El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Humedad Atmosférica

Humedad es la cantidad de vapor de agua que contiene la atmósfera.

Es en la tropósfera, o sea la zona de la atmósfera que envuelve el globo terrestre hasta los 10 kilómetros de altura, donde se registra la mayoría de los llamados fenómenos meteorológicos.

Los meteoros pueden ser:

- Meteoros aéreos (vientos, brisas).

- Meteoros acuosos (lluvias, nieblas, nieve).

- Meteoros eléctricos (rayo, relámpago, trueno).

- Meteoros luminosos y ópticos (arco iris, halos, espejismos, crepúsculos, auroras boreales y australes).

 

EL CICLO DEL AGUA

Los mares y océanos que ocupan buena parte de la superficie terrestre, se hallan sometidos de continuo a la acción de los rayos solares, que los calientan con mayor o menor intensidad. Como consecuencia de ello, se produce la evaporación de las aguas, o sea, el paso del estado líquido al gaseoso.

Por las mismas causas, se evaporan las aguas de los ríos, lagos y, en general, todas las aguas continentales.

Los valores de esa evaporación pueden repartirse de la siguiente manera:

      - Evaporación marina          334.000 km3

      - Evaporación terrestre         62.000 km3

      - Evaporación total              396.000 km3

 

Ni siquiera se libran las aguas subterráneas, ya que las plantas eliminan el exceso de agua, que en definitiva extraen del subsuelo (1).

El vapor de agua es mayor en las zonas cálidas que en las frías; se produce más de día que de noche; en verano más que en invierno; en las zonas llanas más que en las altas y, finalmente, es más abundante sobre el mar que sobre los continentes (2).

De todos los elementos constitutivos de la atmósfera, el agua es la que absorbe la mayor energía solar. De este modo, el vapor de agua se convierte en un verdadero regulador de la temperatura, al evitar fuertes enfriamientos nocturnos.

Esas columnas de vapor se elevan hacia lo alto, donde pierden calor.

Si se elevan, ello es debido al menor peso, y si pierden calor es porque, en su ascenso, encuentran menor temperatura y también debido a que todo gas que se expande se enfría.

Ahora bien: elevando la temperatura una masa de aire puede aceptar más humedad que la que tiene en ese momento. Pero si en lugar de aumentar la temperatura, disminuye (como en nuestro caso), no sólo el aire no acepta más humedad, sino que incluso abandona la que lleva; se produce así la condensación, o sea el paso de una sustancia del estado gaseoso al estado líquido. Este fenómeno, simple en su esencia, se cumple a diario en la Naturaleza.

La condensación del agua se manifiesta en forma de pequeñísimas gotas (tan pequeñas que se necesitarían cinco mil millones de ellas para llenar una cucharilla de café) que, debido a su poco peso y a la resistencia que le ofrece el aire a su caída, se mantienen en suspensión. Así, con la ayuda prestada por sustancias diminutas como el polvo y la ceniza, se forman las nubes.

 

LAS NUBES

Las nubes constituyen un conjunto homogéneo de gotitas de agua, líquidas o sólidas, que flotan en el espacio a merced de los vientos y a altitudes diversas, desde los 100 a los 12.000 metros.

Sobrepasan difícilmente esa altura y llegan, en casos excepcionales, hasta los 15.000

metros. Bajo la forma de elementos aislados, separados o unidos, en pequeñas o grandes masas bien limitadas, cubren parcial o totalmente el cielo.

 

NIEBLAS Y BRUMAS

Cuando el mismo fenómeno se produce en las capas bajas de la atmósfera, que se hallan en contacto con el suelo, se forman las nieblas o neblinas.

Si esa suspensión se produce sobre la superficie del mar, el fenómeno recibe el nombre de brumas.

 

HUMEDAD ABSOLUTA, DE SATURACION Y RELATIVA

- Humedad absoluta es la cantidad de vapor de agua que contiene una masa de agua en un momento determinado.

Se expresa en gramos por metro cúbico de aire (10 g/m3; 25 g/m3).

- Humedad de saturación: es el máximo de humedad que puede contener el aire a una temperatura determinada, sin que esa humedad se precipite.

- Humedad relativa: es el cociente que resulta de dividir la humedad absoluta por la humedad de saturación del aire, multiplicado por 100. Se expresa en porcentaje.

 

                                                   Hr: Ha/Hs x 100 :  ___ %

 

PRECIPITACIONES

Las gotitas de vapor de agua que forman las nubes aumentan de tamaño y, en consecuencia, de peso; llega un momento que no pueden mantenerse en suspensión y caen sobre la superficie de la Tierra originando las precipitaciones.

