El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Cronología de hechos relacionados con el idioma guaraní

- 3000: el grupo tupí-guaraní se está estableciendo en el centro de América del Sur, proveniente quizás de América Central, teniendo un lenguaje en desarrollo, mayoritariamente monosilábico y gutural.

- 2000: es probable que pequeños grupos indígenas se estén disgregando y aislando, para luego formar lo que en el futuro lejano se conocerán como otros troncos lingüísticos menores.

- 1000: los tupí-guaraníes han logrado mejorar notablemente su lenguaje primigenio en algo conciso y preciso con el que se comunican, en el que abundan los sonidos guturales y onomatopéyicos.

- 500: por alguna razón desconocida, el grupo empieza a dividirse en dos, perdiendo comunicación uno con otro. Los tupíes van migrando hacia el Norte y Este, mientras que los guaraníes al Oeste y Sudoeste.

200: un grupo de los tupíes va llegando a la costa atlántica, sudeste de lo que será Brasil, mientras que otro se establece en el Amazonia. Los guaraníes, entretanto, se expanden por la Cuenca del Río de la Plata. Sus lenguas empiezan a diferenciarse, aún con la misma sintaxis.

500: se van generando varios dialectos de las dos grandes lenguas originales (tupí y guaraní), enriqueciéndose lexicalmente cada uno a su propio modo, por la influencia de lenguas locales de otros troncos linguísticos.

1000: la sintaxis de las lenguas provenientes del tupí-guaraní sigue y seguirá mantieniéndose casi invariable, lo que permitirá más tarde, sumado a su similitud fonológica, la identificación de este grupo como de origen común.

1492: Descubrimiento de América y de sus habitantes, por parte de los europeos.

1494: firma del Tratado de Tordesillas (de límites de tierras) entre España y Portugal. Esto acentuará la división entre los guaraníes y los tupíes.

1500: llega Pedro Alvares Cabral al Brasil y toma posesión de la tierra en nombre de Manuel I, rey de Portugal.

1516: Juan Díaz de Solís, en búsqueda de los tesoros del Imperio Inca, descubre las costas orientales de América del Sur, desembarca y se interna en la selva, pero luego muere en manos de los indígenas.

1524: Alejo García, sucesor de Solís, atraviesa los ríos Paraná y Paraguay, camino a “el Dorado”, y muere a su regreso.

1527: Sebastián Caboto funda el fuerte Sancti Spiritu, sobre el río Paraná.

1536: Pedro de Mendoza funda Buenos Aires, en un ambiente muy hostil.

1537: Juan de Salazar funda Asunción. Le reciben los karios, con sumisa hospitalidad. Empieza el mestizaje.

1539: surge el primer levantamiento indígena contra la opresión colonial, al que seguirán varias rebeliones intermitentes, principalmente con el fin de revivir libremente la tradición religiosa guaraní.

1541: se establece el Cabildo de Asunción, ubicándose allí el centro de operaciones de la Provincia del Río de la Plata. Se ordena la evacuación de Buenos Aires.

1542: el Adelantado Cabeza de Vaca recibe, en Asunción, a una agrupación de indígenas, que se dirigen a él en español para expresarle la bienvenida. Son los primeros indígenas bilingües.

1553: llegan los primeros jesuitas al Brasil. Estos misioneros se abocan inmediatamente al estudio del tupí, encabezados por José de Anchieta (Joseph de Anxieta).

1555: llegan las primeras 40 mujeres españolas a Asunción, quienes darían a luz a los criollos.

1560: varias copias manuscritas de unos apuntes de José de Anchieta acerca de la gramática de la lengua tupí, circulan entre sus compañeros jesuitas, quienes las leen con avidez y las usan para la enseñanza.

1556: Domingo Martínez de Irala introduce en el Río de la Plata la Encomienda, un sistema de distribución de tierras a los españoles y de esclavización de indígenas.

1575: con intención evangelizadora, llegan los franciscanos al Río de la Plata.

1579: sublevación encabezada por el cacique Overa quien, con la elocuencia de su lengua, organiza un gran movimiento, que permite a los guaraníes restablecer sus costumbres (bailes, rituales, etc.), que le estaban prohibidos por los españoles.

1582: una Real Cédula responsabiliza a Irala de graves injusticias, muertes y malos tratos a los indígenas.

