El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Conformación del “Ferrocarril Nacional General Urquiza”

El Ferrocarril General Urquiza (FCGU), llamado así en honor del primer presidente constitucional argentino, Justo José de Urquiza, tiene una trocha estándar (1,435 metros) y es parte de la red ferroviaria argentina. El trazado conecta la Ciudad de Buenos Aires con el Nordeste del país, recorriendo la Mesopotamia argentina.

Además de la Ciudad de Buenos Aires, la red de este ferrocarril se extiende por las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, Corrientes, Misiones y un pequeño tramo en la Provincia de Santa Fe. Existen conexiones con las redes ferroviarias del Uruguay (sobre la represa de Salto Grande), Paraguay (puente internacional San Roque González de Santa Cruz) y de Brasil (puente internacional Agustín P. Justo-Getulio Vargas).

- Conformación del “Ferrocarril Nacional General Urquiza”

La crisis de la década del ‘30, bloqueó las ya escasas posibilidades de expansión de la actividad pampeana. El cierre de los mercados mundiales fue paralelo al estancamiento, y la declinación física de las cosechas de la región. Los ferrocarriles, de capital británico, se enfrentaron al consiguiente deterioro de la demanda de carga originada en la Argentina.

La menor actividad agraria afectaba sus ingresos y su rentabilidad, al mismo tiempo que agrega un elemento adicional para desestimular todo tipo de inversión.

Paralelamente, el ferrocarril también comenzó a sufrir la pérdida del tráfico de corta distancia, por las razones técnicas que benefician al camión en esos tramos. La desaparición de este segmento del mercado, repercutió aún más en su rentabilidad.

La suma de estos factores hizo que el ferrocarril llegara al fin de la Segunda Guerra Mundial en condiciones de elevada obsolescencia, caracterizada por la antigüedad de sus equipos y la falta de adecuación a la logística moderna. La mayoría de las locomotoras y vagones habían superado su vida útil, y buena parte de las vías estaban tal cual habían sido tendidas a fines del siglo XIX.

Las empresas británicas decidieron que era más conveniente vender los ferrocarriles en la Argentina, tal como estaban, que encarar el costoso proceso de renovación de un sistema cuya carga futura no exhibía signos de crecimiento.

Así, luego de arduas negociaciones, el 13 de Febrero de 1947, el Gobierno nacional firmó el convenio de adquisición de los ferrocarriles de capital británico que operaban en el país, adquiriendo, entre ellos, al Ferrocarril Entre Ríos y al Ferrocarril Nordeste Argentino. El 1 de Marzo de 1948 el Estado nacional tomó formal posesión de ambos ferrocarriles.

Ese mismo año, un decreto del P. E. dispuso una restructuración total del sistema ferroviario nacional. A partir de ese momento, las nuevas líneas llevarían los nombres de próceres o personajes ilustres del país, que tuvieran algo que ver con la región en cuestión: En el caso de los ferrocarriles mesopotámicos, todos ellos (privados y públicos), serían unificados y rebautizados como el “Ferrocarril Nacional General Urquiza”.

En los fundamentos del Decreto se expresa que "es un deber del Gobierno mantener vivo en el pueblo el culto a la memoria de los forjadores de la nacionalidad, como tributo de gratitud a sus patrióticos afanes, y para fortalecer los sentimientos de solidaridad con nuestro pasado”.

Este Decreto comenzó a regir el 1ro. de Enero de 1949.

Por lo tanto, el flamante “Ferrocarril Nacional General Urquiza” fue compuesto, en 1948, por los siguientes ex ferrocarriles: F. C. Entre Ríos (británico), F. C. Nordeste Argentino (británico), F. C. del Este (nacional) y F. C. Provincial de Corrientes (provincial).

Recién el 14 de Mayo de 1949, el Estado Nacional tomó posesión del Ferrocarril Central de Buenos Aires, perteneciente a una empresa privada argentina, y anexó su red al de las líneas mesopotámicas, con los cual el Ferrocarril Urquiza ganaba un acceso a la Capital Federal.

Además, adquiría una sección local en el Gran Buenos Aires y algunos kilómetros de vías en el Interior de la provincia.

El primer administrador del F.C.N.G.U. fue el teniente coronel Edgar H. Echezarreta(1).

En 1956, el Estado creó la Empresa Ferrocarriles del Estado Argentino (luego “Ferrocarriles Argentinos”) y ese mismo año se dispuso suprimir el adjetivo “nacional” en las denominaciones de todos los ferrocarriles del país.

Los kilometrajes de las estaciones del Ferrocarril Urquiza fueron heredados de las empresas originales, las cuales tenían su kilómetro 0 en: Ferrocarril Central Buenos Aires en “Estación Federico Lacroze”; Ferrocarril Entre Ríos en: “Estación Bajada Grande”; Línea del Este de los Ferrocarriles del Estado en: “Estación Diamante”; Ferrocarril Nordeste Argentino en: “Estación Concordia Central”; Ferrocarril Provincial de Corrientes en la “Estación Corrientes” de esa línea.

Hasta su casi desmantelamiento, durante la década de 1990, el Ferrocarril General Urquiza tuvo su gerencia central en la ciudad entrerriana de Concordia, la cual contaba con dos estaciones y ramales ferroviarios que la unían con las ciudades de Paraná, Concepción del Uruguay, Buenos Aires, Salto (Uruguay), Corrientes, Apóstoles, Posadas y Asunción del Paraguay.

* En 1948 también fue incorporado al F.C.N.G.U., el Ferrocarril Económico Correntino de trocha de 0,600 metro, perteneciente a la Provincia de Corrientes, que hasta su clausura, en 1969, operó un ramal de 180 kilómetros entre Corrientes y Mburucuyá(2).

Hasta que fueron habilitados los puentes del Complejo Unión Nacional (en 1977) y la conexión con Paraguay (en 1990), el FCGU contaba con una flota de 8 ferrobarcos.

Dos ferrobarcos hacían el servicio de pasajeros Puerto Ibicuy-Zárate; otros dos, de menores dimensiones, Posadas-Pacú Cuá; y los tres mayores transportaban trenes de carga entre Puerto Ibicuy y un embarcadero con playa de maniobras en el Puerto de Buenos Aires(3).

En 1993, la empresa fue privatizada, pasando a denominarse Ferrocarril Mesopotamico General Urquiza y, desde 1999, fue operada por América Latina Logística, cuya concesion fue rescindida en Junio de 2013.

Información adicional