El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La educación en Corrientes. Período 1810-1852

A partir de 1810, la referencia a las escuelas alude a las establecidas en los conventos; una resolución de los últimos tiempos virreinales (24 de Julio de 1799) había clausurado las escuelas del Cabildo, suprimiendo el estipendio que se abonaba a los maestros(1)(2).

(1) Elvira Fernández de Demarchi. “La educación en Corrientes (período 1588-1810)”, nota publicada en el fascículo Nro. 4 “Corrientes en la Cultura Nacional”, de la publicación “Todo es Historia”, dirigida por Félix Luna, en Abril de 1986.
(2) Hernán Félix Gómez. “La educación común entre los argentinos. (1810-1934)” (1935), Documentación citada en Archivo Histórico de Corrientes. Imprenta del Estado.

Iniciada la época independiente, el Cabildo reclamó, en defensa del derecho a la educación, la estancia Rincón de Luna, ex patrimonio jesuítico “como un fondo o propiedad municipal de escuelas”, de acuerdo con el documento que elevara al Gobierno General de Buenos Aires, en 1812, y del cual obtuviera respuesta favorable, aunque problemas políticos imposibilitarán concreciones.

Recuérdense los años de guerra de la época de Artigas (1814-1820) y de la República Entrerriana (1820-21).

“Reivindicó su personalidad estadual”, la Ley del 29 de Diciembre, dictada por el Congreso Constituyente de 1821, encargaba al gobernador de la provincia, “establecimientos de escuelas de primeras letras, para la ciudad y partidos de la campaña y el restablecimiento de la escuela de Latinidad” (Art. 11) con el producido de la estancia Rincón de Luna (Art. 12).

El segundo Congreso General, reunido en 1824, suprimió la gestión educativa del Cabildo, otorgándola ahora a los poderes Ejecutivo y Legislativo, al mismo tiempo que designaba como segundo gobernador al coronel Pedro Ferré “con quien se inicia la acción orgánica de la educación común”.

Es lógico inferir de lo desarrollado, que la educación estaba lejos de satisfacer las exigencias de la época.

Ferré, deseoso de hacer partícipes a sus comprovincianos de los beneficios de la educación y la cultura, propicia la sanción de leyes

* ordenando nombramientos de maestros en distintos Departamentos;

* decretando la obligatoriedad de la educación de la infancia;

* solicitando autorización al Congreso Permanente para la fundación de una Escuela de Primeras Letras, de acuerdo con el método lancasteriano y otra especializada en Dibujo y Matemáticas (Ley del 12 de Mayo de 1826);

* pidiendo la creación de un Cuerpo enseñante de Instrucción Pública, encargado exclusivamente de la enseñanza y educación en todo el territorio pro­vincial (Ley del 21 de Noviembre de 1826), al que acompañará oportunamente de magnífico Mensaje, destacando la necesidad de la formación y jerarquización docente, entre otros.

Esa su preocupación por la educación la sintetizó en su Mensaje al Congreso Provincial (4 de Diciembre de 1827). Allí afirmaría entre otros:

“El Gobierno ha creído que un templo y una escuela en cada aldea debían ser los monumentos que la Provincia debía levantar a la libertad”.

Reelegido en virtud de su obra de gobierno, nuevos problemas políticos lo llevaron a representar a su Provincia. Finalizado su segundo mandato, en 1833, destaca en su nuevo Mensaje al Congreso Provincial (28 de Noviembre de 1833), lo actuado y lo que no había podido concretar por falta de maestro: la cátedra de Filosofía y el aula de Latinidad.

Habría de cumplir aún otro manda­to entre 1839 y 1842, durante el cual solicitaría el restablecimiento de la cátedra de Gramática Latina (Ley del 16 de Febrero de 1841); la formación del Colegio de “Nuestra Señora de Las Mercedes”, de carácter secundario al que afectaba los 1.500 pesos anuales que les asignara por Ley del 27 de Diciembre de 1833; la erección de la Universidad de San Juan Bautista (Ley del 12 de Febrero de 1841), frustrados por la guerra contra Juan Manuel de Rosas.

Gobernadores posteriores(3) conservarán parte de los logros de Ferré. No eran tiempos para mayo­res innovaciones. Recién a partir de 1852 se abriría un nuevo período para la educación correntina, pro­tagonizado entre otros por el doctor Juan Gregorio Pujol.

(3) Federico Palma. "Cronología de gobernadores correntinos (1588-1963)" (1964), Archivo General de la Provincia, Cuader­nos de Historia, Serie I, Nro. 1, Corrientes.

Información adicional