); y Rincón del Quebracho (al este de Paraná).

*.- 12 de Octubre: batalla de Santa Rosa (al este-sudeste de Villaguay). El Ejército del Uruguay, 4.000 hombres con armamento moderno al mando del general Ignacio Rivas, derrota a López Jordán, que contaba con 9.000 hombres. El Ejército Nacional tuvo 36 muertos y 13 heridos y los jordanistas aproximadamente el triple de bajas.

*.- 18 de Noviembre: toma de Villaguay. La ciudad -defendida por 200 guardias nacionales- fue tomada por 1.200 hombres del bando jordanista.

*.- 5 de Diciembre: ataque rebelde a Paraná. El coronel Francisco Borges -al mando de 1.000 soldados- rechazó el ataque de 3.000 jordanistas.

Por fin, el general López Jordán será derrotado en Ñaembé, el 26 de Enero de 1871. La larga rebelión fue vencida, en gran parte por los progresos técnicos del Ejército, el fusil Remington y los cañones Krupp.

López Jordán proseguirá combatiendo hasta mediados de Marzo de 1871, fecha en que huyó al Brasil con unos mil quinientos hombres, única fuerza que le restaba. Con el de López Jordán, desaparece el único Ejército Provincial sobreviviente en el país, cuyo poder hacía temible a su gobernador y jefe.

- Acción de López Jordán en Corrientes. Año 1871

A principios de 1871, López Jordán invadió la provincia de Corrientes. El caudillo entrerriano confió en sus propias fuerzas y se encaminó luego a Corrientes con la intención de reponer en el Gobierno de esa provincia al ex gobernador Evaristo López que, junto con el general Nicanor Cáceres, había combatido a su lado durante toda la lucha.

La romántica empresa le resultó fatal pues, el 26 de Enero de 1871, el gobernador de Corrientes, coronel Santiago Baibiene, lo derrotó en el combate de Ñaembé, matándole quinientos hombres. Sobre el campo de la lucha quedó el cadáver de Simón Luengo. En la acción se distinguió el oficial Julio Argentino Roca, que allí mismo fue ascendido a Coronel.

La cronología es la siguiente:
*.- 26 de Enero: batalla de Ñaembé (12 kilómetros al este de Goya).

López Jordán: 7.000 hombres (6.000 jinetes, 1.000 infantes y 9 cañones); teniente coronel Santiago Baibiene (su segundo era el coronel Julio Argentino Roca, futuro presidente de la Nación, jefe del regimiento 7 de línea que regresaba del Paraguay): 3.000 hombres (7 batallones de infantería y 6 cañones).

Derrota de López Jordán, cuyas fuerzas fueron perseguidas hasta el río Corriente, perdiendo 700 muertos y 550 prisioneros y toda su artillería; Baibiene tuvo 190 bajas, entre muertos y heridos.

*.- 14 de Febrero: combate de Gená (sobre el arroyo del mismo nombre, al oeste de Concepción del Uruguay). Derrota de una agrupación jordanista de 1.500 hombres por el general José Miguel Arredondo.

*.- 6 de Marzo: combate de Punta del Monte (al norte de Gualeguay). El coronel Donato Alvarez, con 600 hombres, derrotó a 900 jordanistas al mando del coronel Alejandro Leiva, dispersándose los rebeldes por los montes e islas del sur.

Después de este combate y ante estas derrotas, con 1.500 hombres, López Jordán abandonó la lucha, huyó y se exilió en el Uruguay primero y luego pasó al Brasil. En su ausencia habrá elecciones en Entre Ríos, pero sin candidatos federales -que estaban prohibidos- y con muy pocos votantes.

El gobernador Emilio Duportal hizo desplazar a todos los federales de todos los puestos públicos, incluso a los sacerdotes y maestros. Las tierras públicas fueron vendidas en subastas “públicas”, reservadas a los amigos del Gobierno; muchos colonos fueron expulsados de sus tierras y la Policía, formada por forasteros, cometió toda clase de atropellos y crímenes.

Avergonzado, Duportal renunció y la provincia quedó en manos de Leónidas Echagüe, hijo del ex gobernador Pascual Echagüe, que no tuvo los problemas morales del anterior.

Pronto, los federales de Entre Ríos, incluso los que no habían apoyado a López Jordán, lo llamaron en su auxilio. En Marzo de 1871, López Jordán cruzó el río Uruguay por Federación para sostener encuentros con sus partidarios y luego regresó al Brasil, instalándose en Santana do Livramento, acompañado -entre otros- por José Hernández, autor del “Martín Fierro”.

Dos años después, en Mayo de 1873, López Jordán invadió nuevamente Entre Ríos, y alzó, otra vez, su bandera revolucionaria. Sarmiento recomendó la represión al ministro, general Gainza, y él mismo intervino en la planificación de las operaciones.

Agregó al Ejército las primeras ametralladoras que se vieron en el país y, por primera vez, se utilizó el ferrocarril para la concentración rápida de tropas. En Don Gonzalo, la revolución fue vencida totalmente.

Información adicional