1583: el Concilio de Lima recomienda la traducción del Catecismo al guaraní.

1586: fray Luis de Bolaños traduce al guaraní el Catecismo Breve para Rudos y Ocupados (de Ripalda), la primera escritura en esta lengua. Bolaños prepara, además, algunos bosquejos de la Gramática Guaraní.

1592: Hernando Arias de Saavedra (“Hernandarias”), criollo, es nombrado gobernador de la “Provincia Gigante de las Indias”, como es conocida la Provincia del Río de la Plata, que es dependiente del Virreinato del Perú.

1595: Anchieta publica Arte de Grammatica da Lingoa Mais Usada na Costa do Brasil. Esta lengua es el tupí, que a esta altura del tiempo ya difiere bastante del guaraní.

1603: se realiza el primer Sínodo de Asunción, que dictamina utilizar el Catecismo en guaraní de Bolaños y el fortalecimiento de las reducciones con los franciscanos. Se traducen al guaraní las Ordenanzas emitidas por Hernandarias. Al parecer, no quedaron rastros de estos documentos.

1605: se establece la Orden de la Compañía de Jesús (conocida también como la Misión de los Jesuitas) en la Provincia del Río de la Plata, para reforzar la tarea evangelizadora de los franciscanos, y para “alfabetizar e instruir” a los indígenas, con la intención de que sean útiles una vez dominados. Pero los jesuitas inmediatamente se interesarán por el estudio de la lengua guaraní y estarán en contra de la Encomienda, en lo que se refiere a la explotación de los indígenas. 

Sabido es que el guaraní es un idioma exclusivamente oral. Fueron los jesuitas los primeros en darle forma escrita, a fin de hacer más fácil -entre los indios de sus reducciones- la enseñanza religiosa.

Emplearon para ello la ortografía y los signos propios de la gramática española. Pero resultó que no siempre los valores eran equivalentes. El signo de la interrogación, por ejemplo, carecía de aplicación, por la sencilla razón de que las preguntas se hacen en guaraní incorporando a la frase determinadas partículas (pa, haje, tiko).

 

1610: las Ordenanzas de Alfaro establecen las Reducciones en el Río de la Plata, donde los jesuitas pudieran trabajar con los indígenas y darles instrucción, liberándolos a estos del servicio personal (semiesclavismo) de la Encomienda.

1617: Felipe III, rey de España, decide dividir las tierras a cargo de Asunción en dos provincias, para una mejor administración, y ordena repoblar Buenos Aires como sede de la nueva provincia. Esta vez la expansión geográfica del guaraní ya es propiciada por los mismos españoles, sus criollos y mestizos.

1618: Antônio de Araujo publica su Catecismo na Língua Brasílica.

1629: Alonso de Aragona escribe una Gramática de la lengua guaraní, que permanecerá inédita por 350 años.

1639: Antonio Ruiz de Montoya publica Tesoro de la Lengua Guaraní, el primer diccionario guaraní-castellano.

1640: Antonio Ruiz de Montoya publica Arte y Vocabulario de la Lengua Guaraní, que incluye gramática guaraní y un diccionario castellano-guaraní; y también otro libro, Catecismo de la Lengua Guaraní.

1705: el Padre Serrano traduce al guaraní la obra De la Diferencia entre lo Temporal y lo Eterno, con la cual gran cantidad de neologismos ingresan al guaraní.

1721: se inicia la sublevación de los Comuneros, que durará hasta 1735, pues si bien el movimiento (del pueblo contra abusos y arbitrariedades del absolutismo) fue originario de otras tierras, en la Provincia del Paraguay (contra el gobernador Diego de los Reyes Balmaceda), significará un gran uso del guaraní entre “los comuneros”, es decir, el pueblo.

1724: Nicolás Yapuguay, un cacique guaraní, publica Explicación del Catecismo en Lengua Guaraní, impreso en la misma reducción jesuítica de San Francisco Xavier.

1727: Nicolás Yapuguay publica Sermones y Ejemplos en Lengua Guaraní, en la imprenta de San Francisco Xavier.

1750: se firma el Tratado de Permuta (de límites) entre España y Portugal. En dicho Tratado se entregan a Portugal siete pueblos guaraníes de la margen izquierda del río Uruguay, a cambio de la Colonia del Sacramento (hoy Colonia, Uruguay).

