El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Efemérides del Departamento San Martín

1610 - 1627: Con independencia de la expansión alentada por los vecinos de Corrientes, centrada en la margen izquierda del río Paraná, otro proceso de poblamiento comenzó a radicarse en la cuenca del río Uruguay y sus afluentes, en lo que es hoy la parte oriental de la Provincia. Dicha corriente tuvo dos protagonistas principales: El gentío guaraní y los padres jesuítas. Estos sacerdotes pertenecían a una Orden religiosa que había sido fundada por Ignacio de Loyola, y que había sido aprobada por la Iglesia en 1540. Desde entonces, se habían dedicado a una intensa labor de predicación y de enseñanza en Europa, procurando contrarrestar la acción de los protestantes y afirmar la fe católica. En América, desplegaron una labor intensa con ejemplar disciplina y celo apostólico, fundando colegios, dirigiendo conciencias y aplicándose, especialmente, a las misiones entre los pueblos indígenas. Al Tucumán y Río de la Plata llegaron a fines del siglo XVI. Particularmente, en el ámbito del Paraguay y Nordeste argentino, su labor se centró en los guaraníes. Si bien los frailes franciscanos se habían abocado inicialmente a su evangelización y formando pueblos en el Paraguay, desde fines del siglo XVI, los jesuítas retomaron esa empresa con entusiasmo a principios del siglo XVII. Fue así cómo sus misiones se extendieron en varias direcciones, siempre en busca de los guaraníes, que habían permanecido ajenos u hostiles a la conquista española. Merced a la prédica y amparo ofrecido por los sacerdotes de la Compañía de Jesús, muchos de ellos se avinieron a formar pueblos o reducciones en diferentes comarcas. La fundación y la historia de los cuatro pueblos que los jesuítas fundaron en la actual Provincia de Corrientes (Yapeyú, La Cruz, San Carlos y Santo Tomé), no constituyó un hecho aislado, sino que formó parte de la gran expansión que, en el primer tercio del siglo XVII, desplegaron aquellos misioneros. Luego de la creación de la Provincia Jesuítica del Paraguay (1607), el Padre Provincial Diego de Torres, dispuso el envío de misiones a los numerosos poblados guaraníes que se hallaban en la periferia del ámbito dominado por la conquista española en el Paraguay y el Río de la Plata. Una de esas vanguardias evangelizadoras se localizó en el Sur del Paraguay y allí fundó San Ignacio Guasu (1610). Otros misioneros se dirigieron por el Paraná hasta la región del Guaira, donde fundaron las reducciones de San Ignacio y Nuestra Señora de Loreto (1619). En esa misma región, y ya en la década de 1620, lograron multiplicar el número de fundaciones, al Sur del Paranapanema (hoy Estado de Paraná, Brasil). Al mismo tiempo que dichas misiones se consolidaban, otros jesuítas se internaban en el territorio ubicado entre los ríos Paraná y Uruguay (hoy Misiones y Nordeste de Corrientes). En pocos años lograron establecer allí las reducciones de Encarnación de Itapúa (1615), Concepción (1620), Corpus (1622) y, mucho más al Sur, Yapeyú (1627). En esa empresa sobresalió -por su celo e iniciativa-, el Padre Roque González de Santa Cruz. Cabe señalar que la fundación de reducciones en la cuenca del río Uruguay no constituyó una acción independiente de los jesuítas, sino que esa iniciativa fue autorizada por el gobernador de Buenos Aires, Francisco de Céspedes, en 1626. Los pueblos fueron confirmados en 1632 por su sucesor, Pedro Esteban Dávila. Desde el punto de vista político, estos pueblos quedaron en la jurisdicción de la Provincia de Buenos Aires, a la cual también pertenecían las ciudades de Santa Fe y Corrientes.

4 de Febrero de 1627: De los cuatro pueblos ubicados en Corrientes, Yapeyú fue el primero que se fundó en ese territorio. Su origen se debió a la iniciativa misionera del Padre Roque González de Santa Cruz, quien había propiciado la fundación de varias reducciones de guaraníes en la cuenca del río Uruguay. En 1626, el Padre Provincial Mastrilli Durán, en su visita a las misiones, quedó muy impresionado por la ubicación estratégica del sitio donde, después, se ubicaría Yapeyú, situado sobre la margen derecha del río Uruguay y en condiciones de facilitar, desde allí, una rápida comunicación fluvial del resto de las Misiones hacia Buenos Aires. En razón de ello, encomendó al Padre Roque que fuera a ese sitio y procurara fundar una reducción con los indios allí existentes. El relato del Padre Mastrilli es por demás elocuente respecto de cómo se fundó Yapeyú: “Así lo hizo el Padre y por ser poca la gente que halló, no le pareció bastante para fundación, habiendo de ocuparse en ella los padres que, por falta grande ellos, serían necesarios en otra parte”. Y agrega: “Cuando volví del Guaira conformándome cada día más en que convenía ocupar este puesto, me determiné ir yo allí en persona con el Padre Roque y el Padre Pedro Romero, y dar principio a la fundación con los indios que hallase. Hicimos nuestro viaje y hallamos sólo tres casas con cien indios, los cuales me recibieron con alegría, y repartiéndoles algunas cosas que yo llevaba, para ganarles la voluntad, quedan muy amigos y gustan mucho que quisiéramos fundar allí pueblo, dando principio a él con mucho contento, el 4 de Febrero de 1627. Y lo tomaron tan de veras que antes de partir, había ya cortada la madera para levantar una buena iglesia en el sitio que les señalé y desmontar para las sementeras, que es la primera cosa que se hace en la fundación de cada reducción”. Si bien el pueblo quedaba fundado, sus pobladores no eran muchos y pronto se les agregaron otras parcialidades, como la del cacique Avakai, quien, junto con su gente, provenía de las serranías del Tape. Finalmente, cabe citar lo señalado por Antonio Emilio Castello, sobre estos primeros años de Yapeyú, quien sostiene “las versiones dadas por Federico Palma y Adolfo E. Pacheco”. “En el paraje denominado Yapeyú había una población indígena desde muy antiguo, y a principios del siglo XVII se le había ido agregando gente fugitiva del puerto de Buenos Aires, y ya cristiana. Algunas tentativas para establecer ahí una misión jesuítica no habían alcanzado éxito, por variadas razones. En 1626, había actuado en ese pueblo primitivo de indígenas un funcionario designado por el gobernador del Río de la Plata, Francisco Javier de Céspedes, con el título de regidor, pero al ser resistido por los pobladores de la región, cosa que también había pasado en Concepción y San Javier, tuvo que ordenarse su retiro. Por fin, la fundación de la misión, a la que se dio el nombre de Nuestra Señora de los Reyes del Yapeyú, se llevó a cabo el 4 . II . 1627, por disposición del Provincial de la Compañía, Padre Nicolás Mastrilli Durán, secundado por los sacerdotes Roque González y Pedro Romero, siendo este último el primer cura del pueblo. La primera iglesia comenzó a construirse después de la fundación oficial y en el lugar indicado por el Padre Mastrilli, poniéndosela bajo la advocación de Nuestra Señora de los Reyes, aunque el pueblo recibió como Patronos, a los Tres Reyes Magos”.

