El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Orígenes de la literatura correntina

por Nolly Wyngaard de Monzón

 

Es conveniente distinguir en un análisis del aporte de Corrien­tes a la cultura nacional, entre una literatura en Corrientes y una lite­ratura correntina.

Tal distinción justifica, por una parte, el enfoque de períodos o mo­mentos que preparan el nacimien­to de la literatura correntina en el siglo XX y, por otra, el reconoci­miento de tres fenómenos ligados al quehacer literario: La conciencia del valor de la literatura para con­formar la cultura de un pueblo; el desarrollo de un estilo literario en obras cuyo propósito no es el goce estético; y el surgimiento de escri­tores cuya importancia radica más en su aparición cronológica temprana y en el hecho de consti­tuir testimonio de una cultura, que en la calidad literaria de sus obras.

Este enfoque no coincide con el estudio de Eudoro Vargas Gó­mez, quien en 1910 sostiene: “Creo que no existe una literatura en Corrientes, ni como expresión autóctona del medio, ni como pro­ducto serial y completo del esfuer­zo deliberado e inteligente de sus hijos... si por literatura hemos de entender la producción escrita de sabor local... manifestada en for­ma culta e ilustrada, y puesta de relieve en una bibliografía que comprenda las diversas manifesta­ciones literarias (prosa y verso, lírica épica y dramática, novela, etc.), habremos de concluir, positivamente, en que no hay literatura en Corrientes...”.

No obstante hay falta de cohe­sión dentro de esta categórica y ta­jante afirmación, ya que este tra­bajo monográfico recoge toda la información de la que se dispone hasta la fecha, con sentido crítico y bastante objetividad, todo lo cual lo hace ineludible fuente de con­sulta para cualquier estudio de li­teratura en Corrientes.

La severi­dad de juicio de Vargas Gómez se debe, indudablemente, a su concepción estética del hecho litera­rio ya señalada, ajena todavía a los escritores de aquellos tiempos. De la presencia de la literatura en Corrientes, se tienen testimonios en el siglo XVII. A pesar de “la miseria, pestes y peligros”, como señala D. Federico Palma, “traían los conquistadores en sus alforjas libros que hallaban decidido éxito en España”.

La labor de los mi­sioneros introduce la lectura de vi­da de Santos y las Sagradas Escri­turas. Pero ya en las primeras dé­cadas del siglo XVIII, se halla in­ventariado en el Archivo de los Tribunales un volumen de la obra de Sor Juana Inés de la Cruz que señala la presencia del estilo barroco en tierra correntina.

Du­rante el siglo XVIII las bibliotecas laicas particulares ofrecen un ma­terial literario no religioso que co­mienza a imponerse no sin proble­mas. En este punto cabe señalar que si bien la literatura en lengua española se frecuenta más asiduamente, desde el siglo XVII existe una cuestión, no suficiente­mente estudiada aún, de “narra­ciones” con funciones religiosas, que conforman una rica mitología, según lo señala Alfredo Vara, que servirán de fundamento para precisar la persistencia de la presencia guaraní en la obra de los escrito­res correntinos.

Otro tanto se puede decir con respecto a los testimonios de cro­nistas y viajeros, difíciles de consi­derar hasta el momento, por falta de una investigación completa y sistemática, que en caso de exis­tir, nos podría proporcionar a tra­vés de la literatura de las misiones y mitos guaraníes, un antecedente fundamental para sentar las raíces de la literatura de esta tierra.

Lo cierto es que después de la Revolución de 1810, existían en las “librerías” particulares, obras de Gracián, Cicerón, Cervantes, Kempis, fray Luis de Granada, etc., lo que demuestra que en el curso de los siglos mencionados -XVII y XVIII- tales bibliotecas particula­res mantienen y aseguran la pre­sencia de la literatura española y europea en general en Corrientes.

Durante la época de Rosas, se advierte la coexistencia de tres movimientos literarios: el Clásico, el Renacentista y el Neoclásico. De lo que se desprende que en tanto una investigación más pro­funda no precise otras fuentes o canales de intercesión, la presen­cia de la literatura en Corrientes durante los siglos XVII, XVIII y XIX se da sólo a través del libro.

De aquí en más el medio para la difusión de las ideas y el gusto literario se dará mediante el periodismo. Con este recurso, se ha­ce conocer a mayor cantidad de lectores obras literarias de géne­ros diversos, añadiéndose a los estilos mencionados, la fuerza pro­pia del Romanticismo, evidente en el tinte político, polémico y comba­tivo que adopta cada periódico.

