El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La producción ganadera entre 1700 y 1810

El desarrollo ganadero de Corrientes constituye el hecho más importante de su historia económica en el siglo XVIII. Favorecido por las buenas condiciones ecológicas del medio, la expansión territorial y una coyuntura comercial favorable adquirió, a mediados del siglo, dimensiones crecientes y una importancia tal que en base a esa producción se estructuró la economía de la provincia durante los siglos XIX y XX.

Los orígenes de esta riqueza pecuaria fueron, sin embargo, modestos y muy limitados, si se los compara con las existencias de Buenos Aires y de la Banda Oriental. Su crecimiento y afirmación se lograron gradualmente en medio de difíciles circunstancias, que no siempre llegaron a ser superadas plenamente y que en ocasiones afectaron su desenvolvimiento ulterior.

Los ganados que trajeron los conquistadores en 1588 dieron lugar a la formación de pequeños rodeos domésticos. Posteriormente, los animales alzados originaron las grandes cimarronadas que -por largo tiempo- constituyeron la base fundamental de la ganadería correntina y rioplatense.

Pero el agotamiento de ese tipo de ganado, en la segunda década del siglo XVIII produjo una crisis sensible. A través del acrecentamiento de los rodeos de animales mansos y de la difusión y ampliación de las estancias, como consecuencia de la seguridad de las fronteras interiores y la expansión territorial, se produjo en la segunda mitad del siglo una recuperación ganadera muy firme, que abrió para Corrientes perspectivas económicas inéditas de las que supo sacar partido favorable.

Información adicional