1629: En orden cronológico, a la fundación de Yapeyú le sucedió la del pueblo de La Cruz, en 1629. Ello fue el resultado de la expansión misional que el Padre Pedro Romero prosiguió en las tierras al oriente del río Uruguay. El pueblo tuvo varias localizaciones que incidieron en su nombre. Se lo conoció -al principio- como Nuestra Señora de la Asunción del Akaragua; luego, como Asunción del Mborore y, mucho más tarde, con el nombre de La Cruz, que fue el que perduró. El Padre Cristóbal de Altamirano tuvo a su cargo la atención religiosa del pueblo durante casi veinte años, y también le correspondió conducir a los guaraníes hacia la banda opuesta del río Uruguay, ante la llegada de los bandeirantes. Los emigrantes se acogieron a la generosidad de los guaraníes de Yapeyú, con quienes vivieron durante un tiempo. Luego, La Cruz abandonó Yapeyú y se estableció más al Norte, sobre el curso del río Uruguay. Un texto inédito de la época jesuítica -y que dieran a conocer los historiadores Ernesto J. A. Maeder y Alfredo J. E. Poenitz, en su obra “Corrientes Jesuítica”, y de la cual extraemos estos conceptos- resume así, los orígenes y primeros traslados del pueblo: “En 1629 se fundó el pueblo de La Cruz en el Akaragua, Uruguay arriba, donde estuvo algunos años. Tiene por Patrona a la Virgen de la Asunción. Bajó después y se puso en el Mbororé y, finalmente, se juntó con Yapeyú. Se dividió y apartó de él y se puso en el puesto donde ahora está el año de 1657”. Antonio Emilio Castello dice sobre La Cruz, lo siguiente: “Cosa poco frecuente en estos pueblos, se le construyó un muro defensivo de piedra y cal, para defenderlo de los ataques de los charrúas y yarós. Sus características fueron las mismas de todos los pueblos fundados por los jesuítas, siendo su iglesia de tamaño mediano, pero ricamente alhajada, y teniendo a sus fondos el cementerio. Tenía una rica biblioteca, con doscientos setenta y un volúmenes”.

Década de 1630: La ganadería fue una actividad en la que se destacaron los pueblos del Uruguay. En los inicios, algunos rebaños de vacunos proporcionaron alimento, cueros y animales para el transporte. En la década de 1630, existía a “dos leguas de esta reducción (Yapeyú), la majada de tres mil ovejas, que hizo recoger allí el padre Francisco Vázquez, llevadas con mucho trabajo, y ha sido industria muy importante, porque se crían para cubrir con su lana la desnudez de los pobres”. Refieren las anuas de esos años, que la lana producida por la esquila se repartía a todas las reducciones, “aunque es poca”, añade el comentarista. “Cuida de ellas el hermano Eugenio Baltodano”. Años después, otra carta refiere que los indios “se visten con ropa de lana de sus ovejas”, y que sus ponchos son de buen corte, tejido tupido y adornados con dibujos artísticos y variados. Durante el siglo XVII la población se acrecentó en todos los pueblos. Ello ocurrió tanto por la incorporación inicial de prófugos y grupos aislados, como por el posterior crecimiento vegetativo. Las cifras conocidas provienen de los registros demográficos que, periódicamente, anotaban los jesuítas y en los cuales consta el número de familias y de habitantes que había en cada uno de los pueblos de las Misiones. Esos mismos registros y otros informes coetáneos, también ponen de manifiesto eventuales crisis de subsistencia, hambrunas o epidemias. Algunas de esas crisis, como la muy temprana de 1637 - 1639, hace saber los graves resultados de una epidemia de viruela en Yapeyú. Allí, según el informe, “la peste arrebató en poco tiempo la tercera parte de los moradores”. Las bajas fueron cubiertas más tarde con otros indios, que se acogieron al pueblo. La Cruz también experimentó el flagelo de la peste entre 1658 - 1660, con más de 1.500 enfermos.

1630 - 1632: Otra vanguardia misionera, de la cual también participó el Padre Roque González de Santa Cruz, cruzó el río Uruguay y se dirigió a las tierras ubicadas al Este, llegando hasta las serranías del Tape (hoy Estado de Río Grande do Sul). En la cuenca de los ríos Ivikuy y Jakuy, lograron los Padres misioneros fundar otras reducciones, en la década de 1630. Entre los pueblos fundados entonces, se hallaban Nuestra Señora de la Anunciación (1630), San Carlos (1631) y Santo Tomé (1632). Estas tres reducciones, amenazadas -al igual que otras-, por la irrupción de las bandeiras paulistas, debieron emigrar y concluyeron arraigándose -en sitio seguro-, tras la frontera del río Uruguay. Junto a Yapeyú integraron así el grupo de las llamadas misiones del Uruguay, que cumplieron, a lo largo de esta etapa, una fecunda trayectoria histórica.

Hacia 1640: La primera iglesia de Yapeyú debió ser reemplazada por otra de mayor capacidad, construida con columnas y tirantes de madera, cortados y trasladados desde montes ubicados a varias jornadas de distancia. Fue inaugurada en los inicios de la década de 1640 y, según las anuas de 1647 - 1649, se le agregaron imágenes pintadas por el hermano Juan de la Croix. En ese tiempo, el pueblo contaba con cuatrocientas casas, para otras tantas familias.

1640 - 1641: Hacia mediados de 1630, el número de reducciones fundadas llegó a cuarenta. Sin embargo, este éxito inicial pronto se vio oscurecido por la llegada de los bandeirantes paulistas. Dichas expediciones, formadas por aventureros portugueses, mestizos e indios tupíes, tenían por objeto apresar a los guaraníes reunidos en pueblos, para ser utilizados como mano de obra esclava en la costa brasileña. Esas incursiones, inicialmente limitadas y luego cada vez más numerosas, causaron millares de víctimas, el éxodo forzado de otros tantos y la destrucción de varios pueblos de las misiones jesuíticas de guaraníes. Esta situación dramática obligó a los jesuítas a pedir auxilio a las autoridades locales, renuentes en principio a prestarlo, y a disponer el repliegue de los pueblos más alejados y su reubicación, tras la frontera natural que ofrecía la margen derecha del río Uruguay, en los actuales territorios de Misiones y Corrientes. Al mismo tiempo, con autorización real, lograron adiestrar y armar las primeras milicias guaraníes, que en 1641 repelieron el ataque y derrotaron a los bandeirantes en Mbororé, en un afluente del mismo río Uruguay. En la década de 1640 y como resultado del éxodo de los guaraníes desde el Guaira, el Tape y otras regiones, el número de reducciones se disminuyó a sólo veinte, mientras el espacio ocupado por ellas se vio limitado al Sur del Paraguay y el Nordeste de Misiones y Corrientes, en la actual Argentina. Dentro de ese conjunto de pueblos, se hallaban Yapeyú, y otros tres, nombrados La Cruz, Santo Tomé y San Carlos que llegaron al sitio que hoy ocupan, luego de abandonar sus tierras originarias en el actual Río Grande do Sul. De ese modo concluyeron radicándose en Corrientes los tres pueblos (La Cruz, San Carlos y Santo Tomé) que, desde fines de la década de 1630 emigraron desde el Este del río Uruguay. En este nuevo territorio rehicieron sus poblados y consolidaron su organización y, junto a Yapeyú, constituyeron el grupo de pueblos que, por varios años, custodió la frontera oriental de las Misiones.

1647: El gobernador de Buenos Aires, Jacinto de Lariz, pasó -en 1647-, por estos pueblos, en su visita formal a las Misiones, y pudo confirmar que los mismos se mantenían poblados y con sus autoridades comunales constituidas. En esa oportunidad, confirmó las elecciones de los miembros de los Cabildos. En todos ellos, los cargos, desde los alcaldes hasta los alguaciles y capitanes generales, recaían en indios guaraníes, quienes, en su gran mayoría eran caciques.

1657: En Yapeyú, la primera estancia, llamada San Andrés, se formó en 1657 y, a partir de ese momento, su desarrollo ganadero fue en aumento.

