El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Anahí (Anai)

por Guillermo Perkins Hidalgo

 

Anahí (Anai) es una princesa india, suma­mente fea, pero cuya dulce voz re­medaba, para sus vasallos, el maravilloso canto del korochire o zor­zal.

Aunque vivía en paz en sus do­minios, cuando se anuncian los conquistadores españoles, el honor de su raza la llevó a la lucha.

Hecha prisionera y atada al árbol de su destino, fue supliciada un día: La condenaron a las llamas, por haber dado muerte a su centinela.

Desde aquél instante, tal como cuenta el vulgo, la sangre de la princesa Anahí, la de la voz de pá­jaro, subsiste transfigurada en la flor del ceibo o syiñandy.

El artista correntino Osvaldo Sosa Cordero tiene una delicada evocación musical de ella.

Informante: Jacinto Fretes, 47 años. Paso Picada, Carlos Pellegri­ni. Departamento San Martín.

Nota

“Leyendas y supersticiones del Iberá. Seres metamorfoseados”, por Perkins Hidalgo, Guillermo - Nota aparecida en el fascículo 7 “Corrientes entre la leyenda y la tradición”, de la publicación “Todo es Historia”, colección dirigida por Félix Luna, en Octubre de 1987.

Información adicional