El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

GOBIERNO DE JOSE LUIS MADARIAGA

- El partido federal ocupa el P. E. con el gobernador Madariaga

La muerte del gobernador José Vicante Pampín (9 de Marzo de 1876) y la asunción del P. E. por el vicegobernador José Luis Madariaga, hizo concebir esperanzas de que había de volverse a la conciliación del fusionismo.

El vicegobernador Madariaga se recibió del poder el 23 de Marzo de 1876. Al asumir la gobernación, ya venía siguiendo las inspiraciones del doctor Manuel Derqui, reorganizando las fuerzas del partido federal. Es el 24to. gobernador constitucional de la provincia. Había nacido en la capital correntina el 4 de Mayo de 1816. Tenía 60 años al ocupar el P. E.

Fueron sus ministros:

* doctor José Luis Cabral, Gobierno; y Nicanor García de Cossio, Hacienda e Instrucción Pública, Marzo 23 de 1876.
* El 6 de Abril renunciaron ambos; se nombró Ministro General al doctor Severo Fernández; y
* el 10 de Julio, a Sebastián Alegre, Hacienda e Instrucción Pública.
* El 2 de Abril de 1877 renuncia Alegre y es nombrado en su reemplazo el doctor Manuel Derqui, quien renunció el 12 de Noviembre, quedando Fernández de Ministro General(1).

(1) Todo citado por Manuel Florencio Mantilla. “Crónica Histórica de la provincia de Corrientes” (1928), tomo II, capítulo XXVI: “Período Constitucional”, parágrafo 260. Notas biográficas por Angel Acuña, Buenos Aires. Ed. Juan Ramón y Rafael Mantilla.

- Grieta en la política de “fusión”. Modificaciones en la marcha del Gobierno

El punto de inflexión en que se registra el quiebre de la política de “fusionismo” se registra cuando los ministros designados por Pampín, doctor José Luis Cabral y Nicanor García de Cossio, renunciaron el 6 de Abril de 1876 nombrándose Secretario General al doctor Severo Fernández.

El cambio obedecía a un curioso incidente, revelador del antagonismo de los hombres. Mientras se dirigía a la Casa de Gobierno el ex gobernador Miguel Victorio Gelabert, de indiscutible prestigio ante el vicegobernador recién exaltado a la Primera Magistratura -Madariaga- fue asaltado el 5 de Abril (1876) como a las 9 de la mañana, por un grupo de ciudadanos (Mosqueda, Jefe de Policía de Pampín; Dionisio Salas: Juan Manuel Rivera; N. Sicar; y N. Millán).

Oportunamente defendido por el capitán Solís, pudo llegar a la Casa de Gobierno, requerir la presencia de la fuerza pública y solicitar del gobernador Madariaga medios de castigo.

El procedimiento de intimidación se extendió al doctor Severo Fernández, agredido en la vía pública, revólver en mano, por el doctor Manuel Florencio Mantilla y a quien salvaron dos distinguidas matronas (Dolores Hidalgo de Toledo y Luisa Blanco).

La actitud del gobernador Madariaga, que repudió estos excesos producidos en las filas de los hombres del oficialismo, trajo naturalmente el alejamiento de los liberales (los amigos del ex gobernador Pampín), que formaron en la oposición, teniendo de hecho, su vocero, en “El Argos”, periódico de copropiedad del doctor Mantilla.

Esta serie de circunstancias pusieron en la vereda de la oposición a los liberales nacionalistas o mitristas, junto a los liberales -que habían pertenecido al círculo de Pampín- produciéndose -de hecho- la disolución de la “fusión”.

Cambió el personal de la Administración, se apartó absolutamente de la política de su antecesor, reprodujo las prácticas y el sistema de gobierno de Evaristo López. Todo volvió al aspecto sombrío. Le servía y le apoyaba sin reservas el partido federal”, dirá Mantilla en su “Crónica Histórica...”.

Los vencidos y los vencedores de 1872 tuvieron -de esa suerte- íntegramente reproducida la situación derrocada por ellos en 1868 pero, en vez de la unión de entonces, los separaban en dos cuerpos errores y faltas de que, únicamente ellos, eran responsables.
Los unos, denominados liberales y, los otros, nacionalistas, combatieron por separado la Administración de Madariaga, que no hacía diferencia para oprimirlos por igual, pues consistía su conato en arraigar el predominio de los federales”, señalará luego.

- El levantamiento de López Jordán y su incidencia en Corrientes

A mediados de 1876, no bien completaba el P. E. el cuadro de sus hombres, con la designación (10 de Julio) de Sebastián Alegre como ministro de Hacienda e Instrucción Pública, se produce el tercer levantamiento de López Jordán en la provincia de Entre Ríos.

Madariaga movilizó 200 guardias nacionales (12 de Agosto) regularizando el servicio de fronteras con un régimen que aliviaba esa carga ciudadana, pero la crisis política interna se agudiza.

Conforme al decreto nacional que puso en estado de sitio a las cuatro provincias litorales, Madariaga lo establece el 28 de Noviembre de 1876 y, como la oposición -aprovechando de esta emergencia- extendiera sus ataques de irrespeto para los ciudadanos que en esos momentos encarnaban el principio del orden, se tomaron medidas para acallar su prensa.

El tercer levantamiento de López Jordán en la provincia de Entre Ríos favoreció el desarrollo de los procedimientos arbitrarios. Tras declarar el Gobierno Nacional el estado de sitio en las cuatro provincias del Litoral, Madariaga aplicó duramente a sus opositores las facultades de excepción; cerró los periódicos “El Argos” y “La Campaña” e impuso quietud y silencio.

