El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Origen de los ferrocarriles mesopotámicos

La división entre ferrocarriles de propiedad privada (centrados en la Región Pampeana) y estatales (básicamente en las demás regiones), fue remarcada por una diferencia de trocha.

Los ferrocarriles privados comenzaron a utilizar invariablemente la trocha ancha (1,676 metros), desde 1857, mientras que los ferrocarriles estatales optaron por la trocha métrica (1,00 metro), en el Norte del país, y una conjunción de trocha “económica” (0,75 metro), y ancha en la Región Patagónica.

La decisión, por parte del Estado, de utilizar una trocha más angosta, respondía a una razón económica, dado el complejo panorama que planteaba atravesar zonas de montaña y regiones boscosas. Esta decisión, tomada por el Gobierno en la década de 1870, dificultó la integración operativa de ambas redes, hasta la actualidad.

A este panorama se sumó una complicación adicional: Para aquel entonces, la Región Mesopotámica (Entre Ríos, Corrientes y Misiones), tenía más vínculos comerciales con Brasil y Uruguay que con el resto del país, del cual se hallaba físicamente separado por el caudaloso río Paraná.

Como en Uruguay y en el Sur de Brasil predominaba la trocha “universal” o “estándar” (1,435 metros), las empresas ferrovarias mesopotámicas la adoptaron al momento de construir sus ferrocarriles.

Gracias al “Ferrocarril Central de Buenos Aires”, que inició sus operaciones como tranvía (por eso utilizaba trocha universal), años más adelante los ferrocarriles mesopotámicos pudieron llegar a Buenos Aires.

Además, al momento de la nacionalización, a diferencia de lo ocurrido con las otras líneas (generalmente descendientes directos de los ferrocarriles más importantes), en el caso de los ferrocarriles mesopotámicos no existía una empresa “madre”, sino una red de formación bastante heterogénea, que vivió una ardua evolución a lo largo de su historia, la cual podría sintetizarse de la siguiente manera:

* El 9 de Julio de 1866, un grupo de empresarios argentinos inauguró el ramal de Gualeguay a Puerto Ruiz (10 kilómetros) en la Provincia de Entre Ríos, con el nombre de Ferrocarril Primer Entrerriano.

Este fue el primer ramal ferroviario de la región mesopotámica y fue también la primera línea en utilizar la trocha estándar (1,435 metros) en Argentina. Debido a los problemas económicos de la empresa, ésta pasó a manos del Estado Nacional en 1874 y fue, posteriormente, vendida al Ferrocarril Entre Ríos, en 1896.

* El Ferrocarril Este Argentino fue una empresa ferroviaria de capitales británicos fundada en 1871. Esta compañía operaba desde 1874 el ramal de trocha estándar entre Concordia (Entre Ríos) y Monte Caseros (Corrientes), con un ramal secundario a Puerto Ceibo.

Después de numerosas vicisitudes, la compañía fue vendida al Ferrocarril Nordeste Argentino en 1907.

* El Ferrocarril Central Entrerriano (FCCE) fue una compañía ferroviaria propiedad del Gobierno de la Provincia de Entre Ríos, que construyó y operó una línea de trocha media (1,435 metros) entre las ciudades de Paraná y Concepción del Uruguay y, más tarde, agregó los ramales hasta Villaguay, Gualeguaychú y Victoria.

La red de este ferrocarril llegó a tener 612 kilómetros, extendiendo sus servicios entre los ríos Paraná y Uruguay. El 29 de Enero de 1892 esta empresa provincial fue adquirida por la compañía de capitales británicos “The Entre Rios Railway Company Limited”, por lo que la empresa pasó a llamarse Ferrocarril Entre Ríos.

* El Ferrocarril Nordeste Argentino fue inaugurado en 1890, operando el tramo de Monte Caseros a Curuzú Cuatiá, que luego fue extendido hasta Corrientes y Posadas(1).

En 1915 la empresa fue fusionada con el Ferrocarril Entre Ríos.

* La compañía Ferrocarril Entre Ríos, como ya se mencionó, comenzó sus operaciones en 1892, comprando los 612 kilómetros de la red operada por la empresa del Estado provincial, Ferrocarril Central Entrerriano.

Cuatro años después, la compañía compraba la línea de 10 kilómetros, entre Gualeguay y Puerto Ruiz, del Ferrocarril Primer Entrerriano, perteneciente al Gobierno nacional.