1641 - 1768: Dichos pueblos permanecieron allí y su historia particular guarda mucha similitud con el resto de las misiones. Los jesuítas lograron la consolidación de las mismas y, más tarde, su aumento y expansión, recuperando así gran parte del territorio que habían abandonado en la década de 1630. El número de pueblos llegó a treinta y su extenso distrito, con una importante población, fue centro de actividades económicas y culturales que, conducido pastoralmente por los jesuítas, fue conocido como las Misiones jesuítas de guaraníes. Dichas misiones dependían políticamente de los gobernadores de Buenos Aires y del Paraguay y, en lo eclesiástico, de los obispos residentes en las capitales de ambas provincias. Los cuatro pueblos ubicados al oriente de Corrientes integraban ese conjunto, que era independiente de la jurisdicción de aquella ciudad. Las cuatro reducciones aumentaron su población, expandieron sus estancias, prestaron distintos servicios militares en ambas gobernaciones y dotaron a sus pueblos de un importante patrimonio urbano y cultural.

Hacia 1690: La Cruz creció -demográficamente-, en forma regular, y duplicó, ya en 1690, su población inicial. En cambio, Yapeyú mantuvo siempre una población menos numerosa pero, en general, estable. Cabe señalar que ya a mediados del siglo XVII, la población guaraní de las Misiones aumenta mucho más por su crecimiento vegetativo que por la incorporación de gente venida de afuera.

1714: Uno de los problemas que debieron enfrentar los misioneros fue lograr que los indios se acostumbraran a residir en la reducción en forma permanente, desterrando la costumbre de quedarse en sus chacras. Si bien todos los pueblos tenían un buen número de casas para las familias, fue necesario mejorarlas, dotándolas de materiales durables. En 1722, durante la visita que realizó el Padre Provincial al pueblo de San Carlos, indicó que debían fabricarse tejas, “pues hay mucho barro bueno, tendales y hornos acomodados, porque se necesitan muchas para las casas de los indios ... y evitar así los inconvenientes al ir los indios a dormir a sus chacras”. Lo mismo ya se había indicado en 1714 para La Cruz, así como proseguir allí la obra de la iglesia.

18 de Julio de 1767: Llegada de Bucarelli a Yapeyú. Llegó a la capital de las reducciones, el gobernador del Río de la Plata, Francisco de Bucarelli y Ursúa, para dar cumplimiento a la real orden de Carlos III, que disponía la expulsión de los jesuítas.

1768 - segunda mitad del siglo XIX: Ese distrito misional, con diferentes alternativas, se mantuvo hasta 1768, fecha en que, por razones políticas, la monarquía española deportó a los padres jesuítas y secularizó las misiones. En ese mismo distrito se creó la Gobernación de Misiones y, en la etapa virreinal, pasó a depender de las Intendencias de Buenos Aires y Asunción. Para su mejor administración, la gobernación fue dividida en Departamentos. Uno de ellos fue el de Yapeyú, cuya jurisdicción se extendía a los pueblos de La Cruz, Santo Tomé y San Borja. A su vez, el pueblo de San Carlos se integró al Departamento de Concepción. La administración secular no fue eficaz. Decayó la economía, disminuyó la población, se deterioraron las costumbres, los servicios y los edificios, generalizándose una notoria decadencia en las Misiones. La Revolución de Mayo, si bien impulsó los cambios políticos que conducirían a la independencia de las Provincias Unidas, no pudo evitar que la guerra alcanzara también a las Misiones. Ese distrito quedó dividido entre el Brasil, el Paraguay y Buenos Aires. Las invasiones portuguesas, la ocupación de los Departamentos de Candelaria y Concepción por el Gobierno del Paraguay y las luchas civiles que sucedieron en Corrientes, causaron la destrucción y el éxodo de los guaraníes en los 17 pueblos que quedaron en la órbita argentina. El Departamento de Yapeyú fue uno de los más castigados por estos conflictos. El pueblo fue incendiado y quedó en ruinas. A la destrucción de los pueblos y al éxodo de los guaraníes, sucedió una larga etapa de abandono y silencio. La Provincia de Misiones dejó de existir como entidad política. A su vez, la Provincia de Corrientes procuró, por diversos medios, ocupar el vasto espacio vacío que había quedado entre la laguna Yvera y el río Uruguay. Fue así como incorporó las tierras y el pueblo de La Cruz y Yapeyú, y más tarde los de Santo Tomé y San Carlos. Ya en la segunda mitad del siglo XIX, la Provincia estuvo en condiciones de repoblar y reorganizar institucionalmente esa región. Los antiguos pueblos se volvieron a fundar y nuevos pobladores y colonos se instalaron en ellos. Los caminos los vincularon entre sí y en la antigua sede de Yapeyú surgieron Departamentos y pueblos con autoridades y actividades renovadas. Otra época había comenzado. De las antiguas reducciones sólo quedaban las ruinas y un difuso recuerdo de su pasado. Ya no había guaraníes ni jesuítas, sino criollos e inmigrantes que constituían una nueva sociedad en aquella región hoy correntina.

11 de Enero de 1772: Como consecuencia de una epidemia de viruela, surgida en Yapeyú, que hizo estragos en la población, se realizó un censo para determinar el número de víctimas, que asciende a 5.000, quedando reducida la población en 3.332 habitantes, con tan sólo 735 hombres aptos para el trabajo.

6 de Abril de 1774: Luego de la expulsión de los jesuítas, se hace cargo, en esta fecha, del Gobierno de la zona de las Misiones, como teniente de gobernador, Juan de San Martín, y de su matrimonio con Gregoria Matorras nació, en Yapeyú, el 25 . II . 1778, el más tarde general José Francisco de San Martín.

25 de Febrero de 1778: José Francisco de San Martín nace en Yapeyú, uno de los treinta pueblos de las antiguas Misiones jesuíticas, ubicadas sobre las márgenes del río Uruguay que, desde siempre, estuvieron en jurisdicción de la ciudad de Vera de las Siete Corrientes. Los padres de quien será el Libertador de América fueron el capitán español Juan de San Martín, teniente gobernador del pueblo, y Gregoria Matorras, también española. San Martín le dijo a Sarmiento, cuando lo visitó en Europa: “Nací en la Casa de Gobierno de Yapeyú”. Vivió hasta los tres años en el lugar de su nacimiento, siendo llevado a Buenos Aires, donde aprendió a leer y escribir. Cuando contaba ocho años fue llevado a Europa, donde ingresó al Seminario de Nobles de Madrid, solicitando -cuatro años más tarde-, su incorporación al Regimiento de Murcia, en calidad de cadete. Su primera campaña militar la tuvo en Africa, donde, durante el sitio de Orán, tuvo su bautismo de fuego, siendo casi un niño. Peleó 25 años al servicio de España, donde alcanzó el grado de Teniente Coronel, con brillantes acciones en las batallas Arjonilla, Bailén y Albuera. En 1811, se alejó de España rumbo a Inglaterra, desde donde viajó a nuestro país en la fragata George Canning, llegando a Buenos Aires el 9 de Marzo de 1812. A los pocos días de su llegada fue autorizado a organizar el Regimiento de Granaderos a Caballo, cuyo bautismo de fuego lo tuvo el 3 de Febrero de 1813, en el combate de San Lorenzo. Aquí comienza su gloriosa trayectoria americana. Vendrán, después, las jornadas de Plumerillo, el Paso de los Andes, las victorias de Chacabuco y Maipú, la expedición libertadora al Perú, la entrevista de Guayaquil, su Renunciamiento, el Ostracismo, con una grandeza de alma. “Serás lo que debes ser o, si no, no serás nada”, fue una de sus frases históricas. Falleció en Boulogne Sur Mer (Francia), el 17 de Agosto de 1850.

