El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

PRIMERA REGLA ORTOGRAFICA

"El guaraní es un idioma perfectamente claro y de fácil asimilación, caracterizándose por la justeza y precisión de sus períodos, por el contenido unas veces conceptual y otras onomatopéyico de sus palabras, por la claridad y relieve de sus consonantes y, sobre todo, por lo abierto y llano de sus vocales, rasgo en el que en muchos casos es superior al mismo español"(1).

(1) Citado por Saturnino Muniagurria. “El Guaraní (Elementos de Gramática Guaraní y Vocabulario de las voces más importantes de este Idioma)” (1967). Ed. Hachette, Buenos Aires.

"Esto se observa principalmente en ciertos diptongos, los cuales se pronuncian en forma más espaciada que de ordinario, a fin de que las letras que los componen aparezcan más llenas de su propio contenido", prosigue el estudioso correntino.

"Así, kue quiere decir viejo y ku'e, mover. La necesidad y frecuencia de estas separaciones han determinado la tonada característica de los habitantes del litoral Nordeste argentino, que otros erróneamente atribuyen a la doble influencia de la latitud y del clima".

La primera regla ortográfica

La primera regla ortográfica es la que instituye y reglamenta el alfabeto del idioma. Por eso es conocida como la regla del alfabeto.

Establece una correspondencia directa entre los fonemas del guaraní y los grafemas, signos o letras que se utilizan para su escritura. Todas las consonantes se pronuncian con la vocal / e /.

La regla se enuncia como sigue:

El guarani tiene 32 fonemas que son representadas por 32 grafemas, signos o letras.

Cada fonema es representado por un solo grafema y cada grafema representa a un solo fonema. No tiene letras mudas ni letras con doble sonido.

Los digramas o consonantes bilíteras son inseparables y constituyen una sola letra. Los grafemas del alfabeto son:

a, ã, ch, e, ẽ, g, h, i, ĩ, j, k, l, m, mb, n, nd, ng, nt, ñ, o, õ, p, r, rr, s, t, u, ũ, v, y, ỹ, / ’ / (puso)(2)

(2) No se tilda la palabra “puso”, porque es una palabra del idioma guarani y, por ende, se escribe de conformidad con la ortografía de esta lengua. Tiene acento final.

Fonema: es la imagen mental de un sonido permanente de una lengua, que se desea articular al hablar. Existe en cantidades limitadas en cada idioma y, por medio de la reiteración y la combinación entre sí, forman todas las palabras del idioma.

Grafema: es la letra o signo con el cual se representa visualmente un fonema.

Las clases de alfabeto

Alfabeto tradicional: es el que fue adoptado en tiempos inmemoriales por un idioma y se ha venido utilizando sin interrupción, de modo general y uniforme, por considerable tiempo. El guarani no tuvo esta clase de alfabeto.

Alfabeto fonológico: conjunto de grafemas con el cual se representa todo el corpus fonémico de un idioma, atendiendo exclusivamente a la mejor representación gráfica de sus fonemas, sin considerar otros aspectos.

Es el adoptado por el guarani en la República del Paraguay y que, a su vez, adoptaron los países de la región guaraní, signatarios del Congreso de Montevideo del año 1950.

Alfabeto fonético: conjunto de signos gráficos que representa todos los fonemas de un idioma y también los sonidos secundarios, alófonos, sonidos especiales, timbres y entonaciones, para que mediante ellos una persona que nunca ha escuchado un idioma, pueda reproducirlo oralmente con toda fidelidad.

Alfabeto Fonético Internacional (A.F.I.): conjunto de signos gráficos adoptado por convención internacional, para representar los fonemas y demás elementos sonoros comunes del lenguaje humano de modo uniforme. Es de mucha utilidad para identificar los fonemas de una lengua desconocida, cuya representación en su alfabeto común es siempre convencional.

Ventajas del alfabeto fonológico

El alfabeto fonológico tiene una ventaja fundamental, que es la didáctica y, otra importante, que es la economía en la escritura.

Para un niño de 5 ó 6 años, edad en que accede a la alfabetización, es mucho más fácil -por su lógica- el manejo de un alfabeto fonológico antes que uno tradicional.

Tenemos el ejemplo del castellano, con un alfabeto tradicional que representa sus 24 fonemas con 30 grafemas, incluso algunos sin sonido. De modo que los errores ortográficos en castellano no son gratuitos porque, aparte de la forma deficiente cómo se lo enseña, el alfabeto mismo no ayuda.

