El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Reestatización del transporte ferroviario de cargas mesopotámico

En 1998, América Latina Logística (ALL) acordó la compra de los trenes de carga Buenos Aires al Pacífico (BAP) y Ferrocarril Mesopotámico General Urquiza (FMGU), que pertenecían al Grupo Pescarmona, por US$ 33,9 millones.

Nueve meses más tarde, una vez que el Gobierno decidió autorizar el cambio de manos, se concretó la operación, y así ALL se convirtió en la primera firma brasileña prestadora de un servicio concesionado en la Argentina.

La idea vectora del negocio de ALL está arraigada en el potencial incremento futuro del comercio entre los dos principales socios del Mercosur y el crecimiento del medio ferroviario, según aseguró a La Nación el presidente del Grupo, Alexandre Behring.

Según datos de la empresa, menos del uno por ciento de la carga transportada entre nuestro país y Brasil utiliza el ferrocarril. Pero en tres años, ALL apunta a incrementar en un 50 por ciento la mercadería captada por el BAP y el Mesopotámico. ¿Cómo? Con inversiones destinadas a mejorar el trazado concesionado y el material rodante, que minimicen los tiempos de tránsito y aumenten la regularidad de los servicios. Y como valor agregado, complementar sus prestaciones con servicios logísticos puerta a puerta.

Hasta el momento, la apuesta en el BAP y el FMGU orilla los 90 millones de dólares y los resultados están por verse. Después de un año teñido por conflictos gremiales y el anegamiento de parte de su red ferroviaria, ALL tiene en claro su meta, que es hacer rentable al ferrocarril de carga en la Argentina.

Empresa brasileña con problemas en la Argentina

El Gobierno rescindió el contrato con ALL, que transportaba cargas en el país por más de 5 millones de toneladas anuales; amenaza de juicio al Estado.

Por motivos diversos, continúa el éxodo de empresas brasileñas de la Argentina.

Junto al anuncio de rescisión del contrato del Tren de la Costa, el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, anunció la terminación de la concesión de la brasileña América Latina Logística (ALL), una compañía dedicada al transporte de carga, que ocupa un rol central en la logística nacional.

El contrato con la compañía se había firmado en 1999. De acuerdo con Randazzo, varios informes revelaron, desde ese momento, incumplimientos por parte de la empresa.

“Se realizó una auditoría en 2012, y como resultado se obtuvo que la empresa tenía multas que superaban el 30 por ciento de la garantía del contrato, incumplimiento del programa de inversiones, abandono de ramales y levantamiento de vías, entre otras”, fueron los argumentos que utilizó el ministro para justificar la toma de control de la concesión.

ALL es una empresa neurálgica para el sistema logístico argentino. Estaba a cargo de 8.000 kilómetros de red que la convertían en el primer operador del país en extensión de vías. Era, además, la segunda en cuanto a volumen transportado, con más de 5 millones de toneladas anuales, según señaló la empresa.

La empresa brasileña operaba dos de las más importantes redes ferroviarias de la Argentina. Una de ellas se extiende desde las provincias de Mendoza y San Juan, atravesaba San Luis y Córdoba para luego pasar por Rosario y desembocar en la ciudad de Buenos Aires.

La segunda línea une las provincias de Misiones, Corrientes y Entre Ríos, en el Nordeste del país, y llega a Paraguay, Uruguay y a la vez empalma con la red ferroviaria de ALL en Brasil.

Ambos ramales serán manejados, a partir de ahora, por la empresa Belgrano Cargas.

Randazzo anunció que se realizará una auditoría a partir de un trabajo de la SIGEN, la Auditoría General de la Nación y la Comisión Reguladora del Transporte, para determinar la posibilidad de realizar las denuncias judiciales que correspondan.

A través de un comunicado, la empresa sostuvo que desconoce los “fundamentos concretos de la decisión informada por el ministerio de Interior y Transporte, mediante la cual se habría dispuesto la rescisión de los contratos de concesión ferroviaria de los que es titular la empresa. Una vez conocidos y analizados esos fundamentos, ALL adoptará las acciones legales que correspondan”.

Además, la empresa sostuvo que efectuó “sucesivas presentaciones ante el Estado Nacional con objeto de lograr la readecuación de los contratos de concesión, debido al desequilibrio económico-financiero de las concesiones y la prolongada indefinición de su situación regulatoria, entre otras causas”.

Información adicional