El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Póra

por Guillermo Perkins Hidalgo

 

El vocablo póra significa en guaraní “duende o fantasma”, co­mo ypóra“fantasma del agua” y ka’a póra “fantasma del bosque”. El póra es el alma, el espíritu, el háli­to, la sombra o la esencia del Mal o del Bien, lo demoníaco o lo santo, que entra en un cuerpo cualquiera, que se posesiona de una planta, de una piedra o de un pájaro, por ejemplo, para fijar su naturaleza dominante.

Entre las plantas que tienen póra, alma, espíritu o fan­tasma, se señalan a la palmera, el banano o pakova y a la yerba mate o ka’a. Entre los pájaros con póra, se registra al kavure (búho, lechuza) y al picaflor o mainumby.

El póra del kavure es traidor o diabólico, porque esta especie ornitológica, de color overo, como la lechuza, aunque más pe­queña, atrae con su canto a sus congéneres alados, para devorar después al que le agrade. Con la pluma del kavure, se prepara un paje de amor, para perder a las guainas o doncellas lindas, en be­neficio del hombre interesado en poseer este famoso talismán de carácter donjuanesco.

El póra del picaflor es benéfico, porque tiene influencia sobre la salud y el progreso económico de la persona, en el umbral de cuya casa se debe enterrar su diminuto cuerpo, como paje propiciatorio de buena suerte general.

Con la raíz del árbol del ka’a o la yerba mate, se prepara un paje para tener amigos leales en el cla­ro camino de la vida, porque tam­bién es una planta con póra bueno, como el banano o pakova y la pal­mera, cuya virtud se recuerda en la leyenda de los ao-ao.

Por esta mis­ma creencia, es que a los niños lac­tantes se les debe friccionar el cuerpo con polvo de yerba mate, para que sean buscados, en su exis­tencia, por amigos fieles y since­ros.

La única piedra con póra es la pidra imán, la ita karu“la piedra que come” de los guaraníes. Así pensaba de ella Tales de Mileto, el viejo sabio de Grecia. Se afirma que la piedra imán, trae buena suerte para la paz, la concordia y la economía de la familia. Por eso el paisano correntino cree reforzar su poder, preparando con ella un paje simpático, mezclado con cuentas de coral y pedazos de ace­ro, como agujas, y hojas chicas de cortaplumas, para que le sirvan de alimento, porque la ita karu, como su nombre lo indica, es la piedra que come...

Entre las varias oraciones que corren a su respecto, hay una que expresa lo siguiente:

¡Poderosa piedra imán,

tú, que tanto bien hiciste,

como a otros, gloria diste,

dame a mí ventura y pan!

Al paje con la piedra imán hay que hacerlo escuchar por lo me­nos una Misa, para que reciba en ella, la bendición de Dios.

Informante: Juan Pío Monzón, 85 años, Colonia Pellegrini, Departamento San Martín.

 

Nota

“Leyendas y supersticiones del Iberá. Origen de los bienes culturales”, por Perkins Hidalgo, Guillermo - Nota aparecida en el fascículo 7 “Corrientes entre la leyenda y la tradición”, de la publicación “Todo es Historia”, colección dirigida por Félix Luna, en Octubre de 1987.

Información adicional