A partir de 1899, esta empresa comenzó a abrir nuevos ramales y, en 1915, su operación fue fusionada con la del Ferrocarril Nordeste Argentino.

* El Ferrocarril Primer Correntino, se creó en 1892 por iniciativa del empresario italiano Francisco Bolla, dueño del ingenio azucarero “Primer Correntino”, quien solicitó a la Legislatura provincial, la construcción y operación de una línea férrea con el propósito de trasladar cargas (principalmente azúcar de caña), empleados del ingenio y otros pasajeros.

Dicho ferrocarril fue construido en una trocha de 0,600 metro, conocida como tipo Decauville.

El primer tramo de la línea (Ingenio Primer Correntino-San Luis del Palmar) operó hasta 1904, cuando parte de sus vías fueron levantadas, y la otra parte la continuó operando el Ingenio Primer Correntino como un ramal industrial.

El segundo tramo (Corrientes-San Luis del Palmar), fue parcialmente adquirido en 1908 por la “Compañía General de Ferrocarriles Económicos de la Provincia de Corrientes”, del empresario naviero Carlos Dodero.

Tras fracasar económicamente, dicha empresa es adquirida por el Gobierno de Corrientes en 1927. Allí la línea es renombrada como “Ferrocarril Provincial de Corrientes”.

* Finalmente, cabe mencionar al Ferrocarril del Este (o Línea del Este) perteneciente al Estado Nacional, que contaba con la línea Diamante-Curuzú Cuatiá y ramales laterales a Paraná, Concordia y La Paz.

Esta empresa era operada por la Administración General de Ferrocarriles del Estado.

Por lo tanto, para la década del ´40, existían en la región mesopotámica dos empresas de capital británico que explotaban líneas y ramales de trocha estándar: El “Ferrocarril Nordeste Argentino” y el “Ferrocarril Entre Ríos”.

Desde 1915, ambas empresas operaban con una administración conjunta, centralizada en la ciudad de Concordia. A estas empresas privadas había que agregarle un ferrocarril de propiedad nacional (Ferrocarril del Este) y un ferrocarril provincial de trocha Decauville (Ferrocarril Provincial de Corrientes).

- El Ferrocarril Central de Buenos Aires

Desde 1870, los hermanos Lacroze operaban líneas de tranvías a caballo en la Ciudad de Buenos Aires bajo el nombre de Tramway Central.

Tiempo después, el 6 de Abril de 1888, esta misma empresa inaugura el servicio Buenos Aires-Pilar (47 kilómetros), bajo la denominación de Tramway Rural, el cual también funcionaba con tracción a sangre.

La línea fue extendida hasta Zárate (53 kilómetros) el 27 de Julio de 1888. En 1891 se incorporó la tracción a vapor y, poco después (26 de Agosto de 1897), pasó a llamarse Ferrocarril Rural de la Provincia de Buenos Aires.

Luego de la muerte de Lacroze, en 1899, la empresa continuó adelante bajo el mando de su hijo Teófilo. En 1906, la empresa es rebautizada como Ferrocarril Central de Buenos Aires. Sus estaciones eran: Buenos Aires (Lacroze), Chacarita, Lynch, San Martín, Pereyra, San Miguel, Piñero, Toro, Pilar, Empalme, Pavón, Capilla, Escalada, Zárate(2).

Entre 1889 y 1915 fueron abiertos los tramos de la línea principal que debía alcanzar la ciudad de Villa María (Córdoba), terminal proyectada del servicio.

Sin embargo, los trabajos se estancaron en la precaria estación Estación 4 de Febrero (Provincia de Santa Fe), en el medio del campo.

Mientras tanto, los ramales a San Martín y a Campo de Mayo fueron abiertos el 20 de Febrero de 1911 y el 30 de Noviembre de 1914, respectivamente.

- Conexiones fluviales

El 13 de Septiembre de 1913 fue inaugurada la conexión con Paraguay, mediante ferrobarcos, que permitían viajar hasta Asunción sin cambiar de vagón, y el 12 de Diciembre de 1913 fue inaugurada la conexión con ferrobarcos entre Puerto Ibicuy y Zárate, conectando los ferrocarriles Entre Ríos y Central Buenos Aires.

Información adicional