El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los conjuntos olvidados de música chamamecera

Dentro del panorama de la música tradicional de Corrientes, existen algunos conjuntos que se integraron para satisfacer aquella demanda que existía entre los años 1920 a 1960, de actuación “en vivo”, tanto en bailes populares, como en radios, teatros y cines. Acotamos que tanto el disco, como la radio, inician sus primeros pasos allá por los años ‘20, y es apenas una serie de intentos desarticulados aún, diferente a lo que vendría después de 1940, donde ya se mejoran las condiciones técnicas y las posibilidades artísticas de los músicos.

Esto ocurría tanto en el Interior de la Provincia, como en la ciudad Capital, donde era una costumbre casi obligatoria organizar bailes los días sábados y domingos, y en días previos a las festividades patrióticas o religiosas. Las famosas “Fiestas
Patronales” del Interior de la Provincia congregaban a varios conjuntos orquestales: música de tango, de jazz o “tropical”, como se las denominaba y, por supuesto, la de música correntina.

En la ciudad Capital las diversas pistas y salones de baile competían para la presentación del mejor conjunto musical. Era un hecho que la juventud bailarina aplaudía y llenaba los espectáculos bailables con verdadero furor. Los famosos bailes en la década del ’40 al ’50 del “Salón Monumental” (Junín al 1600), “Mi Cabaña” (Junín y España), “El Colmao Sevilla” (San Juan y San Martín), “Pista Punta Tacuara” (Costanera y 9 de Julio), “Club El Peñarol”, “Club Colegiales”, “Pista el Fantasio”, “Pista 9 de Julio”, “Las Dos Rosas”, “Pista 12 de Octubre”, “Pista Quince Estrellas”, “Pista Sol de Mayo”, “Pista Sapukái”, “El Sindicato de Músicos”, “Pista El Descanso”, “Pista El Rosedal”, “Pista El Descamisado”, “Pista Montecarlo”, “Bar El Buen Chopp”, y algunos clubes y asociaciones como “El Robson Tennis Club”, luego “Club San Martín”, “Sociedad Española”, “Sociedad Italiana”, el “Corrientes Tennis Club”, “Pista Cine Rex”, “Salón del Hotel Buenos Aires”, o las famosas pistas como “Ipú Porá”, hoy “Club de Regatas Corrientes”, “Club Córdoba”, “Restaurant Media Hora de Suerte”, y hasta el “Teatro Juan de Vera”, que en fechas de carnaval se convertía en salón bailable.

Estos son algunos de los centros de baile o de actuación de los primeros conjuntos chamameceros que, en la ciudad de Corrientes, tratan de convocar a aquel grupo de aficionados al ritmo tradicional folclórico y los bailarines y admiradores se acercan a aplaudir a su conjunto preferido.

La época da para todos, y son tantos los lugares de esparcimiento, tanto como los días para actuar, que muchos conjuntos hacen, en la misma noche, dos ó más actuaciones, lo que se denomina “doblete”, teniendo así la oportunidad de satisfacer la demanda.

Ya sea en vehículos alquilados, o en el de algún amigo con auto -que en la oportunidad los traslade-, los conjuntos iban de una pista a la otra, posibilitando cumplir con las “entradas” o lapsos de 45 a 60 minutos de actuación que tenía cada uno de ellos.

El baile se extendía, por lo general, desde las 22:00 hasta las 03:00 a 05:00 de la mañana, según el ánimo de los asistentes. Esto propiciaba la actuación de varios conjuntos durante todo el baile.

Pero esta manera de trabajar “la música” casi ha desaparecido en Corrientes. Se ha ido al olvido y tan sólo es un recuerdo. Se advierte que desde la década del ’60, los lugares bailables se fueron cerrando; quedan tan solo los clubes que, casi por tradición, siguen habilitando sus puertas, en ciertas oportunidades, pero con música bailable extranjera.

