El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El eón Fanerozoico

El Eón Fanerozoico es una división de la escala temporal geológica, que se extiende desde hace 542,0 ±1,0 millones de años hasta nuestros días. Sucede al eón Precámbrico, que abarca el tiempo restante, desde la formación de la Tierra.

Su nombre deriva del griego, y significa “vida visible”, refiriéndose al tamaño de los organismos que surgen en esta época. Mucho antes de este eón, ya existía vida en la Tierra, sin embargo, es durante este período cuando los organismos vivientes ya toman formas complejas, evolucionan y se diversifican ampliamente.

Geológicamente, el eón Fanerozoico se inicia poco después de la desintegración del supercontinente Pannotia; con el tiempo, los continentes se vuelven a agrupar en otro supercontinente, Pangea; y, por último, éste se disgrega, originando los continentes actuales.

 

Vida

El límite entre el eón Precámbrico y el eón Fanerozoico se fijó en el siglo XIX, en el punto en el que comienza a haber una abundante cantidad de metazoos fósiles. Sin embargo, varios cientos de taxones de metazoos se han identificado en la era Proterozoica, a partir de la década de 1950.

La mayoría de los geólogos y paleontólogos fijan actualmente la transición en uno de los siguientes puntos:

- El punto en el que aparecen los primeros trilobites y arqueociatos;

- En el punto en el que aparece el icnofósil Trichophycus pedum; o bien

- En el punto de la primera aparición de la “pequeña fauna Shelly”, un grupo de animales pequeños, por lo general acorazados y no articulados.

Los tres puntos difieren en unos pocos millones de años entre sí.

En el eón Fanerozoico se produce la rápida aparición y diversificación de una serie de filos animales, la aparición de las plantas terrestres y la aparición de los peces y de los animales terrestres.

 

Subdivisiones

El eón Fanerozoico se divide en tres Eras: Paleozoico, Mesozoico y Cenozoico, que antiguamente se denominaban, respectivamente, eras Primaria, Secundaria y Terciaria.

Eón Era Período Epoca
Fanerozoico   Paleozoica   Cámbrico (542,0 +/- 1,0 m.a.)    
    Ordovícico (488,3 +/- 1,7 m.a.)  
    Silúrico (443,7 +/- 1,5 m.a.)  
    Devónico (416,0 +/- 2,8 m.a.)  
   

Carbonífero 

 Misisipiense (359,2 +/- 2,5 m.a.)
   

 

 Pensilvaniense (318,1 +/- 1,3 m.a.) 
   

Pérmico (299,0 +/- 0,8 m.a.)

 
  Mesozoica

Triásico (251,0 +/- 0,4 m.a.)

 
   

Jurásico (199,6 +/- 0,6 m.a.)

 
   

Cretáceo (145,5 +/- 4,0 m.a.)

 
  Cenozoica

Paleógeno

Paleoceno (65,5 +/- 0,3 m.a.)
      Eoceno (55,8 +/- 0,2 m.a.)
      Oligoceno (33,9 +/- 0,1 m.a.)
    Neógeno Mioceno (23,03 m.a.)
      Plioceno (5,332 m.a.)
    Cuaternario Pleistoceno (2,588 m.a.)
      Holoceno (0,011784 m.a.)

     

Hace 650 millones de años

Hace 650 millones de años, los cambios climáticos desencadenados por la formación del supercontinente Rodinia habían dejado, a la superficie de la Tierra, cubierta de una capa de hielo de 1,5 kilómetros de espesor. La temperatura se mantenía en 40 °C. Los organismos marinos, la única vida en el planeta, casi habían desaparecido. El futuro de la vida en la Tierra pendía de un hilo.

Pero bajo el hielo, el supercontinente era un caos. Inmensas erupciones volcánicas destrozaban Rodinia. La acumulación de calor en la base del supercontinente, sería la causa de su destrucción. Fue como cubrir la Tierra con una manta; el calor que se generaba en el interior de la Tierra, se acumuló debajo de ese manto. Ese calor provocaría el fin de la glaciación global.

