El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Tibio apoyo a la candidatura de Saturnino M. Laspiur

La Cuestión Corrientes -como se dio en llamarse al problema de esta provincia- resquebrajó la estructura de la Conciliación y puso en evidencia que ésta no había fructificado en el Interior del país. El presidente Nicolás Avellaneda se lamentaba por lo ocurido en Corrientes, en carta a Manuel Derqui, del 2 de Febrero de 1878:

No conozco cuestión más desgraciada. Todo se ha comprometido, hasta la Conciliación.
Todo lo que se ha hecho con la mejor buena voluntad, ha salido mal(1).

(1) Cuestión Corrientes. “Correspondencia del presidente de la República” (1878), Buenos Aires. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes, Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

Y esto lo decía antes de que se produjeran los enfrentamientos armados que culminaron con la caída de Derqui, ¡lo que habrá pensado después!

Terminada, aparentemente, la lamentable situación correntina, en el orden nacional comenzó a agitarse el ambiente político con bastante antelación con respecto a las elecciones presidenciales, con el barajar de nombres para las futuras candidaturas.

La prensa porteña rápidamente tomó posiciones favorables a ciertos nombres y de ataque a otros. Julio Argentino Roca y Carlos Tejedor -ministro de Guerra y Marina del Gobierno Nacional y gobernador de Buenos Aires, respectivamente- se perfilaron en primera lìnea; pero Saturnino Laspiur -ministro del Interior- apareció, aunque más tímidamente, como una tercera alternativa.

La figura de Roca gozaba de simpatías en casi todas las provincias y, desde Córdoba, el gobernador Antonio del Viso y el doctor Miguel Juárez Celman -concuñado del General- montaron la maquinaria electoral para apoyarla, anudando lo que muy acertadamente se dio en llamar “Liga de Gobernadores”.

La Conciliación se romperá en breve tiempo, sin embargo, cuando surgió la candidatura presidencial de Julio Argentino Roca, que se suponía apoyada por Avellaneda y, nuevamente, se volvió a hablar de “revolución”.

El acontecimiento que dará a Roca una base de opinión y de influencia en Buenos Aires fue la fundación del Partido Autonomista Nacional, con la fusión de las fracciones del autonomismo -acaudilladas por Aristóbulo del Valle, Dardo Rocha y Antonino Cambaceres- que se opondrán a la candidatura de Carlos Tejedor y sostendrán los nombres de Sarmiento, Roca y Bernardo de Irigoyen; la fracción de Martín de Gainza, continuará la Conciliación con los nacionalistas.

Así pudo Roca contar con el apoyo de esos núcleos influyentes en la opinion porteña y el periódico “El Nacional”, dirigido por Aristóbulo del Valle y Miguel Cané, fue así un poderoso órgano roquista. Julio A. Roca y Carlos Pellegrini serán, durante un cuarto de siglo, los máximos dirigentes de la política nacional a través del P. A. N.

El diario “La Nación”, órgano del mitrismo, atacó duramente a Roca y a la política encubierta a favor de su candidatura, pidió la renuncia y planteó la alternativa: “o ministro o candidato(2).

(2) Periódico “La Nación”, edición del 31 de Diciembre de 1878. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes, Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

Mientras tanto, las autoridades correntinas no se definían por ninguno de los posibles candidatos y causaban desconcierto en roquistas y tejedoristas.

El doctor Manuel Florencio Mantilla, en carta del 5 de Diciembre al coronel Santiago Baibiene -ex gobernador de la provincia- le decía que, en Buenos Aires, parecían estar sorprendidos porque Corrientes no se definía por un candidato a la presidencia de la República, pues estaban creídos que la sedición armada que se había hecho -y que derrocó al Gobierno de Manuel Derqui- era eminentemente para eso, pero las autoridades correntinas consideraban que era conveniente callar hasta que la incógnita se despejara más.

Finalmente, se creía que si se realizaba un acuerdo entre autonomistas y nacionalistas en el orden nacional, cosa que se consideraba dificil, la cuestión estaría arreglada, puesto que no habría enfrentamiento por la presidencia y no se estaría en la disyuntiva de tener que optar por un candidato(3).

