El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ysoindy

por Guillermo Perkins Hidalgo

 

Ysoindy, así se llamaba en guaraní a la luciérnaga o gusano de luz, que tiene también su historia especial, como la mayoría de los árboles y de los animales que preocupan, por algún motivo, la imaginación del hombre, frente al misterio de la naturaleza.

El vulgo afirma que el ysoindy era un joven y hermoso guerrero, para el cual no había mujer impo­sible.

Los envidiosos de su irresis­tible atracción, lo mataron una noche a puñaladas. Cada vez que hundían sus filosos puñales, en el cuerpo del infeliz, de él se desprendían pequeñas chispas resplandecientes, las cuales se fueron transformando y multiplicando después, en la gran familia alada del ysoindy o gusano de luz.

Este insecto volador, que pa­rece tener su nido de proyección sobre Corrientes en la cuenca de la laguna Iberá (Yvera), embellece con sus reflejos la silenciosa oscuridad de las noches.

El Ysoindy, tal como mensajero de lo desconocido, des­pierta y acicatea en la sombra, la supersticiosa mentalidad del paisano.

Informante: Gregoria Godoy, 88 años. Estancia Caza Pava, Depar­tamento Santo Tomé.

Nota

“Leyendas y supersticiones del Iberá. Seres metamorfoseados”, por Perkins Hidalgo, Guillermo - Nota aparecida en el fascículo 7 “Corrientes entre la leyenda y la tradición”, de la publicación “Todo es Historia”, colección dirigida por Félix Luna, en Octubre de 1987.

Información adicional