El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El Gobierno de la ciudad de 1588 a 1824

A contar del 4 de Abril de 1588, el día siguiente a su fundación, en que se instaló el Cabildo y Corregimiento, cuyos primeros miembros fueron designados por el Adelantado fundador, la ciudad de Corrientes estuvo sujeta a la gestión de esta autoridad, conformada a la legislación de Indias(1).

E1 Cabildo actuó sin interrupciones desde ese entonces hasta el 31 de Diciembre de 1824, en que fue suprimido suprimido por la Constitución de la Provincia, reformada ese año de conformidad a las ideas actualizadas por Rivadavia y el Triunvirato.

Una de reformas rivadavianas, fue la supresión de los cabildos en toda la Nación, cuyas funciones (excluidas las judiciales) pasaron a ejercerse por los gobernadores-intendentes.

En esos 236 años, el Cabildo de Corrientes presidió y reguló la obra edilicia. Se interesó por el arreglo de sus calles, el ornato de sus casas e iglesias, la construcción de los edificios públicos, el abasto del pueblo, la tutela de la salud pública, el precio de los artículos de subsistencia, etc. con un detalle que fluye de la colección casi completa de sus Actas capitulares.

Como en la mayoría de las ciudades coloniales, el damero de la planta urbana no resultó perfecto, a contar de la primera o segunda cuadra de la plaza principal. La edificación no fue, inicialmente, corrida; era independiente, según el número de solares de cada manzana, dentro de los cuales se edificaba.

Cuando los grandes solares se fraccionaron, por herencia o venta, y se edificó en esas fracciones, la línea de base no fue el eje de la calle; se tomaron los edificios extremos de cada cuadra y se hicieron tantas líneas cuantas cuadras se edificaban.

De ahí que el trazado primitivo se perdiese con el tiempo, sobre todo cuando por razones de clima y para que los corredores de las casas amparasen al peatón del sol y de la lluvia, se buscó unir la edificación.

Las construcciones de cada cuadra formaban líneas rectas, pero la perspectiva de la calle era la de un zig-zag curioso.

Además de su jerarquía de ciudad con Cabildo y amplia jurisdicción territorial, Corrientes fue sede de una tenencia de gobierno, dependiente del gobernador general de la Provincia del Río de la Plata.

Cuando en 1776 se estableció el virreinato del Río de la Plata, organizándose sus intendencias, la ciudad de Corrientes integró la Intendencia de Buenos Aires y, como antes, continuó siendo sede de una tenencia de gobierno.

En otras palabras, además del Cabildo, contó con un teniente de gobernador, que asistía a los acuerdos capitulares y ejecutaba las resoluciones del Cuerpo.

Cuando en 1814, la comunidad correntina se declaró provincia del Estado, el teniente de gobernador fue sustituido por el gobernador-intendente, entre cuyas funciones estuvo la de ejecutar los proveídos del Cabildo, hasta su extinción, el 31 de Diciembre de 1824.

Nota

(1) Material extraído del libro "La Ciudad de Corrientes", de Hernán Félix Gómez, editado en 1944.

Información adicional