Con la clausura paulatina de las pistas y salones de baile, desaparecen los conjuntos musicales, grupos orquestales menores, que llenaban el vacío dejado por los “grandes conjuntos”, es decir, aquéllos que llegaron al disco, grabando en Buenos Aires y obteniendo actuaciones permanentes en la Capital Federal.

Actuaciones en radio, teatros, cines, peñas, salones y pistas de baile los tienen comprometidos casi todo el año en Buenos Aires. De allí que en el medio local haya surgido una serie de conjuntos tan valiosos como aquéllos, que lamentablemente no acceden a grabaciones magnetofónicas, pero tuvieron una dilatada actuación en el medio.

Su desaparición fue progresiva, y ante la falta de actuaciones, la situación económica los conduce a dedicarse a otras tareas. En el recuerdo solamente se podido rescatar algunos nombres de conjuntos olvidados, que fueron motivo de estudio, por no hallar antecedentes discográficos, y por el hecho de que muchos de sus integrantes, ya han fallecido.

La memoria del pueblo

Recordar los lugares bailables, entre pistas, salones y clubes, es una tarea difícil. Algunos han pasado al olvido, pues la memoria popular, en tal sentido, es esquiva y no recuerda fácilmente aquellos lugares que fueron desapareciendo en la vertiginosa transformación de la ciudad. Su urbanización borró aquella fisonomía de “pueblo grande” y trastocó el recuerdo de muchos “escenarios”, lugares hoy irreconocibles por el paso del tiempo.

De igual manera, también las costumbres de los bailables cambiaron. La aparición masiva del disco, la invasión de ritmos foráneos, la imposición de la radio en los gustos musicales populares, sumado con el apoyo del cine y, posteriormente, la televisión, cambiaron notablemente la fisonomía de los “hechos culturales” y otras pautas sociales y políticas que conducen al olvido de la identidad tradicional.

La música estridente, primero de vertiente tropical (rumba, mambo, cha-cha-chá y cumbia), luego la del rock and roll y sus derivaciones posteriores, invaden masivamente hasta los más recónditos lugares de la cultura popular, la hace añicos y transforma los gustos musicales. Luego, el abaratamiento del disco 78 r. p. m., el de 45 y 33; y, finalmente, la aparición del cassette, discos digitales e internet, permite un libre acceso a este tipo de música.

El cine fue un aliado potente, pues transmite con la fuerza de la imagen y el sonido toda la industria musical extranjera de los años ’50, ’60 y ’70, originando un nuevo destino cultural para la sociedad. Finalmente, con la televisión, a partir de los años ’60 hasta el presente, se cubre, de manera integral, todas las apetencias musicales de la juventud, transmitiendo hasta el tipo de ropa, la coreografía, los modismos, las instrumentaciones, etcétera, que transforman masivamente las mentes y propician una nueva forma de pensar.

Lo que sí se puede, es reseñar, en forma muy sintética, qué pasó con la música folclórica correntina, o, más bien, qué se hicieron de aquellas entusiastas serenatas, veladas, bailables, etcétera, en la que numerosos conjuntos animaban el deleite musical y el baile de las parejas correntinas.

Queda la novedad del “chamamé” en festivales de la Provincia que, aún hasta hoy, asombra a las multitudes por su riqueza instrumental, por sus armoniosas y ricas melodías, por la pureza de los estilos o modalidades rítmicas que ofrece su vitalidad permanente.

Los conjuntos olvidados

Muchos músicos se integraban para conformar “conjuntos” de música chamamecera, allá por los años 1930/1950, y fueron auténticos baluartes en la difusión de la música tradicional. Fueron testimonios vivos de una época que ellos la generaron musicalmente, transitando con honestidad, con valentía y con el orgullo de defender las autenticidades expresivas de Corrientes.