1753: indígenas de San Juan envían una carta -en guaraní- al gobernador de Buenos Aires, expresando su rechazo al Tratado de Permuta.

1756: se desata la Guerra Guaranítica, al negarse los guaraníes, afectados por el Tratado de Permuta, a pertenecer a los portugueses. Los guaraníes son vencidos.

1758: la lengua tupí y la Compañía de Jesús en el Brasil sufren un gravísimo revés; el marqués de Pombal prohibe la enseñanza y el uso del tupí, con el fin de aumentar el dominio portugués. En pleno auge, esta bella lengua es refrenada con la fuerza de la ley.

1759: se publica, póstumamente, en Madrid, el libro Ára poru aguyjeyháva, del Padre José Insaurralde, totalmente en guaraní. Trata del uso ritualizado del tiempo.

1768: expulsión de la Compañía de Jesús de la Provincia del Paraguay, un hecho muy lamentable para la lengua guaraní, pues no se la volverá a enseñar oficialmente en los siguientes 200 años.

1770: se prohibe el uso de la lengua guaraní, fecha que coincide con la expulsión de los jesuitas de las misiones. A partir de ese episodio, el rey Carlos III de España prohibió el uso de las lenguas indígenas en los territorios de sus colonias. Se comenzó a prohibir el quechua, en Santiago del Estero y Tucumán y se continuó con las demás lenguas nativas. A tal efecto se impuso el uso de la lengua castellana -de Castilla- de donde eran oriundos los Reyes Católicos. El “castellano” sería la lengua de la nación “civilizada”, de la clase “ilustrada” o “semiilustrada”. Fueron los inicios desde donde se empieza a desvalorizar a negros, mestizos e indígenas y, por ende, a sus culturas.

1776: se crea el Virreinato del Río de la Plata, con sede en Buenos Aires, y la Provincia del Paraguay pasa desde ahora a depender de ella.

1777: firma del Tratado de San Ildefonso, por el cual España recupera los siete pueblos perdidos en 1750.

1793: José Manuel Peramás publica La República de Platón y los Guaraníes. Es un paralelo entre los guaraníes y lo que Platón anhelaba.

1806: Este año y el siguiente, los ingleses intentan conquistar el Río de la Plata, ocupando Buenos Aires y Montevideo. En contacto con estos, los sudamericanos aprenden a valorar sus propias fuerzas y empiezan a surgir las ideas de Independencia. Las tropas paraguayas usan los colores rojo, blanco y azul, que más tarde serán los de su bandera.

1810: En Buenos Aires deponen al virrey, sabiendo que tropas francesas atacan España, y establecen una Junta que pretende sumar a Paraguay al Movimiento. El general Manuel Belgrano escribe a Bernardo de Velazco (gobernador-intendente de Paraguay) una carta en guaraní indicando ese deseo. No hay mala intención en esa carta. Belgrano tan sólo pretende que las dos provincias del Virreinato se fusionaran en una sola.

1811: Paraguay proclama su Independencia del Gobierno español y, curiosamente, todos los documentos oficiales se siguen redactando en castellano. La Junta de Buenos Aires sigue insistiendo en sus propósitos, a los que Paraguay hace caso omiso.

1840: Francisco Adolfo de Varnhagen empieza una serie de propuestas al Gobierno del Imperio del Brasil para que se restituya la enseñanza del tupí, lengua que ya entró en decadencia, pero sus súplicas no son escuchadas.

1841: Se funda la Academia Literaria en Asunción, institución que promocionará el estudio del castellano y el latín, ignorando completamente al guaraní.

1848: Carlos Antonio López, presidente de Paraguay, ordena sustituir los nombres y apellidos guaraníes de la población, por otros de origen español; otro mazazo a la cultura autóctona.

1865: Inicio de la Guerra de la Triple Alianza (coalición entre Brasil, Argentina y Uruguay, contra Paraguay), que si bien aniquilará a Paraguay, facilitará el renacimiento de la lengua guaraní. Durante la guerra, Paraguay transmite secretos militares en guaraní, y su presidente Francisco Solano López lo utiliza para todos sus discursos oficiales.