(3) Archivo General de la Provincia de Corrientes. Correspondencia Copiador Nro. 2 - Años 1878-1880, Folio 21. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes, Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

También Mantilla, en misiva a Ezequiel Paz del 11de Diciembre, en la que -por lo que dice después, Paz le pediría que se proclamara en Corrientes la candidatura del doctor Laspiur, pero Mantilla concluía que, si bien era amigo del ministro y lo consideraba, “uno de los hombres más puros que tenemos en la República y merecedor de ocupar los más altos cargos”, él no podía, por su posición de ministro del Gobierno correntino, ni siquiera inmiscuirse indirectamente en asuntos electorales.

Consideraba que patrocinar una candidatura “sería no sólo faltar a mi deber, sí que también incurrir en lo mismo que condené y combatí como simple ciudadano”. Además consideraba que proclamada ya la candidatura de Laspiur, se obligaría a éste a renunciar a la cartera del Interior, cuando aún faltaban dos años para que terminara el período de Avellaneda y eso no sería conveniente(4).

(4) Archivo General de la Provincia de Corrientes. Correspondencia Copiador Nro. 2 - Años 1878-1880, Folios 29, 35. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes, Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

En la misma fecha que la anterior, Mantilla le escribió a su amigo porteño Norberto Quirno Costa, y en un párrafo le decía:

Corrientes no ha hecho la revolución para hacer presidente a fulano o sutano, sino para garantizarse en vida y contribuir a la formación de un Gobierno Nacional humano y liberal; todo lo que tenga olor a mazhorca nos enferma(5).

(5) Archivo General de la Provincia de Corrientes. Correspondencia Copiador Nro. 2 - Años 1878-1880, Folio 41. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes, Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

Ese 11 de Diciembre parece que fue prolífico en cartas de Mantilla, tratando el asunto de las candidaturas. En otra, dirigida al coronel José I. Arias, entre otras cosas, él expresaba:

Activen el arreglo entre autonomistas, liberales y nacionalistas (...). Ezequiel Paz me ha escrito proponiéndome la candidatura de Laspiur, lo mismo que Quirno Costa.
Le contesto que no puedo meterme; uno es un mediador en esos asuntos; pero que en mi opinión, la provincia aceptará ese candidato si él es proclamado(6).

(6) Archivo General de la Provincia de Corrientes. Correspondencia Copiador Nro. 2 - Años 1878-1880, Folio 43. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes, Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

Era evidente la cautela que se guardaba con respecto a la proclamación de apoyo a un candidato, porque no se quería dar pasos apresurados que pudieran acarrear problemas futuros a la provincia. Pero cuando la Convención de los partidos conciliados de Buenos Aires eligió, el 23 de Abril de 1879, al gobernador boanerense Carlos Tejedor, como candato a presidente, y a Saturnino Laspiur, para vicepresidente, los liberales correntinos decidieron apoyar a ambos candidatos, aunque invirtiendo la fórmula y, a partir del 1 de Mayo de 1879, comenzó a aparecer en la primera plana del periódico “La Libertad” la siguiente propuesta:

Candidato de Corrientes / para Presidente de la República / Dr. Saturnino M. Laspiur / para Vicepresidente / Dr. C. Tejedor".

Y este aviso se repetiría en los números siguientes, hasta principios de Septiembre de ese año, cuando Laspiur renunció a su candidatura.

Ese pronunciamiento de los correntinos por la fórmula a la inversa, determinó que algunos periódicos de Buenos Aires comenzaran a apoyar la candidatura de Laspiur al primer término de la fórmula y éste, que no había aceptado ni rechazado la candidatura a la vicepresidencia, porque lo primero hubiera entrañado su renuncia al Ministerio que ocupaba, comenzó a abrigar la esperanza de pasar al primer término de la fórmula.

Tejedor, impresionado por la decisión de los correntinos y consciente de la frialdad existente en torno de su nombre, prsentó la renuncia a su candidatura el 14 de Junio pero, como no se le dio curso, insistió el 31 de Julio, más el comité conciliador se la rechazó.

