El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Chesy

por Guillermo Perkins Hidalgo

 

La leyenda ornitológica del chesy es muy semejante a la del karãu, la más típica de Corrientes, aunque no encierra en su trama, la pasión por la danza.

En ella in­tervienen, una madre enferma y un hijo desobediente y despreocupa­do.

A pedido de la autora de sus días, el joven protagonista sale a buscar remedios, pero como le gusta mucho la fruta, se detiene an­te un pictórico duraznero que encuentra en el camino.

Mientras tanto, su madre muere olvidada. Tupã, que lo ha visto todo desde el cielo, lo condena entonces a vivir llamándola eternamente, converti­do en el triste pájaro de su nombre.

El chesy es arisco y no se deja ver con facilidad. Su impre­sionante y monótono canto

-”che sy, che sy”“mi madre, mi madre”- se oye principalmente en No­viembre, en el mes de los Santos y de los muertos.

Nota

“Leyendas y supersticiones del Iberá. Seres metamorfoseados”, por Perkins Hidalgo, Guillermo - Nota aparecida en el fascículo 7 “Corrientes entre la leyenda y la tradición”, de la publicación “Todo es Historia”, colección dirigida por Félix Luna, en Octubre de 1987.

Información adicional