Su música, su canto, sus ritmos. Estos conjuntos son, en suma, las expresiones de una época, de una manera de sentir la música y, por sobre todo, de una generación que dejó su testimonio musical propiciando, en cada caso, una serie de estilos y modalidades que eran el resultado de su quehacer personal, de la conjunción de ideales “musiqueros”, de muchas esperanzas y, en otros casos, muchos de ellos se transformaron, luego de unos años, en reconocidos profesionales de la música folclórica correntina.

Pero otros, muchos de estos conjuntos, no llegaron a ver coronadas sus esperanzas de trascender al plano nacional y llegar al disco magnetofónico.

Algunos lo hicieron parcialmente, con escasas grabaciones en sellos discográficos menores o subsidiarios. Otros sólo quedaron en las propuestas e intenciones. Pero, en suma, todos alcanzaron popularidad en la ciudad de Corrientes, en el Interior de la Provincia, y en algunas provincias vecinas.

Fueron reconocidos ampliamente por el nivel artístico alcanzado, por la calidad de sus interpretaciones y por la brillante ejecución instrumental de sus componentes.

Más abajo se los cita, sin respetar un orden cronológico, pues muchos de estos datos de fechas e integrantes se han perdido totalmente. Tan solo se hace referencia de algunos “conjuntos de música típica, tradicional, de Corrientes” que se ha podido obtener. En muchos casos, quizás, se cometen errores en la integración de los mismos pues, en ciertas oportunidades, los músicos fueron cambiando o alternando con el tiempo.

Tan solo se hace referencia de “momentos” de actuación en el que fueron éxito, siendo aclamados por los bailarines y fanáticos del chamamé de aquellas décadas, inolvidables años de triunfo y popularidad.

Se puede esbozar una nómina de aquellos conjuntos musicales que actuaron en forma estable y permanente en los años de las décadas que se ha mencionado.

Son ellos:

1) “CONJUNTO PASO MARTINEZ”. Integraron Ramón Cornelio Cabrera “Moncho”-, director, guitarra y canto; “Oio” Orrego, guitarra; Sánchez y Zabala, en dúo de acordeones; Santiago Domínguez, bandoneón; “Tito” Gómez, acordeón; Antonio Verón, guitarra y canto; Juan Cabrera, guitarra y canto; Irma Cabrera y Juancito Cabrera, bailarines; Alejandro Barrios, acordeón.
2) “CONJUNTO IVERA DE CHITO MORALES”. Integraron “Chito” Morales, director y bandoneón; Luis Roque Librado González, acordeón; Antonio Sena, acordeón; Canteros, guitarra; Ricardo Esquivel, guitarra y canto; “Tucura” Esquivél, contrabajo; Irma Solís, canto; “Mito” Sajer, piano; Mario Menéndez, contrabajo; Santiago Verón y Simón de Jesús Palacios (Dúo Verón - Palacios), voces y guitarras.
3) “CONJUNTO YAPEYU”. Integrantes: Saúl Billordo, director, bandoneón; Antonio Sena, director, acordeón; José “Cochela” Lezcano, guitarra; “Perungo” Canteros, guitarra; José Toledo, cantor.
4) “CONJUNTO SANTO TOME”. Integrantes. Fabián Toledo, director, guitarra; Marcelino Toledo, canto y guitarra; Argentino Toledo, acordeón; José Toledo, canto y guitarra; Isidoro Fabián, acordeón, guitarra y clarinete; J. Romero, acordeón.
5) “CONJUNTO GUARANI LOS GAUCHOS DE VENCE RINCON”. Integrantes entre 1945 y 1962: José Cayetano Ramírez, director y acordeón; Pedro Nolasco Ramírez, acordeón a piano; Ramón Cabrera, Mauro Ramírez y Osvaldo López, guitarras; María Teresa Márquez, cancionista. Luego: Mario Menéndez, canto; Mauro Ramírez y Marcelino Toledo, guitarras; Félix Alcaraz, canto y guitarra; Armando Correa, canto y guitarra; “Cacho” Saucedo y Osvaldo Amarilla, dúo de voces y guitarras; Clemente Gómez, bandoneón; León Encinas, contrabajo.
6) “CONJUNTO BAÑADO NORTE”. De Randulfo Torres.
7) “CONJUNTO FLOR DE MBURUCUYA”. Integrantes: “Nene” Brítez, guitarra; Clemente Urbano, bandoneón; Román Aguilera, piano; Cátalo Rodríguez, guitarra; Roberto Morio, contrabajo; Dolly Márquez, canto; señor J. Márquez, director.
8) “LOS VETERANOS DE MAMBRIN”. Ramón Mambrín, director y acordeón.
9) “RAMON BOGARIN Y SU CONJUNTO”. Ramón Bogarín, director y acordeón.
Estas dos figuras, como acordeonistas correntinos, son -sin dudas- la del prototipo del músico tradicional, que llenó toda una época con sus actuaciones. Innumerables fueron los integrantes que los acompañaron, como infinitas las veces que se los encontraba ejecutando su instrumento con dúos, tríos o conjuntos más numerosos. Sus actuaciones en radio, bailables, fiestas familiares, etcétera, les proporcionan una fama y un reconocimiento a nivel popular que fue, sin duda alguna, los mejores premios que pudieron obtener.

