El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

GOBIERNO DE JUAN VICENTE PAMPIN

La insurrección de los nacionalistas, encabezada por el general Bartolomé Mitre y, en la provincia, por el coronel Plácido Martínez, quedó disuelta en el Rincón de San Gregorio sin mayores consecuencias militares, pero impidió la realización de la elección de electores de gobernador y vicegobernador en los plazos designados por la Constitución., circunstancia que obligó al gobernador en ejercicio, Miguel Victorio Gelabert, a entregar el poder al presidente de la Legislatura, Antonio Cabral, el 25 de Diciembre de 1874.

En una provincia ya pacificada y dando un ejemplo poco común en aquella época, Gelabert se mantuvo prescindente en materia electoral, sin pronunciarse en favor de la candidatura de nadie.

Cabral nombró Ministro General de Gobierno el doctor Mariano Castellanos(1) (federal).

(1) Citado por Manuel Florencio Mantilla. “Crónica Histórica de la provincia de Corrientes” (1928), tomo II, capítulo XXVI: “Período Constitucional”, parágrafo 259. Notas biográficas por Angel Acuña, Buenos Aires. Ed. Juan Ramón y Rafael Mantilla.

Cabral convocó al pueblo para Febrero de 1875. Esa oportuna medida contribuyó a que la elección de los Primeros Magistrados de la provincia se hiciera con la libertad y el reposo necesarios.

Los partidos congregados en el fusionismo consagraron candidatos para la fórmula gubernativa provincial integrada por Juan Vicente Pampín y José Luis Madariaga, jefe del liberalismo oficialista el primero y destacado dirigente federal el segundo.

El 27 de Febrero de 1875 nombró la Junta Electoral gobernador a Pampín y, vicegobernador, a Madariaga, haciéndose la transmisión del mando el día siguiente.

Así, el Domingo 28 de Febrero de 1875 se produjo la transmisión del mando: Juan Vicente Pampín asumía como gobernador de Corrientes y José Luis Madariaga asumía como vicegobernador.

Pampín había nacido en la Ciudad de Corrientes el 25 de Junio de 1818. Tenía 57 años cuando asumió el P. E., constituyéndose en el 23er. gobernador constitucional de la provincia.

Debía gobernar por un trienio, de acuerdo a lo que estipulaba la reforma constitucional de 1864, es decir, hasta Diciembre de 1877.

Electo vicegobernador, José Luis Madariaga acompañaba a Pampín en la fórmula. Madariaga era un destacado dirigente del partido Federal, siendo Pampín jefe del liberalismo oficialista. Ambos eran conspicuos representantes del denominado “fusionismo(2), un acuerdo de gobernabilidad interpartidario, es decir, entre dos grupos políticos diferentes, sistema que ya se había aplicado en Corrientes en 1872.

(2) Al fusionismo no se lo considera un acuerdo de gobernabilidad entre autonomistas y liberales, porque aún el partido Autonomista no se había conformado como tal. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “Liderazgo y Política en Corrientes (Juan Ramón Vidal. 1883 - 1940)” (2005). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Ni bien asumió, Pampín mostró un gesto claramente conciliador. “Gobernaré con los hombres de bien de todos los partidos”, dijo al tomar posesión del mando, buscando en esa declaración una prenda de paz, de reparación y libertad.

Los liberales consideraban -y no aceptaban- lo que consideraban una “política de exagerada intransigencia que entonces oprimía en la República a los vencidos en los campos de batalla” -al decir de Mantilla-, política imputada a Avellaneda y Alsina, opinión encontrada con la de los autonomistas, que sentenciaban la revuelta mitrista del 74 como “destructiva de la educación democrática del pueblo que sembró la semilla de la sedición”, tal como la definió Carlos Pellegrini años después.