1867: Aparecen numerosas publicaciones en guaraní, alentadas por el mismo Gobierno paraguayo. Entre ellas, los periódicos Cabichu'í y Cacique Lambaré, diarios satíricos impresos en pleno frente de batalla.
Propuesto por el mariscal Francisco Solano López, un Congreso de Grafía establece nuevas normas de escritura para el guaraní.

1870: Finalizada la Guerra Grande con la muerte del mariscal Solano López, se reinicia la guerra contra el guaraní, “la lengua salvaje”, prohibiéndose su uso en las escuelas. Quienes lo usan son calificados de "guarangos", y sujetos a penas sociales. El guaraní pasará a ser nuevamente una lengua oral.

1914: Kurt Unkel publica en Alemania un conjunto de mitos y leyendas que le fueron narradas por los guaraníes. Mucho más tarde (1978) será reeditado en Lima con el título Los Mitos de Creación y de Destrucción del Mundo.

1915: Alfonso de Lima Barreto (1881-1922) publica en Brasil su novela Triste Fim de Policarpo Quaresma, donde el personaje, en plena locura, ruega a sus contemporáneos a abandonar el portugués en favor del tupí.

1917: El Padre Justo Bottignoli publica, desde Turín, su Gramática Razonada de la Lengua Guaraní.

1921: Narciso R. Colmán (“Rosicrán”) publica Ñande Îpĩ cuera (Ñande Ypy kuéra, Nuestros Antepasados), con un subtítulo bien explicativo: “Poema etnogenético y mitológico. Protohistoria de la raza guaraní, seguida de un estudio etimológico de los mitos, nombres y voces empleadas”. Esta obra se tendrá como de origen guaraní, pero investigaciones ulteriores demostrarán que estos “mitos” son meras fantasías de su autor, que no condicen con la cultura de los guaraníes.

1922: Aparece la revista Ocara potĩ cue mi (Okára potykuemi, Pequeñas flores silvestres), que será muy famosa en el ámbito campestre, por transmitir poesía y letras de músicas populares en guaraní.
Se publica La Civilización Guaraní, de Moisés Bertoni.

1924: Juan Francisco Recalde publica Ortografía Guaraní, desde San Pablo. En este libro empieza lo que será la gran discusión acerca de la clasificación de verbos guaraníes, especialmente los llamados “pronominales”.

1925: La lengua precolombina vuelve a tener fuerza, esta vez con el teatro de Julio Correa, gran dramaturgo del “yopará” (mezcla del guaraní con un español mal hablado).

1928: Ludwig Schwennhagen, historiador de origen austríaco, publica en Brasil su Antiga História do Brasil - De 1100 a.C. a 1500 d.C., producto de una gran investigación que la historia oficial no la considerará hasta fines de siglo. En esta obra se concluía que los fenicios estuvieron en Sudamérica mucho antes de la Era cristiana.

1930: El jefe de Policía de Asunción, José C. Meza, emite un Edicto con el cual prohibe a todo el personal policial hablar guaraní dentro de las dependencias policiales.

1932: Otra guerra azota a Paraguay. Esta vez es la del Chaco, venida de Bolivia, hasta 1935. Nuevamente el guaraní mantiene unidos a los soldados paraguayos, con una gran producción poética que narra esta desgracia.

1941: Nace en Paraguay, Cultura Guaraní, que será más tarde la Academia de Lengua y Cultura Guaraní. Tiempo después perderá autoridad y luego quedará en el olvido, por la improductividad de sus miembros.

1944: Marcial Samaniego escribe Textos Míticos Guaraníes, recogidos de la etnia Paĩ-Tavyterã, de Yvypyte, Nordeste de Paraguay. Lo publicará en 1968.
Se publica en Buenos Aires el libro Gramática Guaraní, de Juan de Bianchetti.

1946: León Cadogan le da forma escrita a Ayvu Rapyta (Fundamentos de la Palabra), un conjunto de poemas religiosos y éticos de ignota datación, pero calculada en muchos siglos.
Aparece el libro El Guaraní - Elementos de Gramática, de Saturnino Muniagurria, publicado en Buenos Aires.
Eduardo Saguier publica El Idioma Guaraní - Método Práctico para su Enseñanza, que conocerá varias ediciones.

