El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Etimología de la palabra "chamamé"

Según las referencias del profesor Juan de Bianchetti, que afirman que este vocablo tiene su origen en la frase “che amoá memé”, que traducido al castellano significa: “doy sombra a menudo, constantemente”, tiene directa relación con el término “enramada”, porque ésta otorga la sombra y, en la zona del Litoral -específicamente en el ámbito rural de la provincia de Corrientes- el baile chamamecero se realiza bajo las enramadas, que protege del inclemente sol de las siestas y del rocío de las madrugadas(1).

(1) Citado por Enrique Antonio Piñeyro. “El Chamamé. Música Tradicional de Corrientes (Génesis, Desarrollo y Evolución)” (Enero de 1997), primera edición. Editado por Gabriel Enrique del Valle, Corrientes.

Señala el autor consultado, que “las palabras -y principalmente en los idiomas primitivos, como el guaraní-, se forman obedeciendo a tres figuras de dicción: aféresis, síncopa y apócope, suprimiendo letras o sílabas al principio, medio o final de las palabras, donde las letras o sílabas fuertes absorben a las más débiles. Así de ‘che amoá memé’, suprimiéndose la “e” de “che”, la “o” de “amoá” y la primera sílaba de “memé”, se forma la palabra chamamé”.

El profesor Enrique Antonio Piñeyro relata que allá por 1960, en plena investigación y relevamiento de las expresiones del folklore musical de Corrientes, recorriendo la geografía de la provincia, pudo rescatar de la propia voz de viejos musiqueros, de 80 y 90 años de edad en esa época (es decir que convivieron con la música entre 1880-90 y 1900 en muchos casos), las formas y denominaciones que contenía el acervo musical correntino, y los términos utilizados eran: “chamamé”, o sus sinónimos “ramada guýpe”, “ramadita”, y otras como “chamamé kyre’” (kyre’: adjetivo, que significa activo, optimista, movido, servicial. Música que se toca para bailar), “chamamé kangy” (kangy: adjetivo que significa débil, flojo, lánguido) o “chamamé syryry” (syryry: es un sustantivo que significa fluidez; como verbo propio, significa deslizarse).

Piñeyro señala además, que la denominación “polca” la usaban sólo para referirse a esa expresión de música de origen paraguayo, con que la diferenciaban evidentemente.

Esta fórmula de “chamamé” y “ramada guýpe”, afirma lo consignado por el profesor Juan de Bianchetti, autor de “Gramática Guaraní (Avañe’) y Principios de Filología”, Edit. A. Quillet, Buenos Aires, 1944: Aparecen en el uso popular del idioma como sinónimos, es decir que el hombre de campo los asimilaba para referirse a la expresión musical propia de Corrientes.

"Esto es indudable. Solamente algunos detractores del idioma vernáculo, el “guaraní”, a través de los años han tratado de sustituir la denominación “chamamé” con numerosas propuestas, que si en su momento pudieron imponerse a la fuerza, el tiempo y la sabiduría popular determinaron que la palabra mágica creada por el mismo pueblo se sobrepusiera a todos los intentos de cambio que a lo largo de los años se manifestaron", dice el profesor Enrique Antonio Piñeyro en su obra "El Chamamé: Música tradicional de Corrientes...".

Este autor ha realizado un estudio pormenorizado sobre las diversas denominaciones que recibió la música folklórica correntina, específicamente el “chamamé”, cuando se inicia en Buenos Aires la edición discográfica (78 r. p. m.), y en partituras, que pretenden sustituirla por más de un centenar de denominaciones.

Información adicional