11 de Abril de 1802: Nacimiento de Rafael de Atienza. Nació el coronel Atienza en el pueblo de la Asunción de Nuestra Señora de Mborove, en la costa del río Uruguay (lado argentino). Fue una destacada figura correntina; como militar, actuó en la campaña contra los indios misioneros, en el año 1827; fue comandante del Destacamento de Santa María; en el ámbito político, desempeñó el cargo de gobernador de Corrientes en el período comprendido entre los años 1833 - 1837. Falleció en Curuzú Cuatiá, el 2 de Diciembre de 1837.

29 de Agosto de 1806: Por disposición del obispo de Buenos Aires, se crea, en Corrientes, el “Curato de las Mercedes de Yapeyú”, que comprendía los actuales Departamentos San Martín, Paso de los Libres, Monte Caseros, Curuzú Cuatiá y Mercedes.

8 de Julio de 1810: Obediencia a la Junta de Mayo. En el pueblo de Yapeyú, se reunieron los representantes de los demás pueblos misioneros, convocados por el coronel Tomás de Rocamora, en cuya presencia se leyó, en castellano y guaraní, la documentación de la Junta de Mayo, a la que la muchedumbre declaró, a viva voz, que obedecía y se sometía a las nuevas autoridades.

22 de Enero de 1817: Los portugueses que invadieron la Provincia, al mando del brigadier Chagas, destruyen el pueblo de La Cruz. El pueblo es saqueado e incendiado, y los pocos habitantes que quedaban, fueron muertos o huyeron.

Gobiernos de Ferré y Cabral: Corrientes se constituyó en la única provincia del Litoral con orden institucional y político. Por ello, pudo concretar una planificada política de expansión territorial, bajo las Administraciones de Pedro J. Ferré y Pedro Dionisio Cabral. Ambos mandatarios prepararon una nueva legislación sobre tierras que intentó corregir sistemas de adjudicación bastante confusos desde la época hispánica. Bajo sus administraciones, en la zona de conflicto con las Misiones, se fundaron Paiubre (Mercedes), Paso de Higos (Monte Caseros) y Sauce, que fortalecieron un amplísimo territorio que poseía una única entidad urbana, Curuzú Cuatiá, fundada en 1797. La erección de los pueblos nombrados -entre 1828 y 1832-, provocó un reasentamiento de pobladores en la rica planicie entre el Yvera y los ríos Mocoretá y Guayquiraró. Pero no sólo el Sur correntino figuraba en los planes colonizadores de Cabral y Ferré; también el espacio misionero se constituía en un anhelo, que se pudo concretar a partir de 1827. Para la ocupación del suelo misionero, Ferré rescató el hispánico sistema de enfiteusis, con el objetivo de arrendar esas tierras. La indefinición de la propiedad de aquella jurisdicción imposibilitaba la venta de esos terrenos, que recién se otorgan -definitivamente-, a partir de subastas públicas, en la década de 1860. Los primeros pobladores, curuzucuateños en su mayoría, fueron asentándose en las orillas de los ríos y arroyos más importantes. Las aguadas permanentes, rinconadas y pastos blandos eran tentadores para la ocupación inicial de estos espacios. El ordenamiento territorial y el fin de las hostilidades locales e internacionales, hicieron que no sólo prosperaran los campos con ganados, sino también el repoblamiento de pueblos como La Cruz -bajo la administración correntina-, y Santo Tomé, que se rehizo a partir de la reinstalación de la ruta comercial entre el Paraguay y Brasil en la década de 1830.

Hacia 1830: Comienza la repoblación de La Cruz, cuando el comandante Juan Cabañas, de raza india, llegó acompañado de varias familias desde los bosques misioneros.

19 de Abril de 1830: El Gobierno correntino firma un Convenio con el comandante Juan Cabañas por el que, con sus representados, prestarán acatamiento a las autoridades provinciales.

15 de Junio de 1831: Fue bendecido, en esta fecha, el templo de la iglesia de la localidad de La Cruz, por el presbítero Pedro P. Landaida. Fue puesto bajo la advocación de la Cruz. En 1858 fue renovada la iglesia e inaugurada el 15 de Agosto. En esta oportunidad, fue elegida por Patrona, Nuestra Señora de la Asunción.

1 de Septiembre de 1832: La Sala de Representantes de Corrientes aprueba la Ley donde se establecía, como límites de Corrientes, “el río Paraná al Oeste y Norte hasta la línea divisoria de los dominios portugueses... el Uruguay al Este, y al Sur una línea imaginaria desde las nacientes del Mocoretá hasta el arroyo Curuzú Cuatiá y desde allí el curso de éste hasta su desembocadura en el río Miriñay...”. El Norte del Aguapey sería un territorio en disputa durante tres décadas más; Corrientes pudo apropiarse de esta área recién luego de la guerra de la Triple Alianza.

13 de Febrero de 1850: El Poder Ejecutivo de la Provincia dispuso el restablecimiento del antiguo pueblo de Yapeyú, determinando la planta urbana y el ejido, denominándolo San Martín. Desde 1830, el pueblo de Yapeyú quedó incorporado a Corrientes, aunque la zona estaba casi totalmente despoblada. El 12 de Septiembre de 1817 había sido destruida la Reducción por la invasión portuguesa al mando del brigadier Francisco Chagas. Luego del restablecimiento del actual pueblo, por Decreto del P. E. N., el 6 de Octubre de 1945, fue declarado Monumento Histórico Nacional.

15 de Agosto de 1858: Consagración de la Iglesia de La Cruz. En 1858, fue renovada la iglesia e inaugurada el 15 de Agosto y puesta por Patrona a Nuestra Señora de la Asunción. Fue bendecido el nuevo templo por el presbítero Alejandro Cánepa. Años después, La Cruz sufrirá los ataques de brasileños y paraguayos. Actualmente, esta ciudad es cabecera del Departamento San Martín.

20 de Agosto de 1859: Establecimiento de Yapeyú. En razón de haberse solicitado en compra una extensión de campo, en la cual quedaban incluidas las ruinas del pueblo de Yapeyú, el gobernador de la Provincia, Juan Gregorio Pujol, desechó dicha pretensión. Ello motivó que remitiera a la Legislatura un Mensaje, proponiendo la repoblación de aquellas tierras.

12 de Marzo de 1864: Por un Decreto del Poder Ejecutivo Provincial, se dispone la reserva de los terrenos para los ejidos de los extinguidos pueblos misioneros, que fueron restablecidos por Ley del 28 . VIII .  1863.

20 de Marzo de 1865: Se fundó oficialmente el pueblo de La Cruz.

20 de Junio de 1865: En Acta de esta fecha, se relata la delineación y amojonamiento, así como la formación de las manzanas que constituirán la ciudad de La Cruz, Departamento San Martín. El citado documento -dirigido al gobernador de la Provincia-, está firmado por Jacinto Berdum, Juan C. Carruega y José Luis Garay. La Cruz es el nombre de la antigua Reducción jesuítica ubicada en el paraje Mbororé, al Norte de Santa Ana (Misiones). Fue trasladado el pueblo a su actual emplazamiento para huir de las invasiones de los bandeirantes procedentes del Brasil. Para defenderlo de los ataques de los charrúas y yaros se levantó un muro de piedras. Cuando la invasión del general Chagas en 1815, el pueblo fue destruido como los otros de las Misiones y sus habitantes debieron abandonarlo. Su repoblación comenzó en 1830 cuando varias familias indígenas volvieron a asentarse en el lugar. Ese mismo año se firmó el tratado por el cual ellos reconocían la jurisdicción correntina. Desde el 15 de Marzo de 1884 funcionará la Municipalidad.

15 de Marzo de 1870: Se funda oficialmente el pueblo de La Cruz. Al día siguiente, se efectuó la mensura de la planta urbana y ejidos del pueblo de La Cruz.

