El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Fin de la Intervención larga en La Rioja

Las jornadas de Junio repercutieron moralmente en La Rioja, asegurando la victoria de Almonacid.

El conflicto ya derivó en aquella dirección mientras Sarmiento fue ministro. Por ese entonces, la Legislatura, sostenida por el Gobierno Federal, convocó al pueblo para llenar una de sus bancas; el comisionado Viejobueno, a quien su carácter de interino le vedaba actuar libremente, solicitó la venia ministerial; y Sarmiento contestó que la Legislatura no era ejecutora de sus leyes ni podía absorber facultades del gobernador, “tan legal como ella en el ejercicio de sus funciones(1).

(1) Sarmiento. Telegrama al comisionado Viejobueno (Septiembre 30 de 1879), en: “Senado”, sesión de Agosto 26 de 1880. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIV: “Decapitación de Buenos Aires”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Esta decisión sumió al Cuerpo en la impotencia, pues Almonacid lo consideraba como inexistente, reconociendo al que había creado. Cuando Zorrilla se recibió de ministro, Viejobueno acudió a Buenos Aires, le informó que la injerencia carecía de objeto y no regresó más a La Rioja.

Al inaugurar el Congreso de 1880, Avellaneda dijo que la Intervención estaba “representada por un Teniente y veinte soldados encerrados en su cuartel”, que se limitaban a mantener el orden, porque no les era lícito avocarse el conflicto local, remediable sólo por el Juicio Político(2).

(2) Avellaneda. Mensaje al Congreso (Mayo 17 de 1880), en: H. Magrabaña, “Los Mensajes (Historia del desenvolvimiento de la Nación Argentina redactada cronológicamente por sus gobernantes. 1810-1910)”, tomo III, p. 516. Buenos Aires, Comisión General del Centenario, 1910, (5 volúmenes). // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIV: “Decapitación de Buenos Aires”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

El 7 de Junio, Almonacid abrió las sesiones de la Legislatura que le era adicta:

La Intervención de los Poderes Públicos de la Nación -expuso- cuando es atentatoria a los principios, cuando sale de la órbita de sus únicas atribuciones fijadas en los artículos 5to. y 6to. de la Carta Fundamental y cuando sobre todo contrae el ejercicio de sus funciones a derrocar un poder que el pueblo respeta, como ha sucedido con la que aún soportamos, no da otros resultados prácticos que los muy tristes, por no decir ridículos, que han presenciado este pueblo y la Nación toda”.

Objetó enseguida la manifestación presidencial de que la Intervención continuaba para garantir el orden: ¿Era creíble un oficial y veinte soldados fuesen fuerza material bastante para imponer al pueblo de La Rioja?(3). El Almonacid acabó su azaroso período.

(3) [V. Almandos Almonacid]. “Mensaje del gobernador de La Rioja a la Honorable Legislatura en el acto de la apertura de las sisiones ordinarias” (1880), p. 4. Ed. “El Interior”, Córdoba. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIV: “Decapitación de Buenos Aires”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

A fines del mismo mes -conforme se explicó antes- la Cámara de Diputados desaprobó el diploma de Colina y admitió en su lugar a Vega; el primero había sido presidente de la Legislatura que la Nación apoyaba y, el segundo, había actuado como ministro de Almonacid.

Poco después, el Senado discutió los Poderes de cuatro ciudadanos electos por La Rioja -dos por cada Cuerpo- y rechazó a los cuatro.

Las razones ya desenvueltas por Sarmiento sirvieron en la ocasión para desconocer a la Legislatura hasta entonces amparada: eran ilegales los títulos de los legisladores electos sin injerencia del gobernador. El comisionado declaró ilegítima también -como era lógico- a la otra Corporación(4).

(4) “Senado”, sesión de Septiembre 2 de 1880. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIV: “Decapitación de Buenos Aires”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Tras este pronunciamiento, los senadores Rafael Igarzábal, J. Martín Leguizamón y Benjamín Paz propusieron que la intervención continuase hasta organizar una tercera Legislatura(5).

(5) “Senado”, sesión de Septiembre 27 de 1880. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XIV: “Decapitación de Buenos Aires”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Las dos ramas del Congreso adhirieron a la idea sin discusión. El Ejecutivo promulgó la ley y designó Comisionado al Fiscal Federal de Santa Fe, doctor P. Nolasco Arias.

* El texto dela ley Nro. 1.067, de Octubre 20 de 1880, es el siguiente:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Octubre 20 de 1880

Por cuanto:
El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina, reunidos en Congreso, etcétera, sancionan con fuerza de

Ley:

Art. 1.- La Intervención Nacional continuará en la provincia de La Rioja al objeto de organizar el Poder Legislativo de la misma por la elección de sus catorce Representantes.
Art. 2.- La Intervención cesará una vez instalada la Legislatura.
Art. 3.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Dada en la Sala de Sesiones del Congreso Argentino, en Buenos Aires, a catorce de Octubre de mil ochocientos ochenta.

                       FRANCISCO B. MADERO                    VICENTE P. PERALTA
                           Carlos M. Saravia                                 J. Alejo Ledesma
                      Secretario del Senado                   Secretario de la Cámara de Diputados

Por tanto:
Téngase por Ley de la Nación, comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional.

ROCA
A. del Viso

* El decreto de Noviembre 15 de 1880 es el siguiente:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Noviembre 15 de 1880

En ejecución de la ley del 20 de Octubre pasado,
El Presidente de la República

Decreta:

Art. 1.- Nómbrase Interventor Nacional en la provincia de La Rioja, con retención de su actual empleo, al Procurador Fiscal de la Sección de Santa Fe, doctor don Pedro N. Arias.
Art. 2.- Expídansele las instrucciones acordadas, comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional.

ROCA
A. del Viso

Este llegó a La Rioja el 29 de Noviembre, presidió los comicios ordenados e instaló a los nuevos legisladores el 2 de Enero de 1881.

Ese día terminó la Intervención, iniciada hacía más de dos años.

Información adicional