El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Bruja

por Guillermo Perkins Hidalgo

 

Así como el lobisón, la bruja es la séptima hija mujer seguida, y que no haya sido bautizada.

Cuentan que también son los días mar­tes y viernes los de su transforma­ción en personaje maligno, ya que ella no cambia de forma humana.

Pasa volando bajo, rozando con los techos de las casas, montada en una escoba, desnuda (“pelada” dice el pueblo), y haciendo oír su carcajada horrible, estridente y diabólica.

Se va burlando de todos, pues su mirada atraviesa techos y paredes, sabiendo así lo que suce­de en todas las casas.

Pero hay en su contra una única fórmula infa­lible que le hace caer irremediablemente. En el momento en que se la ve pasar, hay que arrojar hacia ella, y lo más cerca posible, un calzoncillo usado del hombre...

El empleo de la escoba, como elemento mágico indispensable de estas mujeres endemoniadas, es común en la historia de todas las brujas del folklore universal.

Informantes: Rogelio Lacroix y señora, hacendados, 68 y 55 años. Estancia Las Marías, Ruta 14, Colo­nia Carlos Pellegrini, costa del Iberá (Yvera), Departamento San Martín.

Nota

“Leyendas y supersticiones del Iberá. Seres metamorfoseados”, por Perkins Hidalgo, Guillermo - Nota aparecida en el fascículo 7 “Corrientes entre la leyenda y la tradición”, de la publicación “Todo es Historia”, colección dirigida por Félix Luna, en Octubre de 1987.

Información adicional