El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Antecedentes históricos de la formación del territorio saladeño

El Municipio de Saladas, situado en el centro del departamento de su nombre, al que sirve de capital, ocupa una cuchilla elevada, de piso arenoso y firme, que se extiende por el N. hasta el bañado del Arroyo Ambrosio, por el S. y O. hasta las cañadas de Aranda y Satungo, y por el E. hasta la Colonia Cabral(1).

(1) Hernán Félix Gómez. "El Municipio de Saladas" (1942). Ed. Corrientes, Corrientes.

Esta loma, con un ancho medio de 5 kilómetros, es de tierra fértil, ligeramente ondulada, en cuyos senos se forman magníficas lagunas de agua potable, tres saladas, que han dado el nombre al lugar.

Dentro del municipio se encuentran las lagunas Guazú, Chilca, Soto, Rey y La Cruz. El agua se encuentra a una profundidad de 7 metros.

Fue un vecindario de muy antigua data. En las crónicas coloniales aparece denominado San José de las Muchas Islas y Lagunas Saladas.

Al hablarse de islas se alude a grupos de árboles o pequeños bosques aislados los unos de los otros, separados por prados de pastos jugosos, que han ido desapareciendo con su explotación para combustible del vecindario.

Hoy magníficas quintas de naranjo, comparadas por el escritor Blasco Ibáñez con las de Valencia, en España, hacen horizonte desde el centro urbano del municipio.

- Orígenes del vecindario

Los orígenes del vecindario de Saladas se remontan a los primeros días del siglo XVIII. Según Azara, fue una guardia establecida para proteger las explotaciones ganaderas, cuya antigüedad toma de una inscripción que advirtió en la puerta de su iglesia, de Enero de 1703.

Esta guardia era asistida por tribus de guaraníes agricultores, compañeros de los españoles en sus expediciones guerreras, que habrían sido aniquiladas por los indios tapes en 1707.

El desconcierto traído por la guerra de los tapes y de los abipones del Chaco duró hasta 1744, en que Saladas vuelve a tener importancia. Se convierte en un centro cuyos vecinos eran accioneros del ganado alzado, para cuya explotación lograron entenderse con los indios.

Al vecindario de origen se agregaron los sobrevivientes de la segunda destrucción de Santiago Sánchez (7/X/1739), reducción reconstruida (1723) en las márgenes del San Lorenzo, los cuales concluyeron por fundirse con sus vecinos de la primera hora.

La Tenencia de Gobierno de la Ciudad de Corrientes, influenciada por la política de los jesuitas, no vio con agrado este resurgimiento local, y con el argumento de que reducía a aquella ciudad a las tierras entre los ríos San Lorenzo y Paraná, cuando en realidad era porque Saladas contenía la penetración de los jesuitas desde los pueblos de Misiones, dispuso se deshiciera la iglesia y que el vecindario se trasladase al paraje llamado Anguá.

Así se efectuó, con protesta violenta de los vecinos, dirigidos por la familia Casajús, uno de los cuales era clérigo titular del curato de Saladas. Intervino el gobernador de Buenos Aires, ordenando (22 de Agosto de 1751) el restablecimiento de Saladas y el abandono de Anguá.

La crónica de los sucesos de esta zona llama al episodio resistencia de los comuneros de Saladas, oponiéndose a la penetración jesuítica. Convirtió a Saladas en un centro colonizador de hombres criollos, de gran prestigio. De ahí radió la acción colonizadora hacia Mburucuyá y San Roque, con que se termina el siglo XVIII.

La Revolución de Mayo encontró a Saladas ejerciendo esta preeminencia en la zona oriental de la jurisdicción de la ciudad capital, y a sus vecinos habituados a centrarse en las cuestiones de interés público. Naturalmente, el espíritu de Mayo, que era “independencia” y “soberanía popular” en el régimen del gobierno, prendió en el vecindario que, en la década 1810/20 aparece como uno de los centros del movimiento federalista que preparó la provincialización (1814) de Corrientes.

En el primer Congreso Provincial de 1814 y en los que dictaron las primeras Constituciones de Corrientes, de 1821 y 1824, los diputados por Saladas actuaron defendiendo esas ideas.

La ley Nro. 101, del 11 de Junio de 1825, dio al pueblo el rango de Villa y creó una magistratura judicial de primera instancia, con jurisdicción en los límites de su curato. Al año siguiente (21 de Junio) el P. E. decretó el replanteo urbano y la cesión, en gracia, de terrenos a sus vecinos, mercedes de tierras confirmadas por Ley del 25 de Enero de 1830.

Esta confusión entre el departamento y el pueblo termina con la Ley del 3 de Junio de 1863, por la que se autoriza al P. E. a fijar los ejidos del núcleo urbano.

El Gobierno cumplió su cometido; usando de la autorización de la Ley citada, de adquirir alguna fracción de tierra para integrar los ejidos, convino con los herederos Garamendi una permuta, que el 6 de Abril de 1864 dispuso se llevara al terreno, encargando de las tareas al agrimensor Francisco Rave.