El más avezado escribiente puede dudar en algún momento si tal palabra se escribe con / b / o con / v /; si tal otra se escribe con / c /, con / k / o con / q /; con / g / o con / j /; con / h / o sin / h /; con / i / o con / y /; con / s / o con / c /; con / u / o sin / u /; con / x / o / cc /; con / z /, con / c / o con / s /.

El alfabeto fonológico elimina todas estas posibilidades de errores ortográficos. Con dicho alfabeto una persona medianamente inteligente no puede cometer errores alfabéticos.

Es por ello que el Padre Antonio Guasch califica la regla que establece el alfabeto guarani como: “La regla de oro de la gramática perfecta”.

Comentario de grafemas especiales

Las letras que integran el alfabeto guarani moderno, resulta de la combinación del abecedario castellano y del alfabeto fonético internacional (A.F.I.).

Es por ello que la mayoría de las letras representa fonemas que, en castellano, se representan con la misma letra, con excepción de algunas, a las cuales se les ha asignado una representación diferente.

Se completa con letras creadas por combinación, a los efectos de representar los fonemas del guarani que no tiene el castellano o que no los identifica como fonemas.

Finalmente, se adoptan letras configuradas con signos diacríticos, para representar las vocales nasales.

- El caso de la / ch /

Con este grafema se representa, en guarani, una consonante oral, alveolar, fricativa, que existe en varias lenguas.

El inglés representa este fonema con el digrama / sh /. Ej.: show; el portugués y el catalán con / x /. Ej.: caixa, xocolata, xiclet; y el francés con / ch /. Ej.: atache, champagne.

El castellano no tiene este fonema, salvo expresiones dialectales aisladas. Es por ello que utilizaba la letra / ch / para representar otro fonema: la consonante alveolar africada, que se escucha por ejemplo en la palabra “muchacha”, fonema que el A.F.I. lo representa con / ĉ /.

Pero el castellano ya no lo considera fonema ni grafema, sino sílaba compuesta de dos consonantes y una vocal. La / ch / ya no es letra del alfabeto castellano.

Esta letra representa un problema en el alfabeto guarani; es la única letra del alfabeto guarani moderno que no responde a un principio fonológico, sino a la tradición.

Por ello ha inquietado siempre a los estudiosos y existen propuestas para que sea sustituida por la / sh /.

- El caso de la / g /

Un alfabeto fonológico como el guarani no admite, por principio, que una letra represente a dos fonemas distintos.

Es por ello que la / g /, en este alfabeto, tiene un solo valor y es el que suena en castellano en la palabra “gato” o “gusto”.

Nunca adquiere el sonido fuerte de “gesto”o “Giménez”, porque el guarani no tiene este fonema.

La / g / forma sílaba con todas las vocales, sin necesidad de la / u / muda, que en el alfabeto guarani no existe. Aquí la / u / tiene sonido en todos los casos. Ej.: tuguy, tague, chugui.

El caso de la / ĝ /. Motivo de su eliminación

Fue preciso eliminar del alfabeto guarani la letra / ĝ /. Su incorporación había sido un error.

Se ha hecho por desconocimiento del fenómeno de asimilación regresiva y asimilación progresiva de la nasalidad. Se introdujo para escribir nada más que siete palabras: haĝua, ĝuarã, ĝuaiĝui, ĝue’ẽ, taĝe, áĝa y haĝuino.

Cuentan que Guillermo Tell Bertoni exigió su inclusión, sosteniendo que la nasalización comienza en la consonante, y tenía razón, pero dicho fenómeno se produce por asimilación regresiva.

La nasalidad es como la humedad; se extiende a un poco antes y a un poco después de donde cae la gota. En estos casos, la nasalidad recae sobre la vocal y preferentemente sobre la tónica, es ésta la verdadera nasal.

Por tanto, dichas palabras hay que escribirlas utilizando simplemente las vocales nasales. Ej.: haguã, guarã, guãiguĩ, gue’ẽ, tagẽ, ãga, haguĩno; de esta forma quedarán perfectamente escritas.

Con ello se elimina del alfabeto una letra innecesaria y conflictiva para incorporar otras que son necesarias.

