El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Accidente de género del sustantivo

En guaraní tienen género solamente las personas mayores y ciertos animales superiores.

Virtualmente, el accidente de género no existe, porque lo que se señala es más bien el sexo. Las cosas inanimadas, los animales inferiores y los niños no tienen género. Son todos neutros.

Ej.:

mesa (n.), la mesa (f.)

apyka (n.), la silla (f.)

ñati'ũ (n.), el mosquito (m.)

mitã (n.), el niño (m.)

El enunciado del sustantivo se da, por lo general, en masculino. Aparentemente todo está pensado en masculino, debiendo el género femenino ser construido por el hablante.

Al efecto se recurre, generalmente, al sustantivo “kuña”, como una excepción o aclaración.

Ej.:

kure, cerdo (se supone masculino o, mejor, macho)

kurekuña, cerda (se construye el femenino)

Nota. El sustantivo “kuña” se yuxtapone al sustantivo “kure” y cumple la virtual función de partícula de género pero, en realidad, se construye un sustantivo compuesto que tiene género en sí mismo.

Cuando existe necesidad de señalar el sexo del niño, se recurre a los sustantivos: kuña y kuimba’e, mitãkuña, niña y mitãkuimba'e, niño.

Se construye en puridad un sustantivo compuesto, cuyo género se halla implícito.

ã / ẽ / ĩ / õ / ũ / ỹ

Información adicional