El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El Gobierno correntino acepta incorporar fuerzas a la línea militar nacional

12. VII. 1825.- El Gobierno de Corrientes acepta incorporar su fuerza veterana a la línea militar nacional y reclama armamento para que sus milicias estén prontas a la defensa del territorio.

Corrientes, Julio 12 de 1825

El Gobierno de Corrientes tiene la satisfacción de dirigirse al señor ministro de Relaciones Exteriores para anunciarle el recibo de su Nota del 8 de Junio e igualmente quedar enterado de cuanto en nombre del Gobierno encargado del Ejecutivo Nacional, se ha servido expresarle su enviado el Dr. Dn. José Francisco Acosta.

Es en consecuencia que ratificándose este Gobierno en el interés que siempre tomará por todo aquéllo que reclame el crédito y honor de la Nación, como lo tiene protestado anteriormente, está dispuesto a situar sobre la frontera de esta provincia el escuadrón de dragones de ella compuesto de trescientos hombres tan luego como se reciba el armamento y útiles que por conducto del señor ministro de Guerra y Marina se piden al Gobierno General, para las milicias que deben cubrir los puntos que desampare aquella fuerza.

Es asimismo de la voluntad de este Gobierno que la antedicha tropa de línea sea y se tenga por Nacional y como tal se considere en la línea militar que designa la ley del once de Mayo, sujeta al jefe que se señale a aquélla, y sobre lo que este Gobierno formará con oportunidad el presupuesto de los Gastos que demande su conservación, el que se ofrecerá a la consideración del Ejecutivo Nacional para que provea a los objetos que él instruya.

Basta sólo indicar al señor ministro de Relaciones Exteriores que el motivo de no marchar la tropa en el momento a la línea es el de no fijar la espectación de los enemigos antes de que esta provincia se vea en estado de prevenir los resultados que debe producir tal resolución y a que la exponen su localidad; siendo ésta la razón porque en precaución de los temores que justamente infunden los sucesos de la Banda Oriental, no cree este Gobierno conveniente que la fuerza de este país, que ocupa la línea, desampare la frontera de él sin que un grave y urgente acontecimiento lo reclame.

En este caso, no sólo el escuadrón deberá operar donde lo exijan las circunstancias, sino que él será reforzado con una parte de las milicias siempre que el jefe de la línea haga entender la necesidad de su cooperación, mientras con el resto se pone este Gobierno en actitud de obrar según lo demande el honor y seguridad de la Nación.

Para entonces es que este Gobierno desea armar y disciplinar las milicias con anticipación, porque a la vez ellas pueden asegurar las ulterioridades de los presentes acontecimientos y servir a sostener los derechos del territorio.

El que suscribe aprovecha la oportunidad de repetir al señor ministro de Relaciones Exteriores la expresión de su más distinguido aprecio.

P. FERRE

Al Señor Ministro de Relaciones Exteriores.

Información adicional