5 de Abril de 1875: Se estableció la Municipalidad en el Departamento La Cruz. A la vez se convocaba a los pobladores para que eligiesen sus autoridades.

15 de Marzo de 1884: Desde esta fecha funciona la Municipalidad de La Cruz.

22 de Enero de 1887: El Poder Ejecutivo firma el Decreto que autoriza la delineación y amojonamiento del futuro pueblo de San Martín y sus ejidos, tomando como base la manzana ocupada por la plaza principal. El Decreto autoriza al agrimensor a delinear las 49 manzanas de que constó inicialmente el pueblo.

31 de Julio de 1899: Fue restituido el primitivo nombre “Yapeyú” a la localidad, hasta ese momento llamada San Martín. En el año 1945, el Gobierno de la Nación lo declarará Monumento Histórico Nacional. En él descansan los restos de los padres del Libertador José de San Martín.

13 de Julio de 1915: De acuerdo con un proyecto presentado este 13 . VII . 1915 por el diputado nacional Ramón Beltrán, aprobado y convertido en Ley por el Congreso de la Nación, con el N° 9655, se dispuso: “Art. 1ro. -Autorízase al P. E. para adquirir en propiedad la manzana del terreno ocupada por las ruinas de la casa que fuera del general José de San Martín, en Yapeyú, con el objeto de restaurarla y conservarla como monumento de gratitud nacional”.

Mayo de 1917: En la Administración del gobernador de la Provincia, Mariano Indalecio Loza, se establece un Cuadro comparativo de la subdivisión en Departamentos y Secciones de la Provincia de Corrientes, límites interdepartamentales e interseccionales (aprobado por Decreto gubernativo del 7 . III . 1917 y publicado en el Boletín Oficial Nº 1502, del 24 . V . 1917):

“Departamento San Martín - Límites departamentales:

“Norte: Límite Norte de las propiedades de Juan Caminal y Pedro Núñez, cañada Ipuku y río Aguapey, arroyo Sarandí y límite Este de las propiedades Marcelino Acuña y Hnos., Carlota da Silva, Mercedes Galván, Domingo López, Juana Rivero de la Rosa, Nicandra de Paiva, bañado y arroyo Kuay Chico;

“Este: Río Uruguay;

“Sur: Río Uruguay, arroyo Guaviravi, brazo Chaco del Guaviravi, límite Sur de la propiedad de Elena Colomer hasta la entrada en el bañado Pairiri, siguiendo éste y el estero Aguará Cuá;

“Oeste: Estero Miriñay e Yvera.

“El Departamento está dividido en siete Secciones con los siguientes límites:

“1ra. Sección:

“Norte: Cañada Ipuku y límite Norte de la propiedad de Valeriana Silva;

“Este y Sur: Arroyo Estingana y río Uruguay;

“Oeste: Arroyo Guaviravi.

“2da. Sección:

“Norte: Bañado Nazareno o Jurukua y límite Norte de la propiedad de Enriqueta G. de Feu;

“Este: Ríos Aguapey y Uruguay;

“Sur: Río Uruguay, arroyo Estingana, límite Sur de las propiedades José Garay y Hnos. y O. de Silveira (cañada Ipuku);

“Oeste: Límite Oeste de las propiedades de Enriqueta G. de Feu, Antonia Barcellos de Luca, Joaquín Comas, Fernando Serpa, María y Benito Núñez da Silva, Malvina Escobar, suc. Coutinho, bañado y arroyo Guaviravi.

“3ra. y 4ta. Sección: Al Este del río Aguapey están la Cuarta y la Tercera Secciones. La línea divisoria es el límite Norte de las propiedades de Francisco Sussini y Virginia Barreiro de Hidalgo e hijos, Martiniano Antonini y la parte septentrional del F. C. N. E. A., quedando al Sur de la línea divisoria la Tercera, y al Norte, la Cuarta Sección.

“5ta. y 6ta. Sección: Toda la parte Oeste de la 1ra. y 7ma. Sección comprende la 5ta. y 6ta. Sección. La línea divisoria entre las dos Secciones arranca del mojón Noroeste de la propiedad Fernando Serpa, sigue el límite Nordeste y Norte de la propiedad de Beláustegui y Aráustegui, límite Norte de las de South American Cattle Farm Ltda. y Hnos. de Cáceres. Al Sur de esta línea divisoria queda la 5ta. Sección; al Norte, la 6ta. Sección;

“7ma. Sección:

“Norte: Laguna Yvera y límite Norte de las propiedades de Juan Caminal y Pedro Núñez;

“Este: Río Aguapey;

“Sud: Bañado Nazareno y límite Sur de las propiedades de Ismael y Camila Serpa, Juan B. Desimoni y José Luis Nicolini;

“Oeste: Límite Oeste de las propiedades de Pedro Avendaño, Guillermo Vallejos, Juan B. Desimoni y José Luis Nicolini”.

27 de Septiembre de 1920: El Senado y la Cámara de Diputados de la Provincia sancionan la Ley Nº 315, en la que reconocen como comisión municipal electiva -entre otros-, al pueblo de La Cruz. Asimismo, crea una comisión de fomento -entre otros-, en el pueblo de Yapeyú. De esta manera esta población obtiene su Gobierno municipal, comenzando con una comisión de fomento. Dos días después, el gobernador de la Provincia, Adolfo Contte, comunica y publica la norma legislativa.

29 de Noviembre de 1923: El Senado y la Cámara de Diputados de la Provincia sancionan por Ley (Nº 446), la creación de la comisión de fomento del pueblo Carlos Pellegrini, situada en una entrada de tierra en la laguna Iberá, que penetra unos 600 metros. La norma decía: “Créase la Comisión de Fomento del pueblo Carlos Pellegrini, situado en la Segunda Sección del Departamento San Martín dentro de los siguientes límites:

“Al Norte y Oeste, laguna Yvera;

“Al Sur, río Miriñay y,

“Al Este, Colonia Carlos Pellegrini, de acuerdo a la Ley Nº 270 sobre organización de Municipalidades”.

El gobernador de la Provincia, José Eudoro Robert, promulgó la Ley el 1 . XII . 1923. Cabe destacar, que el terreno donde hoy se levanta la colonia, perteneció al doctor Ramón Vidal, quien, en el año 1919, decidió destinarlo a la edificación de núcleos humanos.

20 de Junio de 1928: El Poder Ejecutivo autorizó la adquisición de 2.500 hectáreas para ampliar los ejidos del pueblo de La Cruz.

Agosto de 1935: En la Administración del gobernador de la Provincia, Pedro Numa Soto, se determina la jurisdicción territorial de la Provincia y los límites generales de sus Departamentos, entre ellos San Martín. El Decreto fue refrendado por el vicegobernador Pedro Resoagli, en ejercicio del Poder Ejecutivo, y publicado en el Boletín Nº 6795, del 31 . VIII . 1935.