“El Argos” (30 de Noviembre de 1876) y “La Campaña” (principios de 1877), clausuraron sus ediciones, circunstancia que contribuyó a posibilitar la política de conciliación que inicia en esos días el presidente Avellaneda.

La “política de conciliación” iniciada por el presidente aplacó transitoriamente el grado de violencia en Corrientes, facilitando que volviesen a la vida activa los partidos de oposición. Aparecieron entonces los periódicos “La Libertad”, “La Patria” y “El Constitucionalista”.

Por acuerdo de la oposición fue reconstruido el partido liberal, proponiéndose después al del Gobierno una patriótica inteligencia de las dos fuerzas, conforme se había realizado en la capital de la República.

El partido federal, que en ésa adoptó la denominación de autonomista, se negó a celebrar compromiso de ninguna clase. La elección de gobernador estaba inmediata; corría el mes de Septiembre de 1877 y Madariaga terminaba el 25 de Diciembre del mismo año.

- Labor administrativa en los años 1876 y 1877

Corresponde decir cuál fue la labor administrativa del período de Madariaga. Esta, con el apoyo del partido federal y la oposición de los nacionalistas (mitristas) y liberales, ofrece saldos favorables a pesar del encono de las pasiones:

* se disminuyó a cuarenta centavos el adicional a la contribución directa para el fondo de escuelas;
* bajóse a siete centavos el impuesto a la arroba de yerba mate;
* fueron restablecidos los impuestos de guías y de marcas;
* reglamentóse, por la Legislatura, la recaudación de las rentas;
* la influencia del Ferro Carril Nord Este Argentino, cuya primera sección entre Monte Caseros y Federación se había librado al público en 1875 (20 de Abril), trajo en la zona del Uruguay un abundante bienestar.
* no fue ejecutada la Ley de Educación Común por razones de economía: “Habría causado una fuerte erogación al Fisco”, decía el Mensaje gubernativo anual de 1876. La Inspección de Escuelas las dejó a la discreción y buena voluntad de los maestros, de lo que resultó gran abandono y anarquía en el plan de los estudios, los textos y el sistema de enseñanza.

El Gobierno descuidó también el ramo; según autorizados datos estadísticos, a mediados de 1878 existían 110 escuelas del Estado y municipales, y 27 particulares con 4.763 niños las primeras y 775 las segundas. Las bibliotecas populares no recibieron su renta propia.

La Deuda Pública en “bonos” aumentó -con tres emisiones- de 114.967 pesos fuertes, del 5 y del 6 por ciento de interés anual; el Presupuesto de Gastos ascendió a $ 387.201; la recaudación mayor de impuestos fiscales produjo 221.197, y la de rentas por contratos con particulares, 98.173 pesos fuertes.

* el Poder Ejecutivo reformó el Reglamento de los yerbales;
* celebró un Tratado de Extradición de Criminales con las provincias de Entre Ríos y Santa Fe;
* mandó delinear los pueblos Laguna Brava e Itá Ibaté;
* solicitó de la Legislatura una ley de imprenta;
* con autorización legislativa contrató la edificación de un Mercado en la capital;
* construyó algunos modestos edificios en la campaña;
* ayudó obras de reparación y construcción de templos en la misma;
* gestionó que el Poder Ejecutivo Nacional suspendiese los efectos de una concesión de tierras hecha por él, con mengua de los derechos de la provincia;
* mandó coleccionar y publicar los documentos justificativos de la propiedad y jurisdicción territorial de Corrientes.
* la Legislatura creó el Departamento San Javier (7 de Noviembre de 1877) en territorio desmembrado de Santo Tomé;
* autorizó cambiar campos fiscales por edificios para escuelas y oficinas públicas;
* aprobó un Reglamento interno para el Superior Tribunal de Justicia;
* reorganizó los Tribunales de primera instancia, haciendo cesar a los jueces que los desempeñaban;
* destinó a la fundación de pueblos agrícolas once lugares aparentes en Misiones;
* facultó al Poder Ejecutivo para conceder a una empresa particular cuatro lotes de colonias en las márgenes del Alto Paraná;
* suprimió varias Municipalidades.
* obras públicas, como la muralla sobre el Paraná, en la capital; una tablada en Curuzú Cuatiá; la fundación del pueblo de Paso de la Patria; el reajuste y régimen normal de las comisarías de campaña; leyes como la reglamentación de la profesión de abogado y notables mejoras en la educación, con un censo escolar a cargo de las Municipalidades, nuevas escuelas en San Miguel, Sauce, Capital y Santo Tomé y subvención a colegios particulares, son saldos de la poca obra constructiva que los acontecimientos permitieron.

- El Tratado de Paz con el Paraguay

El saldo negativo de este bienio, para la provincia, está representado por la promulgación hecha por el Gobierno Nacional (7 de Julio de 1876), del Tratado de Paz entre la Argentina y el Paraguay, suscripto el 3 de Febrero de 1876.

Por él se reconocían, como argentinos, los territorios de Misiones hasta el Paraná y los del Chaco hasta el Pilcomayo, dejando al fallo del presidente norteamericano Rutherford B. Hayes la cuestión sobre propiedad del territorio comprendido entre la margen oriental del Pilcomayo y el río Verde, que este árbitro falló a favor del Paraguay, el 12 de Noviembre de 1879.

El Tratado de Paz promulgado sacrificaba los derechos de Corrientes al territorio comprendido entre el Paraná, el Paraguay y el Tebicuary, que poseyó la ciudad durante la época colonial y sobre cuyo dominio hacía reservas periódicas.

Desde principios de 1877 (2 de Abril) el P. E. contó con la colaboración del doctor Manuel Derqui, nombrado ministro de Hacienda por renuncia de Sebastián Alegre.

Información adicional