El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Gestiones correntinas de alianza con Buenos Aires

En los primeros meses del año '79 comenzó a tomar cuerpo en las autoridades correntinas una especie de manía persecutoria, con la idea de que afuera de la provincia se tramaban conspiraciones contra ellas. Sobre esto, decía Mantilla al coronel Baibiene, en una carta del 9 de Abril:

Los asuntos políticos de fuera de la provincia van tomando un carácter alarmante, pues los trabajos electorales para la elección del Presidente se precipitan, amenazando trastornar el orden público de algunos Estados.
Los preparativos bélicos que se hacen en la provincia vecina de Entre Ríos, la ingerencia que en ellos toma el ministro de Guerra (se refería a Roca), la cooperación prestada por el gobernador de Santa Fe, las denuncias formales y repetidas de la prensa de Buenos Aires, hacen desconfiar seriamente al Gobierno de estarse preparando un plan contra Corrientes, plan que no es difícil llevarse a efecto, según sea el resultado del escrutinio de las elecciones provinciales de Buenos Aires(1).

(1) Archivo General de la Provincia de Corrientes - Dr. Manuel Florencio Mantilla, Correspondencia Copiador Nro. 2 - Años 1878-1880, Folio 42. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes,Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S. R.L., Corrientes.

Pero ocurrió que esta última prevención de Mantilla no tuvo asidero, puesto que en la provincia de Buenos Aires, en elecciones amañadas como las de aquella época, triunfaron los autonomistas puros sobre los conciliados, que apoyaban a Tejedor, y no se produjo ninguna acción contra Corrientes.

Pero, a pesar de esto, el periódico “La Libertad” siguió batiendo el parche de la posible invasión a Corrientes y, a mediados de Agosto, acusaba formalmente a fuerzas de Entre Ríos, las que estarían listas para llevarla a cabo.

Aunque también hacía referencia a una posible invasión de emigrados correntinos exiliados en el Paraguay y manifestaba su desconfianza por la actitud que pudiera asumir el Gobierno Nacional, al cual consideraba desafecto al Gobierno de Conientes(2).

(2) Periódico “La Libertad”, (Corrientes), edición del 17 de Agosto de 1879. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes,Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S. R.L., Corrientes.

Planteada esta situación de inseguridad, el gobernador Felipe José Cabral decidió mandar una carta a su colega de Buenos Aires, el 17 de Agosto, manifestándole la conveniencia de entenderse para garantizar la autonomía de las dos provincias, aunque declarándole que el oficialismo correntino no se “entremetería ni entrometería” en asuntos electorales.

Ante esto último, Tejedor no vio con claridad a qué iba dirigida la alianza, si su candidatura no era apoyada, y expresó que era la cuestión electoral la que entrañaba peligro para ambas provincias. Cabral le contestó, el 12 de Septiembre, declarándose convencido

de que era una cuestión electoral la tratada, cuestión que envolvía peligros y que eran estos (los peligros) y no aquélla (la cuestión electoral) los que lo impulsaban a buscar acuerdo; en lo que respecta al fin de la alianza, manifestaba ignorar contra quién era ella, bastándole decir que fuese a favor del libre voto en las provincias de Corrientes y Buenos Aires y, el adversario, aquél que intentase atacar de hecho o ahogar ese voto(3).

(3) Hernán Félix Gómez, “Los últimos Sesenta años de Democracia y Gobierno en la provincia de Corrientes. 1870-1930” (1931), p. 105. Ed. L. J. Rosso, Buenos Aires. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes,Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S. R.L., Corrientes.

Tejedor demoró la respuesta, pues era ridículo que un Gobierno, que se decía prescindente en materia de candidaturas, repudiando a los oficialismos electores, propusiese una alianza de Gobiernos para que sus pueblos votasen libremente porque, ¿quién intervendría en su propia jurisdicción para presionar por determinado candidato, si no fuese el propio Gobierno?

Entonces, el doctor Manuel F. Mantilla, ministro de Gobierno de Corrientes, se trasladó a Buenos Aires para gestionar ante las autoridades de ésta la concertación de la dichosa alianza pero, en un principio, no tuvo éxito. Recién cuando el Gobierno correntino se decidió a apoyar a la candidatura de Tejedor, siguiendo la sugestión del coronel José Inocencio Arias, obtuvo una contestación alentadora por parte del Gobierno bonaerense.

