El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Municipio Santa Lucía

La Ciudad de Santa Lucía es actualmente cabecera del Departamento Lavalle y esta designación se concretó por un decreto de la Administración del doctor Juan Gregorio Pujol en 1859(1).

(1) Antonio Emilio Castello. "Historia Ilustrada de la provincia de Corrientes" (1999).

Fue fundada hacia el año 1615, por Hernando Arias de Saavedra, en el rincón que forma el río homónimo con el Paraná, a cuarenta leguas al Sur de la ciudad de Corrientes.

El nombre de Santa Lucía de los Astos devino del primer núcleo poblador que se constituyó con indios astos, que habitaban la región, y algunos otros de raza guaycurú que fueron traídos del Chaco. A cargo de esta Reducción estuvo la Orden de San Francisco.

En 1622 estuvo de visita el gobernador del Río de la Plata, Diego de Góngora, quien comprobó que tenía muy pocos indígenas, una iglesia mediana de tapias y maderas, sin ornamentos ni otras cosas para su servicio, pues todas estas cosas eran traídas de Corrientes cada vez que algún sacerdote de la Orden seráfica llegaba para decir Misa.

Los aborígenes vivían en casas de madera y paja, mal reparadas, y los que eran bautizados andaban vestidos; en cambio, los infieles iban desnudos. Se carecía de productos esenciales, como maíz y trigo, pero algunos de sus habitantes poseían bueyes, vacas y caballos, aunque en muy poca cantidad.

El sitio le pareció bueno al gobernador, de muchas tierras y montes para leña, con agua de buena calidad. Los aborígenes eran cazadores y pescadores y, según le refirieron al gobernador, habían sido llevados allí por Hernandarias, desde el otro lado del río Paraná.

Góngora dejó estas cifras de los que habitaban la Reducción: cincuenta y cinco hombres, treinta y siete mujeres y cuarenta y un muchachos. Sabedor de que muchos de éstos habían dejado la Reducción y se habían marchado tierra adentro, el gobernador envió en su búsqueda a un soldado español y a un cacique principal; los que regresaron justificaron su alejamiento por haber padecido enfermedades y pestes, y el temor de perecer si todos permanecían allí los indujo a obrar de esa manera.

Por fin la Reducción se estabilizó con un cura doctrinero al frente, que era un fraile franciscano, secundado a veces por un español encargado de la Administración temporal, un corregidor indio y el Cabildo, compuesto por los mismos indígenas.

Hubo una estancia que pertenecía a la comunidad y era explotada por todos porque a todos daba sustento. Además cada familia poseyó un pequeño terreno para cultivar y criar algunos pocos animales.

Información adicional