Por su parte Laspiur, a pesar de su indefinición con respecto a su candidatura, no pudo conservar el Ministerio porque, al aprobar el Congreso un proyecto sobre el retiro de la Intevención a la provincia de La Rioja, de la que él esperaba que tambièn apoyara su candidatura, disgustado renunció y envió una carta a Avellaneda con duras acusaciones, por tolerar las maniobras políticas del ministro Roca.

Tejedor, disgustado por el alejamiento de su compañero de fórmula del Ministerio del Interior y su reempalazo por Domingo Faustino Sarmiento -adversario de sus aspiraciones- expidió decretos sobre organización de las milicias provinciales, como si el país estuviera en vísperas de una guerra.

Por su parte, el presidente de la República, sintiendo amenazada su autoridad, concentró nuevas tropas de línea en la ciudad de Buenos Aires. El enfrentamiento entre ambos Gobiernos comenzaba a ahondarse y el Gobierno de Corrientes se inclinó a tomar partido por el bonaerense.

El periódico “La Libertad”, de Corrientes, en su edición del 17 de Agosto de 1879, hizo alusión a que “Buenos Aires y Corrientes están entendidos” y “se han estrechado afectuosamente las manos”, comenzando luego el rompimiento de lanzas con el Gobierno Nacional al hacer cargos al presidente Avellaneda de ser, con su polìtica que favorecía a uno de sus ministros (Roca), el causante de la inestable situación del país y de las nubes de tormenta que se avecinaban(7).

(7) Periódico “La Libertad”, (Corrientes), edición del 14 de Agosto de 1879. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes, Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

Los conflictos que se desencadenaron en Buenos Aires y Corrientes, a mediados de 1880, ya estaban gestados con casi un año de anterioridad.

El 14 de Julio de 1879, Manuel F. Mantilla escribió una carta al coronel José I. Arias, que puede ser considerada clave, porque en ella se hacía mención implícita al acuerdo entre los liberales correntinos y el militar porteño, cuando decía:

Han pedido la proclamación de la combinación hecha en Buenos Aires, pero aún no se ha resuelto nada, esperando su palabra y la de Laspiur(8).

(8) Archivo General de la Provincia de Corrientes - Dr. Manuel Florencio Mantilla - Correspondencia Copiador Nro. 3 - Años 1878-1880, Folios 349-350. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes, Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

Más adelante, consideraba que era necesario no irritar a Avellaneda, ni provocar su desconfianza, apurándose a proclamar la candidatura de Tejedor; que mientras se apoyase la de Laspiur, el presidente Avellaneda estaría tranquilo y que, como en ningún caso se votaría a Roca, Sarmiento o Bernardo de Irigoyen, cuando ya no hubiera nada que temer, se votaría por Tejedor, siempre que renunciara Laspiur.

Finalmente, en Agosto de 1879, el doctor Laspiur decidió renunciar a su candidatura presidencial proclamada por el oficialismo correntino y por partidarios cordobeses, quedando en el segundo término de la fórmula con Tejedor.

Esta actitud desconcertó un poco a los correntinos y los llevó a adoptar una posición cautelosa con respecto al apoyo a otro candidato, máxime que lo más claro que había hasta ese momento era la candidatura de Roca y no había necesidad de apurar una decisión que podía acarrear probleams en el futuro.

Mantilla le decía, en una carta del 23 de Agosto de 1879, al senador nacional Juan Eusebio Torrent, que la renuncia de Laspiur a su candidatura agravaba la situación, conviniendo seguir en la actitud reservada que se tenía hasta ese momento, sobre todo que él creía que Roca se iba hacia la Presidencia, porque nadie hacía nada para detenerlo, y que no era prudente entonces ponerse de punto con él con la proclamación de candidaturas que nada agregarían a lo que estaba sucediendo(9).

(9) Archivo General de la Provincia de Corrientes - Dr. Manuel Florencio Mantilla - Correspondencia Copiador Nro. 3 - Años 1878-1880, Folios 395-397. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes, Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S.R.L., Corrientes.

Información adicional