El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Asesinato del vicegobernador Cabral. Campaña de López Jordán en Entre Ríos

A pesar de los saldos efectivos de la Administración, el período Gelabert estuvo muy lejos de ser tranquilo y propicio al trabajo. A principios de 1873 (25 de Enero) hubo de decretarse sobre organización de la defensa de la provincia ante los rumores de su invasión por López Jordán, que nuevamente levantaba su bandera en Entre Ríos.

Y como si en esta tarea debiese encontrarse solo, el vicegobernador de la provincia, Wenceslao F. Cabral, era asesinado en sus estancias del Departamento de Mercedes, rindiéndosele honores oficiales (decreto del 3 de Febrero de 1873).
Mantilla dice: “Este último fue misteriosamente asesinado en Enero de 1873. Miembros del partido federal compartieron de la situación creada”(1).

(1) Citado por Manuel Florencio Mantilla. “Crónica Histórica de la provincia de Corrientes” (1928), tomo II, capítulo XXVI: “Período Constitucional (1870-1880)”, parágrafo 258. Notas biográficas por Angel Acuña, Buenos Aires. Ed. Juan Ramón y Rafael Mantilla.

El grave suceso se registró apenas dejara el vicegobernador la silla de Gobierno, ya que Cabral estuvo en ejercicio del Poder Ejecutivo -en ausencia del gobernador Gelabert, en la campaña- desde el 23 de Septiembre de 1872 hasta mediados de Octubre del mismo año.

Luego Cabral salió de la capital con el objeto de visitar su establecimiento de Yuquerí, donde tuvo la desgracia de ser asesinado el 30 de Enero de 1873, dándose por motivo opiniones políticas(2).

(2) Citado por Antonio Abraham Zinny. “Historia de los Gobernadores de las Provincias Argentinas” (1987). Ed. Hyspamérica, Buenos Aires

Los vencidos abrieron campaña de oposición tan luego como pasó el tiempo anormal; “La Esperanza”(3), en la capital, y “La Patria”(3), en Goya, eran sus órganos. “La Fusión”(3) y, enseguida, “El Argos”(3), defendían la causa contraria. Habían desaparecido “La Voz de la Patria”, “El Liberal” y “El Inmigrante”(3), periódicos fundados después del movimiento de Mayo de 1868.

(3) Ver la obra del doctor Manuel Florencio Mantilla. “Bibliografía Periodística de la provincia de Corrientes”.

Nueva guerra de Entre Ríos contra la Nación, promovida otra vez por López Jordán en 1873; montoneras levantadas por José Ayala en el mismo año; la insurrección general hecha por el partido nacionalista en Septiembre de 1874, mantuvieron la provincia en tareas militares durante la mayor parte del tiempo que gobernó Gelabert.

- La lucha contra Ricardo López Jordán

Dos años después edl primer levantamiento, en Mayo de 1873, Ricardo López Jordán invadió nuevamente Entre Ríos y alzó -otra vez- su bandera insurreccional.

El presidente Sarmiento recomendó la represión al ministro, general Martín de Gainza, y él mismo intervino en la planificación de las operaciones. Agregó al Ejército las primeras ametralladoras que se vieron en el país y, por primera vez, se utilizó el ferrocarril para la concentración rápida de tropas.

En Don Gonzalo, la insurrección será vencida totalmente.

La movilización de la Guardia Nacional de Corrientes decretada por el presidente de la República fue ampliada por el gobernador de la provincia. En Mayo (12 de 1873) se la organizó en cuatro regimientos de caballería, nombrándose a sus jefes y, con otras unidades, Corrientes puso sus fuerzas al servicio de la Nación, a las órdenes del general Julio Fabián de Vedia.

El propio Gelabert salió a campaña; delegando el P. E. en el presidente primero de la Legislatura, Tomás Vedoya (13 de Junio al 31 de Octubre de 1873), se embarcó para Goya con el batallón Guardia Provincial.

Partió sabiendo que la oposición buscaba aprovechar de la oportunidad para adueñarse de la situación y como el comentario general sindicaba al coronel Aniceto Monzón -de Caá Catí- como uno de los sediciosos, le escribió invitándolo a acompañarlo y, en su defecto, prohibiéndole estorbar la acción de su Gobierno.