1948: El Padre Antonio Guash da la luz a su primera Gramática Guaraní.

1950: Anselmo Jover Peralta y Tomás Osuna publican su Diccionario Guaraní - Español y Español - Guaraní, encargándose el primero de compilar y completar el vocabulario que dejó Osuna a su muerte, en 1941, y de agregarle Apéndices: gramatical y toponímico.
En Montevideo, un Congreso de la Lengua Guaraní establece una nueva grafía para esta lengua, con delegados de Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay.
Se funda, en Asunción, la Asociación de Escritores Guaraníes.

1951: Eduardo Saguier publica Martín Fierro en Guaraní, su traducción de la clásica obra de José Hernández.

1955: El presidente brasileño Café Filho instaura la obligatoriedad de incluir un curso de tupí en las carreras de Letras de todas las Universidades de Brasil, cuando esta lengua ya se está desvaneciendo en el olvido.

1956: El Padre Antonio Guasch publica El Idioma Guaraní, una completa gramática de esta lengua, y su Diccionario Castellano-Guaraní y Guaraní-Castellano.

1960: Antonio Ortiz Mayans publica su Gran Diccionario Castellano-Guaraní Guaraní-Castellano, sin respetar la nueva grafía.

1962: Se crea, en Asunción, el Instituto de Lingüística Guaraní.

1967: La Constitución Nacional de Paraguay ya menciona, esta vez, la existencia del guaraní, pero “la lengua oficial es la española” (artículo 5), sugiriendo tímidamente su difusión (artículo 92).

1969: El Padre Bartomeu Meliá publica su tesis doctoral en la Universidad de Estrasburgo. La creation de un langage chretien dans les Reductions des Guarani au Paraguay.

1970: El Ministerio de Educación de Paraguay crea la Secretaría de Lengua y Cultura Guaraní.

1971: Se crea la carrera de Lengua Guaraní en el Instituto Superior de Lenguas, dependiente de la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional de Asunción.
Basiliano Caballero Irala publica Ñane retã ku'ikuemi, un voluminoso libro de historia, geografía, gramática, narraciones, poemas propios y otros temas paraguayos, totalmente escrito en guaraní con su antigua grafía.

1981: Tadeo Zarratea publica Kalaíto Pombéro, la primera novela escrita en guaraní.

1983: El Decreto Nº 38.454 del Gobierno de Paraguay, en su artículo 2, hablando de la educación primaria, menciona que “el niño [...] desarrolle sus facultades básicas de escuchar, hablar, leer y escribir en lengua española; escuchar y hablar en lengua guaraní”. Al menos, ya podía escucharlo y hablarlo sin ser penalizado.

1984: La Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Asunción incluye al guaraní como materia obligatoria.

1989: Apoyada por la Constitución Federal del Brasil de 1988, que otorga a las sociedades indígenas el derecho al uso de sus lenguas maternas, la Constitución del Estado de Santa Catarina establece “O ensino fundamental regular será ministrado em Língua Portuguesa, assegurada às comunidades indígenas também a utilização de suas línguas maternas e processos própios de aprendizagem” (artículo 164, parágrafo 2). Esto supone una educación bilingüe, con sistemas diferenciados, si bien es aplicable sólo a comunidades indígenas.

1992: La Casa de las Américas establece un “Premio Extraordinario de Literaturas Indígenas” (náhuatl, guaraní y quechua), por los 500 años de la conquista.
Se redacta una nueva Constitución Nacional en Paraguay, y se la publica en español y guaraní. En ella se establece la obligatoriedad de la educación bilingüe, en español y en guaraní (artículo 77), y se reconoce formalmente que el guaraní es lengua oficial del Paraguay en el mismo nivel que el idioma español (artículo 140).

1993: El Ministerio de Educación de Paraguay crea la Comisión Nacional de Bilingüismo, para la educación bilingüe en todos los niveles.
Bartomeu Meliá da a luz su libro El Guaraní Conquistado y Reducido, una colección de ensayos etnohistóricos publicados mucho antes en forma dispersa.