El nombre de MAMBRIN fue, en una época, sinónimo de “bailanta chamamecera”, y allí donde se festejara algo, la presencia inconfundible de su estilo “acordeón verdulera de dos hileras” (de teclas), estaba presente para alegría de los asistentes.

A su virtuosismo como acordeonista, se sumó la creatividad de compositor, que lo acompañó hasta su muerte.

Nunca pretendieron fama, ni dinero, pero Dios les puso el don inagotable de la improvisación musical y les otorgó el honor y el mérito de un imborrable reconocimiento por parte del alma de su pueblo.

Conjuntos folclóricos de ayer, de hoy y de siempre

Es casi imposible mencionar a todos los conjuntos de música corrcntina que han transitado el estilo chamamecero. Muchos de ellos nacieron como una inquietud no profesional, sólo “por amor al arte”, como se dice. Pero con el pasar del tiempo y algunas actuaciones públicas, alcanzaron cierta popularidad, conseguida gracias al esfuerzo y talento puesto de manifiesto.

Se consigna a algunos de ellos, en la seguridad de que en esta nómina faltan muchos.

El profesor Enrique Antonio Piñeyro, en su obra "El Chamamé: música tradicional de Corrientes", extracta un programa correspondiente al “Día de la Tradición”, organizado por el “Centro Tradicionalista Chajá”, de la ciudad de Corrientes, cuyo secretario era Juan W. Ortiz, que presenta a los siguientes artistas en una “velada” llevada a cabo en el “Club San Martín” el 10 de Noviembre de 1967.

PROGRAMA: 1) Actuación de la “Peña Ñande Roga”; 2) Conjunto “Yapeyú”; 3) Peña “La Querencia”; 4) Peña “Anahí”; 5) Grupo “Huellas de la Tradición”; 6) Conjunto “Los Kunumicitos”; 7) Conjunto “Los Hijos del Paraná”; 8) Conjunto
“Los Hijos del Litoral”; 9) Conjunto “Los Arrieros del Litoral”; 10) Quela y su guitarra; 11) Canto y recitados por Ofelia Suárez, “La Mburucuyá”; 12) “Tito” Vallejos y sus poesías camperas; 13) Academia de Bellas Artes “Josefina Contte”: Conjunto de acordeón y guitarra de los hermanos López; 14) Actuación de la “Peña San Agustín”; 15) Actuación de la “Orquesta del 900 Reminiscencias”.

Aquí se nombra a una cantidad de artistas que, quizás, han dejado de actuar. Se desconoce el destino de cada uno de ellos. Pero se pueden observar los numerosos grupos y peñas folclóricas que actuaban en esas veladas.

