El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los sistemas de escritura

Las lenguas se escriben por medio de dos sistemas principales que son: el alfabético y el ideográfico.

El sistema alfabético identifica los sonidos principales de un idioma y los representa cada cual por medio de un signo. Los elementos fónicos son denominados fonemas y los signos gráficos, grafemas. Ninguno de los dos tienen significado propio. Son las unidades mínimas e indivisibles del sistema.

Combinándolos, se obtiene una segunda unidad fónica, llamada sílaba, la cual tampoco tiene significación. La combinación de sílabas forma palabras y éstas sí tienen significación.

La relación entre significante y significado es enteramente arbitraria. Cada idioma le da un significante distinto al mismo elemento significado. Ej.: óga, casa, house, maison, haus, etc.

Por su parte, el sistema ideográfico representa con un signo distinto cada cosa, elemento, idea o concepto. Para este sistema, el sonido importa poco. La casa, por ejemplo, tiene un signo propio e irrepetible llamado ideograma y los elementos de ese signo ya de nada sirven para nombrar otras cosas.

En el sistema alfabético al invertir el orden de las sílabas de la palabra “casa”, se obtiene la palabra “saca”, que sirve de significante a otra idea, pero la mayor ventaja está en la posibilidad de utilizar estos tres fonemas en miles de otros conceptos, pudiendo reiterarse un fonema en la misma palabra como ocurre con la /a/ en estas dos palabras.

El sistema alfabético representa una ventaja enorme sobre el ideográfico porque reconociendo unos pocos fonemas -24 para el castellano, 32 para el guarani- y sus respectivos signos podemos representar por escrito todo el idioma.

Utilizan escritura ideográfica los idiomas chinos, el japonés y otras lenguas asiáticas en forma tradicional, porque hoy día casi todas ellas ya vienen experimentando el sistema alfabético como alternativa. Ej.: el japonés escrito en rōmaji(1).

(1) El rōmaji (ローマ字? lit. "caracteres romanos"), en japonés se refiere en grandes rasgos al alfabeto latino. En Occidente se suele emplear este término para referirse a la escritura de la lengua japonesa en letras romanas o latinas, en contraste con la mezcla habitual de kanji, hiragana y katakana. Los kanji son ideogramas; el hiragana y katakana son silabarios, utilizados en el idioma japonés.

Información adicional