Si bien Mantilla señala que al flamante gobernador “todos le sabían patriota sin odio ni rencores, de antecedentes políticos y personales respetables, equitativo y justo con sus mismos adversarios(3), hay que tener en cuenta que asumir como gobernador siendo jefe del liberalismo oficialista, conformando una fórmula que respondía al acuerdo celebrado -en el orden nacional- por las fuerzas que tuvieron las candidaturas presidenciales de Nicolás Avellaneda y Adolfo Alsina, no era nada fácil. El único camino que Pampín podía recorrer era el de la concordia.

(3) Citado por Manuel Florencio Mantilla. “Crónica Histórica de la provincia de Corrientes” (1928), tomo II, capítulo XXVI: “Período Constitucional”, parágrafo 259. Notas biográficas por Angel Acuña, Buenos Aires. Ed. Juan Ramón y Rafael Mantilla.

Pasado poco más de una semana, tras mantener conversaciones con los diferentes actores, Pampín nombró ministros, el martes 8 de Marzo de 1875(4), al doctor Juan Manuel Rivera (liberal), en Gobierno; y al doctor Genaro Figueroa (federal), en Hacienda e Instrucción Pública.

(4) Según Mantilla los nombramientos ministeriales fueron el 8 de Marzo de 1875; Hernán Félix Gómez, en su obra: “Los Ultimos Sesenta Años de Democracia y Gobierno. 1870-1930” (1931). Ed. L. J. Rosso, Buenos Aires), señala que fue el 9 de Marzo.

Ambos funcionarios no permanecerán mucho tiempo en sus cargos ya que los dos renunciarán a sus funciones el 1 de Mayo y, en reemplazo, serán nombrados el doctor José Luis Cabral y Nicanor García de Cossio -ambos liberales- en Gobierno y Hacienda e Instrucción Pública, respectivamente(5)

(5) Citado por Manuel Florencio Mantilla. “Crónica Histórica de la provincia de Corrientes” (1928), tomo II, capítulo XXVI: “Período Constitucional”, parágrafo 259. Notas biográficas por Angel Acuña, Buenos Aires. Ed. Juan Ramón y Rafael Mantilla.

El alejamiento de Rivera de sus funciones ministeriales obedeció a que había sido electo diputado nacional en las elecciones de Febrero de 1874, incorporándose al Congreso, pero el cambio de ministros fue la primera señal de resquebrajamiento en el tablero político del momento, ya que los funcionarios reemplazantes obedecían solamente al liberalismo, lo que en la práctica significaba un principio de disolución del “fusionismo” y la reorganización -desde el P. E.- de la política liberal.

- Pampín y la política de conciliación

Al Gobierno de Juan Vicente Pampín le cupo la tarea de llevar a cabo -en el orden provincial- la política de conciliación que en el orden nacional inició el presidente Nicolás Avellaneda. Se amnistió a los rebeldes de ayer, aunque Plácido Martínez se vio excluido por el proceso que se le seguía por haber dispuesto de los fondos de la Aduana Nacional de Goya. La amnistía no comprendía a los delitos conexos.

La política de conciliación de Pampín puede sintetizarse en la frase que dijo cuando asumió el mando: “Gobernaré con los hombres de bien de todos los partidos”.

En lo político buscó la reconstrucción del partido Liberal, llamando a los hombres más distinguidos del liberalismo nacionalista a colaborar en el Gobierno y entregándoles situaciones importantes como la Jefatura Política de Goya.

Hay que recordar que el coronel Manuel Obligado, Jefe de la Frontera del Chaco, con residencia oficial en El Rey -frente a Goya- vivía normalmente en esta ciudad y que era un agente de la política presidencial, por lo que puede leerse en el nombramiento de un “nacionalista” en la Comandancia de Goya como una bandera de combate.

La política oficial era secundada por “El Argos”, reaparecido a principios de 1875 (4 de Abril) y, en cierto modo, por “La Campaña”, escrita por los doctores M. G. Morel y José Eusebio Torrent, y “La Patria”, de Goya.

En 1875 fue dictada una ley que declaraba la necesidad de la reforma constitucional(1).

(1) Citado por Federico Palma. "Corrientes. 1862 - 1930".

Información adicional