Se fundamenta esta determinación en los siguientes hechos:

1.- La versión guaraní de la Constitución Nacional de la República del Paraguay no la ha incluido y, si bien aquella magna Asamblea no fue de lingüistas, ha sido la más alta, soberana y democrática representación política de la Nación paraguaya que ha tratado el tema hasta ahora;

2.- En la reedición de la "Gramática Guaraní", del año 2001, de la profesora Natalia Krivoshein de Canese, esta vez en coautoría con el profesor Feliciano Acosta Alcaraz, ya fue eliminada, porque su existencia como fonema es insostenible;

3.- El "Gran Diccionario Avañe'ẽ Ilustrado", del profesor Lino Trinidad Sanabria, también lo ha eliminado y con argumentos científicos sólidos;

4.- No la incluyen en el alfabeto la "Gramática Guaraní" del Padre José Valentín Ayala, ni el "Gran Diccionario Guaraní-Castellano" del Padre Antonio Guash.

- El caso de la / h /

Esta letra, que es muda en castellano, es adoptada por el alfabeto guarani para representar el fonema consonante espirado, gutural o laríngeo, fricativo.

Ej.: haity, heta, hikuái, hogue, huguy.

Su sonido es igual a la / h / del inglés.

- El caso de la / j /

El fonema consonante / ye / es representado con la letra / j / en los idiomas de mayor difusión y prestigio actual y adoptado como tal por el alfabeto fonético internacional / dj /.

Para su adopción por el guarani, se tuvo en cuenta estos aspectos, además de la inexistencia, en guarani, de un fonema que suena como la “jota castellana’’, así como la necesidad de exonerar a la / y / de dicha función, para darle la función exclusiva de vocal.

- El caso de la / k /

Esta letra, proveniente del albabeto griego, en el cual figura con el nombre de “kappa” y que es adoptada por el alfabeto fonético internacional como grafema propio para la consonante velar oclusiva sorda, ha sido adoptada por el guarani por la facilidad que le brinda para formar sílaba con sus doce vocales y sus correspondientes diptongos y triptongos.

Mediante la incorporación de la / k /, no solamente se ha unificado la escritura de las sílabas, sino que ha permitido eliminar las letras / c /, / q / y / u / muda, además de la facilidad que le brinda, dándole a la escritura guarani una personalidad propia y distintiva.

- El caso de los digramas

Son llamadas así las consonantes formadas por unión de dos letras, para representar un fonema que no tiene signo propio en el alfabeto latino.

En guarani son las consonantes / mb /, / nd /, / ng /, / nt /, / rr / y / ch /.

Estas letras conforman una unidad inseparable y representan a un solo fonema respectivamente. De todas ellas solamente la / ng / y / nt / no encabezan palabras.

La / rr / inicia palabra, pero solamente en hispanismos y, en ese caso, se considera que se debe escribir con / rr /.

Ej.: Rrósa, rráncho (hisp.), porque si el castellano no tiene palabras iniciadas con / rr /, el guarani tiene muchísimas con / r / y pueden crearse confusiones.

Ej.: róga, raity, rogue, rymba.

- El caso de la vocal / y /

Esta vocal -inexistente en castellano- ha encontrado dificultades para su representación. No existe una letra latina con la que se pueda representar.

Finalmente, se ha optado por la / y /, letra que, en castellano, representa la doble función de vocal y consonante y, en el alfabeto popular guarani se le ha asignado la representación de cuatro fonemas.

Tiene valor de / i / latina en la palabra "Paraguay"; valor de consonante / ye / en la palabra “yagua”; valor de vocal / y / (agua), en el topónimo Akaray y similares; y valor de vocal nasogutural / / en palabras como "ate’ỹ".

Al adoptarse el alfabeto fonológico, le fue asignada la función de representar a las dos vocales centrales altas, (y, ), diferenciando las letras mediante el signo diacrítico de la nasalidad / ~ /, llamado tĩgua (tilde nasal).

Fue suprimida su función de / i / latina y la representación de la consonante / ye / le fue asignada a la  / j /.

- El caso del / ’ / (puso)

El apóstrofo, signo del hiato glotológico, es considerado en guarani un fonema consonante, por establecer diferencias fónicas y semánticas en las palabras.

Ejs.: kái, ka’i  // kue, ku’e.

Para su graficación se ha adoptado como letra la coma alta o signo de la glotal "stop" del inglés. Es intervocálico en guarani y forma sílaba con la vocal que le sigue.

- El caso de las vocales nasales

Como en guarani las seis vocales nasales se reproducen en serie con timbre nasal y son fonemas distintos de las orales; se ha adoptado para la serie nasal las mismas vocales orales acompañadas del signo de la nasalidad o virgulilla de la / ñ / española.

