El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

TERCERA REGLA ORTOGRAFICA

Regla de la polisíntesis

La regla de la polisíntesis se enuncia así:

Las partículas prefijas y sufijas que señalan accidentes de una palabra/raíz, se unen a la misma formando con ella una sola palabra ortográfica.

Regla complementaria: Se unen también a su regente las posposiciones monosilábicas.

Excepciones. Se escriben separadas de la palabra/raíz, las partículas y los grupos de partículas dislocados por hipértesis, metátesis y elipsis.

Polisíntesis: Mecanismo de formación de palabras que consiste en yuxtaponer, unir, a una palabra/raíz, una o varias partículas -las que pueden ser prefijas, sufijas o mesofijas- con las cuales se señalan los diversos accidentes gramaticales de la misma.

Ej.: Aporogueroguataseteva’ekue: (a - poro - guero - guata - se - te - va’ekue).

A (prefijo); poro y guero (mesofijos); guata (raíz); se y te (mesofijos); va'ekue (sufijo).

En la práctica, generalmente se le llaman prefijas a todas las partículas que están antes de la raíz, y sufijas a todas las que están después.

Utilidad. La regla de la polisíntesis nos ayuda a construir las palabras y a cortar adecuadamente la cadena escrita.

Palabra. La palabra es un signo lingüístico muy difícil de definir, porque no responde a una categoría lingüística precisa. Sólo se puede decir que es una unidad lingüística material, constituida por uno o más monemas, porque algunas de ellas son lexemas y otras son morfemas, conjuntos de morfemas, o instrumentos gramaticales; es decir, segmentos que encierran contenido semántico en sí mismos, segmentos que adquieren contenido semántico sólo hallándose en relación sintáctica y segmentos que ayudan a precisar el valor semántico del mensaje transportado por la raíz o el radical.

Luego de estas aclaraciones podemos decir que: la palabra es una porción de la cadena hablada, delimitada por pausas reales o virtuales, cuya separación responde a las necesidades de entonación del discurso, administración de los silencios, los acentos, el timbre y otros elementos, todo con el fin de dar claridad y precisión al mensaje.

La palabra en el guaraní. El guarani tiene un grupo de palabras raíces, llamadas técnicamente lexemas o palabras que encierran contenido semántico en sí mismas. Luego tiene otro grupo de protopalabras llamadas comúnmente partículas, y técnicamente morfemas, que son palabras sin contenido nocional en sí, pero que adquieren significado al entrar en relación sintáctica con los lexemas.

El hablante construye las palabras combinando ambos elementos. Ej.: Lexemas: guata, karu. Morfemas: kuri, va’erã.

Estructura de la palabra en guaraní

La estructura de la palabra en guarani es como sigue:

PARTICULAS RAIZ PARTICULAS
 Morfema  Lexema  Morfema
A GUATA KURI
Partic. Prefija que señala la persona gramatical y el número (1ra. sing).  Palabra/raíz en infinitivo (caminar).  Partícula sufija de tiempo pretérito reciente. 

Forma de escribir: aguatákuri.
Traducción aproximada: caminé.

Reiteramos que en la práctica, todas las que se hallan ubicadas antes de la raíz son denominadas prefijas, y las que se hallan después, sufijas. Pero las que se hallan ubicadas entre las de los extremos y la raíz, se denominan técnicamente infijas o mesofijas.

La palabra raíz expresa la acepción infinita de la idea, y es el infinitivo en los verbos.

La cadena escrita

La cadena escrita es la reproducción imperfecta de la cadena hablada, que es el discurso oral continuo que desarrolla el hombre. Dicha cadena reconoce pausas reales y virtuales que son los momentos de silencio, perceptibles o no.

La cadena escrita se corta en segmentos que pretenden coincidir con las categorías léxicas. En el siguiente ejemplo se puede ver la variedad de categorías léxicas que concurren en una oración.

José caminaba solo y sin rumbo por la plaza nueva
 (sust.)  (verbo)  (adv.)  (conj.)  (prep.) (sust.) (prep.) (art.) (sust.) (adj.)

Las categorías léxicas

Son categorías léxicas las clases fundamentales de palabras que admite un idioma. Dichas categorías deben escribirse, por regla, separadas unas de otras, de modo que los segmentos de la cadena escrita constituyan estas categorías.

La denominamos así, siguiendo a algunos gramáticos, porque su razón de ser estriba principalmente en el léxico. Es el diccionario de la lengua el que tiene catalogado los segmentos del habla, según las funciones que desempeñan. En principio se ha creído que dichas funciones eran exclusivas, pero pronto se demostró que no, porque un verbo puede sustantivarse, y de hecho su infinitivo es un sustantivo, y a la inversa un sustantivo puede verbalizarse.