En la Oficina de Tierras están los antecedentes de esta operación de mensura y deslinde, que dio a los ejidos una grafía irregular, siguiendo las tierras altas aptas para agricultura. Desde entonces, nada se modificó sobre el territorio jurisdiccional. Por el contrario: el campo de los herederos Garamendi, que integraba los ejidos, fue dividido en lotes, por Acuerdo del 26 de Septiembre de 1892, destinándose el producido de su venta a la construcción de edificios públicos en Saladas.

- Nuevas subdivisiones del territorio

Desde 1844, el Departamento Saladas comprendía la zona urbana y los distritos llamados Anguá, Ambrosio y Los Pagos. Pero, como el progreso incorporara toda la zona entre les ríos San Lorenzo y Santa Lucía a la actividad ganadera, ríos que limitan por el N. y S. al departamento, se dictó el decreto del 4 de Febrero de 1880 haciendo nuevas subdivisiones que subsisten en nuestros días.

En la Tercera Sección se creó después un centro urbano, hoy el Municipio de San Lorenzo.

-  Gobierno Municipal

Saladas contó con Gobierno Municipal desde la primera Ley Orgánica de Municipalidades, bajo el Gobierno del doctor Juan Gregorio Pujol. Pero habiendo desaparecido en la crisis política iniciada en 1878, por razones de hecho, la ley del 12 de Agosto de 1881 ordenó su restablecimiento.

Saladas tiene una activa vida de relación y un volumen elevado de comercio. La estación del F. C. N. E. A., que está en sus ejidos y lleva el nombre del municipio, pertenece a la línea principal de esa empresa, que iniciándose en la capital de Corrientes va a Monte Caseros y empalma con la de carácter internacional Buenos Aires - Asunción del Paraguay.

Próxima a esa estación férrea y también por los ejidos del municipio, cruza la Ruta Nacional 14, y desde Saladas parten los caminos provinciales a Mburucuyá y Bella Vista y el que por Paso Naranjito del Santa Lucía, conduce a Concepción, San Miguel, etc.

En realidad es uno de los centros vitales de la red caminera de Corrientes.

Mensajerías, antes a sangre y hoy a coches motores, utilizan estos magníficos caminos con buenas obras de arte.

También es estación de la red de la C. I. T. entre las de San Lorenzo y San Roque, por las que se comunica con toda la provincia y el país.

- Acontecimientos memorables

Un pueblo de tan largo pasado tiene acontecimientos memorables en la crónica de la historia regional.

25 de Julio de 1818.-  Producido en la provincia el movimiento federal nacionalista, en contra de la política del general José Gervasio Artigas, éste buscó su dominación y reconquista, que encomienda al Comandante General de Misiones, Andrés Artigas.

Este fue derrotado en Lomas de Caá Catí pero, reforzado con una división a las órdenes del capitán Aranda, reorganiza a sus tropas guaraníes y se hace sentir en la dirección de San Miguel.

Desde allí se lanza sobre el ejército del mayor Casado, situado en Saladas, lo sorprende y lo derrota, pues aún no había recibido las municiones que solicitara.

El triunfo de Andrés Artigas produjo enorme alarma en la opinión, disolviéndose el Congreso Provincial, instalado el día 23, y huyendo embarcados, para Buenos Aires, los ciudadanos complicados en el movimiento.

El vencedor abrió negociaciones con el Cabildo, desde San Lorenzo, disponiendo las mayores represalias, pero sin apresurarse a ocupar la capital; recién penetró en ella en la primera quincena de Septiembre.

Octubre de 1826.- Su planta urbana fue sede de una de las tres asambleas de ex funcionarios y militares de la provincia, llamados a pronunciarse, en el plebiscito del 9 de Diciembre de 1826, sobre la forma de gobierno que debía tener la nación.

Ahí votaron todos los hombres civiles del Interior de la provincia, con exclusión de la Capital. Los militares dieron sus votos en comicios organizados en el campamento de las fuerzas que cuidaban la frontera con Entre Ríos.

5 de Noviembre de 1841.- Conferencias entre los Ministros representantes de Corrientes y Santa Fe que produjeron la Alianza de estas dos provincias para la guerra contra Rosas, Tratado suscripto por sus representantes, con objeto de establecer la paz, la libertad y la organización de la República por el voto libre de los pueblos.

El Tratado fue suscripto en esta fecha, días antes de la victoria de Caá Guazú, en que se derrotó al ejército rosista del general Echagüe.

5 de Enero de 1892.- Reunión de las Fuerzas que sostenían al Gobierno de Antonio Ignacio Ruiz, comandadas por el doctor Juan Ramón Vidal, para resistir a las revolucionarias del partido Liberal, comandadas por Daniel L. Artaza.

Octubre de 1907.- Fuerzas insurrectas organizadas por el partido Autonomista, en el litoral del entonces Territorio Nacional del Chaco, invaden la provincia, por la costa del Paraná. Toman posesión de Saladas después de un breve combate.

Como la situación de fuerza se generalizara, el presidente de la Nación interviene a la provincia, por decreto del 11 de Octubre de este año.

Información adicional