El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Derrocamiento del Gobierno de Jujuy por el Ejecutivo

El 8 de Octubre de 1879, Roca imitó la actitud de Sarmiento con el propósito de facilitar al presidente la elección de colaboradores y acto seguido partió para Córdoba, donde estableció el Comité Central de su candidatura.

El 9, Avellaneda constituyó su último Gabinete alrededor de la recia personalidad del doctor Carlos Pellegrini, que llenó el Ministerio de Guerra y Marina. Acompañaron a éste: el doctor Benjamín Zorrilla, en el Ministerio del Interior; Lucas González, en el de Relaciones Exteriores; y el doctor Miguel Goyena, en el de Justicia, Culto e Instrucción Pública.

Por pedido del presidente, en el ramo de Hacienda continuó Plaza, testigo impasible de las grandes mutaciones ocurridas. Todos los ministros pertenecían al Partido Autonomista Nacional.

Entretanto, los insurgentes de Jujuy consolidaban precariamente sus posiciones. Habían designado gobernador provisorio a Fenelón Quintana y se aprestaban a instalar un nuevo Gobierno.

El 13 de Octubre, Quintana denunció en un manifiesto la injerencia que habían tomado las autoridades de Salta en los asuntos locales y censuró la doctrina causante del mal, impuesta por el Congreso de 1878, al atravesar “por uno de esos períodos de extravíos tan frecuentes en las Asambleas populares(1).

(1) Quintana. “Exposición de los motivos que justifican la revolución de Jujuy”, en “El Argentino” (Tucumán), Nro. 262, Noviembre 6 de 1879. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIV: “Decapitación de Buenos Aires”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Inmediatamente, al trascender que Torino se aparejaba a sustituir la acción federal, Avellaneda acordó con sus ministros la Intervención, “a los objetos de los artículos 5to. y 6to.”, basábase en que las dos ramas del Congreso habían coincidido en la necesidad de Intervenir, disintiendo sólo en cuestiones de forma(2). El texto del decreto de Octubre 15 de 1879 es el siguiente:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Octubre 15 de 1879

Considerando:
1.- Que el Poder Ejecutivo propuso al Honorable Congreso la sanción de un proyecto de ley que lo autorizaba a Intervenir en la provincia de Jujuy, acompañando los telegramas de requisición que le habían sido dirigidos por el gobernador Torino y exponiendo los acontecimientos que tenían lugar en aquella provincia y sus antecedentes;
2.- Que si bien el proyecto sometido al Honorable Congreso no ha sido sancionado, el voto de una y otra Cámara ha sido unánime en cuanto a la necesidad de la Intervención, diferiendo solamente en los términos que debía conferirse la autorización competente al Poder Ejecutivo;
3.- Que subsisten las causas que motivaron el mensaje y proyecto de ley del Poder Ejecutivo, como las que originaron este voto unánime de las dos Cámaras,
El Presidente de la República,
En Acuerdo General de Ministros,

Decreta:

Art. 1.- Queda Intervenida la provincia de Jujuy a los objetos de los artículos 5to. y 6to. de la Constitución Nacional.
Art. 2.- Nómbrase Interventor al Señor Presidente del Senado de la Nación, doctor don Benjamín Paz.
Art. 3.- Dénse las instrucciones acordadas, impártanse las órdenes correspondientes, comuníquese, publíquese y dése al Registro Nacional.

AVELLANEDA
B. Zorrilla, Lucas González, V. de la Plaza, Miguel Goyena, Carlos Pellegrini

Como había divergencia acerca del medio a escoger, salvábaselas empleándolos a todos simultáneamente. El 20 de Octubre, previa excusa del presidente del Senado, doctor Benjamín Paz, el presidente confió la Intervención al doctor Uladislao Frías, por entonces ministro de la Corte Suprema:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Octubre 20 de 1879

El Presidente de la República

Decreta:

Art. 1.- Nómbrase Interventor Nacional en la provincia de Jujuy al Señor Ministro de la Suprema Corte de Justicia, doctor don Uladislao Frías.
Art. 2.- Expídansele las instrucciones acordadas, comuníqeese, publíquese e insértese en el Registro Nacional.