El periódico “La Libertad”, en editorial del 7 de Septiembre, titulado “Las candidaturas”, hablaba de la tensión existente entre el Gobierno Nacional y el de la provincia de Buenos Aires y decía:

En cuanto a Corrientes, debe, una vez que la candidatura del Dr. Laspiur ha desaparecido de la lucha por un acto propio (...), proclamar, sin pérdida de tiempo, la del Dr. Tejedor (...) y cualquiera sea la suerte de la candidatura de Tejedor, ya sin inconvenientes de compromiso, debe adherirse a ella, aunque más no fuera como una protesta contra la candidatura oficial del general Roca, sostenida por el presidente de la República contra la Constitución y las prácticas republicanas(4).

(4) Periódico “La Libertad”, (Corrientes), edición del 7 de Septiembre de 1879. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes,Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S. R.L., Corrientes.

La decisión estaba tomada y, el 14 de Septiembre de 1879 el Club Constitucional (liberal) dio un Manifiesto por el cual hacía pública su decisión de sostener las candidaturas de Tejedor a la Presidencia de la República y de Laspiur a la Vicepresidencia. Posteriormente, los Clubes liberales del Interior de la provincia fueron adhiriendo también a esas candidaturas, siendo el primero en hacerlo el Club Sufragio Libre, de Mercedes, seis días después.

Evidentemente, esta proclamación costó un poco y fue hecha porque no había más remedio, como surge de una carta de Mantilla a Santiago Baibiene:

La proclamación de Tejedor ha sido una necesidad heroica para el Partido Liberal de la provincia, porque sin ella se retiraban de la lucha nacional, Tejedor y la Conciliación...(5).

(5) Archivo General de la Provincia de Corrientes - Dr. Manuel Florencio Mantilla, Correspondencia Copiador Nro. 2 - Años 1878-1880, Folios 398-401. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes,Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S. R.L., Corrientes.

Y en carta al coronel Raymundo Fernández Reguera, de la misma fecha, 8 de Octubre, Mantilla le decía que los partidos conciliados y el gobernador de Buenos Aires pensaban defender a Corrientes como a Buenos Aires misma(6).

(6) Archivo General de la Provincia de Corrientes - Dr. Manuel Florencio Mantilla, Correspondencia Copiador Nro. 2 - Años 1878-1880, Folios 398-401. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes,Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S. R.L., Corrientes.

Y, por fin, tuvo Corrientes la media palabra de Tejedor, por medio de un telegrama de éste a Nicolás Ferré, del 16 de Septiembre de 1879:

Recibí telegrama del 15.
La proclamación en esa provincia señala una nueva faz de la cuestión: la lucha es hoy seria y nacional, y la sostendrán los pueblos libres; antes era yo libre de renunciar: hoy no desertaré el puesto sino en el interés y con el consentimiento de todos(7).

(7) Periódico “La Libertad”, (Corrientes), edición del 2 de Octubre de 1879. // Citado por Antonio Emilio Castello, “Corrientes,Tejedor y la Revolución de 1880” (2002). Ed. Moglia S. R.L., Corrientes.

Pero, a pesar de esa proclamación, las gestiones para la concertación de una alianza no fructificaban. Una gestión personal en Buenos Aires del vicegobernador correntino, el doctor Juan Esteban Martínez, para obtener dinero y armas, no tuvo éxito.

Confiábase demasiado en el poderío de Buenos Aires, olvidando que, ya en los tiempos de Pavón, hubo que dividir la fuerza nacional mediante la concordancia con otra provincia -Santiago del Estero- cuya actitud hostil retuvo parte de ella. Reducido a sus propios recursos, el gobernador Felipe J. Cabral elevó las plazas policiales y convocó las milicias, con aprobación de la Legislatura.

El 12 de Mayo de 1880, frente a un pedido angustioso de armas y dinero, Tejedor prometió satisfacerlo, previa la firma de un Tratado formal. Cabral dio poderes a Mitre, quien selló con Tejedor una alianza defensiva y ofensiva; más, bloqueada ya la ciudad, no pudieron salir los socorros, ni siquiera el senador Baibiene y el esforzado Arredondo, que debían comandar las huestes correntinas.

Información adicional