El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Otros ritmos, otros músicos y diversos movimiento musicales

La Provincia de Corrientes, ubicada estratégicamente en la denominada Región del Nordeste Argentino, junto a Formosa, Chaco, Misiones y con sus límites amplios, de carácter nacional (con las provincias de Santa Fe y Entre Ríos), e internacional con las Repúblicas del Paraguay, del Brasil y del Uruguay, no cabe dudas que se halla localizada en un centro de espectacular eje y centro de dispersión cultural.

También geográficamente se la ubica en el denominado complejo del “Litoral Argentino” (con Misiones y Entre Ríos), socio-económica y socio-políticamente se la ha incluido en algunos proyectos como el denominado “Cuenca del Plata” y el actual “MERCOSUR”.

Todo ello conduce a pensar que su área de dispersión cultural, en lo referente a música y danzas, ha sido de una gran vitalidad. Los procesos de etnoculturación y la confluencia de razas y culturas, han determinado que la Provincia sea privilegiada en tal sentido.

Los otros ritmos musicales, como el "rasguido doble”, el "valseado" y el "pericón antiguo”, que evidencian la pujanza musical de la tierra correntina.

Un capítulo aparte constituyen las arcaicas danzas del área guaranítica, o los ritmos afroamericanos, que tuvieron su protagonismo en Corrientes, como “la charanda” y el “chamamé candombe”.

Todas estas referencias inducen a pensar en la riqueza musical que posee la zona del Litoral argentino. Una región muy particular, donde se entremezclan, creativamente, los testimonios de culturas autóctonas, afincadas y extranjeras, que permiten hallar vigentes algunas costumbres, rituales y tradiciones, que se hallan siempre enmarcadas por el canto, el baile y las fiestas o “bailantas”, donde el pueblo manifiesta espontáneamente sus vivencias y las expresa a través de canciones y danzas plenamente vigentes.

No hay que olvidar a las vertientes investigadas en la Provincia de Santa Fe, citando tan sólo a Evaristo Fernández Rudaz y a Orlando Veracruz. Hay que agregar las riquezas musicales de la Provincia de Entre Ríos, con el "tanguito montielero”, a la “chamarrita”, ese ritmo vivaz y contagioso que, exhumara Linares Cardozo y llevaran a su universalización los “Hermanos Cuestas” (Néstor y Rubén).

La Provincia de Misiones, con Lucas Braulio Areco, ese correntino afincado en la tierra misionera, con su guitarra y arpa india. Pero no hay que olvidar a sus creadores musicales, como: Ramón Ayala, cantor, guitarra y excelente compositor; a Vicente Cidade, un violín chamamecero, que ha sabido, con talento y seriedad, encarar el canto de su tierra colorada.

Pero es, quizás, en el músico Ricardo Ojeda, bandoneonista y compositor, donde se traduce todo el sortilegio musical de Misiones. Como músico, arreglador y director orquestal, Ojeda es un incansable hacedor de ritmos y, además, un afanoso investigador de las raíces aborígenes de la música de esta región guaranítica. Director de la Orquesta Folclórica de Misiones, la ha proyectado seriamente, con obras de su autoría, como “Cantata a Andresito: Al General Indio”. También ha formalizado la estructura de los ritmos musicales de su Provincia: la “galopa misionera”, el “schotis misionero”, la “polca o polquita rural”, el “gualambao” y la “canción misionera”. Una manera de traducir las diversas generaciones musicales, que se gestan en el mismo pueblo y conforman su auténtica expresión.

No hay que olvidar a Horacio "Chango Spasiuk, quien ha llevado al chamamé a Europa y Estados Unidos, divulgando la música correntina con un deleite inigualable.

También en la Provincia del Chaco se ha gestado la denominada “nueva trova chaqueña”, a instancias de una serie de músicos, como “Zito” Segovia, ya fallecido, y, actualmente, en manos del cantautor Humberto Falcón, una manera inédita de proseguir con los temas y ritmos correntinos.

“La Charanda”, “el chamamé candombe”, la “canción chaqueña”, que provienen de ese largo camino originado en la creatividad de Heraclio Pérez, Néstor Eulogio Amarilla, Marcos Bassi, Crescendo Lezcano, Los Sena y los Senitas, “Tito” Ayala, Hermanos Velázquez, Hermanos Cardozo, Jorge Codutti, y tantos otros músicos y poetas que han demostrado, con nitidez, la riqueza creativa de los ritmos chamameceros, y que han cantado al Chaco, a sus hombres, sus parajes queridos y al amor.

Información adicional