Las condiciones socioeconó­micas y la necesidad de transmitir las ideas políticas que giran en tor­no al progreso, como medio de su­perar las dificultades materiales que vive la Provincia, engendran el desarrollo de un estilo literario. Este atisbo de estilo puede consi­derarse ya como el inicio de ras­gos expresivos esenciales que más adelante identificarán la pro­ducción de las letras específica­mente correntinas.

Este fenómeno lo advierte cualquier lector que acuda a consultar en el Archivo General de la Provincia, la abun­dante producción periodística de mediados del siglo XIX. Si intentáramos un análisis de la literatura correntina siguiendo el curso que señalan los géneros li­terarios tradicionales, diríamos que en 1852 se escribió el primer ensa­yo de producción teatral: la “Come­dia Geográfica” de M. F. Méndez, irrepresentable para la época, pues exigía dos personajes bueyes.

El 9 de Julio de 1856 tuvo lugar la prime­ra representación teatral en Corrientes; sin embargo, este hecho no alentó la producción dra­mática, que fue escasa y de poco interés. Las exigencias del género narrativo: tema, expresión y amplitud, se hicieron sentir, y la novela como tal no se dio en ese largo período que precede al siglo XX.

El cuento ha tenido pocos autores y ha dejado escasa producción. Sin embargo el canto lírico, siempre consustancial al hombre, en­contró numerosos cultores entre los correntinos, algunos laureados en juegos florales importantes y otros inolvidables y, entre ellos, un número considerable de poetas, biografías incompletas, textos dis­persos o perdidos.

Volviendo a la distinción inicial que señala al escritor que no se propone el goce estético, surge claramente la figura sintetizadora de Manuel Florencio Mantilla, en el ámbito histórico, literario, pe­riodístico y político. Sin exagerar se puede decir que Corrientes careció de historia escrita hasta que aparecieron los primeros libros de Mantilla; prueba de ello es la “Crónica Histórica de la Provincia de Corrientes”.

“Plácido Martínez” es un ver­dadero trabajo literario, por el esti­lo y por la estructura utilizados en una obra destinada a revivir una de las figuras más representativas de la Provincia. Un juicio semejante merece “Los estudios biográficos sobre patriotas correntinos”.

Periodista del Argos y de La Li­bertad (1879), impuso su espíritu, vehemente y tribunicio, sustenta­dos en su inteligencia, su cultura y su constancia. Hizo gala de sereni­dad frente a la polémica, utilizando una lógica combativa, montada en un impecable discurso literario.

Dentro de sus narraciones breves, “El tigrero”, asombra al lector de nuestros días por el diseño intenso del relato, la garra te­lúrica del protagonista y el equilibrio lingüístico de su expresión. Mantilla ha sido reconocido unánimemente por toda la crítica existente, como la personalidad singular y única del siglo XIX correntino. No obstante, su ubica­ción historicista, su estilo lo revela con identidad literaria insosla­yable.

Esta esquemática visión de tres siglos de literatura correntina ofrece a todo estudioso, salvo alguna excepción, un campo difuso sobre el que sólo se podrá es­tablecer algún juicio, a partir de una ansiada tarea de investigación formal no iniciada aún.

Sin em­bargo, se puede afirmar que, la li­teratura del siglo XX sentirá la impronta dejada por los siglos an­teriores.

 

Nota

“Contribución a los orígenes de la literatura correntina”, por Nolly Wyngaard de Monzón - Nota aparecida en el fascículo 4 “Corrientes en la cultura nacional”, de la publicación “Todo es Historia”, colección dirigida por Félix Luna.

 

Bibliografía usada por la autora

* Carilla, Emilio - “La literatura de la independencia latinoamericana”, EUDEBA, 1964.

* Meabe, Joaquín - “El ensayo de in­terpretación y la prosa histórica en Corrientes”, Revista Signos N° 4 - Págs. 15/18.

* Palma, Federico - “Bibliotecas y librerías correntinas”, Asociación de Maestros de Corrientes, 1958.

* Vara, Alfredo - “Trayectoria de la narrativa en Corrientes”, Revista Sig­nos N° 4 - Págs. 23/24.

* Vargas Gómez, Eudoro - “Monografía. Breve noticia sobre tra­bajos escritos correntinos”, capítulos XVI y XVII de la Guía General de la Pro­vincia de Corrientes, 1910. P. Benjamín Serrano.

Información adicional