De diarios y revistas editadas en Corrientes, entre los años 1940 y 1960, aparece, en artículos y publicidades, la presencia de numerosos conjuntos musicales de folclore correntino y que aquíse recordarán, con el propósito de que sus nombres no queden olvidados:

1.- Guitarras estables de L T 7 “Radio Corrientes”: Zenón Delfino Lezcano, Ceferino Cocomarola y Armando Britez; Ramón González, Leónidas Gómez y Ramón Alderete.
2.- Conjuntos de música correntina: Conjunto Iverá de ‘Chito’ Morales”; Conjunto “Yapeyú”, de Antonio Sena y Saúl Billordo; Conjunto “Paso Martínez”, de Ramón C. Cabrera; Conjunto “Vence Rincón”, de los Hermanos Ramírez; Conjunto “Santo Tomé”, de los Hermanos Toledo; Conjunto “Los Veteranos de Ramón Mambrín”; Conjunto “Bañado Norte”, de Randulfo Torres; Conjunto “Los Matuá”, de ‘Cambá’ Castillo; Dúo “Los Zorzales”, de Hurtado y Guerreño; Conjunto “Mi Provincia”, de Alfredo Miranda; Conjunto “San José”, de Alejandro Barrios; Conjunto de Néstor Amarilla; Conjunto “Coembotá”, de Alberto Castellán; Conjunto de “Los Hermanos Cejas”; Conjunto “Puente Pexoa”, de Cáceres y Almeida; Conjunto de Ramón Bogarín; Conjunto de Ruiz Díaz-Escobar; Conjunto “Los Sanrroqueños”, de los Hermanos Eugenio y Faustino Rodríguez.
3.- Conjunto de voces: “Los Jangaderos”, de Varela y Miranda (dúo de voces y guitarras); Conjunto “Las Voces de Corrientes”, con Carlos Gómez, “Pato” Araujo Sánchez, Mario Boffil, Juan D. Saccú, Varela y Cáceres; Conjunto vocal “Los Chiguanacos”, de Antonio Emilio Pittorino, Juan Francisco Cabrera, “Yayo” Plano y Armando Gaudencio; Conjunto vocal “Los Cambá” (primera época): Pittorino, Cuevas, Varela, “Pancho” Sá, Meilán y Cáceres; (segunda época): Rubén “Pocho” Lagar, Oscar Varela, Carlos Ortiz Pereira y Antonio Pittorino; Conjunto vocal “Nuevo Día”, luego “Canto Raigal”, con Hernán Longa, Roberto Morales, Raúl Tizoco y Jorge Luis Boratti; Conjunto “Irundí”, de los hermanos Rolón y “Pancho” Sá. Conjunto vocal “Los Chakaimanta”, de Aromí, hermanos Muñoz y Pablo Fernández; Conjunto vocal “Los Cuimbaé”; Conjunto vocal “Ñemboé”, con la dirección de María Delia Alara de Zualet; voces: Jorge Cáceres, Rubén Enrique Ramírez, Francisco Coria, Eduardo Benito Gandulfo y Juan Francisco Cabrera; “Grupo Laurel 2” y luego “Grupo Laurel”, con Aldi Balestra, Alejandro Sánz y Carlos Escobar.
4.- Otros conjuntos folklóricos: Conjunto “Montes-Espíndola”, de Oscar Montes y “Cacho” Espíndola; Conjunto “Rodríguez-Esquivel”; Conjunto “Bella Vista”, de R. Scófano; Conjunto “Los Montieleros”; Conjunto “Los Reconquisteros”; Conjunto “Unidos para el Chamamé”, de Atilio Puchot y Luis Alberto Casafuz; Conjunto de voces e instrumentos “Fibra Litoral”, luego “Canto Pueblo”, de Matías Galarza.
5.- Conjunto “Los Latinos”: Héctor y Benjamín Paiva (dúo de voces); Pablo Pedro Chuscoff, Carlos González, Desiderio Genaro Brunel, “Pivoncho” Navarro y Enrique Antonio Piñeyro (1954 a 1956).
