El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Municipio Santa Ana

Esta población forma parte del Departamento San Cosme y queda sobre la ruta que une al Municipio de este mismo nombre con la capital de la provincia(1).

(1) Antonio Emilio Castello. "Historia Ilustrada de la provincia de Corrientes" (1999).

Antiguamente se la conoció con el nombre de Guácaras, y se formó a poco de la fundación de Corrientes, en el repartimiento de tierras y encomienda del notario Nicolás de Villanueva.

Ese nombre lo recibió de los indios guácaras, que habían estado reducidos en el Chaco, en las proximidades de la ciudad de Concepción del Bermejo, y que luego de la destrucción de ésta fueron trasladados a territorio correntino.

El terreno fue mensurado en 1737 y, entonces, el sargento mayor Francisco Maciel del Aguila y Villanueva, bisnieto del primitivo propietario, hizo donación de los terrenos al pueblo.

En 1751, el Cabildo dispuso que fueron agregados a este pueblo todos los indios sin residencia fija, dispersos por la campaña, originarios de Santiago Sánchez y Ohoma, pero los guácaras no los aceptaron.

En 1771, el Vicario, doctor Antonio Martínez de Ibarra, recibió la facultad del Cabildo para construir una capilla, que fue levantada de su propio peculio y puesta bajo la advocación de Santa Ana.

Una curiosidad es la Imagen de Santa Ana, que se encuentra en la capilla, porque la representa en su ancianidad.

- Guácaras

* Filol.

- (Solari) Correcto: Guá-caras. Nombre dado, por onomatopeya del canto de unas gallinetas o zarcinas llamadas Pacaá. Es el punto donde dichas aves abundan(2).

(2) Citado por el doctor Hernán Félix Gómez. “El Municipio de Paso de la Patria” (1942). Ed. Corrientes, Corrientes. Impreso en los Talleres Gráficos “San Pablo”, Buenos Aires.

Los tupíes llamaban guácaras a varias aves pescadoras.

* Geog.

- Es la antigua denominación del actual municipio de Santa Ana, en la 2da. sección del departamento de San Cosme. Correspondió al poblado indígena que se organizó en ese lugar, en el siglo XVI, con indios traídos de la reducción que también se denominaba Guácaras, dependiente de Concepción de la Buena Esperanza del Bermejo (Chaco).

- Es el nombre de unas islas que quedan frente a la costa de la 2da. sección de San Cosme, en el río Paraná, entre ésta y la isla Cerrito. Los mapas -por errores tipográficos- dan a estas pequeñas islas los nombres de Guascara y Guácara.

Finalmente, transcribimos conceptos vertidos por el arquitecto Andrés Alberto Salas, quien señala que, esta localidad, ubicada cercana al aeropuerto de Corrientes, constituye un notable ejemplo de lo que fueron los antiguos poblados correntinos(3).

(3) Material extraido de la obra del arquitecto Andrés Alberto Salas, “Corrientes, Calles, Plazas y Túneles (otra mirada -desde 1588 a la actualidad-)” (2006). Edición del Autor.

Nace a mediados del siglo XVIII, poblada con los aborígenes que se trasladan desde la destruida ciudad de Concepción del Bermejo (en 1630), cuyos restos distan 200 kilómetros de Resistencia, en el Chaco.

El término indígena Guácara alude al ave conocida como Pacaá, abundante en esta región.

El quedar al margen del principal trazado vial de la provincia, esta localidad preservó su estructura y su paisaje hasta nuestros días, con sus características casas de galería volcadas hacia las calles de pasto, y con un único edificio público valioso, su Parroquia, declarada Monumento Histórico Nacional.

Recordemos que Félix de Azara, en 1785, al pasar por el lugar, se refiere a la parroquia y comenta que, rodeada de un caserío de ranchos dispersos, se destaca por lo armonioso de sus proporciones y en ella y en los locales anexos se enseñaba a los “cunumíes” (los niños) música y letras.

Abundan en la bibliografía consultada otras descripciones de este lugar, que en un principio carecía de sacerdote residente y las misas las realizaba un fraile del convento de La Merced de Corrientes, los domingos y días de precepto.

Referencias a la revolución del 25 de Mayo de 1810 señalan que, por entonces, ya se estaba construyendo la iglesia en la cabecera del departamento en San Cosme, y que la capilla de Santa Ana continuó como sede parroquial hasta 1827, cuando toda la localidad no sumaba 300 habitantes.

Precisamente, en 1827, será el viajero Alcides d’Orbigny, quien describa nuevamente esta localidad como aletargada y agradablemente implantada en un paisaje rico en vegetación y lagunas.

El interior de la parroquia muestra dos lápidas de vecinos ilustres de 1870 y 1871, el que fue remodelado en 1889, cuando se le construye la actual torre en el frente, y se produce el cambio de palmas por tejas cerámicas, de las vigas y del retablo. Perduran de épocas anteriores el piso de ladrillones de 40 x 20 centímetros y las pesadas puertas y ventanas.

Una imagen austera en su solución arquitectónica, en el equipamiento de sus bancos y en la frescura de la hornacina para el agua bendita, otorgan a esta parroquia una atmósfera de gran recogimiento, en la que se conjugan los gruesos muros, el maderamen de la cubierta, un original coro y la imagen de Santa Ana.

En la actualidad, esta localidad es uno de los sitios que más ha crecido, con numerosas viviendas construidas en diferentes loteos, en medio de forestaciones, las citadas lagunas y algunas explotaciones como la cría de faisanes, de codornices, fabricación de dulces artesanales, un excelente comedor en el extremo de la parroquia y, sobre todo, la simpática presencia testimonial del F. C. Económico.

Recordemos que este F. C. Económico, conocido en su época como el Buey de Fierro, fue el único medio de vinculación de las localidades correntinas con su capital cuando no existían caminos y el transporte era con tracción a sangre. Entre 1890 y 1970 cumplió su su trabajo cotidianamente, siendo el único medio que unía General Paz, Mburucuyá y otras localidades con la capital correntina, en 270 kilómetros de recorrido.

De todo aquello sólo subsiste, en el acceso a esta localidad, parte de las vías, las locomotoras y sus baqueteados vagones, que se dejaron de usar en la década de 1970, al racionalizar el Estado el sistema ferroviario nacional.

Ver:

Imágenes de Santa Ana

Información adicional