Las precipitaciones pueden ser líquidas o sólidas.

Son líquidas, cuando la temperatura es superior a 0°0 C. La precipitación recibe entonces el nombre de lluvia.

El diámetro de una gota de lluvia es, en promedio, de medio milímetro.

Cuando las gotitas de agua presentan un diámetro inferior al de las lluvias, se forman las lloviznas.

Son sólidas cuando la temperatura de las gotitas de las nubes es inferior a 0°0 C, en cuyo caso se congelan, precipitándose en forma de nevadas: nieve o granizo.

La nieve forma copos blancos y brillantes que se depositan suavemente sobre la superficie del suelo.

El granizo, en cambio, se precipita en forma de granos.

Los valores de las precipitaciones pueden repartirse de esta manera:

          - Precipitaciones en el mar         297.000 km3

          - Precipitaciones en la tierra         99.000 km3

          - Precipitaciones totales             396.000 km3

Notemos, cómo coincidentemente, la cantidad de vapor que se eleva hacia lo alto (396.000 km3) ya citada, regresa nuevamente desde allí bajo la forma de precipitaciones (396.000 km3).

 

ROCIO

Durante las horas de la noche, tanto el suelo como los cuerpos situados sobre su superficie, se enfrían de manera apreciable, por cuya razón, a la madrugada, el vapor de agua de la atmósfera se condensa en forma de finísimas gotas.

Este fenómeno se llama rocío y se observa sobre las plantas y objetos expuestos a la intemperie (3).

Son condiciones necesarias para la formación del rocío: transparencia de la atmósfera y calma del aire.

Su producción es muy importante en las regiones de lluvias escasas.

 

ESCARCHA

Si el descenso de temperatura es rápido e intenso, inferior a 0°0 C, el vapor de agua no se deposita ya en forma líquida, sino sólida. Es lo que se conoce con el nombre de escarcha que, en esencia, es el rocío congelado.

Tanto el rocío como la escarcha no caen, sino que se forman sobre los objetos en que aparecen.

 

HELADA

El nombre de helada se reserva para la congelación de las aguas contenidas en lagunas, charcas, etc., como resultado de la baja temperatura.

 

LLUVIA

Las lluvias constituyen el tipo de precipitación de mayor significado ya que, gracias a ellas, los océanos, mares, ríos y lagos, al conservar el agua acumulada, aseguran su existencia.

La lluvia, de mayor o menor intensidad, es uno de los factores que más influye en la vegetación de una región, que es exuberante ahí donde las precipitaciones son intensas, y escasa donde la lluvia no se prodiga.

A su vez, en las primeras regiones se desarrolla una fauna rica en especies e individuos, contrastando con las segundas.

Pero las regiones preferidas por el hombre son aquéllas donde las lluvias se caracterizan por su regularidad y moderación: ni tan abundantes que aneguen todo cultivo, ni tan escasas que agosten las cosechas.

 

FACTORES QUE INTERVIENEN EN LA DISTRIBUCION

DE LA HUMEDAD ATMOSFERICA

La repartición de las lluvias sobre la superficie de la Tierra no es regular. Por ejemplo, en ciertas regiones de la India, la cantidad de lluvia que cae anualmente bastaría para formar un manto acuoso de 12 metros de altura, mientras que la que

cae en otras regiones es prácticamente nula.

El récord mundial de precipitaciones medias anuales (1912-1945) corresponde al monte Waialeale, Kauaí, Hawaii, con 11.684 milímetros de lluvias caídas.

En contraste, en Iquique, Chile, pudo registrarse ausencia de lluvias durante ... catorce años consecutivos.

La distribución de las lluvias no es, pues, uniforme. Las causas que modifican su distribución son:

- Temperatura.

- Dirección de los vientos.

- Disposición de las montañas.

- Proximidad del mar.

- Corrientes marinas.

 

TEMPERATURA

En las regiones donde el Sol calienta intensamente las aguas de los mares y océanos, se origina una intensa evaporación. Ese vapor se condensa en lo alto y produce las lluvias.

Este fenómeno tiene lugar, especialmente, en las zonas ecuatoriales, y es por eso que soportan lluvias constantes.

Se llaman lluvias de convección (4).

 

DIRECCION DE LOS VIENTOS

Los vientos que soplan desde el mar hacia el continente son generalmente húmedos ya que, a su paso sobre los mares, absorben el vapor de agua desprendido.