“Departamento San Martín: Tiene los siguientes límites generales:

“Norte: La laguna y esteros del Iberá desde Paso Claro, en su unión con los bañados del Miriñay, hasta encontrar, rumbo al Norte, la prolongación de la línea Norte de la propiedad de Juan Caminal; sigue por ese deslinde y el de la propiedad de Pedro Núñez hasta encontrar, en cañada Ipuku, el río Aguapey, por cuyo curso, aguas abajo, continúa hasta la boca del arroyo Sarandí; sigue luego por éste, aguas arriba, hasta encontrar el límite Norte de la propiedad de Rosario Verón, por el cual -y el de la perteneciente a Tomasa R. Verón de Castro-, continúa para seguir por el deslinde oriental de las de los sucesores Acuña, Carlota da Silva, Mercedes Galván, Domingo López, Juana Rivero da Rosa, Nicandra R. de Paiva, Adolfo Acuña, Serapio Ramírez y Dolores R. de Herrera, hasta el bañado Horquetas del Kuay Chico; continúa por éste, tomando el límite Norte de las propiedades de Juana B. de Buera, herederos de Luis Lezcano y Julio Da Silva, hasta el curso del arroyo Kuay Chico, por el que continúa hasta el río Uruguay;

“Este: El río Uruguay desde la boca del arroyo Kuay Chico hasta la desembocadura del arroyo Guaviravi;

“Sud: El arroyo Guaviravi desde su desembocadura en el río Uruguay, aguas arriba, hasta el bañado del mismo nombre, siguiendo la línea Oeste de las propiedades de Osoria Barcellos de Silveira, Rodolfo Ferreyra, y señora, Inocencio de Luca y sucesión Coutinho da Silva; del mojón S. O. de la última sigue por “Brazo chico” del bañado del Guaviravi y por el bañado Chaco, y en ellos por el deslinde Sud de las propiedades de Antonio, Carmelo y Alberto da Silva, herederos Coutinho, Cirila Romero, Florencia S. de Alegre, Paulina Sanabria, Restituta Sanabria, María Salomé de Neme, Julio Sanabria, herederos de Antonia S. de Romero Maidana, Edisto Alvarez, Rosalía Alvarez, Félix Sanabria y Alegre, Alejo López Lecube, Luis Mattos, Ireneo Contreras y Cornelia C. de Ferreyra Fernández, hasta el bañado Pairiri, por el cual continúa, por el deslinde Sud de la propiedad de Cesárea Godoy de Verón, hasta el estero Aguará Cuá, y por éste hasta el río Miriñay;

“Oeste: El río Miriñay, desde el Aguará Cuá hasta que su curso se pierde en los esteros del mismo nombre, y por ellos hasta la Laguna Iberá, en Paso Claro”.

3 de Abril de 1938: El Gobierno de la Provincia de Corrientes decidió declarar Monumento Provincial, “las ruinas de la Casa de los Gobernadores de Yapeyú, donde nació el general San Martín”.

6 de Octubre de 1945: En esta fecha la localidad de Yapeyú fue declarada Monumento Histórico Nacional.

1951: El antiguo Departamento San Martín, sobre la costa del río Uruguay, sufrió una división, creándose, sobre la base de los nuevos límites fijados, el Departamento “Juan Perón”.

2 de Octubre de 1969: El gobernador de la Provincia, Adolfo Felipe Navajas Artaza, establece por Ley (Nº 2878), en forma definitiva, los límites de la Municipalidad de Yapeyú (Departamento San Martín), en la siguiente forma:

“Norte: Línea quebrada que nace en el cauce del arroyo Guaviravi, en las coordenadas geográficas 29º 20’ 30’’ de latitud Sur y 56º 48’ 50’’ de longitud Oeste; de allí, en dirección Sudeste hasta un punto formado por las coordenadas geográficas 29º 21’ de latitud Sur y 56º 45’ 20’’ de longitud Oeste, partiendo de este punto con dirección Sudeste hasta la prolongación del arroyo Aguapé, en las coordenadas geográficas 29º 21’ 30’’ de latitud Sur y 56º 44’ 30’’ de longitud Oeste;

“Este: El cauce del arroyo Aguapé y el río Uruguay;

“Sur: El río Uruguay y el arroyo Guaviravi;

“Oeste: El arroyo Guaviravi, hasta alcanzar el punto inicial del límite Norte”.

25 de Octubre de 1972: El gobernador de la Provincia, Adolfo Felipe Navajas Artaza, sanciona por Ley (Nº 3072), la creación de la Municipalidad de Guaviravi. La norma decía: “Créase la Municipalidad de Guaviravi, con asiento con la localidad del mismo nombre, Primera Sección del Departamento San Martín con la clasificación de ‘Municipio de Tercera Categoría’”. En su Artículo 2do. se fija provisoriamente la jurisdicción de la Municipalidad de Guaviravi hasta tanto se determine la demarcación territorial definitiva, conforme lo dispuesto por el Artículo 156 de la Constitución Provincial y Artículo 7mo. de la Ley Orgánica Municipal Nº 2498, dentro de los siguientes límites:

“Norte: Lindes de los ejidos de La Cruz;

“Sur: Lindes de los ejidos de Yapeyú;

“Este: Ruta Provincial Nº 40; y,

“Oeste: Bañado Guaviravi. Esta norma fue publicada en el Boletín Oficial el 27 . X . 1972”.

26 de Septiembre de 1983: El gobernador de la Provincia, Juan Alberto Pita, sancionó y promulgó, con fuerza de Ley (Nº 3824), la fijación de límites territoriales de las áreas jurisdiccionales Urbanas, Subrural y Rural del Municipio de Guaviravi, en el Departamento San Martín, conforme al plano Nº 46.2 de áreas Urbanas y al plano Letra “Ll” - II del área Subrural y Rural, confeccionados por la Dirección de Planeamiento del Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Provincia de Corrientes y que, como Anexos, forman parte de la presente Ley de acuerdo a lo siguiente (la norma fue divulgada en el Boletín Oficial el 16. XII . 1983):

Area Urbana a Consolidar (AUAC): La comprendida dentro de la línea envolvente que, al Norte de la localidad, se inicia en el vértice Noroeste de la Estación F. C. N. G. U., sigue por el límite Norte de la citada Estación del ferrocarril hasta el límite Oeste de Villa Escobar, sigue por este último límite y por los límites Norte y Este de Villa Escobar, luego rumbo al Sur por el límite Oeste de la propiedad Nº 910-232 hasta calle divisoria de las áreas jurisdiccionales Urbanas y Subrural del Municipio de Guaviravi, sigue por la citada calle hasta calle s/n al Oeste de las manzanas L, K, J y Estación del ferrocarril, por la última calle citada sigue hasta el vértice Noroeste de la Estación del F. C. N. G. U.;

Area Urbana de Expansión (AUE): Ubicada al Oeste del Area Urbana a Consolidar (AUAC), queda comprendida dentro de la envolvente que, al Sur de la localidad, se inicia en la intersección de las vías del F. C. N. G. U. con la calle divisoria de las áreas jurisdiccionales Urbana y Subrural del Municipio de Guaviravi, sigue por las vías del F. C. N. G. U. hasta su intersección con el límite perimetral del Area Urbana a Consolidar (AUAC), sigue por el citado límite y luego por la calle divisoria de las áreas jurisdiccionales Urbana y Subrural del Municipio de Guaviravi hasta su intersección con las vías del F. C. N. G. U.;

Area Subrural (ASR):

“Al Norte: Línea quebrada que se inicia en la intersección del arroyo Guaviravi (límite interdepartamental entre los Departamentos Paso de los Libres y San Martín) con el límite Sur de la propiedad de Nomenclatura Catastral Nº 887-214, sigue por el límite de la citada propiedad y luego por calle divisoria de las áreas jurisdiccionales Urbana y Subrural del Municipio de Guaviravi, sigue luego por el límite Sur de la propiedad Nº 910-232 hasta su intersección con la Ruta Nacional Nº 14;

“Al Este: Ruta Nacional Nº 14 desde su intersección con el límite Sur de la propiedad Nº 910-232 hasta su intersección con el arroyo Guaviravi (límite interdepartamental entre los Departamentos Paso de los Libres y San Martín)”.