6.- Conjunto “Los Alonsitos”: Marcelo Roselli Majul, Luis Moulín, Marco Antonio Roselli Majul y Ariel Báez.
7 - Conjunto “Cuarteto Chaco”: Ramón Francisco Romero, Antonio Telmo Velozo, Otilio Oliver Lezcano y Juan Rey Prado.
8.- Conjunto “Tradición” - (primera época): Damasio Esquivel, “Calí” Aranda, Martín Torres, Odilio Godoy y Eduardo Taborda; (segunda época): Lorenzo Valenzuela, Ramón Bernárdez, Pascasio Ubeda y Héctor Chávez.
9.- Conjunto “Flor de Irupé”: Urbano Maidana, Ramón Zorrilla, Ramón Bogarín y Tomás Benítez.
10.- Conjunto “San Miguel”, de Oscar Espíndola Moreira.
11.- Conjunto “Ñandé Retame”: Severo Perdomo, Wenceslao Aguirre, Rafael Hernández, “Chulín” Tressens, Pedro Casafuz, Pedro Monges, Rogelio Capurro y Alberto Castelán.
12.- Conjunto “Dúo de las Hermanas Esquivel” (María Eugenia y María Zunilda Esquivel). Integraron: Tránsito Cocomarola, Isaco Abitbol, “Poli” Benítez y Antonio Niz.
13.- Conjunto “Mi Provincia”, de Juan Manuel “Chino” Velozo.
14.- Conjunto de “Tito” Miqueri.
15.- Conjunto “Los trovadores del chamamé”, de Víctor Almada.
16.- Conjunto “Brisas del Litoral”, de Roberto Toledo.
17.- Conjunto “Los reales del chamamé”, de Pablito Ayala y Juan Eusebio Ayala.
18.- Conjunto “Asayé chamamecera”, de “Coqui” Argentino Ojeda.
19.- Conjunto “Correntino”, de Ricardo Suárez: Julio Longa, Ortiz, Miguel Encinas, Lucero, Estigarribia, Alfredo Encina, Ramón Mambrín, Olmedo, López, Pérez, Canteros y Pedro Meza Gervasoni.
20.- Conjunto “Trío Típico”, de Alberto “Nenito” Pérez, con Ramón Espíndola y Luis Valenzuela.
21.- Conjunto folclórico de “Argentina Rojas”, con Alberto “Nenito” Pérez al piano y las guitarras de Lezcano, Brítez y González.
22.- Conjunto “Cuarteto Típico de Ramona Galarza”, con Alberto “Nenito” Pérez, Rubén Ortiz, Ramón Espíndola y Ramón González.
23.- Conjunto folklórico de “Raúl de Luca”, con Alberto “Nenito” Pérez, González, Brítez y Raúl de Luca (voz y guitarra).
24.- Conjunto “Itatí”, de Armando Correa.
25.- Conjunto “Pasionaria”, de “Tito” Miqueri.
26.- Conjunto “Los Provincianos”, de Rubén Miño.
27.- Conjunto “Ramón Pérez; el Ruiseñor correntino”.
28.- Conjunto “La embajada de Pirca Rojas”.
29.- Conjunto “Unidos para el chamamé”, de Líndor López y Atilio Puchot.
30.- Conjunto “Santa Elena”, de Martín Torres.
31.- Conjunto “Los troperos guaraníes”, de Modesto Gómez.
32.- Conjunto “Trío Corrientes” (primera época): “Cacho” Espíndola, “Cacho” Saucedo, Raúl Cáceres y Carlos Fu.
33.- Conjunto “Las Siete Puntas”, de “Cacho” Saucedo, Raúl Cáceres y Carlos Fu.
34.- Conjunto “Hermanos Medina”.
35.- Conjunto “Cuarteto Regional Paraná”, de Ricardo Verón.

 

Notas

* Manuel Velozo Ac. Conj. de “Tito” Miqueri (+)
* Marianito Miño Ac. (+)

Información adicional