AVELLANEDA
B. Zorrilla

El día 23, la Legislatura de Salta convocó algunas milicias, “para hacer respetar la soberanía de la provincia, amenazada por fuerzas de Jujuy(2); el 26 se efectuaron elecciones de legisladores jujeños y el gobernador provisorio demandó garantías al ministro del Interior contra un presunto ataque del Gobierno vecino(3); el 2 de Noviembre se designaron los Electores; el 9 fue inaugurada la Legislatura; y el 17, Torino provocó el combate de Tres Cruces, favorable a su causa, en el que -a trueque de sesenta muertos- logró plantear la duda acerca de su ponderado desprestigio.

(2) [Moisés Oliva]. “Mensaje del gobernador de la provincia a las Honorables Cámaras Legislativas al abrir sus sesiones ordinarias en Octubre de 1880” (1880), p. 5. Ed. Imprenta del Comercio, Salta.
(3) Quintana. Telegrama al ministro Zorrilla (Octubre 26 de 1879), en: “Protesta del pueblo de Jujuy contra la injerencia criminal de las autoridades de Salta en las cuestiones internas de esta provincia” (1879), p. 5. Ed. Imprenta del Estado, Jujuy
// Todo citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIV: “Decapitación de Buenos Aires”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

A los cuatro días, Frías se posesionó del Gobierno, declarando que conservaba los empleados existentes(4).

(4) Frías. Resolución, en: “La Tribuna”, Nro. 8.826, Diciembre de 1879. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIV: “Decapitación de Buenos Aires”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Enseguida se dedicó a las tareas de aquietar los ánimos e indagar los títulos de las autoridades derrocadas. Fruto de su estudio fue la resolución del 6 de Enero de 1880, en la cual, luego de estatuir que la destitución de legisladores operada en 1878 era el origen de las dificultades, anuló ese acto como quebrantador de los principios, reconoció por legisladores a los ciudadanos que en aquella época revestían ese carácter y, conforme a que el período de la mitad de ellos hubiese expirado, convocó al pueblo a elecciones(5).

(5) Frías. Resolución, en Archivo del Ministerio de Gobierno, Justicia e Instrucción Pública de Jujuy. Ningún diario de Buenos Aires aludió a esta resolución, que se menciona aquí gracias a una deferencia del ex ministro provincial, señor Manuel Sarmiento, y del Director del Archivo, señor Domingo Hurtado. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIV: “Decapitación de Buenos Aires”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

En tanto, abstúvose de reconocer al gobernador depuesto, quien protestó ante las demás provincias, pidiéndoles que juzgasen la forma como se realizaban los recursos nacionales de amparo:

La Intervención -dijo- requerida y acordada por el Gobierno Federal para reponer las autoridades derrocadas por la sedición, ha venido a sancionar el derrocamiento de los poderes legales(6).

(6) Torino. “Nota circular a los gobernadores” (Enero 9 de 1880), en: “Boletín Oficial” (Corrientes), Nro. 114, Enero 15 de 1880. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIV: “Decapitación de Buenos Aires”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Designio primordial del Comisionado era el restablecimiento de la paz, ya por la renuncia del gobernador, ya por la aceptación -de parte de éste- de una Legislatura opositora.

Torino rechazó ambas soluciones y Frías solicitó su relevo. Su reemplazante, Diputado Nacional, doctor Vicente Saravia, de acuerdo con la nueva Legislatura, presidió elecciones de gobernador y el 1 de Abril puso en posesión de dicho cargo a Plácido Sánchez de Bustamante, figura patriarcal en Jujuy y respetada en la República entera.

