El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Chajá (Chahã)

por Guillermo Perkins Hidalgo

 

Dos hermanas, dos jóvenes mujeres, estaban lavando a orillas de un arroyo. Jesús y San Pedro, que pasaban por allí, manifestaron necesidad de beber. La respuesta fue alcanzar a los desconocidos una calabaza con agua jabonosa. Después de agregar algo, que las lavanderas no entendieron, los ca­minantes siguieron viaje. De pron­to, las dos notaron con espanto, que se iban alivianando, que sus pier­nas se afinaban poco a poco, que sus vestidos se transformaban en plumas grises, sus bocas en pi­cos, sus brazos en alas...

Entonces una de ellas gritó: - ¡Jaha, jaha! (¡Vamos, vamos!)

Y las pícaras castigadas, se alejaron volando. Eran ya el macho y la hembra, era ya la primera pareja de chajáes que surcaba el espacio del Parana guasu.

Tal es la leyenda más difundi­da.

 

Otras versiones

 

* Existen otras versiones, aun­que desarrolladas sobre el mismo tema de la sed y donde sólo cam­bian los protagonistas de la rogati­va.

En una, por ejemplo, son la Vir­gen y el Niño los que aparecen. En otra es Jasy, la Luna, la que surge en el cuadro, con la tierna carga de un kunumi o pequeño.

El poeta Carlos Alberto Castellán, hijo de Mercedes, en su premiada leyenda en verso sobre el chahã, donde emplea el Taraguy ñe’ẽ o lenguaje de Corrientes con el sello característico de su fonéti­ca, localiza su origen en la profun­da y vasta depresión lacustre del Iberá (Yvera): “¿Sintió? ¡Son las hermanas, aquéllas son hermanas que allá por las edades de un tiempo que ni sé, jueron las solas dueñas de estos lugares, donde por su maldá denguno quiso poner el pie!”

Marcos Sastre, en el capítulo VIII de “El Tempe Argentino”, tiene un admirable artículo sobre el picaflor y el chahã, tan distintos en su tamaño y en sus costumbres, pero también tan útiles al hombre.

En su oficio de guardián prin­cipal del campo, el chahã es como un capitán, que tiene como ayudan­te al tero.

Informantes: Pedro Leiva, 53 años, cazador. Colonia Galarza. // Silvio Martínez, 72 años. Santo Tomé.

 

Nota

“Leyendas y supersticiones del Iberá. Seres metamorfoseados”, por Perkins Hidalgo, Guillermo - Nota aparecida en el fascículo 7 “Corrientes entre la leyenda y la tradición”, de la publicación “Todo es Historia”, colección dirigida por Félix Luna, en Octubre de 1987.

Información adicional