La carta le fue entregada en acto público, en la Comandancia de aquél punto, leyéndosela en forma de que el caudillo sindicado no pudiese negarla.

Apenas ausente Gelabert, el 4 de Julio, el coronel Monzón, después de sobornar algunos guardias nacionales del campo que el P. E. había organizado en Caá Catí, se sublevó contra las autoridades constituidas, guareciéndose en los bosques del Departamento, empezando a hacer reuniones con la colaboración de otros jefes.

El Gobierno encomendó al coronel Raymundo F. Reguera la represión del movimiento con fuerzas de la Capital y Lomas pero, mientras éste avanzaba, las tropas de San Luis, Itatí y Mburucuyá -con las que permanecieron fieles en Caá Catí- cayeron sobre el caudillo, venciéndolo en dos combates y haciéndolo prisionero.

Con anterioridad, Monzón había buscado excusar su actitud al levantarse contra el Gobierno, estando éste en lucha con el jordanismo. Al efecto, envió comisionados al general Vedia, al frente de la Guardia Nacional correntina, ofreciéndole 400 hombres, olvidando el carácter recto de Gelabert.

Cuando Vedia quiso intervenir en este conflicto, con el sano propósito de evitar derramamiento de sangre, el gobernador se opuso; exigió la entrega de los comisionados, que incorporó como destinados al Guardia Provincial, asegurando al general Vedia que, mientras contase con elementos para hacerse respetar ocuparía el Gobierno y que en ese carácter no permitiría que el jefe de las fuerzas que puso a sus órdenes contase con más hombres que los que el P. E. le había arbitrado.

Por su parte, el gobernador interino, Tomás Vedoya, exoneró de penas a los rebeldes que se presentasen (decreto del 14 de Julio de 1873) y aprobó la conducta del coronel Reguera (30 de Septiembre de 1873), comisionado para restablecer el orden.

El 14 de Julio de 1873, previa licencia de la Legislatura, el gobernador Miguel Victorio Gelabert se ausentó de la capital por tres meses y medio. Quedó en ejercicio del Poder Ejecutivo -por muerte del vicegobernador Cabral y en ausencia de Gelabert- el Presidente de la Legislatura Tomás Vedoya, desde el 14 de Julio hasta el 31 de Octubre de 1873(4).

(4) Citado por Antonio Abraham Zinny. “Historia de los Gobernadores de las Provincias Argentinas” (1987). Ed. Hyspamérica, Buenos Aires.

- La campaña jordanista en Entre Ríos

En el año 1873 se registra una segunda rebelión de López Jordán. Los hechos más trascendentes de esta segunda campaña son las que siguen:

*.- 1 de Mayo: López Jordán invade Entre Ríos y logra reunir una fuerza de 18.000 hombres sin instrucción y mal armados.

*.- 16 de Mayo: el presidente Sarmiento designó Jefe de las fuerzas de represión al ministro de Guerra, coronel Martín de Gainza, quien las organizó en tres agrupaciones, al mando del general Julio de Vedia y de los coroneles Luis María Campos y Juan Ayala.

Las fuerzas nacionales contaban con armamento Remington, ametralladoras Gatling y cañones Krupp. Como dato de interés histórico, debe mencionarse que en esta campaña participaron los primeros cuatro oficiales egresados del Colegio Militar, los cuales prestaron sus servicios como alféreces en el Regimiento 1 de Caballería de Línea.

- Operaciones de la Agrupación del coronel Campos

*.- 9 de Mayo: combate de Gualeguaychú.
*.- 13 de Mayo: combate de Arroyo Ayuí.
*.- 29 de Junio: combate de Arroyo Lucas.
*.- 17 de Octubre: combate de Gualeguaychú.
*.- 25 de Octubre: combate de Arroyo Atencio.

En las cinco acciones precedentes, la Agrupación del coronel Campos derrotó a los rebeldes jordanistas.

*.- 31 de Octubre: toma de La Paz. Los rebeldes, con un efectivo de 3.000 hombres, tomaron La Paz, que había sido conquistada el 3 de Agosto de 1873 por el coronel Nicolás Levalle.