28 de Septiembre de 1983: El gobernador de la Provincia, Juan Alberto Pita, sancionó y promulgó, con fuerza de Ley (Nº 3826), la fijación de límites territoriales de las áreas jurisdiccionales Urbanas, Subrural y Rural del Municipio de La Cruz (Departamento San Martín), conforme al plano Nº 18.2 de áreas Urbanas, al plano Letra “Ll” - 11 del área Rural confeccionados por la Dirección de Planeamiento del Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Provincia de Corrientes y que, como Anexos, forman parte de la presente Ley de acuerdo a lo siguiente (la norma fue divulgada en el Boletín Oficial el 6. XII . 1983):

Area Urbana Consolidada (AUC): La comprendida dentro de la línea envolvente que, al Norte de la localidad, se inicia en la intersección de las calles Plácido Martínez y Paraná, sigue por esta última y luego por las calles San Martín, Unión, Santa María, 25 de Mayo y Plácido Martínez hasta calle Paraná;

Area Urbana a Consolidar (AUAC): Es aquélla que rodea al Area Urbana Consolidada (AUC), y queda comprendida dentro de la línea envolvente que parte desde el vértice Noroeste de la manzana Nº 215, desde allí sigue por la calle Salta hasta calle San Martín, por donde esta última sigue luego por calles: Paraná de la Marina y Ayacucho, hasta la ribera del río Uruguay, por esta sigue hasta prolongación de la calle Bartolomé Mitre, por esta última sigue luego por la prolongación de calle: De la Marina, calle C. de Hornos, hasta la ex Ruta Provincial Nº 40, por esta sigue luego por calles Bartolomé Mitre y avenida Pío XII, empalme a Ruta Nacional Nº 14 y calle s/nombre al Oeste de las manzanas Nros.: 212, 213, 214 y 215 hasta calle Salta;

Area Urbana de Expansión (AUE): Ubicada contigua al Area Urbana a Consolidar (AUAC), queda comprendida dentro de la línea envolvente que parte de la intersección de avenida Pío XII y calle Salta, sigue por esta última hasta el límite perimetral del Area Urbana a Consolidar (AUAC), por este último límite citado sigue hasta la intersección de la ex Ruta Provincial Nº 40 y, desde calle Cabo de Hornos, sigue por ésta hasta el límite Oeste de la chacra Nº 7, continúa por este último límite y por el límite Oeste de la chacra Nº 8 hasta 100 metros al Sur del empalme a Ruta Nacional Nº 14, de allí sigue por línea imaginaria que se extiende a través de la chacra Nº 11 hasta el límite Oeste de la misma chacra, sigue por el límite citado y por el límite Oeste de la chacra Nº 10 hasta 100 metros al Norte del empalme a Ruta Nacional Nº 14, desde allí sigue por línea imaginaria que se extiende desde el último límite citado hasta avenida Pío XII, por esta continúa hasta la intersección con calle Salta;

Area Subrural (ASR):

“Al Norte: Límite de la zona de chacras que linda con la propiedad de Nomenclatura Catastral Nº 1.048 - 509, desde el vértice Noroeste de la propiedad Nº 1.057 - 496, hasta la intersección del límite Norte de la propiedad Nº 1.106 - 479 con el río Uruguay;

“Al Este: Río Uruguay, desde la intersección del límite Norte de la propiedad Nº 1.006 - 470 con el citado río, hasta la intersección del límite Sur de la propiedad Nº 1.046 - 395 con el río Uruguay;

“Al Sur: Límite de la zona de chacras que linda con la propiedad de Nomenclatura Nº 967 - 430 desde la intersección del límite Sur de la propiedad Nº 1.046 - 395 con el río Uruguay hasta el límite Oeste de la propiedad Nº 1.014 - 406;

“Al Oeste: Límite de la zona de chacras que linda con las propiedades Nros.: 967 - 430, 1.013 - 449 y 1.048 - 509, desde la intersección del límite Sur de la propiedad Nº 1.014 - 406 hasta el límite Norte de la propiedad Nº 1.057 - 496;

Area Rural (AR): Es aquélla comprendida dentro de los límites del Departamento, a excepción de las áreas Urbanas y Subrurales del Municipio de La Cruz y de las áreas jurisdiccionales de los Municipios de Yapeyú, Carlos Pellegrini y Guaviravi”.

28 de Septiembre de 1983: El gobernador de la Provincia, Juan Alberto Pita, sancionó y promulgó, con fuerza de Ley (Nº 3827), la fijación de límites territoriales de las áreas jurisdiccionales urbanas, subrural y rural del Municipio de Carlos Pellegrini (Departamento San Martín), conforme al plano Nº 44.2 de áreas Urbanas, al plano Letra “Ll” - 5 del área Subrural y al Plano Letra “Ll - 6” del área Rural, confeccionados por la Dirección de Planeamiento del Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Provincia de Corrientes y que, como Anexos, forman parte de la presente Ley de acuerdo a lo siguiente (la norma fue divulgada en el Boletín Oficial el 12. XII . 1983):

Area Urbana Consolidada (AUC): La comprendida dentro de la línea envolvente que al Norte de la localidad se inicia en la intersección de las calles Nº 6 y Dr. Juan Ramón Vidal, sigue por esta última y luego por calles Nº 3, Nº 29, Nº 2, Nº 25, Nº 3, Nº 23 y Nº 6 hasta la intersección de la última calle citada y calle Dr. Juan Ramón Vidal;

Area Urbana a Consolidar (AUAC): Ubicada contigua al Area Urbana Consolidada (AUC), queda comprendida dentro de la línea envolvente que, al Norte de la localidad, parte de la intersección de las calles Nº 3 y Dr. Juan Ramón Vidal, sigue por esta última calle citada y luego por calle Nº 1, luego por calle Nº 20 hasta Ruta Provincial Nº 40, por esta última sigue hasta cien metros al Sur de la calle Nº 20, desde allí sigue por línea imaginaria paralela a la calle Nº 20 y situada a cien metros de la misma desde la Ruta Provincial Nº 40 hasta el estero Cambá Trapo, desde allí sigue por el citado estero hasta la calle Nº 7, por esta última calle sigue luego por la calle Nº 23 hasta el estero Cambá Trapo, por este último sigue luego por las calles Nº 8 y Nº 25 hasta el Estero del Iberá, por este último sigue luego por las calles Nº 28 y Nº 8 y por prolongación de la última calle citada hasta su intersección con calle Dr. Juan Ramón Vidal, por esta última sigue hasta calle Nº 6 y desde allí por el límite perimetral del Area Urbana Consolidada (AUC) hasta la intersección de las calles Nº 3 y Dr. Juan Ramón Vidal;

Area Urbana de Expansión (AUE): Es el área contigua al Area Urbana a Consolidar (AUAC) que, al Norte de la localidad, se inicia en el antiguo embarcadero de balsa de Paso Picada, de allí sigue por el camino que une el citado embarcadero con calle Dr. Juan Ramón Vidal, sigue luego por el límite de los Esteros del Iberá hasta su intersección con la calle Nº 20, por esta última sigue hasta calle Nº 1, de allí sigue por el límite perimetral del Area Urbana a Consolidar (AUAC) hasta calle Dr. Juan Ramón Vidal, siguiendo esta útima calle citada hasta el Estero del Iberá, de allí sigue por este último hasta el antiguo embarcadero de balsa de Paso Picada;

Area Subrural (ASR):

“Al Norte: Estero del Iberá, desde el antiguo embarcadero de balsa de Paso Picada hasta la intersección de la Ruta Provincial Nº 40 con el límite Norte de la propiedad de Nomenclatura Catastral Nº 605-1137;

“Al Este: Ruta Provincial Nº 40 desde su intersección con el límite Norte de la propiedad Nº 605-1137 hasta el límite Este de la propiedad Nº 580-1135, sigue por el límite de la última propiedad citada y por los límites de las propiedades Nros.: 574-1122, 572-1118, 570-1113, 569-1108, 571-1102 y 576-1096 hasta el bañado Cambá Trapo;