El texto del decreto de Febrero 13 de 1880 es el siguiente:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Febrero 13 de 1880

Por cuanto el Señor Ministro de la Corte Suprema Nacional, doctor don Uladislao Frías, ha manifestado con reiteración que los deberes de su Ministerio e inconvenientes personales, que el Gobierno no puede desatender, le impiden continuar desempeñando las funciones de Comisionado Nacional para Intervenir en la provincia de Jujuy,
El Presidente de la República

Decreta:

Art. 1.- Nómbrase Interventor Nacional en Jujuy al ciudadano, doctor don Vicente Saravia.
Art. 2.- El nuevo Comisionado procederá con arreglo a las instrucciones expedidas a su antecesor.
Art. 3.- Comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional.

AVELLANEDA
B. Zorrilla

El 29 de Marzo,el Ejecutivo había dispuesto que la Intervención cesase y. tiempo después. recompensó los servicios de Frías y Saravia:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Marzo 29 de 1880

Hallándose terminados los objetos de la Intervención Nacional en la provincia de Jujuy y teniendo en cuenta, por otra parte, la aproximación de las elecciones para Presidente y Vicepresidente,
El Presidente de la República

Ha Acordado y Decreta:

Art. 1.- Desde el 1 de Abril cesa la Intervención Nacional en la provincia de Jujuy, debiendo así declararlo el Señor Interventor por un decreto que expedirá al efecto en la fecha indicada.
Art. 2.- Comuníquese, publíquese y dése al Registro Nacional.

AVELLANEDA
B. Zorrilla

El decreto de Mayo 13 de 1881 es el siguiente:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Mayo 13 de 1881

Habiéndose terminado satisfactoriamente por los Interventores en Jujuy, doctores don Uladislao Frías y don Vicente Saravia, la misión que el Gobierno confió a su patriotismo y habiéndose rendido por dichos Señores las cuentas por las sumas que recibieron para gastos de la Intervención, las cuales han sido aprobadas por el Gobierno;
Y siendo por lo tanto llegada la oportunidad de recompensar los servicios prestados por los interventores,
El Presidente de la República

Decreta:

Art. 1.- Acuérdase al doctor don Uladislao Frías la suma de dos mil pesos fuertes como remuneración por sus servicios.
Art. 2.- Acuérdase la misma suma al doctor don Vicente Saravia por igual título.
Art. 3.- Dénse las gracias a dichos señores por los importantes servicios que han prestado al país y muy principalmente a la provincia de Jujuy, cuya paz han consolidado de conformidad con las instrucciones del Poder Ejecutivo.
Art. 4.- Comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional.

ROCA
A. del Viso

Avellaneda comunicó al Congreso que las sangrientas convulsiones en que se debatía la provincia lo forzaron a intervenir “para proceder a su pacificación(7) y, en un artículo de diario se jactó de su conducta:

(7) Avellaneda. Mensaje al Congreso (Mayo 17 de 1880), en: H. Magrabaña, “Los Mensajes (Historia del desenvolvimiento de la Nación Argentina redactada cronológicamente por sus gobernantes. 1810-1910)”, tomo III, p. 516. Buenos Aires, Comisión General del Centenario, 1910, (5 volúmenes). // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIV: “Decapitación de Buenos Aires”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Las ideas del señor Sarmiento -expresó- han prevalecido completamente... Eran las ideas del Presidente, que éste había consignado en su Mensaje al Congreso y que ejecutó a pesar de la salida del Ministro.
El gobernador Torino no fue repuesto. La Legislatura fue renovada. Estos actos se ejecutaron bajo los auspicios de la Intervención...(8).

(8) Avellaneda. “Escritos y Discursos”, tomo XI, p. 424. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIV: “Decapitación de Buenos Aires”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Los asuntos de Jujuy habían desinteresado al público desde la última crisis ministerial. La prensa de Buenos Aires, sobre abstenerse de comentar los hechos, ni siquiera dio noticias cabales; fue excepción “El Nacional”, donde Sarmiento escribió unas líneas ensalzando la obra de los Comisionados.

Información adicional