1994: Se inicia el Programa de Educación Bilingüe en Paraguay, para el primer ciclo del nivel primario. Gradualmente irá escalando año tras año.
Graciela Chamorro publica, en Brasil, Kurusu Ñe'ngatu, a partir de sus investigaciones con la etnia Kaiova, de Mato Grosso do Sul. Su versión en español se tendrá al año siguiente.
El Consejo Estatal de Educación de Rio de Janeiro aprueba una recomendación de que el tupí (a esta altura, una lengua muerta) fuese enseñado desde el segundo grado de la primaria. No se hará, por falta de profesores.

El profesor José Miguel Irigoyen publica su obra Toponimia Guaraní de Corrientes, la que es editada por el Instituto de Antropología "Juan Bautista Ambrosetti" de la Universidad de Concepción del Uruguay (Entre Ríos).

1995: Wolf Lustig publica, desde Alemania, en Internet, Guarani Ñanduti Rogue (Página Guaraní de la Red), el primer sitio de la red acerca del idioma guaraní y de la cultura que le rodea.

1997: Empieza un auge extraordinario de publicaciones en guaraní y acerca del guaraní (poesías, narraciones, dichos, diccionarios, gramáticas, métodos de aprendizaje, etc.). Lastimosamente, en esta avalancha se nota mucho uso del yopará.

1998: Eduardo Navarro, de la Universidad de São Paulo (la única que enseña tupí), funda la organización Tupi Aqui, con la que pretende formar profesores de la lengua tupí, e incluir a ésta como materia optativa en las escuelas del Estado de São Paulo.
Eduardo Navarro publica Método Moderno de Tupi Antigo y luego Poemas-Lírica Portuguesa e Tupi, de José de Anchieta, con el sublime intento de revivir la lengua tupí.

2004: En Octubre de este año el Poder Ejecutivo de Corrientes promulga la Ley 5598 que declara al idioma guaraní como segunda lengua oficial de la Provincia, y establece la obligatoriedad de su enseñanza en todos los niveles educativos. La citada Ley dice: “El Honorable Senado y la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Corrientes, sancionan con fuerza de Ley: Artículo 1.- ESTABLECESE el Guaraní como idioma oficial alternativo de la Provincia de Corrientes; Artículo 2.- INCORPORASE en todos los niveles del sistema educativo provincial, la enseñanza del idioma Guaraní; Artículo 3.- FOMENTESE, consérvese, presérvese y difúndase la literatura en Guaraní; Artículo 4.- CREASE un Organismo Permanente de rescate y revalorización de la cultura Guaraní en el área correspondiente; Artículo 5.- IMPONESE la señalización topográfica y de otra índole en ambas lenguas; Artículo 6º.- PROMUEVESE la irradiación de audiciones a través de las cuales se enseñe y practique la lengua Guaraní.
Diez años despues (2014) aún no se han dictado leyes que reconozcan y preserven el idioma guaraní. La Ley 5598 aún no se ha reglamentado, ni tampoco la norma 6176, que instituyó al 28 de Septiembre como Día Provincial de esa lengua originaria. La Ley 5598 sólo pudo implementarse como parte de proyectos educativos institucionales en tres escuelas, de las ciudades de Empedrado, Mburucuyá y San Luis del Palmar, pese a que el guaraní es una "lengua activa en la provincia". En Corrientes muchas personas lo emplean "como lengua primera o segunda" y muchos también "sólo hablan guaraní", según algunos estudios. Esas investigaciones también advierten que, pese al reconocimiento oficial como lengua provincial, "aún se mantienen prohibiciones o se limita su transmisión". Corrientes sumó por Ley a su calendario oficial el Día del Idioma Guaraní, una oportunidad para relizar actos de divulgación, de apoyo explícito a todo tipo de manifestación cultural que involucre a esta lengua. Guaraniólogos de la Provincia proponen promover a través de los medios "que se hable, se escuche y se den consignas de participación en guaraní" y prever "actividades permanentes y especiales dedicadas a la celebración" del Día de esa lengua.

2006: Silvio Melanio Liuzzi publica en Corrientes la obra Guaraní Elemental.

2011: El Doctor en Lingüística Leonardo Cerno publica su obra "El Guaraní Correntino". "Descripción fonológica y morfosintáctica de una variedad de la lengua guaraní hablada en la Provincia de Corrientes", bajo la dirección del doctor Wolf Dietrich.

ã / ẽ / ĩ / õ / ũ / ỹ

Información adicional