Estas categorías o clases de palabras tienen una utilidad práctica y, fundamentalmente, repetimos, en el ámbito lexical.

El mayor intento hecho para identificar lo que es la palabra, ha sido la creación de éstas que nosotros denominamos categorías léxicas y que comúnmente son conocidas como categorías gramaticales, estas ocho o nueve clases de signos lingüísticos, agrupados según las funciones que desempeñan en la oración.

Pero este intento también ha fracasado, porque se ha enfrentado con fenómenos tales como: la polisemia o vocablo con varios significados; la metábasis o categoría léxica que desempeña una función no propia en la oración.

Tropieza además con los mecanismos morfológicos de creación y transformación de las palabras, como la composición, la derivación, la aglutinación, la parasíntesis y la polisíntesis.

Inclusive la sinalefa y la elisión han venido a enredar la cuestión. Por tanto, el ideal de que cada segmento de la cadena escrita responda a una de las categorías léxicas determinadas, aún no se ha hecho realidad sino a medias.

En una lengua polisintética como la guarani, es mucho más difícil aún, porque no es lengua de palabras ya hechas y catalogadas en el diccionario a la orden del hablante o escribiente, sino lengua en la cual el hablante construye su propia palabra con los materiales que le proporciona la lengua, y que son: lexemas o raíces, mofemas o partículas e instrumentos gramaticales o determinantes.

El hablante del guarani se asemeja al albañil, a quien se le proporciona una pila de ladrillos y un montón de escombros, con cuya combinación debe construir el muro.

El mecanismo principal utilizado por el guarani para formar las palabras, es el de la polisíntesis, y no el de la parasíntesis, por cuyo medio virtualmente no forma palabras, tal como lo dejó palmariamente demostrado el Prof. Lic. Lino Trinidad Sanabria en su libro: Polisíntesis Guaraní, obra que recomendamos expresamente a los estudiantes y estudiosos que se propongan profundizar el estudio de nuestra lengua.

Las categorías léxicas del castellano son: sustantivo, adjetivo, pronombre, verbo, adverbio, preposición, conjunción, artículo e interjección.

Las categorías léxicas del guaraní son:

1) Ñe'téva = Verbo
2) Téra = Nombre, sustantivo
3) Teraykegua = Adjetivo
4) Terarãngue = Pronombre
5) Ñe'
teykegua = Adverbio
6) Ñe'riregua = Posposición
7) Joajuha = Conjunción
8) Ñe'ndyi = Interjección

Nota. Proponemos el cambio de nomenclatura del sustantivo, el adjetivo, el adverbio y la conjunción, con pequeñas variaciones que, a nuestro juicio, las designan mejor.

El guarani no tiene artículo y la categoría llamada posposición es la misma que en castellano se llama preposición. Cumple la misma función gramatical que ésta y sólo recibe nombre diferente por el lugar que ocupa, en esta lengua, respecto de su regente.

La preposición se ubica antes de la palabra regente.
La posposición se ubica después de la palabra regente.

La regla más amplia y difícil

La regla de la polisíntesis es la de mayor envergadura en la gramática guarani. Para su aplicación correcta es preciso conocer e identificar previamente una buena cantidad de lexemas, que es un ejercicio de adquisición de vocabulario que se realiza con el diccionario, y conocer otra importante cantidad de morfemas o partículas que cumplen diversas funciones en la modifcación de los lexemas. Esto se aprende solamente estudiando gramática guarani.

Las mayores posibilidades de errores ortográficos se hallan en la aplicación de esta regla y no en la del alfabeto, que es extremadamente fácil, ni en la regla del acento, que es relativamente fácil para quien tiene buen oído.

Para un manejo relativamente eficiente de esta regla, debemos aprender a reconocer las 8 categorías léxicas del idioma y los accidentes gramaticales que sufren las mismas.

Por ello y para ello pasamos a exponer suscintamente el caso de cada categoría léxica en forma separada, empezando con el estudio del verbo, que es la categoría que mejor aprovecha el mecanismo de la polisíntesis.

También allí explicaremos las excepciones que reconoce la regla: los fenómenos conocidos como dislocación por hipértesis, por metátasis y por elipsis.

La didáctica nos indica que primero debemos enseñar a aplicar la regla y luego las excepciones.

ã / / ĩ / õ / ũ /

Información adicional