Formadas las nubes, el viento las empuja hacia los continentes, donde se descargan en lluvias.

 

DISPOSICION DE LAS MONTAÑAS

Las montañas, cuando se interponen en la dirección de los vientos húmedos que soplan del mar hacia el continente, semejan un muro de contención que obliga a las nubes a elevarse. Al hacerlo, alcanzan regiones más frías, donde el vapor de agua que contienen se condensa, precipitándose en forma de lluvia sobre una de las laderas de las montañas.

El viento, ya seco, traspone la montaña, abandonando sobre la ladera opuesta el resto de la humedad que puede contener el aire.

Se da así el caso singular de que, relativamente a poca distancia, puedan encontrarse, tomando como referencia un cordón montañoso, dos regiones notablemente distintas: una, lluviosa y, otra, seca, con una vegetación abundante en la ladera húmeda y escasa en la seca.

De ahí una frase que compendia este concepto: “Un jardín, una pared, un desierto”.

Esas lluvias son lluvias periódicas (provocadas por los vientos alisios, monzones de verano, etc.), y se llaman lluvias de relieve u orográficas.

 

PROXIMIDAD DEL MAR

Los vientos húmedos procedentes del mar y que avanzan hacia el interior de los continentes, abandonan su humedad en forma progresiva: en mayor cantidad cerca de la costa y disminuyendo a medida que se alejan de ésta.

Es la desventaja de aquellos países situados a considerable distancia del mar, ya que los vientos portadores de humedad que podrían beneficiarlos, la van perdiendo gradual, progresivamente, en el largo trayecto que deben recorrer.

 

CORRIENTES MARINAS

Las corrientes marinas cálidas, al cruzar zonas frías, suavizan y elevan la temperatura, originando vapor de agua.

El viento incorpora ese vapor y lo abandona sobre el continente bajo forma de lluvia.

 

CLASIFICACION DE LAS LLUVIAS

Las lluvias pueden clasificarse:

- Por la cantidad de agua caída.

- Por su origen.

- Por la cantidad de agua caída.

Teniendo en cuenta la cantidad de agua caída, las lluvias se clasifican en:

* Lluvias excesivas: más de 2.000 milímetros.

* Lluvias abundantes: entre 1.000 y 2.000 milímetros.

* Lluvias suficientes: entre 500 y 1.000 milímetros.

* Lluvias escasas: entre 200 y 500 milímetros.

* Lluvias insuficientes: menos de 200 milímetros.

La cantidad de agua llovida se mide mediante el pluviómetro(5).

La cantidad de lluvias mínimas que requieren ciertos cultivos, es la siguiente: trigo, avena y cebada: 400 mm; maíz: 500 mm; centeno: 300 mm; arroz: 800 mm; vid: 550 mm; caña de azúcar: 900 mm.

- Por su origen

* Lluvias de convección

Son características de regiones cálidas donde las aguas, calentadas por los rayos del Sol, se elevan bajo forma de vapor de agua para condensarse en lo alto.

* Lluvias de relieve u orográficas

Cuando un cordón montañoso se interpone en la dirección de vientos húmedos procedentes del mar. Al remontar las laderas, el vapor de agua que transporta ese viento se condensa y se precipita bajo forma de lluvia.

* Lluvias ciclónicas o frontales

Cuando se produce el encuentro de dos masas de aire, una cálida y húmeda y otra fría, ocurre que la cálida, más liviana, se eleva sobre la fría. En lo alto se condensa y llueve.

 

ISOYETAS

Así como en un mapa podemos unir todos los puntos que tienen una misma temperatura, igual presión, etc., obteniendo las llamadas líneas isotermas, isobaras, etc., del mismo modo podemos proceder uniendo todas las localidades que reciben, en un período de tiempo dado, igual cantidad de lluvia caída.

Se obtienen así las llamadas líneas isoyetas (de isos, igual; ietos, lluvia).

 

Isoyetas son aquellas líneas que unen los puntos que reciben igual cantidad de lluvias.

 

Se expresa en milímetros, y por cada m2. En Tcherrapundji, situada en Assam (India), ha llegado a medirse la cantidad de 11.633 milímetros de agua caída en un año, mientras que en la bahía de las Ballenas (Africa) se obtuvieron 7 milímetros; en Iquique (Chile), 0,6; y en Arica, también en Chile ... 0,0 mm de lluvias anuales(6).

Las isoyetas pueden ser mensuales, estacionales y anuales.