Los defensores, 500 guardias nacionales al mando del teniente coronel Ricardo Méndez, abandonaron la ciudad sin ofrecer resistencia.

Fue ésta la única derrota del Ejército Nacional en esta campaña.

- Operaciones de la Agrupación del coronel Ayala

Derrotó a los rebeldes en las siguientes acciones:

*.- 23 de Junio: combate del Arroyo de Las Tunas (al este de Paraná).
*.- 30 de Agosto: combate del Arroyo Espinillo (25 kilómetros al este de Paraná).
*.- 8 de Diciembre: combate de Arroyo Talita (al nordeste de Paraná).
*.- 9 de Diciembre: batalla de Don Gonzalo (sobre el arroyo del mismo nombre, 120 kilómetros al nordeste de Paraná).

El Ejército jordanista, que contaba con 6.500 hombres (5.000 jinetes y entre 8 y 10 cañones), fue atacado por el Ejército de Paraná a las órdenes directas del ministro de Guerra, coronel Gainza, que lo derrotó en una acción que duró poco más de cuatro horas.

Los rebeldes tuvieron 250 muertos y otros tantos prisioneros y perdieron todos sus cañones. A estas bajas deben agregarse 300 jordanistas que se ahogaron en el crecido arroyo Don Gonzalo, cuando lo franquearon en retirada. El Ejército Nacional tuvo 100 bajas.

*.- 22 de Diciembre: combate de Nogoyá. Derrota del general jordanista Francisco Caraballo (600 hombres), por el coronel Reinaldo Villar con 300.

A principios de 1874 finalizó la campaña -luego de otros combates desfavorables a los jordanistas- con la huida de López Jordán al Uruguay.

- La batalla de Don Gonzalo. Intervención de tropas correntinas

La guerra de Entre Ríos continuaba. A las fuerzas que se pusieron a las órdenes del general Vedia se agregó una división de caballería comandada por el bravo coronel Azcona la que, si no tuvo la suerte de intervenir en el combate decisivo, actuó con brillantez en encuentros parciales, contribuyendo con eficacia a que los jordanistas cayesen en poder de las fuerzas que los estrechaban.

La batalla de Don Gonzalo, el 9 de Diciemtre de 1873, en que López Jordán fue nuevamente vencido, después de una lucha cruenta, por el Ejército de Operaciones de la zona del Paraná, concluyó esta guerra fratricida.

En ella intervinieron numerosas fuerzas de Corrientes, como para confirmar la tradición gloriosa de Ñaembé. Como entonces también, López Jordán huyó refugiándose en la Banda Oriental.

Antes de Don Gonzalo, y para evitar que López Jordán invadiese a Corrientes -como en 1871- el gobernador Gelabert hizo un nuevo esfuerzo militar: remontó la división de reserva -de la que sólo existía un plantel, bajo las órdenes del coronel Reguera- fuerzas que no midieron sus armas con los sublevados de Entre Ríos y que sirvieron para garantizar el orden y la paz interior de Corrientes y desarmar a millares de los vencidos en Don Gonzalo que penetraron después de la derrota a su territorio.

Al margen de estas operaciones militares, el debate político era intenso. La defensa del oficialismo corrió a cargo del periódico “La Fusión” hasta el 4 de Junio de 1873, en que sus talleres gráficos fueron comprados por el doctor Emilio Díaz y los señores Daniel L. Artaza y Manuel Pedevilla.

Entonces apareció “El Argos” (6 de Julio de 1873), también vocero del P. E. y defensor de la candidatura a presidente del doctor Avellaneda, hasta Mayo de 1874 en que, vendida por el doctor Díaz su parte -en la empresa- al doctor Manuel F. Mantilla, se empieza a combatir al doctor Gelabert.

Es éste un período de luchas apasionadas. Con excepción de “El Inmigrante”, periódico de intereses generales, editado en la capital por Ausonio Bértoli, netamente apolítico (desaparece el 26 de Noviembre de 1873), y “El Noticioso”, del empresario Alfredo Laffont, en su primera época (Enero a Junio de 1873), toda la prensa correntina veía los asuntos a través de preferencias y pasiones preparando el proceso eleccionario.

Información adicional