El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los dúos de voces en la música correntina

En la historia de la música folclórica correntina no puede precisarse, con exactitud, una fecha cierta para determinar cuándo comienzan a cantar a dúo los intérpretes de esta modalidad. Se pueden aventurar algunas hipótesis, que servirían como evidencias y antecedentes para encauzar esta manera de expresarse con el canto a dúo.

Las influencias de la ópera clásica, las zarzuelas populares y los sainetes cantados, son quizás, junto al “canto gregoriano” de las Misiones Guaraníes Jesuíticas, las referencias a tener en cuenta. También es importante señalar a las “payadas” o contrapunto de cantores que, en el final, muchas veces, concluyen con dúos de voces.

Lo cierto es que, históricamente, en el registro de la época discográfica, en las primeras versiones de cantantes argentinos, abundan los dúos de voces, acompañados con guitarras, que incluyen, en su repertorio, el género musical nativo.

Sólo se mencionan los más famosos: “Gardel-Razzano”, “Magaldi- Noda”, “Ruiz-Acuña”, “Jaimes-Molina”, “Ruiz-Gallo”, etcétera, en cuyos repertorios está presente la música folclórica.

Justamente, el dúo formado por “Ruiz-Acuña” registra, en el año 1926, en el sello Odeón-Nacional, placa ND 10.339, Lado “A”, el “motivo” popular “El Carau”, compuesto correntino de autor anónimo.

También están las versiones del dúo “Magaldi-Noda” (Agustín Magaldi y Pedro Noda), registradas en el disco “Brunswick” de temas compuestos por ellos y grabados en el año 1929, como “La Correntina”, en 1931; “Che Cuñatai”, en 1933; “El Tipoy” y, en 1934 “Lamento Guaraní”.

Son estos los primeros registros discográficos que, a manera de antecedentes, inducen a pensar que la modalidad de cantar a dos voces estaba impuesta ya en el gusto popular.

Las primeras grabaciones de dúos de voces masculinas cantando música correntina auténtica, es la que registra EMILIO CHAMORRO quien, junto a Domingo Medina, incluye temas de su autoría en el sello RCA Victor.

Posteriormente, en actuaciones en Buenos Aires, Chamorro difunde esta modalidad.

Unos años después, el dúo “LOS ZORZALES”, de Román Hurtado e Isauro Guerreño graban, junto a Tránsito Cocomarola, en el famoso “TRIO”, que es toda una página de la historia chamamecera. Justamente Cocomarola, desde la placa discográfica, impone esta manera de canto a dúo, y es quizás el conjunto que más dúos de voces integra en grabaciones que datan desde 1942 hasta el día de su muerte (1974).

A partir de aquí, son reiteradas las versiones discográficas grabadas por dúos de voces. Algunas de ellas conjugan un real sentido de armonización y perduran en el gusto popular. Otros dúos son sólo ocasionales, y solamente han quedado como evidencia en registros discográficos. Por ello, la nómina es muy extensa.

Quedan para el recuerdo algunos dúos de voces que, conformados para actuaciones en vivo y grabaciones discográfícas, reúnen una sólida armonización y establecen al mismo tiempo un estilo inconfundible. A estos se los cita como ejemplos:

1) “Dúo Los Zorzales” de Hurtado y Guerreño.
2) “Cejas - Ledesma”, de José Cejas y Juan Alberto Ledesma.
3) “Ubeda - Chávez” (Pascasio Ubeda y Héctor Chávez).
4) “Vera - Lucero” (Salvador Miqueri y Eustaquio Vera).
5) “Verón - Palacios” (Simón de Jesús Palacios y Santiago Verón).
6) “Hermanos Sena”.
7) “Acuña - Avalos”.
8) “Hermanos Barrios”.
9) “Hermanos Cardozo”.

Los dúos formados por una mujer y un hombre son escasos dentro de la música folclórica correntina. En la etapa discográfica se pueden citar los integrados por Leonila Esquivel y Pascasio Ubeda, en el conjunto “Ituzaingó”; el de Rosita Minué e Isauro Guerreño, en el conjunto “Yapeyú”; y el integrado por Rosendo Arias y Ofelia Leiva, quizás uno de los más celebrados por la calidad interpretativa y armoniosidad de sus voces.

*******

La nómina que a continuación se consigna, es la extraída de placas discográficas que, desde 1930 hasta el presente, han grabado diversos conjuntos de música correntina. En muchos casos, los dúos de voces son integrados solamente para una grabación; en otros casos, para varios registros discográficos; y, finalmente, debido al éxito obtenido, han perdurado grabando muchos años de una manera estable.

Estos son, quizás, los que merecen mayor atención, pues determinan un estilo personal que los caracteriza y conforman una modalidad expresiva inconfundible.

10) “Cejas-Godoy” (José Cejas y Odilio Godoy). 32) “Casafús-Fernández”.
11) “Fernández-Godoy” (Emeterio Fernández y Odilio Godoy). 33) “Saucedo-Espíndola”.
12) “Quiroz-Ubeda”. 34) “Espíndola-Flores”.
13) “Quiroz-Miranda”. 35) “Espíndola-Paniagua”.
14) “Falcón-Saucedo”. 36) “Ubeda-Gómez”.
15) “Gómez-Florentín”. 37) “Do Santos-Cerratti”.
16) “Cejas-Solís”. 38) “Ortigoza-Escalante”.
17) “Hermanos Fernández”. 39) “Rodríguez-Esquivel”.
18) “Cáceres-Almeida”. 40) “Vega-Domínguez”.
19) “Reyes-Vargas”. 41) “Verón-Ramírez”.
20) “Ramírez-Almeida”. 42) “Vera-Monzón”.
21) “Cáceres-Molina”. 43) “Espíndola-Escobar”.
22) “Hermanos Vallejos”. 44) “Flores-Giménez”.
23) “Hermanitos Sena”. 45) “Montiel-Fernández” (Salustiano Montiel-Lorenzo Fernández)
24) “Hermanos Velázquez”. 46) “Avalos-Caballero”.
25) “Hermanos Segovia”. 47) “Verón-Aquino”.
26) “Sena-Olivera”. 48) “Hermanos Gabirondo”.
27) “Cáceres-Verón”. 49) “Torres-Quijano”.
28) “Rodríguez-Valdez”. 50) “Espíndola-Moor”.
29) “Hermanos Cavia”. 51) “Aguirre-Carrizo”.
30) “Godoy-Galarza”. 52) “Cejas-Moyano”.
31) “Hermanos Cejas”. 53) “Arias-Fernández”.

                                                                                                               

Información adicional