Cuando Rodinia se fragmentó, el dióxido de carbono expulsado por las erupciones creó un efecto invernadero temporal. Las capas de hielo retrocedieron. Rodinia se había resquebrajado en fragmentos gigantescos, y el dominio del hielo sobre la vida, llegó a su fin. Durante el despertar de Rodinia se formaron mares poco profundos, y el nivel de oxígeno aumentó.

Los organismos primitivos podrían dar su próximo gran paso adelante: Se harían más complejos y mucho más peligrosos.

Las Montañas Rocosas Canadienses. Estas remotas montañas albergan un registro poco común de este suceso clave en la evolución de la vida, la llamada explosión cámbrica. Por primera vez en la historia de la vida en la Tierra se alcanzan algunos de los niveles más altos de oxígeno, desde la formación de la Tierra. La vida prospera, y aparecieron animales distintos a todos los anteriores.

Hay una cantera, llamada el Esquisto de Burgess, situado en el Parque Nacional Yoho, en la provincia de Columbia Británica, en Canadá.

Los sorprendentes fósiles de esta cantera son una ventana abierta al mundo de hace 500 millones de años. Casi todo el mundo está de acuerdo en que este es uno de los yacimientos de fósiles más importantes del planeta.

El Esquisto de Burgess fue descubierto por el norteamericano Charles Doolittle Walcott, secretario del Instituto Smithsoniano. Este apasionado buscador de fósiles nació en la pobreza y vivió el sueño americano. Sin más diploma que el de la Escuela Superior, se abrió camino hasta la cima de la comunidad científica estadounidense.

Pero serían sus continuas expediciones en busca de fósiles a las más remotas montañas de Norteamérica, la causa de su descubrimiento más asombroso. Fue justo aquí (en los Esquistos de Burgess), donde Walcott hizo su asombroso descubrimiento. Según la leyenda, el 31 de Agosto de 1909 recorría un sendero a caballo con su esposa durante una tormenta de nieve, cuando cayó ante ellos un gran bloque de roca, que bloqueó el camino. Como todos los paleontólogos, Walcott era un caballero, así que saltó de su caballo, de inmediato dio la vuelta al bloque de roca y encontró un fósil increíblemente bien conservado, que había caído al camino.

Pero: ¿Desde dónde? Desde arriba. La roca procedía de una sección del acantilado de no más de 30 metros de ancho. Una zona pequeña que se convertiría en la famosa cantera del Esquisto de Burgess.

Walcott, a menudo con la ayuda de su familia, llegaría a extraer más de 60.000 fósiles y, después de Walcott, se han extraído otros 100.000 de este acantilado de una riqueza única.

Extraer rocas de la montaña requiere muchísimo trabajo. Es una labor agotadora, pero también tremendamente emocionante, ya que nunca se sabe qué se va a encontrar cuando se rompe una roca. La mayoría de las veces no se encuentra nada, pero de vez en cuando se encuentra un animal nuevo, que nadie había visto antes, que aparece por primera vez en 500 millones de años.

Los miles de fósiles encontrados en el Esquisto de Burgess revelan que hace 500 millones de años la vida explotó en una diversidad y una complejidad asombrosas. El estado de conservación de estos fósiles es realmente increíble. Se conservan en tres dimensiones. Se puede, incluso, adentrarse a través de los propios fósiles y ver sus órganos internos, extraerlos y ver el tracto digestivo. Están magníficamente conservados.

En los mares del Cámbrico, las aguas superficiales, ricas en oxígeno, estaban llenas de organismos complejos y algunas criaturas no sólo se alimentaban de plantas sino también de otros animales. El Cámbrico es uno de los períodos más especiales de la historia de la vida. Existían más tipos diferentes de animales que en el resto de la historia de la vida en la Tierra.

Desde entonces, en una competición biológica que guiaba su evolución, las especies serían cada vez más complejas, desarrollarían caparazones, esqueletos, ojos, los dientes. Los animales modernos habían llegado a la Tierra.

El elevado nivel de oxígeno que había desencadenado esta explosión de vida en los mares, también modificó la atmósfera. En los siguientes cien millones de años, el oxígeno alcanzó los niveles actuales. Un nivel lo bastante denso para permitir que se formase una capa de ozono en la parte superior de la atmósfera. Esta capa permitiría abandonar los océanos a ciertas formas de vida. Antes de eso, la potente luz ultravioleta habría destruido cualquier organismo que no estuviese protegido por el agua. Ahora, la capa de ozono actúa como un escudo ultravioleta.