La existencia de las mismas y su forma de comportamiento, ha dado lugar a la llamada “regla del acento nasal”, como una regla ortográfica más del idioma guaraní.

Se ha propuesto la eliminación de dicha regla y se pasa a fundamentarla seguidamente:

El sistema gramatical que se expone aquí consta, en verdad, de cuatro reglas, de las cuales se excluye la tercera, denominada “regla del acento nasal” que se enuncia como sigue:

La vocal nasal no lleva tilde cuando forma sílaba con una consonante también nasal o naso - oral”.

La formulación de esta regla ha sido un error a partir de su mismo nombre, porque la nasalidad no es acento sino timbre.

Esta regla sugiere que las vocales del guarani no tienen identidad propia, porque a veces serían orales y a veces nasales. Y esto no es cierto.

Esta “regla” niega la existencia de las vocales nasales; niega la monofonía de las vocales; admite que las vocales son dífonas; deja al guarani con seis vocales de doble timbre y, consecuentemente, de doble función.

Esto contradice frontalmente a la primera regla y con ello niega que el guarani tiene un alfabeto fonológico. Por ello su permanencia es insostenible.

El propósito de la regla, noble por cierto, debe explicarse de otra manera y ello se logra mediante la adopción de la siguiente regla complementaria de la primera:

Nunca concurren en una sílaba la consonante nasal o naso-nasal con vocal o vocales nasales.

Esta es la cuestión: dos fonemas nasales se excluyen de la sílaba. Nunca puede haber más de uno en ella.

Por ejemplo en la sílaba / mba / de mba-’a-po, la consonante / mb / es naso-oral y la vocal es oral. En la sílaba / ta / de py-tã, la consonante / t / es oral y la vocal es nasal.

La articulación de una doble nasalización es fonéticamente imposible. Por tanto, la que concurre en la sílaba con la consonante nasal o naso-oral, no es la vocal nasal, sino simplemente la vocal oral.

En todo alfabeto existen letras monolíticas y letras de dos elementos. Por lo general, las letras del segundo tipo se crean basadas en las del primer tipo, a las cuales se le adicionan elementos diacríticos o diferenciadores. Ej.: / n /, / ñ /.

Con dicho aditamento se crea una nueva entidad gráfica -diferente de la originaria- y se le asigna la función de representar en el mundo visual a otro fonema.

Por tanto, la / ñ / no es una / n / que a veces lleva el signo diacrítico de la nasalidad y a veces no. Este sería un concepto errado.

La / ñ / es enteramente distinta de la / n /, porque establece las tres diferencias fundamentales, que son las diferencias fónica, gráfica y semántica.

En el aspecto fónico tiene punto y modo de articulación diferente y consecuentemente suena distinto. En el aspecto gráfico se distingue la diferencia a simple vista porque una es monolítica y la otra consta de dos elementos; y en el plano semántico, indican contenidos nocionales enteramente diferentes.

Ej.: mono no es igual a moño.

Siguiendo este razonamiento, se sostiene que las seis vocales nasales del guarani son entidades enteramente diferentes e independientes de las seis vocales orales que le sirven de origen.

Las letras que no son monolíticas, es decir, aquéllas que se forman con dos elementos materiales separados forman una unidad de imagen; se hallan definitivamente integrados y destinados a un fin de modo que, al desintegrarlos, se convierten en lo que no son, en otros grafemas que a su vez representan a otros fonemas, con los cuales se designan otros conceptos.

Véanse estas palabras en las que son diferentes el sonido, la imagen visual y el significado:

pyta - pytã // oke - okẽ // api - apĩ // káso - kasõ // pytu - pytũ // aky - akỹ.

Y no sólo en las palabras raíces, también en las construidas con partículas o afijos que señalan accidentes gramaticales.

No es lo mismo decir: “kuñami chejararã” que “kuñami chejarara”. El serenatero que olvida de nasalizar, se ganaría un escobazo en vez del beso esperado.

Siendo esto así, se ratifica el acierto de la primera regla ortográfica y se afirma que se tiene en guarani -por ahora- 32 grafemas diferentes entre sí y que a su vez representan en el mundo visual a 32 fonemas distintos, en perfecta correspondencia.

No se puede escribir una lengua con el alfabeto de otra; cada lengua debe tener su propio alfabeto.

Información adicional