 

LLUVIAS DE ENERO

Hemisferio Norte: Prevalece el invierno.

Los vientos del Oeste recogen la humedad de los océanos Atlántico y Pacífico y la abandonan en el Oeste de Europa y en la costa occidental de América.

En Europa, las lluvias decrecen de la costa hacia el interior del continente y, en América, las montañas costeras, al impedir. su avance, hacen que las lluvias sean abundantes sobre la costa del Pacífico y exiguas hacia el interior (lluvias orográficas).

La costa oriental de los Estados Unidos, también es zona de lluvias abundantes.

En Asia y América del Norte los centros anticiclónicos son zonas de escasas precipitaciones, así como el centro de Africa, pero en este continente se debe a que el Sol culmina, en esos momentos, en las cercanías del trópico de Capricornio

Hemisferio Sur: Prevalece el verano.

Los alisios del NE, si bien proceden del Hemisferio Norte, descargan su humedad sobre Indonesia y Sudamérica.

De igual modo, el alisio del SE contribuye a aumentar el monto de las precipitaciones en las mismas regiones.

Como aquéllos, soplan en el Pacífico y el Atlántico, y también en el océano Indico.

En esta época, el Sol culmina en las inmediaciones del trópico de Capricornio y, por lo tanto, las lluvias son de convección.

Los vientos del Oeste soplan en este hemisferio con iguales características que los vientos del Oeste del Hemisferio Norte. Descargan su humedad sobre la fachada occidental de los Andes.

Como en el Norte, estas lluvias son de relieve.

Zonas secas: SO de Australia, costa chileno-peruana, costa sur-occidental de Africa.

En el Hemisferio Sur, en Enero, llueve más que en el Hemisferio Norte.

 

LLUVIAS DE JULIO

Hemisferio Norte: Prevalece el verano.

Las lluvias son más abundantes que en el Hemisferio Sur.

Los vientos del Oeste, en su carácter de vientos permanentes, provocan los efectos ya estudiados, sobre la costa occidental de América y Europa, pero acentuados.

El hecho de culminar el Sol en las inmediaciones del trópico de Cáncer acentúa las precipitaciones, produciéndose lluvias de convección.

En Asia, el monzón de verano deposita su humedad desde el Indo al Amur.

Hemisferio Sur: Prevalece el invierno.

Los alisios del SE ejercen sus efectos sobre América del Sur, Africa y Australia, aunque con menor intensidad.

Del mismo modo, los vientos del Oeste dejan sentir su influencia.

Zonas secas: Australia, Sur de África y occidente de América del Sur.

 

Notas

(1) Una simple col o repollo transpira un litro de agua por día, y un árbol unos 200 litros, aproximadamente.

(2) La máxima evaporación se realiza en las regiones comprendidas entre los 10° y los 20° de latitud; desde ahí, va disminuyendo hacia los polos. En verano es, aproximadamente, tres veces mayor que en invierno y, durante el día, unas cuatro veces mayor que durante la noche.

(3) Lo mismo ocurre cuando en un vaso se vierte líquido más frío que el aire. Sobre las paredes del vaso se forma un vaho característico.

(4) El fenómeno es de todos los días: evaporación, elevación de ese vapor, condensación en lo alto, precipitación.

La intensidad, en cambio, experimenta ciertas variaciones, dadas por la culminación del Sol. Dos veces al año, en los equinoccios (ecuador), y una vez en los solsticios (trópicos), el Sol incide perpendicularmente. En consecuencia, sobre el ecuador existirán dos máximos de lluvias (que corresponden a las dos culminaciones del Sol en los equinoccios) y uno solo en cada trópico.

Además, en éstos, se registra una estación seca bien marcada ya que, cuando el Sol culmina en uno de ellos, sus efectos llegan atenuados al otro trópico.

(5) La pluviosidad se mide en milímetros, esto es, la cantidad de agua que cae sobre una determinada superficie hasta el espesor de un milímetro.

El volumen de agua sobre un metro cuadrado (1 x 1.000 x 1.000 mm) equivale a 1.000.000 de mm3, o sea, un litro.

Por consiguiente, un milímetro de lluvia equivale a un litro por metro cuadrado (10.000 litros por hectárea).

* Udómetro: mide la cantidad de nieve caída.

* Ombrómetro: mide la cantidad de granizo caído.

* Drosómetro: mide la cantidad de rocío producido.

(6) En la región del lago Quillen, Neuquén (República Argentina) en el período Febrero 1938 - Marzo 1939, se registró una precipitación de 4.925 mm.

Información adicional