 

El Fanerozoico es el eón más corto en la historia de La Tierra, 542 m.a. De este período de tiempo tenemos mucha información, obtenida mediante el estudio de las rocas, los fósiles, los ambientes sedimentarios…

El Fanerozoico se divide en períodos de tiempo más pequeños, las ERAS y éstas, a su vez, en Períodos.

Las eras que conforman este eón son:

* Paleozoico: 542 - 251 m.a.: Durante estos 291 m.a., Rodinia, el primer gran continente, se fracturó en varios continentes que terminaron por reunificarse, al final de esta era, en otro supercontinente llamado Pangea.

Esta era abarca desde los 542 a los 251 m.a. En esta era se alternan períodos de glaciación con períodos muy áridos. Se produce la llamada “explosión biológica”. En ella surge la mayoría de los seres vivos que se conocen.

Los períodos en que se divide esta era son (aparecen seis períodos):

1.- Cámbrico: 542 – 488,3 m.a. Aparecen animales acuáticos con partes duras, como conchas y caparazones.

2.- Ordovícico: 488,3 – 443,7 m.a. Surgen los primeros vertebrados, los peces. Expansión de los invertebrados.

3.- Silúrico: 443,7 - 416 m.a. Los vegetales colonizan el medio terrestre.

4.- Devónico: 416 – 359,2 m.a. Los animales colonizan el medio terrestre

5.- Carbonífero: 359,2 - 299 m.a. Se producen bosques de helechos gigantes. Aparecen las plantas con semillas y los reptiles.

6.- Pérmico: 299 - 251 m.a. Se forma Pangea y se produce la orogenia Hercínica.

Al final se origina una gran extinción de seres vivos, probablemente debido a cambios en el clima.

Durante estos 312 m.a., Rodinia, el primer gran continente, se fracturó en varios continentes, que terminaron por reunificarse al final de esta era en otro supercontinente, llamado Pangea.  Se produjo la “explosión biológica”.

La explosión biológica originó la aparición de la mayoría de los seres vivos conocidos.

* Mesozoico: 251 - 65 m.a. A lo largo de la era Mesozoica, el continente Pangea se divide en distintas zonas continentales que comienzan a separarse. Esto provocó grandes transgresiones marinas.

El clima durante el período Triásico, fue árido. Posteriormente se transformó en ecuatorial, durante el Jurásico y el Cretácico. Al final de este período se produce la segunda gran extinción. Fue provocada por el impacto de un meteorito en la zona del Golfo de México.

* Cenozoico: 65 m.a. – hasta el presente. Durante esta era, grandes zonas continentales chocaron. Esto provocó la formación de montañas, como el Himalaya y los Alpes.

El clima del planeta se enfrió, volviendo a producirse glaciaciones durante los períodos Terciario y Cuaternario, con épocas interglaciares.

 

Fósiles característicos de las eras del Fanerozoico

Paleozoico   Sigillaria, Lepidodendron y Calamites. Pteridófitas de porte arbóreo.
  Pecopteris. Helechos gigantes.
  Braquiópodos. Animales marinos con concha bivalva que se unen al suelo mediante pedúnculos.
  Trilobite. Artrópodo marino.
  Cruzianas. Pista que dejaban los trilobites al desplazarse sobre el fondo marino.
  Graptolites. Animales diminutos que vivían en el interior de conchas tubulares.
Mesozoico Ammonites. Cefalópodo marino con concha externa.
  Belemnites. Cefalópodo marino con concha interna.
  Micraster. Equinoideo con forma de corazón.
  Dinosaurios. Reptiles
Cenozoico Nummulites. Foraminíferos.
  Turritella. Gasterópodo marino.
  Odontaspis. Tiburón, se reconoce por el tipo de diente.


Los fósiles característicos, o fósiles guía, son fósiles de seres que vivieron durante un breve período de tiempo, pero colonizaron grandes zonas de la Tierra.

Información adicional