“Al Sur: Bañado Cambá Trapo desde su intersección con el límite Este de la propiedad Nº 576-1096 hasta su intersección con la laguna Iberá y el límite Oeste de la propiedad Nº 577-1100;

“Al Oeste: Laguna Iberá desde su intersección con el bañado Cambá Trapo y con el límite Oeste de la propiedad Nº 567-1100 hasta el antiguo embarcadero de balsa de Paso Picada;

Area Rural (AR):

“Al Norte: Límite interdepartamental entre el Departamento Santo Tomé y el Departamento San Martín, desde la intersección de los límites interdepartamentales entre los Departamentos Ituzaingó, Santo Tomé y San Martín, hasta el límite Oeste de la propiedad de Nomenclatura Catastral 1.005-1370;

“Al Este: Límite Este y Sur de intersección con el límite interdepartamental entre el Departamento Santo Tomé y el Departamento San Martín hasta el límite Este de la propiedad Nº 910-1300, sigue por este último límite y por el límite Este y Sur de la propiedad Nros. 957-1280, sigue por el límite Sur de las propiedades Nros. 925-1280 y 870-1260, sigue por el límite Este de las propiedades Nros. 836-1141, 905-1154, 913-1133 y 928-1086, sigue por el límite Sur de la última propiedad citada y de las propiedades Nros. 914-1066, 894-1050, 836-1141 y 822-1073, sigue por el límite Este y Sur de la propiedad Nº 818-946 y por el límite Sur de las propiedades Nros. 818-957 y 813-936 hasta el límite Este de la propiedad Nº 761-982;

“Al Sur: Límite Sur de las propiedades Nros. 771-982 y 672-958, desde la intersección con el límite Oeste de la propiedad Nº 813-936 hasta el límite Este de la propiedad Nº 613-900, sigue por el límite Este de las propiedades Nros. 613-900, 610-864, 605-843, 630-840 y 600-800, sigue por el límite Sur de la última propiedad citada hasta el límite interdepartamental entre el Departamento Mercedes y el Departamento San Martín;

“Al Oeste: Límite interdepartamental entre el Departamento Mercedes, Ituzaingó y San Martín desde la intersección con el límite Sur de la propiedad Nº 600 - 800 hasta la intersección de los límites interdepartamentales entre los Departamentos Ituzaingó, Santo Tomé y San Martín”.

28 de Septiembre de 1983: El Gobernador de la Provincia, Juan Alberto Pita, sancionó y promulgó, con fuerza de Ley (Nº 3828), la fijación de límites territoriales de las áreas jurisdiccionales Urbanas, Subrural y Rural del Municipio de Yapeyú (Departamento San Martín), conforme al plano Nº 32.2 de áreas Urbanas y el plano Letra “Ll” - 11 de áreas Subrurales y Rural confeccionados por la Dirección de Planeamiento del Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Provincia de Corientes y que, como Anexos, forman parte de la presente Ley de acuerdo a lo siguiente (la norma fue divulgada en el Boletín Oficial el 22 . XI . 1983):

Area Urbana Consolidada (AUC): La comprendida dentro de la línea envolvente que parte de la intersección de las calles Boulogne Sur Mer, Chacabuco, sigue por esta última y luego por las calles A. Pacheco, Maipú, Obispo Romero, Chacabuco, José de San Martín, Sargento Cabral, G. Matorras, E. J. Maldonado, Obispo Romero y Aguado, hasta las instalaciones del Regimiento de Infantería Nº 5 y Gendarmería Nacional, envolviendo a las citadas instalaciones, sigue luego por las calles: Avenida del Libertador, E. J. Maldonado, Boulogne Sur Mer hasta su intersección con calle Chacabuco;

Area Urbana a Consolidar (AUAC): Ubicada contigua al Area Urbana Consolidada (AUC), queda comprendida dentro de la línea envolvente que parte de la intersección de las calles Guayaquil y J. Vanini, sigue por esta última hasta la ribera del río Uruguay, por esta última sigue rumbo al Sur hasta las instalaciones del Camping Municipal, envolviendo a la citada instalación, sigue hasta el límite Este de las instalaciones del Regimiento de Infantería Nº 5 y Gendarmería Nacional, de allí por el límite perimetral del Area Urbana Consolidada (AUC), hasta la intersección de las calles Boulogne Sur Mer y E. J. Maldonado, sigue por esta última y luego por calle Guayaquil hasta su intersección con calle J. Vanini;

Area Urbana de Expansión (AUE): Está formada por dos Sectores:

(AUE 1): Ubicada al Oeste del Area Urbana a Consolidar (AUAC), queda comprendida dentro de la envolvente que se inicia en la intersección del límite Este de la chacra Nº 91 y calle J. Vanini, sigue por esta última y luego por calles: Guayaquil y Chacabuco, luego por el límite Este de la chacra Nº 91 hasta su intersección con la calle J. Vanini;

(AUE 2): Ubicada al Oeste del Area Urbana Consolidada (AUC), queda comprendida dentro de la envolvente que se inicia en la intersección de las calles Boulogne Sur Mer y E. J. Maldonado, sigue por esta última y luego por las calles: Avenida del Libertador, Aguado y Boulogne Sur Mer hasta calle E. J. Maldonado;

Area Subrural (ASR):

“Al Norte: Línea quebrada que se inicia en la intersección del límite Norte de la propiedad de Nomenclatura Catastral Nº 921 - 234 con la Ruta Nacional Nº 14, sigue por el límite Norte de la citada propiedad y por los limites Norte de las propiedades Nros.: 925 - 232, 930 - 232, 934 - 229, 937 - 228, 941 - 222, 943 - 217 y 946 - 211 hasta la intersección de la última propiedad citada con el río Uruguay (desembocadura del arroyo Aguapé en el río Uruguay);

“Al Este: Río Uruguay desde su intersección con el límite Norte de la propiedad Nº 946 - 211 (desembocadura del arroyo Aguapé en el río Uruguay) hasta la desembocadura del arroyo Guaviraví en el citado río (límite interdepartamental entre los Departamentos Paso de los Libres y San Martín);

“Al Sur: Arroyo Guaviraví (límite interdepartamental entre los Departamentos Paso de los Libres y San Martín), desde su desembocadura en el río Uruguay hasta su intersección con la Ruta Nacional Nº 14; al Oeste: Ruta Nacional Nº 14 desde su intersección con el arroyo Guaviraví hasta el límite Norte de la propiedad Nº 921 - 234;

Area Rural (AR):

“Al Norte: Línea quebrada que se inicia en la intersección de la Ruta Nacional Nº 14 y el límite Norte de la propiedad de Nomenclatura Catastral Nº 960 - 305, sigue por este último límite y por los límites de las propiedades Nros.: 981 - 285 y 1.008 - 262 hasta la intersección del límite Norte de la última propiedad citada con el río Uruguay;

“Al Este: Río Uruguay desde su intersección con el límite Norte de la propiedad Nº 1.008 - 262 hasta la intersección del límite Norte de la propiedad Nº 946 - 211 con el citado río (desembocadura del arroyo Aguapé en el río Uruguay);

“Al Sur: Límite Norte del Area Subrural (ASR) desde la intersección del límite Norte de la propiedad Nº 946 - 211 con el río Uruguay (desembocadura del arroyo Aguapé en el citado río), hasta la intersección del límite Norte de la propiedad Nº 921 - 234 con la Ruta Nacional Nº 14;

“Al Oeste: Ruta Nacional Nº 14 desde su intersección con el límite Norte de la propiedad Nº 921 - 234 hasta su intersección con el límite Norte de la propiedad Nº 960 - 305”.

Información adicional